“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

m.montescleries@telefonica.net

 

“Las bestias de YAVEH”

                30 DE MAYO DE 2013

 

Con este mote o apelativo cariñoso designábamos, los recién arribados del Cursillo, ilusionados con la vivencia de lo fundamental cristiano, a una serie de hombres y mujeres que nos precedieron en el seguimiento del Evangelio de Jesús y que formaban la avanzadilla de los Cursillos de Cristiandad en los años 70. Era unos tipos formidables, sin ningún tipo de respeto humano. Con una valentía rayana en la temeridad, crearon un nuevo mundo de atención a los pobres, de visitas a los enfermos, de predicación de la palabra allá donde se encontraran y de un sentido nuevo en la participación de los seglares en la liturgia.

 

El canto del “De colores”, significaba un banderín de enganche para complicarse la vida. Me enseñaron a rezar fuerte y sin pudor y a visitar la sala de los enfermos “especiales” de los hospitales. En mi encuentro con “las bestias”, apenas había pasado una semana estaba visitando a una leprosa, jugando al dominó con los tuberculosos, entrando a la cárcel de mujeres, disfrazado de rey mago, y comencé a dar mi sangre a borbotones junto a mi amigo Manolo Marfil (los AB positivos).

 

La mayoría de ellos ya están con el padre: Elisa Escobar, Marisa Téllez, Pili Segura, Encarna Ramos y tantas otras “fieras”. Antonio Checa, Pepe Jiménez, Juan Carnero, José Luís Mota, Juan “Petesa”, José María Blanco, Benito Mingorance, Carlos Linares, “el Divino”, etc. Un grupo de hombres que eran comandados por curas como “el señorito”: D. Ángel Rodríguez Vega; el “Cura Paco, Cartajima”; “el legionario: D. Antonio Ramírez;  de Estepona; Diego Gil, Antonio Gómez, el padre Gámez, Alfonso Arjona, todos ellos vivos, gracias a Dios, etc.

Hoy me quiero referir a dos “Tupamaros”; grupo al que fui incorporado con 25 años. Juan Sintas; felizmente vivo y en el reposo del guerrero y Cesar Fermín, que ha pasado al Padre recientemente.  Juan creó la cooperativa “Virgen del Cobre”, que no supieron aprovechar los “cales” del corralón de Martínez Maldonado, e hizo florecer el Voluntariado de Prisiones. Cesar Fermín era un auténtico loco de amor por los demás. No se si era arquitecto o aparejador. Se que hacía obras. Las de los templos, sin planos ni papeles. Sin dinero ni permisos. Así se construyó la Parroquia de Santo Tomás de Aquino. Con una caballete de hierro de aquí y unos ladrillos de allá. Supongo que las “irregularidades administrativas” ya habrán prescrito. Teníamos menos papeles que la “fragoneta de un hippie”. Cesar me enseñó a rezar el “rosario guerrillero” que sigo masticando y transmitiendo a quien lo quiera aprender y a no tener miedo nada más que a mí mismo.

 

Nuestro sueño era crear una auténtica comunidad. De viviendas, de hábitat, de economía y de oración. Vimos un terreno en Almayate costa y otro en Cártama. Aquello no salió por problemas económicos. Pero habría sido un “puntazo”. No éramos mejores que los cristianos actuales. Ni de aquellos que viven el Cursillo de Cristiandad en nuestros días. Ni mucho menos. El mensaje les sigue llegando fresco y apetecible. Pero, inevitablemente, añoro aquellas bestias de Yaveh. Fueron los primeros hombres y mujeres que “con corbata, con chaqueta o mono azul de obrero” dieron la imagen de unos seglares valientes y comprometidos. Dios nos bendijo y bendijo a Málaga con aquellos “Tupamaros”: Cesar Fermín y otros. Hoy escribo estos recuerdos en homenaje a ellos. Ojala dentro de cuarenta años algún “juntapalabras” se acuerde de nosotros con añoranza.

 Santo Tomás

El cura Chamizo

26 f, 13

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net   Málaga, 20 de mayo de 2013

El cura Chamizo

 Para mi el cura Chamizo es en sí mismo una buena noticia.

Desde que asomó por la vida pública me cayó bien y puse muchas esperanzas en su labor como Defensor del pueblo andaluz. Siempre he admirado y reconocido a los curas de esta zona de Andalucía, tan castigada por el abandono, la injusticia y la lucha por la supervivencia; que intentan dar esperanza y sentido evangélico a ese espacio vital ubicado al sur del sur, lleno de hombres que se enfrentan cada día al paro y la falta de recursos con la caña de pescar y el trapicheo, con la inventiva y la gracia natural que jamás les falta.

 

Los curas gaditanos –y por extensión, los del campo de Gibraltar- se mueven en una tierra dura, llena de promesas y esperanzas en un futuro que nunca acaba de llegar. Los he conocido trabajando como los curas obreros que se integraron en las grandes empresas navales del Puerto de Santa María, en los sindicatos ilegales de gran parte del siglo XX, en el submundo de la drogodependencia donde se convirtieron en referencia en la lucha contra esa plaga y en la búsqueda de un mundo mejor.

 

José Chamizo es un cura formado en los libros -es Licenciado en Historia de la Iglesia por la Universidad Gregoriana de Roma, en Historia Contemporánea por la Universidad de Granada y diplomado en Biblioteconomía por la Ciudad del Vaticano-, en la brega diaria –cura de San Roque implicado en los problemas subyacentes de la zona, marginación, pobreza y droga-, y en la política –ha sido defensor del pueblo andaluz desde 1996 hasta mayo de 2013, cuando ha sido defenestrado.

 

Para mí, el cura Chamizo es un profeta: el que anuncia y denuncia. Y como tantos otros es perseguido por ello. Su tumba la cavó el día que pronunció un discurso en el Parlamento Andaluz en el que dijo entre otras cosas: “los ciudadanos están hasta el gorro de las peleitas de los políticos”… ” lo triste es tener unos políticos que son capaces de ponerse de acuerdo por una vez en destruir la voz de quien considera que debe elevar la voz por los más vulnerables y no se ponen de acuerdo, por ejemplo, para la televisión, lo que no deja de ser muy sospechoso”…  “Conociendo cómo va todo esto, me parece que cada uno pone en su partido a los que les sirven a ellos y no a los que sirven al pueblo. Efectivamente, en lo único que han llegado a un rápido acuerdo PSOE, PP e IU, ha sido en darle la “papela” de despido a José Chamizo como Defensor del Pueblo Andaluz.

 

Los profetas también tienen derecho a cabrearse. El cura Chamizo ha manifestado su ostensible cabreo culpando del acuerdo unánime del Parlamento Andaluz para relevarle al frente de la institución, a “la chica que está ahora en Presidencia”, en referencia a la consejera Susana Díaz, y un “psicópata” del PP-A, cuyo nombre no ha querido desvelar, los cuales decidieron que él tenía que irse cuando denunció la desesperación de los ciudadanos con sus políticos.

 

 

Esperamos que el nuevo defensor del pueblo andaluz, Jesús Maeztu Gregorio de Tejada (por lo menos de nombre anda sobrado) mantenga el espíritu profético que un día le llevó al sacerdocio, aunque ahora no lo ejerza.

 

chamizo

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

m.montescleries@telefonica.net

 

ARRUGAS EN EL ALMA 

23 DE MAYO DE 2013

 

          Días pasados pude presenciar una entrevista realizada a una investigadora española de “cierta edad”. A los argumentos esgrimidos por la periodista, basados en la edad de la científica, ésta, con excelente criterio, respondió con una cita de la centenaria italiana Rita Levi-Montalcini: “Nos tenemos que preocupar de las arrugas del alma, no de las de la cara”.

 

          Excelente reflexión. La curiosidad me ha llevado a investigar en la vida de la investigadora italiana recientemente fallecida (diciembre 2012) a la edad de 103 años. Rita Leví, de ascendencia judía sufrió la persecución nazi después de doctorarse en 1935 en la Universidad de Turín mediante un trabajo histológico. Recibió el premio Nóbel de Medicina en 1986 que premiaba su trabajo sobre el crecimiento de las células neurológicas.

 

A lo largo de su vida fue asesora y amiga personal de los Papas. Fue la primera mujer que entró en la Pontificia Academia para las Ciencias del Vaticano, pese a declararse “judía atea” y defensora de la eutanasia: “tuve una buena relación con Pablo VI y con Wojtyla, también con Ratzinger, aunque menos profunda que con Pablo VI, al que estimaba mucho”. El Vaticano se hizo eco del pesar por la pérdida de la investigadora y el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, se refirió a ella como “una figura eminente, no solo por sus altos méritos científicos, sino también por su compromiso civil y moral que la convirtieron en una inspiración para la comunidad italiana e internacional”.

 

Les transmito una serie de citas de esta señora, que nos hacen ver su categoría humana:

  • “Debería agradecer a Mussolini haberme declarado raza inferior, ya que esta situación de extrema dificultad y sufrimiento, me empujó a esforzarme todavía más.”
  • “El cerebro nunca debe jubilarse, sino trabajar noche y día, porque a cierta edad -como la mía- ya no es necesario dormir, es una pérdida de tiempo.”
  • “A los cien, mi mente es superior, gracias a la experiencia, que cuando tenía 20 años.”
  • “En lugar de añadir años a la vida, es mejor añadir vida a los años.” 
  • “No temas a las dificultades: lo mejor surge de ellas.”

 

Su sobrina, Piera Levi-Montalcini, explicó que “falleció tras el almuerzo” y señaló que “se apagó como se puede apagar una larga y trabajosa existencia que fue feliz, sobre todo en los momentos de trabajo”.

 

De mayor quiero ser como nuestra amiga Rita. Ella defendió que la vejez mental no existe. Estoy totalmente de acuerdo con su idea. Me quedo con el deseo de no tener arrugas en el alma y añadir vida a los años.

 

rita levi

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net   Málaga, 20 de mayo de 2013

¡Qué no nos falte papel!

Sigo con atención el proceso político de Venezuela, nuestro país hermano. Después del fallecimiento de Chávez, de unas elecciones, cuando menos, discutidas y del ascenso al poder de Maduro, las cosas se están complicando por momentos. El último problema grave que se ha suscitado se cimenta en la falta de papel higiénico en Venezuela. Los ministros de Industria y de Comercio basan esta escasez en la “sobre demanda registrada a causa de compras nerviosas innecesarias”. Esta terrible situación les ha obligado a importar cincuenta millones de rollos de papel higiénico. Como quiera que la población ronda los treinta millones de habitantes, tocan a 1’66666 rollos por habitante. No es mucho, pero les sirve para un avío. De todas formas me han hecho rememorar mis primeros años de vida en los que, por lo menos en nuestro ambiente, desconocíamos el uso del papel higiénico hasta la llegada del “papel Elefante”. Los niños de entonces, en la playa o en el campo, si no había otra posibilidad, nos servíamos de una piedra o de hierbas campestres. En la casa era otra cosa. Se reciclaban periódicos, especialmente el ABC porque tenía las hojas del tamaño adecuado, y se aprovechaba el “transito” para leer las noticias deportivas o conocer las esquelas de la semana. Teníamos los traseros más ilustrados de cualquier época. Llevábamos pegadas noticias de todo tipo y de todos los diarios. En los domicilios “viajados” incluso periódicos extranjeros tales como El Daily Telegraph,  La Stampa, The Times o Le Monde. De eso a la imposición de una cantante que obliga por contrato a tener varios rollos de papel rojo en su camerino, hay una larga distancia.

 

       Mi buena noticia de hoy es, que cuando nos llegue la hora, que nos llegará, de quedarnos sin papel dada la situación económica, estaremos preparados. Tenemos experiencia y los mayores –yo mismo- podremos explicar gráfica y didácticamente los procedimientos sustitutorios que se nos avecinan. “Sin querer, queriendo”, como diría el “Chavo del ocho”, estamos volviendo a tiempos pretéritos. Ejemplo: hasta los chistes de Gila se están haciendo realidad. La Armada Española está construyendo una serie de submarinos de la Clase S-80; cuatro en total. Tenía que entregarlos en este año, pero según información facilitada por el Diario el País en su edición del 8-5-13: En 2013 se detectó un sobrepeso de entre 75 y 100 toneladas, pudiendo comprometer la reserva de flotabilidad… Dado que todas las soluciones pasan por alargar el casco, su rediseño supondrá no solo un retraso, sino también un sobreprecio aún por calcular”.

En el ejército de Gila tenían un submarino que no subía a la superficie. Descubrieron que no era un submarino, que era un barco normal y corriente. Decía Gila: “!Con lo que nos ha costado hundirlo!”. Poco a poco muchos de nosotros estamos descubriendo que hay cosas más importantes y necesarias en España que cuatro submarinos que nos han costado por el momento 2.200.000.000 de euros (367.000.000.000 de ptas.). Y lo que cuelga. A ver si nos desmilitarizamos de una vez. Mientras, disfrutemos del papel higiénico en cantidad, porque lo necesitaremos; nuestra situación es para ca… Aunque hay que reconocer que los obreros de los astilleros algo pillarán. Quien no se conforma…

 

El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries
m.montescleries@telefonica.net

LUCES Y SOMBRAS DE LOS MAYORES
16 DE MAYO DE 2013

Te cuesta trabajo aprobar y terminar la carrera que te permite ser mayor con dignidad. Se consigue a base de muchos esfuerzos y muchos años de vivir intentando asumir lo evidente. Normalmente el último que se da cuenta de que es mayor es el interesado, que sigue queriendo ser, o parecer, lo que ya no es. Es difícil pasar de ser el padre de…, a ser el hijo de…, o el abuelo de… Es muy difícil asumir que los más jóvenes que tú se mueven en la creencia de que todo lo pasado es “viejuno”, mientras los mayores nos creemos que “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Nos miran con una mezcla de respeto y conmiseración, con una actitud paternalista y de desconfianza en nuestra capacidad, que muchas veces oculta un complejo de inferioridad.

En estas circunstancias, es cuando tenemos que tirar de nuestra inteligencia y poner en marcha las cuatro neuronas que nos quedan. Asumir que tenemos que pasar a segundo plano y aceptar que “lo hacen por nuestro bien”. Aprender a hacernos los tontos y “tragárnosla doblá”. Saber pasar de primero a tercer plano.

Las luces surgen cuando, con la ayuda de Dios, consigues superar las situaciones desagradables que se te presentan. La vida del ser humano –y que decir de la del cristiano- se basa en saber asumir y superar los defectos de nuestro prójimo y, especialmente, los nuestros. Tenemos que ser tan inteligentes que no se note en nuestras actitudes que cuando ellos van, nosotros hemos ido y vuelto. Que aunque tengamos ideas propias, tenemos que presentarlas de forma que parezca que las han tenido los demás.

Todas estas virtudes son aquellas de la que carezco. Por eso me hago esta reflexión. Intento quedarme callado y casi nunca lo consigo. Me gustaría ser ese ser mayor adorable que no soy. Me gustaría transmitir la paz que llevo dentro. Nada de eso consigo. Pero estoy en la tarea. Estoy estudiando para ser mayor… pero repito muchos cursos. Tres días después de muerto… y por la tarde, lo conseguiré.

Mamá pipí

12 f, 13

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES
m.montescleries@telefonica.net Málaga, 13 de mayo de 2013
mamá, pipí
Esta frase fue pronunciada el pasado viernes en el transcurso de un programa de televisión emitido en hora de máxima audiencia. El autor de la misma fue un niño de cuatro años que participaba en el programa de Antena 3: “Increíbles, el gran desafío”. Marcos Benito, que así se llama este prodigioso niño, ganó La primera semifinal de este programa en la que se enfrentó a otros seis “Increíbles” los cuales demostraron su capacidad inaudita. Sus habilidades fueron tales como: enfrentarse a raíces de índices 13, 113 y 1013 mientras se sujetaba cabeza abajo sobre una sola mano; distinguir el canto de diez animales muy diferentes que sonaban a la vez; descubrir los instrumentos que se retiraban de una orquesta tan solo por su audición; recordar las partidas de ajedrez de los últimos cien años, con sus movimientos y protagonistas, y, finalmente, desgranar los sucesos más importantes de cualquier día de los últimos treinta años.

