LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

                   Málaga 1 de marzo de 2010

                       m.montescleries@telefonica.net

 

ESPECTA…CULOS

     ¡Vaya semanita! La “caja tonta” se ha convertido en la “caja de los truenos”, o en la acepción de la palabra “servicio público” más escatológica. Hay que ponerle un limpiaparabrisas a la pantalla y usar unas toallitas perfumadas para limpiar tanta “mierda” (perdón, se me ha pegado el lenguaje). Todo empezó con la “actuación” de un aspirante a primate en un concurso para acceder al festival de  Eurovisión. Siguió con los jocosos comentarios de todos los medios. Los políticos, fueron aderezando la semana con mentiras, fotos y cintas de video sin sentido. Los concejales, conjugan el verbo “nepotizar”-recién inventado por mí- a su libre albedrío. Se inventa la figura del “porno-cura-castellano-servicio a domicilio”. El cuerpo judicial, remató con luchas internas e intereses creados. Ole… ole y ole. Vaya especta…culo.

    Menos mal que me llega una buena noticia a través de la prensa: “El Pulga tiene quien le mantenga”. Los malagueños conocemos perfectamente la figura del tristemente desaparecido hace ocho años Juan Rosa Mateo, la mitad del “Dúo Sacapuntas”. Hoy relata el diario SUR la presencia sobre su lápida de un ramo de flores cada semana. Es más, recoge el reportaje la información de que, meses después de su fallecimiento, se ingresaron en la cuenta corriente del humorista fallecido 10.000 euros, importe del caché de su última actuación, aportados por su socio y compañero.

     Al parecer, la familia ha olvidado de pagar las tasas de mantenimiento en el Cementerio de Málaga de sus restos. Una vez más, ha surgido la mano de su benefactor: Manolo Sarria “el Linterna”: la otra mitad del dúo. Manolo –a quien no conozco personalmente- junto a la Empresa “Espectáculos Mundo” –otra gente de gran corazón-, han mantenido vivo el recuerdo de un hombre que hizo reír y sonreír a una generación de españoles.

    Mi más cordial enhorabuena. Si hubieran cometido cualquier tipo de felonía o atropello, estarían en todas las televisiones y abrirían los telediarios. Yo, humildemente desde este rincón, les considero la buena noticia de la semana.

LA BUENA NOTICIA DE MANOLO MONTES

22 de febrero de 2010                                                                                                                                 

m.montescleries@telefonica.net

 

VOSOTROS SOIS LAS MANOS

    Hace días, me preguntaba alguien por una anécdota, historia o, como se dice ahora, leyenda urbana. Se trata de aquella sucedida en un pueblo de Baviera destruido durante la Segunda Guerra Mundial. Una vez terminada la misma y acogiéndose al Plan Marshall, fue reconstruido en su totalidad, incluyendo su Iglesia románica. El párroco del lugar, quiso hacer un último esfuerzo en la rehabilitación del mismo, mediante la adquisición de un nuevo Cristo por suscripción popular. Conseguidos los fondos, encargó a un escultor la talla y se comprometió a inaugurar el templo en una fecha determinada. El último día, se presentó el escultor con su Cristo envuelto en un lienzo. Susurró unas palabras al oído del párroco y desapareció. Al proceder a la bendición del templo el celebrante, dejó para el final de la ceremonia la presentación del Cristo. Sorprendentemente, la imagen carecía de manos. El escultor no había conseguido modelar a tiempo unas que le gustaran y que encajaran de forma adecuada en el total de la obra. El avispado cura había encontrado una ingeniosa y extraordinaria solución. Bajo la imagen un cartel proclamaba: “Las manos de Cristo sois vosotros”.

     Esta anécdota no se me quita de la cabeza. Todo el mundo se acuerda de Dios para aclamarlo o para despotricar contra Él. Recibo montones de brillantes escritos y extraordinarios trabajos en “power-point”, llenos de grandes frases y rimbombantes sentencias. Por otra parte, los no creyentes están atentos a lo que dice o hace cualquier miembro de la Iglesia para decir: “de qué se trata, que me opongo”. Pocas personas asumen la presencia de Cristo Resucitado en su Iglesia y en cada uno de los que hemos tomado la opción de serlo. Los hijos de la luz han tomado el mismo camino de los hijos de las tinieblas. Desde sus púlpitos prepotentes han tomado el camino de señalar el camino y el recorrido de

-y por- su  verdad.

     La buena noticia de hoy, es que todavía quedan personas que han entendido lo que significa ser “las manos de Cristo”. Manos que no señalan, sino que ofrecen; que no azotan, sino que acarician. Personas que acompañan a los sencillos, a los que sufren. Que no imponen, sino que exponen; que no condenan, sino comprenden; que no se quedan en palabras y escritos grandilocuentes, sino que se hacen pequeños con los pequeños; que lloran con los que lloran, que sufren con los que sufren, que ríen con los que ríen. Cuando en una comunidad o en un espacio laboral, familiar o de cualquier tipo, entra una persona de esas características se hace vida el pensamiento de San Francisco que no me recato en transcribir.

Señor, hazme un instrumento de tu paz.
Donde haya odio, siembre yo amor;
donde haya injuria, perdón;
donde haya duda, fe;
donde haya tristeza, alegría;
donde haya desaliento, esperanza;
donde haya sombras, luz.

¡Oh, Divino Maestro!
Que no busque ser consolado sino consolar;
que no busque ser amado sino amar;
que no busque ser comprendido sino comprender;
porque dando es como recibimos;
perdonando es como Tú nos perdonas;
y muriendo en Ti, es como nacemos a la vida eterna.

 

     Como decía mi abuelo: “Menos manteles y más comida”. Esta forma de vivir te deja en paz a ti y a los que te rodean.

Vaya tela

7 f, 10

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

                   Málaga 6 de enero de 2010

                       m.montescleries@telefonica.net

 

PLEGARIAS, REZOS Y ORACIONES

    Estos días se habla mucho de oración. Dicho término lo recoge el diccionario de la RAE como: Obra de elocuencia, razonamiento pronunciado en público a fin de persuadir a los oyentes o mover su ánimo”. Por otra parte la palabra rezar se expresa como: “Dirigir a Dios o a personas santas oraciones de contenido religioso”. Finalmente, la palabra plegaria es señalada como: “Deprecación o súplica humilde y ferviente para pedir algo”.

 

   El señor Zapatero ha estado esta semana en Washington participando en el denominado “Desayuno de Oración Nacional”. Me imagino que, dado su ateismo converso, se habrá acogido a la primera acepción recogida por la RAE de la palabra oración. Nuestro Presidente ha dado sus razonamientos para persuadir al dios Obama de lo bien que lo está haciendo en España. También ha elevado, (al mismo dios), una plegaria si no humilde, ferviente, para pedirle de todo.

   Si hubiera terminado la cita bíblica, habría comenzado a rezar. El Deuteronomio  dice en el mismo capítulo: “Y tu te habrás comportado rectamente ante el Señor tu Dios”.

    Nos tienen liados: ya no sabemos si nuestros políticos oran… o se quedan solo en lo de “pedir mercedes” (con cuatro ruedas); si tenemos que quitar los crucifijos… o empezar las sesiones del Congreso con citas del libro de Baruc; si cantar la Internacional… o el Pange Lingua. Por otra parte, como contrapartida, una cadena de televisión de un marcado signo político, nos pone a todos a rezar un Padrenuestro colectivo y público “por España”. No lo entiendo, pienso que no debemos “utilizar” a Dios a nuestro antojo. La oración es algo más serio.

    Mi buena noticia de hoy me viene dada por la actitud de los españoles. Los parados no quieren subvenciones, quieren trabajar.  El problema económico de España tiene tres lados: los empresarios, los políticos y los trabajadores (los sindicatos no sé donde encuadrarlos). Parece que los trabajadores y los empresarios están en la tarea. Los sindicatos, con esfuerzo y poca gana se están espabilando. El Gobierno sigue dando palos de ciego a ver si suena la flauta. Pero ya son tres de los cuatro interlocutores con ganas. Aleluya.

El precepto de los monjes benedictinos dice: “Ora et labora”, reza y trabaja. El pueblo español es benedictino. Hace falta que los que lo dirigen lo sean también. La solución de España está en rezar y trabajar. Para mí, rezar es escuchar la que dice mi corazón ante la presentación de las ideas positivas y solidarias (Valores humanos y Evangelio). Después, trabajar. El problema de los valores y la identidad nace del “Ora”. El trabajo se arregla con el “Labora”. El proceso es: encontrar las ideas positivas, reflexionar y actuar.  

     Tengo un amigo y lector que dice que siempre acabo hablando de Dios. Pero de lo que abunda el corazón habla la boca. ¡Si ya habla de Dios hasta Zapatero! No, si al final…