Espectadores y actores

4 f, 12

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

 

“Espectadores y actores”  4-3-12

 

       Los integrantes del “segmento de plata” –aquellas personas que se han liberado de una actividad laboral estable y continuada, pero con una capacidad intelectual y de trabajo suficiente- somos, por suerte o por desgracia, el grueso de los católicos practicantes, es decir, aquellos que asistimos con regularidad a las prácticas religiosas y no nos recatamos de manifestar nuestra fe a quién nos lo quiere preguntar.

 

    Los templos y las comunidades, movimientos y asociaciones religiosas –salvo en el tema de las cofradías, que llevan otro ritmo y otra idiosincrasia- se nutren, en su mayoría, de los mayores. El problema surge cuando no se nos explica, no entendemos o no queremos entender el papel de los seglares enla Iglesia.Loscreyentes, jóvenes y mayores, por regla general, asumen el papel de espectadores enla Comunidady no el de actores.

 

   Los mayores de lo que más podemos presumir es de tener tiempo libre. –Sí- le contesto antes de que me lo diga -tenemos que recoger los nietos, hacer chapuzas, ir a la compra…-. Pero aún nos queda tiempo para dedicarlo a los demás. En nuestra comunidad podemos recibir a los despistados, orientar a los que saben menos que nosotros, enseñar a los niños, los catecúmenos o los que no han tenido acceso a la cultura, visitar a los enfermos. En una palabra vivir.

 

   Tenemos que abandonar nuestra actitud de espectadores y pasar a ser actores en nuestra Iglesia. Las celebraciones no son un espectáculo; se trata de una Celebración Comunitaria. En las comunidades cristianas todos tienen algo que aportar. Cada día, desgraciadamente, hay menos presbíteros y los seglares tenemos que asumir nuestro papel en la Iglesia. Una vez escuche decir a D. Fernando Sebastián que el siglo XXI es el siglo de los seglares. Que tenemos que cambiar de actitud y dar la talla. La Iglesia, como los templos, deberá construirse en círculo. Cristo en medio y el resto alrededor, unidos y mirando en la misma dirección. No todo el mundo sirve para todo… pero todo el mundo sirve para algo. Tenemos que ser coprotagonistas de la maravillosa tarea de evangelizar el mundo. Los mayores principalmente; nos queda menos tiempo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: