leña al mono

30 f, 10

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

Málaga 31 de mayo de 2010

m.montescleries@telefonica.net

LEÑA AL MONO… QUE ES DE GOMA
(OPINIÓN PÚBLICA Y OPINIÓN PUBLICADA)

Los teóricos de la comunicación señalan claramente la diferencia entre lo que es opinión pública y opinión publicada. También es del dominio público la evidente distancia existente entre noticia y propaganda. Algunos comunicadores no buscan que resplandezca la verdad. No basan su denuncia en la certeza, sino en la trascendencia mediática y política de lo vertido en sus informaciones. Sea verdad o mentira. Critica, que algo queda. La opinión publicada muchas veces es parcial e interesada.

Viene a cuento este preámbulo a la campaña desatada por algunos medios al recoger la “excelente investigación”, realizada por las fuerzas del orden de Antequera, que ha puesto de manifiesto el “contubernio” entre un cura (ya estamos) y un político de signo contrario al gobernante (seguimos estando). Entre ambos, han conseguido, supuestamente, cambiar unas vidrieras medio rotas
-muy similares a las de Notre Dame- que se encontraban arrojadas entre escombros, por una “extraordinaria” fuente ornamental de un estimable valor (100 €), semejante al de un botijo de la Rambla.

Menos mal que se han dado cuenta. Tan infame actuación merece ser primera página de todos los telediarios y la edición de un número extraordinario de Sálvame de Lux, Sálvame diario, DEC y la Noria. Están estudiando para este caso, dada la trascendencia de los hechos, la realización de un programa común en el que todos sus finos analistas de la realidad destripen a fondo el tema. (Incluirán al “mocito feliz” para poner una nota de magisterio).

Mi buena noticia de hoy, se basa en la proclamación a los cuatro vientos del curriculum del cura objeto de este ataque. Se trata de un chaval joven (treinta y tantos…), curtido por una vida familiar no demasiado fácil, que decidió dejar de vivir para sí… para vivir por los demás. Mucho más rentable. Ingresa en un convento de frailes, trabaja con ellos en hospitales marroquíes, vuelve a Málaga para cursar estudios teológicos, comienza a servir a la Diócesis como diácono, se ordena de presbítero y es destinado a un pueblo. Todo ello unido a la atención a enfermos terminales del sida en Colichet
–argumento básico en su vida de cristiano y de cura-, campamentos veraniegos en Marruecos cuidando enfermos desahuciados (a los que arrastra a otros locos como él), servicio en varias parroquias a la vez y atención a sus amigos y a su madre. Un cura, que cura almas, que llora y ríe contigo. Que te pone tan claro el Evangelio que te hace convertirte en niño.

Pepe Amalio González, que así se llama el interfecto, tiene tantas cosas buenas, que un buen periodista -notario de la realidad- debería contar, que no entiendo como se han dedicado a subrayar su actuación como un panoli del mundo de los negocios. Se ha visto envuelto en un “marrón” por buscar un euro para su Parroquia. Los “defensores de la justicia” podían haber visitado su casa. Una pequeña vivienda, con una nevera vacía y un cuarto para acoger a cuantos lo necesitan. Deberían haber asistido a la última Eucaristía que compartí con él, no hace mucho, en la que nos besó la mano a todos los presentes como signo de humildad y de respeto. Deberían haberlo visto limpiando culos de enfermos terminales de su misma edad. Que hubieran preguntado a cuantos le conocemos. Entonces habrían reflejado la opinión publicada coincidente con la opinión pública.

Que se vayan a esparragar los agoreros y maldicientes. La verdad resplandecerá siempre. Sus feligreses y sus amigos le conocemos y le respetamos. Yo personalmente, periodista de opinión -contrastada con la vivencia-, doy la cara por él. Aunque me la partan. Mientras tanto, los juntaletras que sigan dando leña al mono. Es como el que escupe para arriba.

Anuncios

Mano al botón

23 f, 10

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

                   Málaga 24 de mayo de 2010

                       m.montescleries@telefonica.net

 

EL BOTON ROJO

     Nuestra preclara y nunca bien ponderada Ministra de Igualdad, Doña Bibiana Aido, ha dedicado gran parte de su tiempo, esfuerzos y presupuestos a la mejora de la vida sexual y de relación de los españoles. El viejo NO-DO proclamaba sin pudor: “el mundo entero al alcance de todos los españoles”. Nuestra prócer gaditana no solo se ha conformado con descubrir que “Amanece en Cádiz” –según titula su blog-, sino que nos ha puesto al día de donde, quién, como y cuando, hay que localizar y pulsar los puntos y botones claves a fin de ponerlos sobre las íes y los íos. “La ciencia entera al alcance de todos los españolos y españolas”.

     Hasta la presente, los únicos puntos que conocía –pese a mi provecta edad- eran los puntos platinos del distribuidor que  impedían el arranque del 600 o de la Vespa. Siempre  es tiempo de aprender. Me he preocupado en conocer, dado que ya mismo lo necesito, el famoso botón rojo que cuelga del pecho de la mayoría de las personas mayores que trato. El susodicho artilugio es el mejor invento de los últimos tiempos cara a la atención de aquellos que viven solos, o acompañados de otras personas de sus mismas características, y pueden necesitar ayuda médica urgente. Simplemente, pulsando el botón son atendidos con celeridad y eficacia. Y si no llamas, te llaman ellos para ver como estas. Una gran conquista de los servicios de atención a los mayores por parte del Estado.

      Mi buena noticia me la proporciona una funcionaria de este servicio, de la que desconozco nombre y circunstancias. Llama a mi casa por teléfono y pregunta por mi suegra (85 años). Me tranquiliza inmediatamente y me comunica que el motivo de su llamada es que hoy es el cumpleaños de mi madre política (dato que, con vergüenza, confieso que ignoraba), que le llamaba para felicitarla. En este momento no la localiza en su domicilio. Le indico que está en la calle merendando. La proba funcionaria me recomienda insistentemente que la felicite en su nombre y me aclara, muy amablemente, que tiene el teléfono de mi casa para llamarnos en caso de que surjan problemas en el domicilio de mis suegros. Chapó.

     Se puede trabajar mal, regular y bien. Se puede cumplir un servicio o “tangarse”. Pero lo de la gente del “botón rojo” es rizar el rizo. Se nota que disfrutan de su trabajo. Ellos no están picando piedra, sino construyendo catedrales. Ole sus… Hacen vida el capítulo 15 de la  1ª Carta de San Pablo a los Corintios. Ese trozo que se lee en las bodas y tan poco se pone en práctica. No son campana que suena ni címbalo que retiñe. Son café, café. Enhorabuena. Funcionarios que funcionan. Otro día hablaremos de las pensiones. Esta es otra forma de mejorarlas.

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

                   Málaga 17 de mayo de 2010

                       m.montescleries@telefonica.net

 

MAYO: ¿FLORIDO?

  En otros tiempos –que posiblemente fueron mejores- recitábamos de corrido el dicho “Marzo ventoso, Abril lluvioso, traen un Mayo florido y hermoso”. Hogaño ni florido, ni hermoso. Un autentico desastre. Viento, granizo, lluvias, frío, broncas políticas, judiciales y económicas. A nuestro Presidente del Gobierno le quitan un montón de puntos (y por pocas no le quitan el carnet) los radares de Obama, Europa y Asia, al pillarle conduciendo temerariamente, por la izquierda, en dirección prohibida y borracho de orgullo y prepotencia. Hace años, durante el mes de Mayo, tirábamos los jerseys y comenzábamos a ir a la playa. Por la tarde “veníamos e íbamos todos con flores a María”. Peregrinábamos a la Victoria y nos metíamos en Casa Mira para degustar el primer cucurucho de turrón.

      Corren malos tiempos. Estamos pasándolas canutas. Pero siempre hay un motivo para estar contentos. Una buena noticia. Y no me resisto a transmitírsela. El Viernes entregamos en Bancosol los primeros mil “Lotes-familia” de alimentos. Allí mismo se presentó el representante de un grupo de comerciantes con 17.000 euros. Casi otros 1.000 lotes. Un millar de familias malagueñas, desesperadas por la acumulación de problemas económicos, se pueden tomar un respiro. Esta semana no les van a faltar alimentos.

     Por otra parte, un niño, recién tomada la Primera Comunión, me entrega un billete nuevecito de 100 euros: “Me lo han dado como regalo de comunión y yo he pensado en los niños que no tienen leche”.  Que queréis que os diga. De nuevo Mayo ha florecido. Los corazones no entienden de crisis ni de cambio climático. Tan solo hay que reanimarlos. La solidaridad es el mejor masaje cardíaco.

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

                   Málaga 10 de mayo de 2010

                       m.montescleries@telefonica.net

 

FAMILIA

       A mediados del siglo pasado se pusieron de moda dos canciones que escuchábamos en aquellas radios de capilla convertidas en  centro de atención de los hogares españoles. Se trataba de composiciones “pachangueras”  muy de los bailes de los patios de los “corralones” y de las verbenas populares de nuestra juventud. La primera, proclamaba sin tapujos que “a lo loco se vive mejor”; la segunda, que es a la que me quiero referir hoy, decía: “la familia es un encanto”.

