“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries
m.montescleries@telefonica.net

Comunicación positiva 28-2-13

Soy un ferviente admirador de la comunicación y sus medios. Tanto que he dedicado los últimos años de mi vida a profundizar en el tema y buscarle sus partes positivas, que son casi todas. De esta tarea se desprenden una serie de artículos, que superan el número de 400, que he ido publicando desde el año 2004 con el título genérico de “la buena noticia”.

Cada día más, se extiende más el fenómeno que se conoce como sinergia: La RAE lo define como: “Acción de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales”.
A lo largo de la pasada semana hemos tenido oportunidad de comprobar la verdad que encierra esta definición y los efectos positivos que produce su aplicación. El grupo informativo de Onda cero, La Sexta y Antena 3 han realizado una campaña acertadísima para paliar el efecto de los desahucios en nuestra desafortunada España a través de una colaboración con la Cruz Roja. El resultado: una recaudación de más de un millón de euros y una llamada de atención al pueblo español sobre la serie de injusticias y atropellos que se están cometiendo en España basados en una ley arbitraria que defiende a los poderosos.

Como comunicador no puedo por menos que reconocer que la campaña ha cubierto con creces los propósitos que deben cumplir los comunicadores: formar, informar y entretener. Han informado exhaustivamente a través de sus medios de la realidad del problema con “docudramas” que no han caído en la demagogia; han formado a la sociedad en un ejemplo de solidaridad a seguir y han entretenido con unos programas de televisión para toda la familia en los que se han implicado todos los miembros de la “cuadra” de Antena 3, la Sexta y Onda cero, que culminaron con un especial de “Tu cara más solidaria”.

Los que intentamos seguir el evangelio y ser cada vez más solidarios debemos tomar nota de este sentido de la sinergia aplicada al común de los mortales. Uno más uno es más que dos, dos mas uno es más que tres y la comunidad bien organizada lo puede todo. Enhorabuena a los que han organizado la campaña. Han formado, nos han informado y nos han entretenido. Sin chabacanerías ni reírse de nadie. Sintiéndose y haciendo sentirnos desahuciados con esperanza.

Espetos de caña

24 f, 13

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES
m.montescleries@telefonica.net
Málaga, 25 de febrero de 2013

“ESPETOS DE CAÑA”

Alguna mente preclara de un ayuntamiento de la costa ha decidido prohibir el uso de los espetos confeccionados con tiras de caña seca. Esta forma de asar pescado ha sido utilizada desde tiempo inmemorial, hasta el punto, que creo que ya lo usaron en su día los apóstoles y seguidores de Jesucristo en las moragas del mar de Galilea. (Apreciación seudo científica que mantiene este humilde comentador. Estimo que ellos fueron los inventores de la moraga).

Esta es otra más de las decisiones peregrinas, por lo innecesarias, de algunos próceres, mientras evitan enfrentarse con los auténticos problemas cuya resolución urge. Esto les hace a veces arrepentirse de decisiones tomadas en aras de lo inmediato sin tener en cuenta lo que puede pasar en el futuro. Podemos señalar como ejemplo la desaparición del tren litoral, la creación de asilos y residencias como solución para los mayores y el euro que nos hace añorar nuestras queridas pesetas. No dejo de reconocer que el futuro nos ofrece grandes avances que nos permiten mejorar y alargar nuestra vida, aunque, por otra parte, cada día nos la hacen más inhóspita con decisiones arbitrarias. Además del progreso debemos poner en servicio el sentido común.

La buena noticia de hoy es que el ayuntamiento citado ha vuelto atrás de su acuerdo, aplicando la lógica o, siendo malpensado, buscando el volver a salir en los periódicos y presumir de tener dos ideas gloriosas: prohibir y rehabilitar.

Un servidor, que me he criado entre marengos, que he ido con ellos a coger cañas al otro lado de la vía, que he visto como las secaban al sol apoyadas en el dintel de la puerta, que les he visto cortarlas con habilidad en forma de espeto acabado en una afilada punta, atravesar con ellas la sardina -de modo que no rocen la espina-, enjuagarlas una vez y otra en un cubillo con agua de mar, y, finalmente, convertirlas en el estuche que contiene un trozo de plata comestible que nos sabe a gloria. Repito, este humilde escribidor se siente hoy muy feliz de poder acudir a “Ca er Miguelito” o a “er puente romano del Rincón” a ponerme “púo” de sardinas -las medianitas son las que me gustan a mí- y a preocuparme de las cosas importantes. Por ejemplo, a impedir que las pesquen cuando son alevines y nos dejen las costas peladas. Y a que se sigan vendiendo por chanquetes en los restaurantes de lujo de Madrid o de Sevilla. Ave “ezpeto” de caña.

