El otro altar

31 f, 13

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

El segundo altar   31-1-13

Hace un año que inicié mis reflexiones como creyente que pertenece al “segmento de plata” y, al mismo tiempo, observa la realidad que nos rodea. Me siento completamente satisfecho de lo realizado. porque ha servido para pararse y pensar, en primer lugar, a mí mismo y en segundo lugar y mucho más importante a los lectores de estos humildes comentarios.

 

El pasado fin de semana he vuelto a Getafe en aras de echar una mano a mi hijo en su ampliación de domicilio. Mi trabajo ha sido en concepto de acompañante de mi “sufridora” y como observador y notario de la actualidad.

 

Getafe es una ciudad de aluvión, llena de un conglomerado de nacionalidades que conviven en paz y armonía. En la parroquia de mis familiares -San Rafael-, siempre encuentro algo que me sorprende. Además de las 15 banderas de los países a los que pertenecen los feligreses, este año me he encontrado un segundo altar. En ambos se ofrecen los sacrificios; en uno, por medio de la Eucaristía; en el otro, por medio de bolsas de alimentos.

 

No me sorprendió la homilía. Se hablo de alegría y compartir. Se recordó la importancia de ambos altares y se transmitió fuerza y esperanza para enfrentarse a la vida durante la próxima semana. Lo que me sorprendió fue la actitud de todos. Común-unión a porrillo. Fusión de nacionalidades, situaciones económicas y personales y, sobre todo paz. Mucha paz. Están preocupados por una sola cosa: la visita pastoral del Obispo. A lo mejor le faltan algunos papeles, pero les sobra corazón. Que Dios les bendiga. Perdón, estoy seguro que Dios les bendice.

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

Málaga, 28 de Enero de 2013

 

“JOPUTAS” ORIENTALES

 

Siempre hemos oído hablar de los orientales como defensores de los mayores. La imagen idílica del ancianito, adorado por su familia, instalado en el mejor lugar de la casa y transmitiendo su ciencia milenaria a sus descendientes, ha sido destruida en un momento por la intervención del ministro de finanzas nipón Taro Aso. El tal individuo, ha demostrado que su cerebro “TAROto”. Su teoría se recoge en las siguientes frases literales –dichas en japonés, claro-: “Debemos dejar que se den prisa y mueran, para aliviar así el gasto que soporta el estado en sus tratamientos”. Decididamente… un “joputa”. A todo esto, el tipo tiene cinco años más que yo.

 

Según recoge el portal Te interesa.es: “Japón es el país que más respeto y veneración tiene por sus ancianos. De hecho cuenta con un día festivo, denominado Día del Respeto a los adultos mayores (Keirō No Hi). Ese día se pretende honrar a los ancianos japoneses y sensibilizar a la población sobre todo a los más jóvenes sobre la importancia de la experiencia de estas personas, que han servido a la sociedad durante muchos años. Desde el año de 1966, esta festividad se venía celebrando el 15 de septiembre pero, desde el año 2003, se festeja el tercer lunes de septiembre”. El ministro… ni caso.

 

La buena noticia de hoy nos la dan esos mayores héroes anónimos que están dando el callo en su casa, cuidando nietos, repartiendo sus pensiones, investigando y creando. Solo hay que ver los portales de Internet para los mayores, las creaciones artísticas de todo tipo y los servicios de voluntariado que, en su mayor parte, son realizados por personas que viven el júbilo de la jubilación y lo han aplicado para servir a los demás.

 

Que le vayan dando al japonés cabrito: Taro Aso. Su madre habrá sido muy santa y muy buena pero él es un “Joputa”.

 

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries
La unidad entre los creyentes 24-1-13

Se celebra estos días la “Semana de oración por la unidad de las Iglesias”. Me parece extraordinario que se dedique un buen espacio de tiempo a rezar a fin de que todos los que tenemos sentido de la trascendencia y contamos con un Ser Supremo tengamos un lugar de encuentro y de unidad.

Como decía el Santo tenemos que seguir su mandato: Ora et labora”. No nos podemos quedar en un encuentro casi protocolario una vez al año. Hemos de salir de nuestros enroques y nuestras verdades, muchas veces culturales y geográficas y buscar entre todos la VERDAD.