       La filosofía de la canción “a lo loco” se puso en marcha con gran éxito y sigue vigente hasta nuestros días. Seguimos viviendo como locos, pero dudo que vivamos mejor. Lo de la familia, es otra cosa. Empezando por los países más avanzados y continuando por los que aspiramos a serlo, hemos renunciado al “encanto familiar” y  optamos por la persecución sistemática de la institución familiar –que pasó de ser patriarcal a  nuclear y finalmente a “si te vi., no me acuerdo”-, hasta conseguir presentar unos “emplastos familiares” de lo más variopinto. Un servidor que  tiene  una  familia  “como Dios manda”

–nunca mejor dicho-, ha sufrido toda clase de preguntas “tópicas”, aderezadas de risitas mal disimuladas, al manifestar, con cierto recato, la dimensión de la misma. Finalmente, tras la consabida pregunta: ¿no teníais televisión?, los mandas a esparragar y listo.

      Mi buena noticia de hoy, me la proporciona la alegría interior y, a veces, como en este caso, expresada de forma pública, de haber conseguido crear y desarrollar una familia. Con luces y sombras, con alegrías y tristezas, con amores y desamores. Pero con la familia, sucede como nos pasa a los que vivimos la experiencia de la “mili”. Recuerdas los buenos momentos y olvidas en cuanto puedes, los amargos.

      El pasado fin de semana, he disfrutando de los resultados de cuarenta años de vida familiar: Ha tomado la Primera Comunión el mayor de mis nietos. Lo he montado en un flamante vehículo que me ha regalado mi familia por mi paso cronológico al “segmento de plata”. Y los treinta componentes de la misma nos hemos puesto “púos” de pizzas en un establecimiento “ad hoc”.

     Se que esta noticia no les interesa a Vds. Pero tampoco les interesa lo que le pasa a Belén Esteban  y se lo tragan todos los días. Por un día me siento famoso. Mejor dicho, dichoso. Por ellos “no mato”, pero seguiré luchando cada día. Decía la canción: “La familia es un encanto, la familia es deliciosa” y concluía: “adorable es la familia”. Doy fe.

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

                   Málaga 3 de mayo de 2010

                       m.montescleries@telefonica.net

 

LA SEMANA FANTÁSTICA

        Unos grandes almacenes, de cuyo nombre no quiero acordarme, publicitan dos veces al año lo que ellos denominan la “semana fantástica”, que, curiosamente, dura quince días.

        La pasada semana, de cuyo transcurso intentaré detraer la Buena Noticia, no ha sido precisamente pródiga de acontecimientos agradables, y los que han acontecido, no han sido recogidos por los medios por miedo a perder la tensión en que tan a gusto se encuentran los políticos y los periodistas.

      La cogida de José Tomás en Méjico; la eliminación del Barcelona en la “Liga de Campeones”, que ha entristecido a media España y alegrado a la otra media; las cifras del paro, que suben más que los precios; los empates del Málaga; la violencia machista; etc., etc. Un rosario de “desgracias”.

     Después de la tempestad viene la calma. José Tomás ya está en la calle, el Barcelona volvió a ganar, el Sr. Zapatero ha confirmado por enésima vez que el paro se va a acabar… mañana. Hay otros que están peor que el Málaga y Unicaja ha ganado.

     ¿Mi Buena noticia de hoy? Acabamos de celebrar los primeros cincuenta años en los que un grupo de “locos” han estado transmitiendo la Buena Noticia a los que la desconocen. Hombres y mujeres de todas las edades, condiciones culturales y económicas,    
han proclamado e intentado vivir el Evangelio en Málaga, no como maestros, sino como testigos. A lo largo de tres días, varias generaciones de malagueños hemos recordado casi 600 encuentros en busca de la felicidad. En ellos, les hemos intentado transmitir lo que se puede conseguir cuando se es bienaventurado. Uno, que es perro viejo (perro y viejo, el secreto está en la y), ha disfrutado como un cosaco. -Por cierto, nunca he sabido como disfrutan los cosacos, pero ha de ser la leche-. Hemos “flipado” observando algunas comparecencias y muchos abrazos, hemos sido felices rememorando la vivencia de cincuenta años entre buena gente.

     Los periódicos no se han hecho eco de nada, es mucho más interesante para ellos hablar de los “Legionarios de Cristo”, que son unos pobres desgraciados. Ellos se lo pierden. A nosotros, que nos quiten “lo bailao”. Como decía Lole y esta mañana cantaba Cristina: “todo es de color, todo es de color. Que calle el cardo y hable la rosa”. Lo dicho: Una semana fantástica.