La buena suerte

25 f, 11

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

Málaga, 26 de Diciembre de 2011

 

LA SUERTE

  

         A lo largo de estas fechas, el común de los mortales inicia todas sus conversaciones con el socorrido tema de la buena o la mala suerte. Gente que no cree en nada apela a toda clase de exorcismos y rituales para conseguir que el décimo de lotería adquirido salga premiado en el sorteo de Navidad o en el próximo del niño. Mi padre, después de comprar el décimo y llevarlo a Santa Gema, decía aquel refrán que encierra tanta verdad: “la mejor lotería es el trabajo y la economía”. Barruntaba que iba a seguir igual de “medio tieso”. El que no se conforma es porque no quiere.

         Como mis lectores saben, me he pasado varios días en una cama de hospital sometido a una operación de rodilla. El día 22, el del sorteo de Navidad, a la hora en que los niños de San Ildelfonso (me gustaría saber quién los elige y los empareja) cantaban los premios, me estaban concediendo a mí el más preciado: Puede irse a su casa.

 

          Podrán entender todos los que han estado hospitalizados la situación sicológica de un enfermo ocasional que ve llegar la Nochebuena entre personal sanitario y sueros. En esos momentos se valoran los pequeños detalles con que te premia la vida; el beso del amigo que intuías distante, la llamada del nieto, el cariño de la esposa, la dedicación de los hijos, el maravilloso trato de todo el personal del Hospital Clínico, las sonrisas cómplices de los rehabilitadores y tantas y tantas cosas.

 

        En esos momentos descubres al Dios vivo que habita dentro de todos los seres humanos y que aparece en cuanto rascas la cáscara con que nos acorazamos. En ese momento no tienes más remedio que sentir a ese Dios cercano y desconocido, agradecerlo y sobre todo, descubrir que cualquiera puede, y debe, servir de emisario del mensaje de Buena Voluntad para todos los demás.

 

        Hoy termino con la única Buena noticia: PAZ EN LA TIERRA A TODOS LOS HOMBRES, A LOS QUE AMA EL SEÑOR. Muchas felicidades. Tenemos mucha suerte. Hay Quien se preocupa de nosotros. Una vez más, ha vuelto a nacer en nuestros corazones.

 

                                                         

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

                   Málaga 19 de diciembre de 2011

 

                       m.montescleries@telefonica.net

 

 

       La libertad es un estado de ánimo. No viene de fuera, nace de dentro del ser humano. Se tira uno toda la vida queriéndola comprar con dinero, con poder o con prestigio, y, una vez tras otra, se fracasa en el empeño. Pero cuando menos te lo esperas la descubres dentro de ti.

 

    Es como un torrente de paz que invade tus venas. De pronto te das cuenta de que te has liberado de las ataduras, pocas o muchas, grandes y fuertes o pequeñas y débiles; que importa: si te impiden volar son nefastas. Empiezas a descubrir que el secreto está en amar, no en ser amado; en perdonar, no en ser perdonado; en olvidarte del pasado, dejar el futuro en las manos de Dios y vivir intensamente el presente, como si se tratara de la última hora de tu vida. En ese momento te ocupas, no te preocupas, de la prima de riesgo, las agencias que examinan nuestra economía, los políticos, los sindicatos, los manipuladores del evangelio y los que reparten mala leche en general.

 

   Entonces disfrutas de cada momento y la felicidad sale a tu encuentro. Las cosas cuadran, las verdades surgen, lo mejor de tu ser se pone de manifiesto y empiezas a notar la “joie de vivre”, la alegría de vivir y de haber vivido, de dar lo mejor de ti a los demás… y comienzas a volar.

 

   No se si este estado -así debe de ser el nirvana- es pasajero. No me importa, lo interesante es vivirlo. Así se vivela Navidad… no se pasan las fiestas. Disfrutadlas. Os confieso un secreto. Me he convertido en un disfrutón. Termino diciendo con libertad ¡Que Dios os bendiga!

A dos velas

11 f, 11

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

                     

Málaga 12 de diciembre de 2011

                        

                         m.montescleries@telefonica.net

 

 

 

    Este año toca meterse con la iluminación navideña con que nos han obsequiado los munícipes malacitanos. Al parecer la cifra invertida supera las posibilidades económicas de las maltrechas arcas malagueñas. Me he permitido hacer una rápida división de los 850.000 euros de gasto entre los aproximadamente 600.000 habitantes de la ciudad. Nos da un gasto per capita de 1´41 euros.

 

   Me da la impresión de que, visto desde esta óptica, no es un gasto excesivo y que podemos asumir. El resultado obtenido: belleza de la ciudad, alegría de sus habitantes e inyección de moral para tantas tristezas provocadas por la situación económica y de paro de los malagueños. Creo firmemente que si se efectuara un referéndum a este efecto ganaría de calle la opción a favor de la iluminación navideña. También me remito a la iluminación en tiempos de Carnaval o de Feria de Agosto y a tantos gastos similares. Ninguno de ellos es imprescindible, pero estimo que son necesarios.

 

   Aunque no me gusta el recurso al “tú más”, en este caso me gustaría que los detractores de la iluminación navideña echaran un vistazo al Boletín Oficial del Estado de 23-11-11; entre sus decretos, recibe una subvención de 1.019.920 euros la fundación FAES: (PP) por los siguientes conceptos: Promoción de la libertad en los países de desarrollo, fortalecimiento de los partidos políticos de los países en desarrollo, promoción de reformas políticas en los países en desarrollo, divulgación de los valores de la cooperación internacional en los países donantes ¿?.

 

    Por otro lado se subvenciona a la fundación IDEAS para el progreso (PSOE) con 974.820 euros para: Promoción de actividades de formación, consolidación y difusión del sistema democrático en Cabo Verde, Túnez, Palestina, Guinea Ecuatorial, Uruguay, Chile, Colombia, República Dominicana, Argentina y Chile; jornadas encuentros y seminarios ¿? En África, en el Cono Sur, enla Cuencadel Caribe y en Argentina. En total contando también las subvenciones a UPyD, BNG, ERC, PSC y CDC, 2.200.000 euros del ala. Esto si que son luces, antorchas y luminarias.

 

   Que no nos dejen a dos velas. En comparación, las luces de Málaga son una BUENA NOTICIA.

ADN

9 f, 11

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

                     

Málaga 9 de diciembre de 2011

                        

                         m.montescleries@telefonica.net

 

  

    Dios me libre de creerme teólogo ni nada por el estilo. Sí quiero decirles que llevo toda mi vida debatiéndome entre los dogmas cristianos y católicos, luchando con la duda razonable que tan solo  es asumible desde la fe, entendiendo esta como: capacidad de aceptar las dudas.

     Desde mi ignorancia reconocida y desde el respeto a todas las opiniones, quiere manifestarles lo que entiendo por pecado original (un concepto  cuya denominación me parece inadecuada). Para mí, el ser humano tuvo una oportunidad, cuando fue iluminado como tal, de tomar una opción por la felicidad y la buena leche. Tomo la opción de la bipolaridad: amor y odio. Buena y mala leche. Pescó la enfermedad y no las largo a sus herederos en el ADN. Y así estamos.

     Los padres cristianos que hemos aceptados que somos portadores de la enfermedad (mala leche), que algunos han superado y otros hemos desarrollado, creemos que hay un tratamiento que consiste en seguir el estilo de vida de Jesús. Ese tratamiento lo expenden enla Iglesiade Cristo (y en otros muchos sitios) en dosis llamadas Sacramentos. La primera es el Bautismo; las demás se suministran a lo largo de las distintas etapas de nuestra vida. Sabemos que hay pésimos médicos y enfermeros, pera la medicina es buena y eficaz. Depende de cómo la asimilemos. Hay quien necesita dosis más altas y más frecuentes y, a pesar de todo, la mala lecha aflora a la primera. Pero que conste: el sacrificio del Nazareno compensa la mala leche de la humanidad. La mía la primera.

    Supongo que el Papa Pío IX el 8 de diciembre de 1854, en su bula Ineffabilis Deus, recogió el pensamiento de cuantos creemos que María, la que parió a Jesús, no tenía la mala leche en su ADN, no se por qué, pero lo acepto, y así lo hizo saber a la humanidad.

    De todas formas, y a nivel personal, creo que podemos convivir perfectamente con nuestro ADN, la enfermedad de la mala leche, normalmente, se desarrolla por contagio. Este se produce cuando contaminamos a esos niños limpios, inocentes y maravillosos con nuestro mal ejemplo y el de la sociedad.

 

   El concepto pecado original, en mi modesta opinión, está muy mal escogido. La Rae recoge tres conceptos de pecado: 1º Transgresión voluntaria de preceptos religiosos. 2º Cosa que se aparta de lo recto y justo, o que falta a lo que es debido y 3º. Exceso o defecto en cualquier línea. Quizás se puede meter con calzador en la tercera acepción. Lo de original si está bien; dicela Academia: Perteneciente o relativo al origen. Nos viene dado por nuestros ancestros.

 

   Perdonen mi atrevimiento al manifestarles mi opinión al respecto. Pero estoy en una edad en que me apetece manifestar mis ideas a quien las quiera compartir o rebatir.

 

MERCA-NO-DONA

4 f, 11

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

                     

Málaga 5 de diciembre de 2011

                        

                         m.montescleries@telefonica.net

 

 

  

    Este título se corresponde con la negativa a la donación de sus excedentes, manifestada por una cadena de establecimientos dedicada a la alimentación, que se encuentra ampliamente implantada a lo largo y ancho de las españas. Esta empresa ha sabido captar el gusto de los consumidores, por lo que ha conseguido ocupar un papel preponderante en medio de las grandes superficies multinacionales del tipo americano. Su éxito, se basa en un contacto permanente entre los vendedores y los usuarios, sus productos de marca blanca y la cercanía al hogar de los clientes, sustituyendo y mejorando a la antigua tienda de comestibles del barrio.

 

     Los espabilados creadores de este imperio de la alimentación, tratan con gran deferencia a sus trabajadores, son modélicos en lo referente a la implantación de contratos fijos desde el principio, cierre todos los domingos y festivos y bastantes promociones internas. Todo eso forma parte de la buena noticia de hoy. Confieso que soy un cliente adicto a estas empresas. Pero… ahora viene el pero.

 

    Los bancos de alimentos españoles y otras instituciones de captación de alimentos, están consiguiendo, tras innumerables visitas y encuentros a todos los niveles, que gran parte de las empresas alimentarias cedan sus excedentes, o aquellas mercancías cuya fecha de caducidad está próxima, a dichas entidades; estas, a su vez, los hacen llegar a las familias necesitadas a través de las entidades de reparto. Muchas de ellas ya lo están haciendo. Diariamente, se recorren los almacenes de estos establecimientos  y se recogen alimentos de difícil venta por la proximidad de su fecha de caducidad (consumir preferentemente antes de…),  que se reparten y consumen inmediatamente.

 

      La cadena MERCADONA, la de mayor implantación y expansión de España, mantiene la política de destruir la mercancía que no pueden vender por roturas o por su próxima caducidad. Se ha intentado por todos los medios llegar a un acuerdo con ellos para reciclar dichos alimentos. La respuesta siempre ha sido negativa. Me costa que la familia que rige esta empresa está concienciada en la justicia social. Pero este tema no lo tienen nada claro.

 

     Estamos en tiempos difíciles donde todos tenemos que meter el hombro. Sabemos que Mercadona también lo hace. Pero en este sentido podían ser un poco más flexibles. Sugiero que transmitamos, desde las redes sociales o desde donde sea, nuestra petición a los señores de Mercadona de que busquen la fórmula adecuada para reciclar estos alimentos sin que signifique perjuicios para la empresa, y, con ello, aliviar la situación de hambre que desgraciadamente están sufriendo muchas familias españolas.

 

   Sería una BUENA NOTICIA para todos.