Aunque nos parezca mentira el ejemplo nos llega de la maltrecha Israel; cuatro parejas de mellizos nacen el mismo día en el mismo hospital de Nahariya. Lo curioso del caso es que cada uno pertenece a una de las cuatro religiones que imperan en la zona; judíos, cristianos, musulmanes y drusos. Lo excepcional del mismo es que conviven en libertad los padres y algún día esperamos que lo hagan los hijos.

Un extraordinario ejemplo de comprensión y aceptación. El mundo entero debe tomar nota. Todos los niños lloran igual; la buena o mala leche nace de la que les transmitan los padres.

Podéis ver foto en http://www.antena3.com/clipping/2013/01/20/00193/30.jpg

 

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES
m.montescleries@telefonica.net
Málaga, 21 de Enero de 2013

SANIDAD Y SANITARIOS

El atender y curar a los enfermos, además de una obra de misericordia, es una de las facultades más importante que gozamos los seres humanos. Cuando a esa facultad se une la vocación, nos encontramos con la profesión más hermosa y reconfortante que se puede ejercer.

Corren malos tiempos para el personal sanitario: recortes, despidos, huelgas, etc. les ponen en primer plano de la información, con el consiguiente debate popular que no siempre les deja en buen lugar. Los excesos cometidos en tiempos pasados por algunos, los menos, de los componentes de este colectivo, han tenido como consecuencia su situación en el ojo del huracán de los recortes presupuestarios, mientras cada día salen a la luz los despilfarros y robos descarados de políticos de todo el arco parlamentario.

Mi buena noticia de hoy me la transmite una emigrante venezolana que entrevistaba días pasados en mi programa televisivo “Intégrate”. Esta mujer, analista de laboratorio en Venezuela, desposada con un español que emigró a ese país en su infancia, con un prospero negocio en Caracas, deciden venirse a España porque tienen una hija con una de esas enfermedades raras que están por estudiar. Después de recorrer varias provincias, aterrizan en Málaga donde un grupo de médicos del Hospital Materno Infantil de esta ciudad, se pone a la tarea de investigar la enfermedad, de paliarla y de darle a la pequeña enferma una excelente calidad de vida. Me decía la madre que, además de curar a su hija, los trabajos realizados en este hospital servían de referencia para curar a otros niños con el mismo padecimiento. Ole por esos galenos que confían en su capacidad y las posibilidades infinitas de la medicina moderna.

Por otra parte, leo una carta al director en un periódico local del padre de un niño enfermo que tratan en oncología pediátrica. Estaba tan agradecido del trato y el cariño que ponían en los pequeños pacientes y sus padres que, dentro de su problema, estaban encantados con todos ellos.

Un servidor, que vengo de una medicina de aceite de ricino y aspirinas, de vacunas compradas por los padres e inyectadas por el “practicante de la familia”; que no he tenido acceso a la medicina pública, en su calidad de autónomo, hasta los años 80-90, disfruta en la actualidad de una sanidad mejorable pero muy digna, moderna y preparada, con unos profesionales extraordinarios que, con deshonrosas excepciones, te atienden con cariño y eficiencia.

Creo que tenemos que apoyarlos con nuestra ayuda y comprensión. Como decía un amigo mío, viejo médico de familia: de medicina nadie sabe casi nada, pero si alguien sabe algo, son los médicos. Si además ponen en juego su humanidad, el resultado es esplendido. Tenemos que apoyarlos.

UNA VIDA

16 f, 13

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries
UNA VIDA 17-1-13

Ayer asistí a un acto entrañable. Se trataba de homenajear a una madre coraje que, encima, toma la opción por el Evangelio de Jesús. Para ser madre coraje no es preciso tener un hij@ preso político, ni metido en la droga, ni perseguido o acosado. Para ser madre coraje tan solo es necesario cumplir con las dificultades diarias con las que conviven madres, esposas, hijas, profesionales y familiares. Todas estas circunstancias juntas o una a una.

Se trataba de una maestra, jubilada, con los achaques propios de la edad y una vida plena recorrida con dignidad, mejor dicho, con buena nota. Hasta aquí lo corriente. Lo extraordinario surge cuando además se preocupa de dar testimonio de su fe en Jesús. Esto le lleva a una vida de evangelizadora en el frente más complicado: la primera evangelización y la nueva evangelización. Hablándole a las personas de Dios, después de haber hablado a Dios de las personas. Doy fe de ello porque he convivido y colaborado en esa labor a lo largo de más de treinta años. Ella me ha enseñado que el amor es lo único que más se acrecienta mientras más se reparte y se predica con el ejemplo.

Ayer pensaba que, detrás de una gran mujer siempre hay un hombre que la motiva, que no le permite bajar la guardia. Sucede que los matrimonios funcionan cuando, en una especie de teoría de los vasos comunicantes, en el momento que la fuerza de uno decae, se reaviva la del otro y viceversa. Este es el caso de Chelo y José Luís, a los que reconocíamos su entrega y defensa de la Verdad a lo largo de toda una vida.

Me parece estupendo que se efectúen los homenajes en vida. Cuando uno está fresco y con la capacidad suficiente para entenderlos y agradecerlos. Precioso el acto, preciosa su motivación. Preciosa Chelo. Dios la ha bendecido a lo largo de su vida. (Asocio la palabra bendecir con bien decir). Ella es una de los privilegiados que está siempre en sintonía con Él. Una vida a imitar.

Manifiesto

13 f, 13

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES
m.montescleries@telefonica.net
Málaga, 14 de Enero de 2013

MANIFIESTO

Las reacciones del pueblo son imprevisibles. Permanecemos impasibles ante la noticia contrastada de que un tercio de la población española en condiciones de trabajar se encuentra en el paro, mientras somos capaces de montar un pitote para reivindicar un lugar en la competición futbolística europea.

Solo en dos ocasiones, la primera cuando solicitamos el UHF para Málaga, allá por el año de la polca –como comentaba en un artículo anterior- con motivo de unos mundiales de fútbol, y ahora, que a consecuencia de la sanción al equipo malaguista, se ha puesto de acuerdo una multitud de malagueños con nombres y DNI. En este caso, más de 50.000 firmas se han adherido al manifiesto reivindicatorio de nuestros derechos restringidos por falta de atención a las obligaciones de pago del club.

Parto de la base de que la petición popular es siempre digna de encomio y de agradecimiento. Esta es, por sí misma, la buena noticia de hoy. De hecho me he adherido al manifiesto al considerarlo completamente justo. Pero esta situación me ha hecho pensar en la capacidad, casi siempre desaprovechada por la opinión pública, de hacerse presente de una forma firme y determinante, en los momentos complicados y de difícil solución. Como ejemplo puedo indicarles que jamás se ha hecho en Málaga una recogida tan cuantiosa como la que se ha realizado este año para el Banco de Alimentos en el año de peor situación económica de los últimos tiempos.

Me gustaría que consideráramos, aquellos que, aunque con dificultades, llegamos a fin de mes, que tenemos la posibilidad de salir al paso colectívamente de las situaciones de penuria, desalojos y abandono de esa tercera parte de la población española que los padece. Los “pescaitos fritos” tenemos que hacer presente nuestro número y capacidad de influir en la sociedad por medio de las nuevas vías que se van abriendo para todos. Tenemos que estar atentos a todo tipo de reivindicaciones surgidas y difundidas por las redes sociales. Estas nos permiten estar presentes y operantes, en tiempo real, en cuantas situaciones injustas se produzcan. Estoy de acuerdo con el manifiesto por el Málaga, pero creo que estos 50.000 firmantes tenemos que ser protagonistas de otras reivindicaciones bastante más fundamentales. El secreto esta en la y. En una y en otras.

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES
m.montescleries@telefonica.net
Málaga, 7 DE Enero de 2013

LOS REYES –CON PERDÓN- HAN VENIDO

No es un año especialmente propicio para hablar de Reyes. Hoy me refiero a los Reyes Magos de Oriente (de Isla Cristina). De los otros… mejor no hablar, después del añito 2012 que nos han dado y que le hemos dado entre todos. La gente está tan mosqueada que acabo de conocer a través de la radio que un republicano –de los de toda la vida, aunque ha estado en el Frente de Juventudes- ha incitado a sus nietos a escribir la carta a D. Manuel Azaña.

