PENTECOSTÉS

31 f, 09

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

Málaga 1 de Junio de 2009

m.montescleries@telefonica.net

 

LA BUENA LECHE

         Creo haber recogido en algún otro comentario la anécdota que voy a referir seguidamente. Fue tan importante para mi “búsqueda”, que  ha quedado profundamente marcada en mi “disco duro”. Cada año, cuando la Iglesia celebra la fiesta de Pentecostés, aparece ante mi mente como si se hubiera desarrollado la semana pasada.

 

         En mi experiencia en Cursillos de Cristiandad, a lo largo de casi 40 años, se me han planteado situaciones que dan para escribir un libro, o dos. Estas situaciones, comprometidas a veces, llegan a su tensión máxima cuando se trata de dar respuesta a temas y situaciones que solo se pueden iluminar desde la Fe. Y si, como es mi caso, mi  fe es tan pobre que tan solo sirve para apaciguar mis dudas, la situación que te plantea alguien que busca a Dios a través de la razón y te pide respuestas claras, se hace a veces delicada.

 

       En esta ocasión, estaban participando en un cursillo un grupo de gitanos que habitaban por entonces en un corralón en calle Martínez Maldonado. No recuerdo sus nombres. Sí, alguno de sus apodos. Entre ellos, el “Tuto” y el “Biencomío”. Después de horas de intento de explicarles el misterio la Santísima Trinidad, con sus coloquios y puesta en común correspondiente, uno de ellos me espetó sin anestesia. “¿Y eso der Espíritu Santo que eh lo que é”? Me encomendé al Espíritu y le contesté sin pestañear: “La güena leche”. Se me quedó mirando de hito en hito y contestó: “ahora lo he comprendío”.

 

     Y yo, también. En ese momento me quedó tan claro lo que es el Espíritu Santo que, a partir de entonces, tengo la certeza plena que es la manifestación de Dios que mejor entiendo. Es la inclinación, procedente de Dios, a amar a todo y a todos. Es la replica, siempre triunfante, del espíritu del bien sobre el mal. Es la BUENA NOTICIA en nuestra vida.

 

     Está claro que es justo lo contrario de la mala leche. Ese concepto, esa forma de vida, que nos quieren inocular desde siempre, aquellos que pretenden que volvamos a ser animales sin sentimientos. Cosas sin corazón. Asesinos de niños, de inocencias, de ilusiones, de buenas intenciones.

 

     Que maravillosa fiesta la de Pentecostés. La venida del Espíritu, en forma de “Güena Leche”, sobre nosotros. Espero, de corazón que nos llegue a todos. Es muy sencillo. Pararse y pensar. El mundo está en nuestras manos. Nuestro pequeño mundo depende de nosotros. Políticos y “religiosos” incluidos. Cuanto tiempo perdido en busca de motas en ojos ajenos que podemos aprovechar en sacar lo mejor de nosotros mismos. Miremos hacía nuestro interior y dejémonos llenar de nuevo por lo que mamamos de nuestras madres. Afecto, dedicación y sonrisas.

Anuncios

um,pum,pum

24 f, 09

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

Málaga25 de Mayo de 2009

m.montescleries@telefonica.net

 

EL PUM, PUM, PUM

     

            Hoy viene a mi recuerdo uno de los momentos más excitantes de mi vida. Del que se puede decir que la ha dividido en un antes y un después. Se trata, de la primera vez que escuché el pum, pum, pum. A partir de ese momento se percibe un cambio en tu personalidad. Eres consciente de que has madurado en un momento. Como si un montón de años y experiencias hubieran caído sobre tu vida. Definitivamente, te sientes responsable en la medida en que tienes que asumir un compromiso trascendental en tu existencia.

 

      Este pum, pum, es un privilegio conseguido por la medicina moderna. Te transmite una extraordinaria noticia. Una sensación que hemos vivido y compartido millares de personas desde mediados del siglo pasado. Como ustedes habrán imaginado, se trata del sonido del corazón de tu hijo en la primera ecografía a la que asistes. Hoy confieso mi craso error. Me explico, como aun no había pontificado la ministra de igual-da su información científica sobre el ser humano y la persona, yo disfrutaba ese momento tanto como cuando cogía en brazos a mi hijo-a por primera vez.

 

        La aseveración científica de la ministra Aído, ha ido tan lejos, y está tan bien cimentada en el estudio realizado por los mejores expertos de la ética, la medicina, la investigación genética, etológica, filogénica, epistemológica, embriológica, etc., que me ha recordado al sargento chusquero que se empeñó en que el ángulo recto hervía a 90 grados.

 

        Por lo tanto, y aun a riesgo de ser tildado de ignorante por tan dilecta dama, les ruego hagan oídos sordos a las precisiones cronológicas de la susodicha sobre la vida, y  recomiendo a cuantos tengan la oportunidad de escuchar el pum, pum, de su hijo, nieto, o de quien sea, lo hagan, a riesgo de ser excomulgados laicamente. En ese momento, empezarán a querer a esa persona humana, tan humana como tu y como yo, con los mismos derechos, que incluso, le permitirán -cuando la ministra decida que son personas- aprender de tan dilecta profesora, curtida en los mejores concursos de flamenco, a discernir el momento justo en el que se pasa -¡oh, milagro!- de ser vivo a ser humano. Loor y gloria a tan egregia dama. Y a mi, que me quiten el disfrutón del pum, pum. Espero con impaciencia los nuevos descubrimientos de la ministra más joven del mundo-mundial.

 

 

 

 

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

Málaga18 de Mayo de 2009

m.montescleries@telefonica.net

HE TOMADO LA PÍLDORA EL DÍA DESPUÉS

         Lo confieso. El pasado sábado por la mañana, tuve que recurrir a la píldora del día después. Mi hijo mayor que es médico, geriatra para más INRI, me recomienda que no tome medicinas si no es estrictamente imprescindible. Pero es que la necesitaba. A mis años hay que evitar cualquier tipo de acontecimiento imprevisible que derive a un problema de salud.

 

        La génesis del problema se sitúa en una tarde junto a dos chicas, solteras, una cercana a los veinte años y otra a los cuarenta En el transcurso de unas horas agradables y gratificantes. Una de las dos mujeres, la mayor, curtida por un matrimonio desgraciado, una situación de soledad, y un remontar hacia el servicio a los demás. La más joven, una veinteañera enamorada de la vida, universitaria, mestiza de payo y gitana, del poniente almeriense. Ambas con una claridad de ideas propiciadas por la vida. La una, por su paso por experiencias vitales desagradables y la otra, educada por una familia con raíces gitanas puestas al día por el sentido común propio de personas inteligentes.

 

      Cinco horas de conversación y servicio –estábamos participando en la “operación kilo” de Bancosol y Carrefour- dan para mucho. Especialmente para conocerse mejor, aceptarse y enamorarse en el mejor sentido de la palabra –vivir en amor-. Una situación que termina con la sensación del café y los sentimientos compartidos. Tantas horas

 

 

 

 

 

compartiendo experiencias, entre el ruido de los altavoces y la vorágine de la entrada de una gran superficie, me obligaron a recurrir a la píldora… el día después.  A la Aspirina. Ese preparado, al que un representante de un grupo concreto de médicos ha comparado,

en el programa de Julia Otero, con la famosa píldora del día después. Esa, que se puede vender (ahí está el quid de la cuestión, 20 euros “a la saca” por “problemilla” resuelto) a niñas a las que esta prohibido suministrar una cerveza. Esa, que están defendiendo a capa y espada personas que desconocen, o conocen demasiado bien, sus efectos primarios y secundarios y, como siempre, “defendiendo la libertad” de los que aún no saben administrarla, olvidando a aquellos que no tienen posibilidad de hacerlo. Los problemas subsiguientes, para los “pringaos”. Los que tenemos que intentar llenar de valores unos espíritus plenos de egoísmo y vacíos de sentimientos.

 

        Mi buena noticia de hoy se basa en “mi píldora del día después”. Ha valido la pena tomarla a cambio de las cinco horas empleadas recogiendo paquetes de comida solidaria de personas sencillas y cercanas y la conversación cómplice con familias que poseen los dineros justos, o con aquellos que no tienen ni siquiera eso. He tenido que recurrir a “mi píldora del día después”, para volver a la realidad, salir de la utopía representada por las dos chicas protagonistas de la Buena Noticia de hoy, abortar esas sensaciones de malestar provocadas por tanta mentira y manipulación orquestada  y, finalmente, para dejar un hueco en el corazón, donde caben tantas personas que son capaces de amar y de ser amadas. El servir a los demás, no el servirse de los demás, es una sensación de  embarazo que dura el resto de tu vida. Para eso sirve la buena píldora del día después. Para afirmarla. Para pensar en positivo. E intentar ayudar a tanta persona engañada.

 

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

Málaga 11 de Mayo de 2009

m.montescleries@telefonica.net

 

MUCHOS DÍAS EN BLANCO

 

      Hace un par de años, la movida provocada por el “Botellón”, y el debate subsiguiente sobre la ubicación del “Botellódromo”, que no nos agradó excesivamente, ni por el fondo, ni por la forma, nos impulsó a un grupo de amigos a aunar esfuerzos, liarnos la manta a la cabeza y poner en marcha el “BIBERÓDROMO”. Una asociación benéfica que atiende en estos momentos a 120 niños de menos de dos años, en lo referente a la alimentación y el aseo, y a sus madres, en lo que respecta a su promoción (la gran asignatura pendiente),

 

      Esta semana, he estado en Alicante participando en un congreso de los Bancos de Alimentos Españoles (Fesbal). Mientras, en  Málaga,  se ha celebrado la 2ª edición de la Noche en Blanco. Una iniciativa del Ayuntamiento para darle sentido al  descanso y la diversión en una sociedad a la que sobra tiempo libre. Los sociólogos y los filósofos se devanan los sesos en la búsqueda de alternativas que cubran esa tercera parte (o más) del día en la que nos afanamos en el “dolce far niente”. Distinguían los griegos entre vita activa y vita contemplativa. Y resulta que para los estoicos esta última era la verdadera buena vida. O sea, el camino más corto hacia la felicidad. Esta iniciativa es una de ellas. Aunque yo, como no soy estoico ni griego, opto por la vita activa como camino hacia la realización personal.

 

        La buena noticia de hoy se fundamenta en el extraordinario abanico de posibilidades que hemos descubierto en el anteriormente citado congreso para rellenar esos maravillosos años de los que disponemos los profesionales y trabajadores de todo tipo.  Aquellos que tenemos la condición de jubilados o prejubilados y que disfrutamos de unos conocimientos y unas capacidades físicas y mentales que nos permiten ser útiles a  la sociedad.

 

       Venimos con la ilusión y la esperanza de conseguir incorporar a nuestra sociedad la posibilidad de crear una escuela de voluntarios en la que podemos descubrir nuestra vocación en la que podamos crecer como personas y como voluntarios. Tenemos demasiados días en blanco sin proyectos que realizar. Arrímate a nosotros que te vamos a complicar la vida.

 

 

 

 

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

Málaga 6 de Mayo de 2009

m.montescleries@telefonica.net

 

¡VAYA SEMANITA!

      Por primera vez en muchos años no he podido ponerme a escribir mi buena noticia el fin de semana para que esté a disposición de Vds. cada lunes a primera hora. Quizás, esta circunstancia en sí, es mi BUENA NOTICIA DE HOY.

 

      El puente del uno de mayo lo he dedicado a pararme y pensar junto con una treintena de “baldaos espirituales” como yo. Este sano ejercicio  permite ponerte en condiciones de que tu alma se serene. El resultado, como siempre, espléndido.  El batiburrillo de información, la crisis que nos invade, la velocidad a la que circulamos por la vida y tantos otros obstáculos, nos impiden ver a nuestro alrededor pese a que estemos mirando atentamente. Pero cuando las circunstancias nos permiten detenernos ante nosotros mismos, empezamos a ver lo hermoso que es cuanto nos rodea y lo buena que es la gente. En cuanto rascas la superficie te encuentras con la belleza de la obra de Dios en forma de semejante.

 

      Cuando me apresto a recoger en mi ordenador estas impresiones, me sorprende la repercusión de la puesta en marcha del Cheque-menú-Unicaja en los medios. La avalancha de periodistas de prensa, radio y televisión ha caído sobre cuantos colaboramos en BANCOSOL, especialmente sobre este humilde periodista. Y sobre todo llamadas de los necesitados. Peticiones esperanzadas en la consecución de uno de los 100 cheques que distribuyen cada día las asociaciones de reparto en los barrios malagueños. Al final, un millón de euros se concreta en dos platos, bebidas y postre para 150.000 personas… una sola vez. Necesitaríamos esta cifra cada día. Pero algo es algo. Y estamos muy contentos.

 

        Seguimos adelante, una gran caminata comienza con un gran paso. Y ese ya lo hemos dado. Dios se lo pague a Dios.