Felicidades

30 f, 11

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

                     

Málaga 31 de Octubre de 2011

                        

                         m.montescleries@telefonica.net

 

SANTOS DEL SIGLO XXI

 

     Quiero comenzar estas letras aclarando que van dedicadas a aquellos que creen o intuyen algo de lo trascendente o están buscando la verdad por encima de lo cotidiano. Creo que, en el fondo, cuantos celebran estas fechas considerándolas como de los Santos, de los difuntos, de halloween, o de recuerdo a los que se fueron, tienen en lo más recóndito de su ser una esperanza en que hay algo más de lo que pueden ver y tocar.

 

    La IglesiaCatólicaconfiere un marchamo de santidad a aquellas personas que durante su vida han dado ejemplo de amor a cuantos les rodeaban. El diccionario dela RAE, al que recurro siempre para aclarar mis ideas recoge 16 acepciones de la palabra santo; me voy a detener en un par de ellas.

2. adj. En el mundo cristiano, se dice de la persona a quien la Iglesia declara tal, y manda que se le dé culto universalmente.

3. adj. Dicho de una persona: De especial virtud y ejemplo.

    A la nº 2 le encuentro una pega. Deja mucha gente fuera y cuela a algunas que tiene el aprobado raspado (siempre según mi criterio, que no vale ni el gasto de tiempo en considerarlo).

    La tercera acepción me parece un poco cursi pero recoge el espíritu del santo-bienaventurado-bendecido (ojo no buena persona, sino persona buena; lo de buena persona es innato, lo de persona buena hay que ganárselo a pulso). 

    En mi opinión los santos son personas cuya vida presenta un ejemplo a seguir. Son los bendecidos, los que buscan ser bienaventurados a través de las obras de misericordia. He tenido la suerte de vivir y convivir con muchos santos del siglo XXI. Quizás nunca los veamos en los altares, (ni lo pretenden, ni falta que les hace), ni tendremos reliquias ni estampitas de ellos, ni tendremos que buscar fondos para incoar larguísimos y carísimos expedientes que los reconozcan como tales. Sin decir nombres, voy a citar circunstancias para que algunos jueguen a adivinarlos: un bodeguero, una viuda con muchos hijos, un mosén catalán, una monja de escopeta y perro, un fraile protestante francés, un vendedor de zapatos, un acompañante de yonkis, un barbero, un cura y obrero, algún empresario, una monja de clausura, un voluntario de el Palo, un cirujano valenciano, un maestro, una madre de familia, un cura de pueblo, etc., etc.

    A todos ellos y por todos ellos rezo e intento imitarlos cuando puedo, ellos me marcan y nos marcan el camino para ser felices en la tierra y después descansar en la vida eterna. Y, ojo, ninguno de los que he nombrado son o han sido unos tisquis-misquis. Son personas alegres que hacen felices a los demás. De misticismo, nada. Y eso es lo que me apasiona. A mí me gustaría ser así. De todas maneras les recomiendo: ponga un santo cercano a su vida. Algo se le pegará.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: