LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

Málaga 30 de Marzo de 2009

m.montescleries@telefonica.net

 

CIEGO Y GUÍA DE VIDENTES

 

 

           Hace muchos años, casi cuarenta, conocí a un vendedor de cupones en una esquina de calle Nueva, frente a la entrada principal de Álvarez Fonseca (uno de los muchos establecimientos que, desgraciadamente, cerraron sus puertas en aquella calle tan comercial en otros tiempos). En aquella pared se ubicaban dos establecimientos de “solera”. El puesto de almendras que desapareció a la jubilación de su propietario y la esquina de Cristóbal “el ciego”.

 

          Cristóbal es uno de los muchos invidentes españoles que han sido rescatados de la miseria y la marginación por la Organización Nacional de Ciegos. Nacido en Yunquera, su horizonte laboral se circunscribía al medio de vida con que le había dotado su padre, un acordeón con el que alegraba las fiestas de cortijá en cortijá por las trochas de la sierra de las Nieves, agarrado  al “jopo un mulo”, como él explicaba gráficamente. El ingresar en la ONCE y dedicarse a la venta del cupón, le permitió una vida digna, criar y educar a sus hijos, alguno de ellos con una licenciatura, y, sobre todo, a conocer, ayudar e iluminar a mucha gente.

 

        Me ha llamado por teléfono. A sus 86 años  confiesa con orgullo: -me han vuelto a pedir que figure en la presidencia de Ánimas y Ciegos-, e inmediatamente me recuerda: -sigo organizando el Vía Crucis de los hombres de mi pueblo-. Esta conversación ha traído a mi memoria un montón de imágenes que ya estaban en el olvido. Una época en que hombres como Benito, “Petesa” o Ángel Rodríguez eran luz y norte para muchos malagueños.

 

      Este hombre ciego “ve la grama nacer”. Los ojos de su mente penetran en el alma de su interlocutor e, inmediatamente, encuentra la palabra justa. Por su esquina pasaron banqueros, bancarios, comerciantes, dependientes, grandes empresarios, médicos y abogados, enfermos del alma y del cuerpo, trapisondas y timadores, sacerdotes y ateos, payos y gitanos. A todos les iluminaba con la frase o el consejo justo. Durante años, cientos de enfermos internados en el Sanatorio de Torremolinos esperaban la visita semanal de Cristóbal. que aparecía con un transistor, unas revistas, un andador o un montón de pantalones. Lo que hiciera falta. De todo esto soy testigo como observador privilegiado.

 

     El Evangelio de San Mateo habla de “ciegos y guías de ciegos”. La Buena Noticia de hoy, el evangelio de hoy, nos habla de un ciego que es guía para los que nos creemos videntes. San Mateo dice que “si un ciego guía a otro ciego, los dos caerán en el hoyo”. Lleva mucha razón. Nuestros dirigentes políticos, económicos, sociales y religiosos nos lo muestran en muchas ocasiones. Lo peor de todo es que dirigentes y dirigidos nos consideramos en posesión del sentido de la vista. Si se trata de mirar lo que tenemos a nuestro alrededor, esto es evidente, pero si pretendemos VER necesitamos de personas sensibles que estén capacitadas para ello y nos lleven de la mano.

 

           Cristóbal es así. Un ciego que nos guía a los que nos creemos videntes.

 

  

 

 

 

 

Anuncios

Vivir… Vivir

22 f, 09

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

Málaga 23 de Marzo de 2009

m.montescleries@telefonica.net

 

 

SER VOLUNTARIOS

 

              Siempre recordaré el consejo que nos daban en aquellos, –ay- lejanos, días en que nos disponíamos a incorporarnos al servicio militar: –voluntarios, ni a comer. Ese espíritu se nos ha venido transmitiendo a través de los tiempos y hemos llegado a una generación que tan solo mira hacia adentro o, como mucho, hacía el ombligo propio.

 

             De un estudio realizado por la UMA sobre la participación en el voluntariado de los jóvenes de la misma, se desprende que el 80 % de los estudiantes desconoce el sentido las labores solidarias. Aducen en sus respuestas que desconocen la existencia y la finalidad de las mismas. El joven es generoso y desprendido por naturaleza, y desinformado. Le estamos educando en una filosofía del tener y no del ser. Y piensa, erróneamente, que mientras más se da, menos se tiene. Y se equivoca de medio a medio.

 

          Mi buena noticia de hoy, se basa es que las insistentes invitaciones que hacemos los “conversos” a la participación, no caen en saco roto. Poco a poco, la certeza de la felicidad que nace de la solidaridad, se adentra en el cerebro y el corazón de los hombres de buena voluntad… y en los otros, de los que saca lo bueno que todo ser humano lleva dentro. Concretando. En esta semana hemos participado en el PRIMER PLAN DE FORMACIÓN DE VOLUNTARIADO UNIVERSITARIO, que se ha celebrado en la universidad de Málaga. Un grupo de chicas –los hombres brillaban por su ausencia- han estado cada tarde aclarando sus ideas sobre su participación como voluntarias. Para mí modesto entender, que un estudiante dedique su viernes por la tarde a pensar en los demás tiene un mérito extraordinario. Y allí estaban la mar de contentas. Y van a colaborar en tareas de voluntariado.

 

           Otra buena noticia. Los cofrades malagueños se unen contra la nueva ley del aborto. No se ponen ningún lazo. Supongo que su compromiso se mantendrá en la calle y sin túnicas ni capirotes. Ahí es donde tenemos que mantener nuestra negativa. Hoy, a última hora, me entero de que los componentes de la Cofradía de la Cena  se van a hacer presentes en el barracón ubicado junto a Santo Domingo en el que se sirven bocadillos y comida caliente a los necesitados cada noche. Otra sagrada cena. Y se han puesto a colaborar. Jesús les ha iluminado. Cada día estoy más seguro que los “pescaitos fritos” vamos a sacar esto para adelante. “To er mundo e güeno”. Lo que pasa es que se lo tenemos que recordar.

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

Málaga 16 de Marzo de 2009

m.montescleries@telefonica.net

 

 

UN CARAMELO Y UN ANCIANO

 

           La necesidad de buscar buenas noticias, en tiempos poco propicios para ello, te hace caminar por la vida con los ojos muy abiertos en todas y cada una de tus actividades. Hay semanas, en las que tenemos que apelar a nuestro criterio más benevolente para conseguir encontrar “los blancos dientes del perro” entre los cadáveres arrojados en el camino de la vida.

 

         El otro día me encontraba en un centro para mayores trinitario. Cientos de personas de ambos sexos pertenecientes al “segmento de plata” deambulaban en una actividad frenética de baile, gimnasia, pintura, informática, ajedrez, domino, etc. Otros, más en las tareas que se esperan de ellos, conversar, paladear el cafelito o, simplemente, acariciar el respaldo del sillón con su breve peso mientras hacían hora para el cercano almuerzo. Una deliciosa dama ataviada con un mantoncillo, lucía, como cada mañana, una flor en su nevada melena posiblemente cogida al paso de alguna maceta del corralón.

 

         De improviso, un “chaval” de manos temblonas, paso impreciso, una gorra de deporte colocada de mala manera en su cabeza y un largo chaquetón descolgado sobre sus hombros, recorrió todo el recinto portando una bolsa de supermercado de la que extraía y entregaba a cuantos estaban a su paso un caramelo “de los buenos”. Uno de aquellos de café con leche que duran entre los dientes porque se pegan en ellos. Los receptores agradecían complacidos con una sonrisa su gesto. Ni una sola palabra. Al recibir el que me correspondía, mi vecino de silla  me aclaró. Lo hace cada día. Hoy se ha esmerado, los ha traído en “clase güena”.

 

      La belleza de los pequeños detalles. La finura del silencio. La capacidad de ser feliz haciendo felices a los demás. La riqueza espiritual del dar y del darse. La diferencia entre el cielo y el infierno de nuestra vida. La crisis económica tiene difícil solución. La gratuidad de la sonrisa y el compartir está al alcance de todos.

 

       Bendito seas abuelete, no se ni como te llamas, pero has sido esta semana una buena noticia para mi. Bienaventurados los que reparten alegría y buen sabor a los demás. En ellos está el Reino de los Cielos.

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

Málaga 9 de Marzo de 2009

m.montescleries@telefonica.net

 

IGUAL  DA

 

    Hay mañanas en las que nos entran ganas de volvernos a acostar, taparnos hasta las cejas y esperar que pase el temporal para volvernos a incorporar al mundo. El viernes fue una de ellas. Mientras nos tomamos el pitufo de rigor y nos achicharramos con el café, pasamos la vista por la cabecera del periódico que, por suerte, aparece cada mañana en el escalón de nuestra casa. Las noticias de corrupción, atracos, inclemencias climatológicas, insultos y descalificaciones varias entre los políticos, etc., ya no nos llaman la atención. Pero la determinación de la Sra. Ministra de Igualdad y sus adláteres, pasa de castaño oscuro. Esta claro que una de las formas de evitar el paro y eliminar pensiones, es poner aborto libre y gratuito a gogó y acelerar la eutanasia al menor indicio de resfriado. A menos gente, menos problemas. O quizás ha pensado que la libertad de la persona le permite “jugar” con la vida de otra a su antojo.  Esta vez se han pasado. Creo que podía haber pensado otro sistema menos doloroso y más justo.

 

           Cuando una joven de 16 años tiene que llevar un permiso firmado por sus padres al Instituto para ir de excursión a la Cueva del Tesoro, nuestra Ministra de “Igual DA” se permite poner en marcha un decreto en el que le permite ir de excursión a abortar por su cuenta y sin la autorización ni el conocimiento de sus padres. Pero mientras, se gastan millones de euros en cambiar el trazado de vías y carreteras para preservar la vida de las crías del “escarabajo pelotero a rayas”. Es un decir, no tengo ni tiempo, ni ganas de perderlo en encontrar que tipo de bichejo tiene “sin vida” a nuestros próceres.

 

          La buena noticia me la dan los jóvenes. Tienen más sentido común que muchos mayores. En un programa de radio en directo, cuatro jóvenes y dos abuelos debatíamos el tema. Los jóvenes lo tenían claro y cercano. Con dieciséis años no se tiene madurez para tomar ese tipo de decisiones. Eran unánimes rememorando su cercana adolescencia. Decían con lógica que no se puede ser maduro cuando no se ha tenido el sentido común de poner medios para evitar ese embarazo no querido. Comentaban, que en esos momentos el joven  lo que se necesita es apoyo y comprensión de sus familiares y amigos. No soluciones drásticas. La escusa de que pueden decidir casarse o tener hijos a esa edad no presupone que tengan la madurez suficiente para hacerlo. La frase de la ministra “la mejor ley posible que aporte garantías de seguridad jurídica a las mujeres, a los profesionales y al no nacido que no dependa de su madre para sobrevivir” tiene castañas. De un plumazo nos han solucionado el debate sobre el ser humano. Ole sus narices.

 

         Me decía una madre: “Hay que hacer una manifestación en contra de este proyecto”, y yo le contestaba: “No que nos la politizan”. ¿Qué tenemos que hacer? Educación desde la Ciudadanía. Asumir nuestros papeles de padres y de abuelos, y no tener miedo. Dialogo en las familias. Dialogo y ejemplo. Los hijos no los educamos; nos imitan. De nosotros depende. Los políticos, seguirán diciendo… IGUAL DA.

   

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES Málaga 2 de Marzo de 2009 m.montescleries@telefonica.net DAR Y DARSE Comentaba con un buen amigo lo importante que es el estar con personas de talento y escuchar, no oír. A veces, cometemos el error de no prestar atención a lo que se nos dice, mientras preparamos una lucida, en pocas ocasiones lúcida, intervención, para manifestar y, como no, sentenciar, algo que ya nos sabemos. Hace unos días me “bebí” la charla que nos transmitió el Director de Caritas de Málaga. En su exposición habló de dar y sobre todo de darse. El resumen de su discurso, que quedó grabado en mi pensamiento, es que la ayuda económica para los necesitados debe de ir basada en la cercanía, la atención y el interés por y para las personas atendidas y queridas. Insistía en que la mejor obra que podemos hacer por la humanidad es romper con la cadena de consumismo, dilapidación y “pelotazos” y proceder a una autentica educación para la ciudadanía que permita ser feliz siendo, más que teniendo. Estamos en tiempos difíciles. El parto de un nuevo sistema económico y de convivencia va a ser complicado. Los modelos económicos y laborales basados en la ley del mínimo esfuerzo y el enriquecimiento súbito, han fracasado estrepitosamente. El “gran hermano”, primero nos ha creado las necesidades, nos ha envuelto en la burbuja consumista y, posteriormente, nos ha dejado tirados. Al final, esto lo tenemos que solucionar, como siempre, los “pescaitos fritos”. Tenemos que atender a los pobres. Cada uno a su pobre. Quizás al pobre de nuestra familia. Pero tenemos que iluminar también su vida y su conciencia. Especialmente, tenemos que transmitirles a las nuevas generaciones los valores de la autentica humanidad que nace de la solidaridad, el servicio, el trabajo y el consumo justo. Decía Platón: “La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos”. Y ese es el problema de nuestra sociedad, nos han querido engañar con las ideas capitalistas puras y duras, con el adoctrinamiento de la trilateral. Hemos salido de los absolutismos estatales para meternos en las garras de la especulación y el todo vale. Hay un discurso de Jefferson de hace 2oo años que explica perfectamente este proceso. Lo acabo de escuchar por la radio y me ha puesto los vellos de punta. Habla de inflación, deflación, perdida de empleo, problemas con las viviendas y de crac económico. Un autentico profeta. La buena noticia nos la da Caritas. Las aportaciones han subido en un 30 % el último año. Nos enseñan a todos a respetar y entender a los pobres. A conocer sus problemas y sus circunstancias vitales. A la salvación integral de las familias restituyéndoles su dignidad. Los treinta participantes de aquella conferencia-debate hemos aprendido mucho. Ahora, a ponerlo en práctica. Dar y darse. Dar y educar en valores, no adoctrinar.