Una vez más la ilusión ha hecho madrugar a grandes y pequeños para recoger ese regalo envuelto apresuradamente por unos Reyes Magos que han estado toda la noche recorriendo el mundo. A mí, personalmente, me han traído cuanto les he pedido. Un año de vida, que cada vez valoro más; una familia tremenda, -más de cincuenta a comer el día 1-, un montón de amigos y, sobre todo, ganas de seguir transmitiendo buenas noticias.

La Buena noticia de hoy, se basa en que, pese a quien pese, aunque solo sea por un día, todos somos niños llenos de ilusión. Nos olvidamos de la prima de riesgo, los recortes y la Merkel. Volvemos a ver a los seres queridos que se fueron disfrutando de nuestra alegría al encontrarnos con el Fort Apache, la colección de libros Pulga, las novelas de Salgari, o aquél motorista de lata con una cuerda, que saltaba a la primera, y unos ojos que jamás coincidían en su dirección por la pestaña que les unía.
Cada año comprendía que el tren eléctrico, la caja grande de juegos reunidos o la bicicleta de cadete, no cabían en el saco que llegaba a mi casa. Curiosamente la habían dejado en las casas más grandes. Pero jamás cambiaré nada por aquél borrico de cartón, con dos cantaras en un cerón, que estuve arrastrando por el pasillo hasta que murió de viejo. Ni aquel extra del Pulgarcito comprado con los últimos ahorros de los Reyes.

Sigo disfrutando de esa fiesta que ha acompañado toda mi vida, primero como niño; después, como padre; un par de veces como paje de los Reyes y ahora como abuelo. Sigo añorando los puestecillos de la plaza de la Constitución o las calles Compañía y Cisneros y los roscones de reyes callejeros, casi petreos, y sin relleno. Pero sigo creyendo fervientemente en los Reyes Magos del Oriente de Lepe.

He escrito este artículo entre lágrimas, mientras pienso en esa familia que ha sufrido la gran tragedia de perder un niño en plena cabalgata. Algún nieto mío andaba por allí cerca. Hay cosas de Dios que no las entiendo.
Lee el resto de esta entrada »

Manifestarse

2 f, 13

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries
MANIFESTARSE 2-1-13

El pasado año 2012 ha sido un período marcado especialmente por todo tipo de manifestaciones. La manifestación popular es una forma de presentar reivindicaciones, filias y fobias, frustraciones y deseos con la condición imprescindible de escudarse en la masa. Me parece una decisión justa y conveniente, aunque a mí casi siempre me dan miedo. Un grupo de personas manifestándose pacíficamente se puede transformar en un tropel o una encerrona trágica como hemos podido comprobar en muchas ocasiones.

Mi tendencia es, sobre todo, dada mi provecta edad, a manifestarme individualmente. Lo suelo hacer en privado, en pequeños grupos y, a calzón quitado, en los medios de comunicación. Todo ello en contra de la opinión de mi madre que siempre me decía “niño, no te signifiques… ni te apuntes en listas”. Reminiscencias de otros tiempos que sufrieron nuestros mayores.

A los cristianos nos cuesta mucho trabajo manifestarnos como tales. Especialmente a los católicos. Hoy “no viste” ser creyente y practicar un estilo de vida conforme a nuestras creencias. Se empezó por reconocerse como creyentes “light”. Se pasó por el “no soy practicante” (no confundir con ATS) y se ha acabado por proclamar con orgullo y un cierto aire de superioridad el ateismo o el agnosticismo militantes.

Especialmente en las tertulias radiofónicas o televisivas, los participantes, casi siempre antes o después de defender una tesis doctoral sobre lo divino y lo humano –especialmente lo divino-, se manifiestan, en su mayoría agnósticos. Un recurso que les aparta de Dios, pero que les preserva de negar la evidencia de un ser superior que, por otra parte, se les manifiesta a las sencillos y humildes de corazón y de inteligencia.

Siempre me quedo esperando a alguien, que seguro que lo hay, que defienda su cristianismo militante, su catolicismo lleno de defectos y de virtudes y su Iglesia de Cristo, casta y meretriz. En la posguerra presumíamos de catolicismo y ahora nos da vergüenza reconocerlo.

Espero que en el 2013 demos la cara. Con nuestra palabra y nuestro testimonio de vida. Esto nos hará más libres y más felices. Nos mirarán como bichos raros. Pero eso es lo que somos: unos maravillosos bichos raros. Tenemos que manifestarnos, pero uno a uno.