Pedigrí

21 f, 13

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries
m.montescleries@telefonica.net

Pedigrí 21-2-13

Dice la Rae, que pedigrí es “la genealogía del animal”. Sin embargo se está usando mucho en el lenguaje “modelno” para clasificar a las personas. Para muchos “tener pedigrí” es una especie de limpieza de sangre que manifieste “haber sido demócrata de toda la vida”, denostar los valores de nuestros mayores, renunciar a los Sacramentos -que nos administraron “contra nuestra voluntad”- y, por supuesto haber corrido delante de los grises. Ahora estamos recuperando con motivo de la Semana Santa fotos de la prensa de la posguerra civil y solo se ven personas que presumían del pedigrí de aquella época. Es decir: la sociedad es camaleónica. Siempre recuerdo la anécdota que me contaba mi madre de aquella mujer mayor (bastante perjudicada en su audición) que le preguntaba si había que gritar “viva Azaña o viva España.

Ahora pedimos pedigrí para ser cualquier cosa. Lo último: han denegado un empleo como ¡ayudante de entrenador de un equipo de fútbol! a un individuo que ha defendido ciertas ideas políticas. Horas y horas de debate en la televisión sobre el tema y mientras el país con estos pelos.

Hay excepciones. Los premios Goya, que se aprovechan para hacer reivindicaciones de todo tipo, han distinguido este año a un malagueño. Un actor secundario, de estos de oficio, que nunca llegarán a ser VIP. Joaquín Nuñez. En una entrevista en el Diario Sur de Málaga se manifiesta católico de base, que coopera con su parroquia y que acompaña a sus hijos a la catequesis. Espero que no se lo tengan en cuenta. Son capaces de arruinarle la carrera.
Por mi parte quiero felicitarle sinceramente por su actitud y valentía como persona, como actor y como cristiano. Su pedigrí como ser humano es excelente.

Don pacontraria

17 f, 13

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES
m.montescleries@telefonica.net
Málaga, 18 de febrero de 2013

“DON PACONTRARIA”

Don “pacontraria” es un personaje de mi juventud que no se de donde saqué en su día. Se trata de un individuo cuyo lema es: “de que se trata, que me opongo”. A lo largo de mi vida he ido encontrado un montón de personas con ese perfil. En algunos casos, demasiados, no he podido callarme y he manifestado mi opinión al respecto. El interpelado, como es natural, se ha declarado en total desacuerdo con mi pensamiento y me ha mandado a esparragar, con lo que ha ratificado mi calificación de “pacontraria”.

En la actualidad es políticamente correcto “rajar” de todo lo establecido. Los valores y las costumbres deben de ser ninguneados por el solo hecho de serlo. Hablar de familia, de religión, de honradez, de verdades, etc., es considerado una antigualla y algo digno de desprecio. El ejemplo más cercano: la instauración, a bombo y platillo, de “Las contras de la Térmica”, que pretende “dar una vuelta de tuerca a fechas señaladas del calendario”. Han comenzado con San Valentín (Cartas de desamor) y pretenden continuar su tarea con “el día de la Madrastra” en lugar del día de la madre; aun no han puesto nombre al antídoto contra el día de Todos los Santos, (supongo que será el día de todos los demonios) ni al día contra la Televisión, (que será el día de la radio de galena). También ha surgido el día del “single”, que celebra el estar soltero, separado o divorciado y, sobre todo, no querer a nadie.
Mi buena noticia de hoy la he pescado en un telediario. Para profundizar en el tema me acerco al Diario de Navarra.es. De su información entresaco: “Un matrimonio salmantino, que lleva 78 años casado, celebra este miércoles el hito de que los dos cónyuges tienen 103 años, el último en cumplirlos el marido, que este miércoles está de cumpleaños. Se trata de José Pascua y Antonia Patino, una pareja de ancianos, de la localidad salmantina de Hinojosa de Duero, que en 2008 ya cumplió sus bodas de diamante. El 14 de agosto fue su 78 aniversario nupcial, el mismo día en que la esposa cumplió los 103 años. La afición de ambos llega cada noche al calor del brasero de la mesa camilla, donde, cada día juegan una partida de brisca. Para el pueblo y para la familia, es un orgullo poder tener cerca a un matrimonio así.

Para mí, este es el mejor homenaje a los mayores, el matrimonio y el amor. Y al que no le guste… lo siento por él. Les dejo dos frases que me han hecho pensar. Espero que les sirva. Por cierto, estos son otros “albertos”. No los de la gabardina.

“El silencio es la conversación de las personas que se quieren. Lo que cuenta no es lo que dice, sino lo que no es necesario decir”. (Albert Camus).

“Comienza a manifestarse la madurez cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por les demás que por nosotros” (Albert Einstein).

Errata gorda

14 f, 13

Por dificultades de transcripción he puesto en mi artículo sobre Ratzinger:  BENEDICTO XIII  cuando quise poner BENEDICTO XVI.    Los años no perdonan

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

m.montescleries@telefonica.net

 

   Hermano Ratzinger                 14-2-13

 

    Confieso que el día en que la fumata blanco avisó del nombramiento del Cardenal alemán Ratzinger como Benedicto XIII no me sentí especialmente contento. Los informes que “radio macuto” habían hecho correr nos presentaban un cardenal integrista y retrógrado. Sus antecedentes como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe nos hacían parecer, dada nuestra ignorancia supina, que se trataba de una especie de Torquemada de la época.

 

El tiempo, como en tantas otras situaciones y actitudes, ha puesto las cosas en su sitio. Ha sido un Papa inteligente en una época tan difícil como ha sido desde siempre. Ha atacado de frente, dentro de sus posibilidades -dadas las presiones que sufre en el staff vaticano-, los problemas que los cristianos de todos los estamentos ponemos para la proclamación y puesta en vigor del Evangelio: los progresismos excesivos, los conservadurismos trasnochados, las desviaciones sexuales de los clérigos, el culto al dinero y la parafernalia de algunos católicos equivocados, la tergiversación de sus escritos, etc.  En una palabra: la escasa atención y disciplina que tenemos los cristianos ante sus recomendaciones fundamentadas. Procuramos quedarnos en lo accesorio sin intentar cumplir lo esencial.

 

Pero cuando me ha terminado de convencer de la importancia de su paso por el Papado, ha sido en el momento de extrema lucidez en el que ha detectado que su aportación a la Iglesia de Jesús como continuador de la labor de Pedro había llegado a su fin, dejando paso a un Papa más joven y con más fuerza. Ha demostrado su inteligencia en el momento que ha escuchado la respuesta a su constante oración en búsqueda de la Verdad y ha desmontado la tradición gerontocrática de la Iglesia, actitud muy digna de imitar en todos los estamentos eclesiales.

 

Ya hace años que procuro pasar a segundo plano en todas mis actividades, pero, a veces, nos puede la creencia que la eficacia está en consonancia con la experiencia y el saber. Este error lo han desmontado el Papa y algunos Obispos. Demos paso a las ideas nuevas, pero sin olvidar que pertenecemos al “segmento de plata”.

No somos de oro, pero desde la segunda fila hacemos “el avio”.

Decía el filósofo alemán  Albert Schweitzer: “El ejemplo no es la cosa más importante que influye sobre otros. Es la única cosa”. El hermano Ratzinger nos ha dado un extraordinario ejemplo de humildad y saber hacer. Un  gran ejemplo a seguir.

 

Dialogar

10 f, 13

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

Málaga, 11 de febrero de 2013

 

“DIALOGAR”

 

Algún amigo sabio, de los muchos que tengo, me expresó de forma muy gráfica lo que la mayoría de los mortales consideramos “dialogar”. Se trata de la circunstancia que se produce en el encuentro de dos o más personas que se reúnen para comentar algún tema y aclarar el mismo. El proceso que se sigue, consiste en que el más lanzado toma la palabra y larga su discurso. El resto de los contertulios aprovechan –oyendo, pero sin escuchar- el espacio que ocupa el que se encuentra en posesión de la palabra para preparar su propio “rollo”. En el momento en que respira el parlante, el siguiente más intrépido, aprovecha para meter –aunque sea de calzo- su opinión. Él interlocutor, -o los interlocutores-, siguen oyendo sin escuchar y terminan el encuentro sin aclarar nada. Es decir: el dialogo se deriva en una “contraposición de monólogos”.

 

A lo largo de los años y después de muchas llamadas de atención y cursos de “escucha activa”, estoy aprendiendo a dialogar, con el desacuerdo de algunos que me acusan de que “me amorro” y hablo poco. Sucede, que lo que voy a decir ya me lo sé. Lo que dicen los demás, me puede aportar mucho.

 

La “buena noticia de hoy” me la transmite una experiencia que llevo viviendo desde hace más de un año. Un grupo de personas con interés en “ser más” –no en tener más-, nos reunimos los domingos durante una hora después de asistir a la Eucaristía. Perfiles distintos, edades distintas y pensamientos distintos. Lo único común es el deseo de ser felices y hacer felices a los que nos rodean. Casi siempre sin conseguirlo. Pero vamos mejorando. Sin prisa, pero sin pausa. A lo largo del tiempo, hemos conseguido entendernos y aceptarnos. Hemos creado un foro en el que se puede ser sincero y encontrar a alguien que te oiga sin juzgarte y te anime desde la escucha activa y la comprensión.

 

Parece mentira, pero seis o siete personas estamos esperando el domingo con el deseo de compartir nuestros sentimientos y nuestros deseos con alguien que te puede ayudar en tus propósitos. No se lo creerán, pero no hablamos de fútbol, de dinero, ni de Sálvame. Y, curiosamente la hora se nos hace corta. Les recomiendo que dialoguen. Es muy sano.

Sembrar

7 f, 13

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

Sembrar                                  7-2-2013

Me ha costado trabajo entender que lo importante es sembrar. Lo de cosechar o recoger, te llegará a ti o quedará en la oscuridad del tiempo y del silencio.

 

Esta reflexión ha llegado a mi mente inspirada por un encuentro casual esta mañana. Como tantas otras veces, se te acerca alguien que te saluda muy afectuosamente, sin que consigas descubrir de quién se trata. Afortunadamente, vas intuyendo con quién te has encontrado y consigues que se haga la luz. En este caso, se trata de un alcohólico ex-propietario de un afamado bar. En la actualidad se dedica a vender cupones de los minusválidos y es feliz.

 

Le conocí en un Cursillo de Cristiandad. En aquella ocasión, entre el grupo que acompañábamos a los neófitos se encontraba un personaje, desgraciadamente fallecido, que captaba a los alcohólicos al vuelo: Miguelito el cariñoso”. Comenzó a hablarle de su necesidad de salir de esta enfermedad y, desde su prepotencia, nuestro personaje de hoy, desechó sus consejos.

 

Como es natural, amén de obviar el consejo principal, aceptó otros que no son menos importantes; confiar en el Evangelio e intentar seguir sus consejos. Finalmente, después de una separación, una ruina económica y “estar a cinco minutos de encontrarse en la calle” (sic), nuestro amigo recordó aquellos sentimientos positivos que le habíamos proporcionado en aquél “encuentro para la búsqueda de la felicidad”. Hoy, gracias a Dios, es feliz. Trabaja con sus cupones, con los alcohólicos –desde alcohólicos anónimos- y procura transmitir la siembra que recibió.

 

Casi siempre pretendemos aquello de “melón y tajada en mano”. Tenemos que tener paciencia en la medida que Dios y los que nos quieren tienen con nosotros. La cosecha la recogerá el que recibe la simiente. Algunas veces nos enteraremos, pero casi siempre… no. Pero lo intuimos. Nada queda baldío.

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

Málaga, 4 de febrero de 2013

 

“UNA TELEVISIÓN DISTINTA”

 

Hasta a los más recalcitrantes les llega un momento en que se aburren de tantos cuernos sueltos –pese a que los programas taurinos están vetados-, “frikis” reciclados como pseudo-periodistas, tertulianos poseedores de la verdad absoluta, series con familias televisivas imposibles y “reality-shows” con protagonistas impresentables.

 

Por eso me atrevo a recomendar un canal modesto –con sus luces y sus sombras- pero que siempre permite que veamos la televisión todos los miembros de la familia –mayores y pequeños-, sin necesidad de cambiar el canal, o ver con sonrojo como ponen escenas o mantienen diálogos violentos, pornográficos e innecesarios que no benefician en nada a los espectadores.

 

Se trata del canal 13 TV. Emite unas tertulias bastante documentadas, unas películas antiguas extraordinarias y una programación digna en general. Además, no se esconde de su filiación católica y retransmite las celebraciones litúrgicas de cada momento.

 

El programa que me ha impelido a redactar este artículo es “Misioneros por el mundo”. Un programa que se emite los jueves a las 22 horas. Presenta las actividades de la Iglesia más activa en la ayuda de todo tipo a los países más desfavorecidos. Plantea una ausencia de ñoñería y de cristianismo rancio y la presencia de unos creyentes comprometidos –consagrados y seglares-, que transmiten la alegría de vivir el Evangelio.

 

Enhorabuena a los que se mueven a contracorriente de lo políticamente correcto o lo que da audiencia. Que aprendamos los demás.