Gratis total

24 f, 11

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

                     

Málaga 24 de Octubre de 2011

                        

                         m.montescleries@telefonica.net

 

CUESTA MUCHO TRABAJO REPARTIR LO GRATUITO

 

      Los que hemos vivido muchos años del comercio y para el comercio, hemos podido observar que tiene difícil venta aquello que aparentemente es barato. Ante un precio demasiado corto, el comprador inmediatamente duda de la calidad del producto y opta por el que tiene la etiqueta de más elevado precio. Eso lo podemos observar en el desprecio de algunas personas por los artículos de marcas blancas que ofrecen las grandes superficies, cuya calidad, es idéntica a la de los que llevan marca conocida. Lo mismo ocurre con las prendas de vestir o calzado que se compran sin logo identificativo, se suelen elegir las que son más caras en función de la etiqueta que lucen. Eso trae consigo la picaresca de los comerciantes avispados que confeccionan prendas cuyo nombre y apariencia es similar en tamaño, colores y grafías a las de afamadas marcas. Para no señalar demasiado, recuerdo la primera marca española de pantalones vaqueros que tuvo gran éxito (la valenciana Lois, hoy desgraciadamente desaparecida), cuyos imitadores acuñaron la marca Leis, con el consiguiente cambio del gato por liebre. O los vaqueros que e confeccionaban en el Valle del Azahar con apariencia americana y la exótica marca “West Coin”, que sí se correspondía con la realidad. Se confeccionaban al oeste de Coín, el pueblo malagueño.

 

      En el mundo de las ideas o de la cultura sucede lo mismo, la gente paga modas o modos, acude a psicólogos de prestigio, médicos “particulares”, medicinas caras, cuadros ininteligibles o diseños arquitectónicos que los puede mejorar el “paleta” de mi esquina o Pepe Gotera y Otilio. Siempre buscando el exotismo o la exclusividad.

 

     Manifiesto todas estas aseveraciones, quizás demasiado atrevidas, porque llevo años invitando a la gente a PARARSE Y PENSAR de forma totalmente gratuita en determinados momentos de la vida. Un saludable ejercicio al que ya invitaba a mis lectores en un artículo, publicado en Junio de 2005, en el que les manifestaba mi alegría por haber realizado tan gratificante ejercicio.

 

    Sigo en la misma tarea. De vez en cuando me embarco en la aventura de retirarme unos días con quien acepta nuestra invitación. Como todo el mundo se queja de las dificultades que les ofrece la vida actualmente, nosotros les damos la oportunidad de acompañarnos en la experiencia anual de búsqueda de la verdad y la paz entre todos. Cada vez nos cuesta más trabajo encontrar candidatos. Se lo recomiendo a mis amigos, conocidos, adversarios, oyentes, escuchantes, televidentes y militares sin graduación. Pero “niente de niente”.

 

    Mi buena noticia de hoy me la proporciona el esfuerzo que hemos realizado diez “baldaos con cierto conocimiento”, en preparar encuentros de este tipo. El último lo hemos celebrado este fin de semana. Muchos han sido los llamados y pocos los que han venido. Quizás porque es gratis, o quizás porque lo sencillo no vende. Pero todos, los organizadores y los invitados, hemos salido reforzados en nuestro espíritu de esa búsqueda de la felicidad. Con la satisfacción de habernos escuchado y acompañado siempre con el Evangelio de Jesús por medio. Mientras el cuerpo aguante yo me sigo apuntando. Vale la pena.  Pero pienso: ¿tendremos que montar un  reality-show televisivo para que nos entienda la gente?

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: