ABUELOS FOR EVER

25 f, 10

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

                   Málaga 29 de marzo de 2010

                       m.montescleries@telefonica.net

 

ABUELOS

         La Asociación Edad Dorada Mensajeros de la Paz promueve la celebración de la festividad del DIA DE LOS ABUELOS, el 26 de Julio, festividad de San Joaquín y Santa Ana…

           Por fin he descubierto de donde ha partido la idea de institucionalizar el día de los abuelos. Han decidido ubicarla en la festividad de los padres de la Virgen María, San Joaquín y Santa Ana. En mi casa, llena de “Anas”, ya se celebraba de por sí este día. Si encima le añadimos que somos abuelos de 11 críos y medio, la fiesta es de órdago.

       El ser abuelo es una suerte, un privilegio, una carga y un cargo. Pero creo que no debemos dejar de reconocer que los abuelos son una fuerte base de la actual maltrecha economía española. Desde sus puestos de guardería ambulante, realizadores de chapuzas caseras, expertos en bolsa (del super), preparadores de menús infantiles y bocadillos varios, suministradores de pañales y biberones, realizadores de gestiones en bancos y oficinas públicas, “banqueros” de prestamos a corto plazo, etc., etc., los “benditos” abuelos han permitido el trabajo fuera de casa de ambos cónyuges, la atención a los pagos de las hipotecas en más de una ocasión y, a veces, desgraciadamente, la vuelta al hogar primitivo de los hijos casados o solteros que han perdido su vivienda.

       Todo este trabajo está suficientemente compensado. Un montón de besos, de balbuceantes expresiones de ternura, de miradas agradecidas y de sensación de sentirse útiles, hacen olvidar los esfuerzos realizados.

      El secreto para ser un abuelo “guay” se basa en el espíritu. Se tienen tres edades y tres situaciones: La que dicen los guarismos del carnet de identidad, que son inexorables; la que dicen los médicos después de los chequeos oportunos y, sobre todo la que tenemos, en lo que los franceses llaman la “joie de vivre”, las ganas o la alegría de estar vivos y VIVIR.

     Les confesaré un secreto. Hace varios años, los médicos me dijeron que estaba para el desguace. Ayer, me dijo el carnet de identidad que cumplí la edad reglamentaria para jubilarme. Hoy, escribo estas letras con ilusión. Saltándome lo que dicen los médicos, trabajo mucho más que antes, he re-estudiado lo olvidado en 40 años. He aprendido algo de las nuevas tecnologías y estoy útil para todo servicio… hoy; mañana, Dios dirá. Gracias patronos Joaquín y Ana. Permitidme que hoy sea para mí… la Vida… una buena noticia.

La nueva fe

18 f, 10

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

                   Málaga 19 de JULIO de 2010

                       m.montescleries@telefonica.net

 

CREER EN ALGO

           En una tertulia televisiva en la que participo, aseveraba uno de los participantes: “Hay que creer en algo”. No le quito la razón a quien lo dijo. El ser humano necesita tener algo superior a lo que recurrir. Creer en lo trascendente dado que lo intrascendente pasa sin dejar huella.

           Los teóricos de la sociología dicen que las masas empiezan a olvidar los grandes resultados a las 48 horas. En el caso del mundial de futbol, espero y deseo que no suceda así. España y los españoles estamos muy necesitados de logros que permitan sentirnos  importantes en el mundo en que vivimos. La consecución de una victoria a escala mundial nos ha hecho sentirnos orgullosos de nuestra bandera y de ser españoles. Esta hazaña ha tenido más efecto que un montón de estados de la nación y de desfiles militares. Esta vez, todos los españoles nos hemos sentido Andrés Iniesta metiéndole un gol definitivo y definitorio al mundo.

       Nuestros dirigentes, no se sabe porqué, han ido eliminando todos los símbolos o referencias. Al quedarnos huérfanos de valores, hemos llegado a la conclusión de que “hay que creer en algo”. La tradición conservada y acrecentada durante miles de años de tener un lugar donde dirigir la mirada común, donde depositar nuestras esperanzas. Finalmente, el futbol, ha conseguido unir a los españoles en un ídolo al que venerar: La selección española de futbol.

          En un artículo anterior, les hablaba de un hombre que pilotaba un carrito de inválido a motor, provisto de dos banderitas de España, por el Rincón de la Victoria. Hoy, su “bólido”, esta embellecido con cuatro banderitas pequeñas… y una de gran tamaño. Pero lo más curioso, lo observé en un pescador de caña a pie de playa. La más alta de las que tenía clavadas en la arena estaba coronada por una banderita española. Cuando me vio mirarla con curiosidad, me explicó antes de preguntarle: “Es una promesa. Prometí que si el equipo español ganaba la Copa del Mundo, mantendría esta bandera durante un año en mi mejor caña. Y lo pienso cumplir”.

         La primera promesa laica que he escuchado en mi vida. Los políticos quita-crucifijos pueden estar contentos. Han conseguido liarnos de momento. Pero todo volverá a sus cauces. Es que no se dan cuenta de que los seres humanos necesitamos creer en algo o en alguien. Eso está en nuestros genes. Tendremos que reflexionar el porqué, a lejanas distancias en el tiempo y en el espacio, todos hemos creído y creemos en el Ser Supremo. En el Creador. Esa es mi buena noticia de hoy. La naturaleza humana está por encima de las imposiciones de los “teóricos”. ¡Cuantos han presumido de “eliminar” a Dios y al Evangelio y ya no nos acordamos ni de sus nombres! (Premio al que recuerde los nombres de más de tres o cuatro entre los enciclopedistas franceses).

         En poco tiempo nos olvidaremos del mundial. Pero año tras años, siglo tras siglo, una tarde de verano, pueblos enteros, creyentes o no, se echarán a la calle siguiendo a la Madre de Dios en una humilde barquita o en un transatlántico, que más da. Y la Reina de los Mares la Virgen del Carmen, sonreirá por “lo bajini” viéndome llorar o viendo llorar a otro idiota como yo mientras solemnes marengos, engalanados con un uniforme de la marina muy envejecido por el tiempo, cantan el Salve Reina de los Mares, descalzos, cruzando las playas y las calles, a veces de rodillas, otras enarbolando a pulso la meta que los une: ser hijos de una misma Madre y definitivamente hermanos. En eso creemos todos. Aunque nos cuesta trabajo decirlo. La Verdad (con mayúsculas) siempre resplandece.

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

                   Málaga 12 de julio de 2010

                       m.montescleries@telefonica.net

 

LOS ÁRBOLES NOS IMPIDEN VER “DEL BOSQUE”

A mi amigo Andrés y a su nieto. El que me dio el lametón en la cara como síntoma de cariño.

        Hasta ahora, los árboles -en forma de jugadores- de la selección, nos han impedido ver el artífice de la misma: D. Vicente del Bosque González,  un salmantino de 60 años, que sin ser una gran figura fue un extraordinario defensa del Real Madrid. Un deportista, que sin ser extranjero ni mediático, ha llevado a la selección española a sus más altas cotas de siempre jamás. Vicente del Bosque, tiene una imagen que encajaría perfectamente en la aldea de Asterix. Un Obelix del balón que ha bebido de la poción mágica de la sencillez y el sentido común.

        Cuando escribo este comentario, no se ha jugado todavía la gran final. En este momento mi BUENA NOTICIA no es el resultado de la misma -que ahora, es lo que menos me importa-. Mi reflexión de hoy, se basa, en la entrevista que le realizó noches pasadas De la Morena en “El larguero”. Durante una hora, pude ver crecer ante los micrófonos la figura de un hombre cabal, que no da jamás tres cuartos al pregonero, pero que tiene unas ideas y una vida que dan sopas con honda a los “personajes” de los últimos cien años de Sálvame y DEC juntos.

      Empezó comentando con sencillez su proceso de preparación final para los partidos. Su fe firme y sus momentos de oración a “sus Santos”, de las velas a Santa Gema de su mujer. Continuó hablando de su segundo hijo. Un mocetón con síndrome de Down, Álvaro, al que espera colar en el autobús de los jugadores después de la final. Dijo maravillas de este hijo y de los otros dos que tiene. Pero a Álvaro, al que es “distinto”, lo definió como “una bendición de Dios”. Después disertó, mucho y bien de futbol. Del grupo humano, de tácticas, de Alemania y Holanda. Hasta del pulpo. Pero eso ya era intrascendente. Lo importante de la entrevista estriba en como engrandeció su vivencia familiar a ese, ya de por sí, gran hombre.

       Bienaventurado (Feliz) Vicente del Bosque González. Para mí, ha ganado el mundial de la cordura y de la bonhomía. Y su hijo Álvaro se lo pasará bomba gane o pierda la selección. Los que viven con el síndrome de Down solo necesitan ser queridos para ser felices.

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

                   Málaga 8 de julio de 2010

                       m.montescleries@telefonica.net

 

LA REBELIÓN DE LOS “PESCAITOS FRITOS”

       La delantera española tenía anoche la talla de los muñecos de un futbolín…..

      Mis sufridos lectores conocerán lo que significa para mí el concepto “pescaito frito”. Se trata del grupo de personas que vivmos en España de una forma anónima. Ese colectivo de “pringaos” que somos los únicos capaces de sacar España de la abulia y el sufrimiento.

      En los años sesenta, los “pescaitos” tuvieron que emigrar a Alemania en busca de trabajo y de horizontes abiertos. Su mejor representación la hizo Alfredo Landa con su “Vente a Alemania, Pepe”. Desde entonces siempre hemos aparecido como “bajitos” ante los guiris que invadieron la Costa del Sol y los habitantes de aquellos países centroeuropeos a los que nos toco emigrar.

     Anoche se acabo el complejo. Un equipo de “bajitos maravillosos” se ha subido a la chepa de los gigantescos alemanes. Por una vez, definitivamente, se ha reivindicado el espíritu de Landa.

Daba gloria ver a un equipo de “pescaitos fritos” españoles compuesto de once chicos sencillos. De Albacete, de Tenerife o asturianos. Sin exhibiciones mediáticas, tabletas de chocolate en el vientre o cuerpos más tatuados que el brazo de un legionario. Gente del pueblo que hasta anteayer iban a entrenar en el Metro. Chicos cuyas familias todavía van a los bares a ver los partidos y tienen miedo a volar en avión. Jóvenes que podían ser tus hijos o los míos.

       La delantera española tenía anoche la talla de los muñecos de un futbolín, pero la altura cualitativa de los vencedores de Lepanto. Creo que no han crecido más porque les pesan mucho “los países bajos”. Nos han dado no una buena; una maravillosa noticia. Han unido a los españoles más que Rajoy y Zapatero juntos. Nos han hecho sentirnos orgullosos de ser españoles. Ahora que ganen o pierdan. Me da igual. Ver la explosión de la calle y los balcones anoche ha valido por todo. Y que se fastidien los “reventaores”. Ellos no son “pescaitos fritos”. Ni falta que nos hace. Pujol, el sencillo Pujol, que nos dio la gran lección al felicitar uno a uno a los rivales mientras huía de las declaraciones, se elevó por encima de tanta tristeza e incapacidad y largó un cabezazo que a todos nos ha hecho felices. Enhorabuena a todos.

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

                   Málaga 5 de julio de 2010

                       m.montescleries@telefonica.net

 

PARA- GUAY… ¡¡ANDRÉS INIESTA!!

(Vaya semanita)

     El pasado fin de semana recibí un misterioso SMS en el que misteriosamente se me comunicaba que habíamos sido elegidos (un servidor y otros 30 millones de personas) para comprar rebajas en exclusiva, en unos grandes almacenes. No cabía en mí gozo. Me apresté a borrar el dichoso mensaje y a no hacerle ni puñetero caso. Pero una semana que comienza así, promete.

    Periodísticamente, la semanita da para hacer las prácticas de una carrera de periodismo bien surtida. No nos ha faltado de nada. Guerra total en Afganistán, con los legionarios españoles pidiendo apoyo aéreo porque las están pasando canutas. Paso libre al Estatuto Catalán con los consiguientes cruces de improperios entre los políticos de todo signo. Huelga salvaje en el Metro de Madrid con la situación caótica consiguiente. El “gravísimo” problema de los merenderos de playa (así se han llamado siempre) a los que se les está negando unos pocos metros de arena. La situación económica del país, a punto de quebrar y el consiguiente mosqueo de los economistas mundiales que nos quieren bajar a 2ª o a 2ª B. Y encima el sábado… tormenta.  “¿Piove?; ¡porco goberno!”   Dirían los italianos.

           Sin embargo, el futbol es otra cosa. Ahí si que somos gente. Que de buenas noticias nos está transmitiendo la selección española de futbol. Suiza, Hondura, Chile, Portugal… todos en la cuneta. Finalmente, el cruce con Paraguay. El pueblo paraguayo me cae muy bien. Desde que los conocí en la antigua casa del Convento de la Aurora donde les hice un reportaje un día de fiesta Mayor en la que habían celebrado una Eucaristía en la Iglesia de las Esclavas en calle Nueva. Allí descubrí –en un rincón privilegiado- la imagen de su Virgen de los Milagros de Caacupé una preciosa imagen vestida de fiesta en la que destaca un pelo natural que le llega casi a la cintura. Posteriormente, he tenido ocasión de dialogar con muchos de ellos. Un pueblo, mestizo en su mayoría, que a pesar de hablar español no han abandonado su guaraní en absoluto.

        Esta semana la Virgen de Caacupé ha sido visitada tumultuariamente en busca de su intercesión para vencer a nuestra selección. Por otra parte, la Virgen del Pilar, patrona de España. ha visto llenarse su camarín de velas pidiendo lo contrario. Un conflicto de intereses. Pero ambas advocaciones han cumplido con su misión. Les han dado esperanzas a dos pueblos maltratados por la vida y por los gobernantes. El mejor ejemplo lo presencié en el paseo marítimo del Rincón. Un invalido, sentado en una silla de ruedas con motor, “volaba” a una velocidad desenfrenada. Su “carrito” iba adornado por dos banderitas de España -de un respetable tamaño- enhiestas en su manillar. Ese hombre era feliz. En ese momento se sentía la esencia de Torres y Llorente juntos.

      Bendito futbol que nos hace olvidar nuestras miserias. Ya solo nos queda Alemania y Holanda. Están “Chupaos”. Caacupé-Pilar= Empate. Se han portado. Una semana fantástica. El punto de calidad lo ha puesto un chico sencillo de Albacete. Para-guay… Andrés Iniesta.