Esa misma noche, en otra cadena, se realizaron cuatro entrevistas. En la primera se desgranó las trampas, engaños y demás lindezas de la entrepierna que llevaron a la separación matrimonial de la nueva familia “Telerin” que se ha podido seguir en directo. En la segunda se cuestionó, con la protagonista en directo, su pertenencia al gremio de izas, rabizas o policoterras; finalmente, la interfecta, después de recurrir al “tu más”, se retiró con la poca dignidad que le quedaba. En la tercera, la hija de un “potentado” sevillano manifestó la vida y “milagros” de su progenitor y su pronto paso por la trena, dado que dilapidaba su fortuna con diversas damas y con una en concreto. La noche terminó mientras los brillantes presentadores se burlaban de las frases y actitudes de un desgraciado travestí al que llevan de vez en cuando para que diga y haga burradas en directo.

La buena noticia de hoy me la transmite el sentido común de algunos programadores de televisión –que optan por la calidad- y los espectadores que eligieron a Marcos Benito como personaje de la noche. Este niño asombró a todos por su conocimiento de las banderas de todos los países del mundo y su ubicación exacta en el mapa-mundi. Un niño que tiene la edad de mi nieto Miguelito –lo que me permite comparar-. Marcos, reconoce sin dudar países tan desconocidos como Burkina-Fasso o Belice.

Pero, sobre todo, lo que le hizo ganar el pase a la final fue la inocencia propia de su edad. En medio del programa, cuando este estaba en el punto culminante, se produce la “metábasis subita”, el niño se sale del set y se dirige a su madre velozmente. Le dice algo al oído, la coge de la mano y se dirige hacia fuera mientras su madre decía entrecortada “quiere pipí”. Los que sabemos algo de tele conocemos que este programa está grabado y se para en muchas ocasiones por diversos motivos. El realizador, con gran intuición, dejo editar esta situación, lo que le propició un momento televisivo extraordinario.

Marcos Benito nos ha demostrado, una vez más, que la inteligencia está en la sencillez y en la verdad. Que disfrutamos más con la contemplación de un ser humano “normal” que con unos “famosos de la bragueta”. Que como no nos hagamos como niños no entraremos en el reino de la normalidad. Sobera, el presentador del programa, un lince, aprovechó la anécdota para hacer su “sketch”. Se cogió de la mano de la madre y le pidió ir al baño también.

Bien por Marcos. Me ha emocionado. Me ha hecho creer que todavía tenemos futuro.

Primera fila

8 f, 13

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries
m.montescleries@telefonica.net

Primera fila.- 9-5-13
“Muchachos, queramos o no queramos estamos en primera fila”.- Manolo Montes dixit.

Ya hace años que vengo observando el relevo generacional de dos grupos de personajes –en función de la edad- que asisten a los entierros: aquellos que se quedan en el cementerio y los asistentes que felizmente podemos regresar. El primer grupo siempre es gente nueva –cosa obvia por otra parte-, pero el parentesco que nos une a ellos ha ido evolucionando con la edad. Primero acudimos al entierro de nuestros abuelos, después al de los padres y tíos, y ahora, desgraciadamente, asistimos al de nuestros amigos y, a veces, la maldita carretera o cosas peores, nos hacen asistir al de nuestros hijos.

La realidad es que estamos en primera fila. Mi amigo Antonio Checa me enseñó a vivir esta experiencia con serenidad. Los creyentes tenemos una gran ventaja sobre los que no lo son. Nosotros esperamos una vida eterna tal como nos la prometió Jesucristo. Los que no tienen fe las pasan canutas pensando en que aquí se acaba todo. Nuestra misión es decirles la verdad y transmitirles esperanza. Y a eso voy.

Hace unos días asistí a la catequesis en vivo más hermosa que he percibido en los últimos tiempos. Desde hace algún tiempo, los católicos de a pie nos hemos mojado en estas situaciones y estamos consiguiendo pasar de un “cumplimento” más, a una celebración serena del tránsito. En la Misa de despedida de un buen amigo, su hermano, Ramón, un hombre que ha superado cualquier tipo de trauma o cortapisa para manifestar su fe, proclamó el testimonio de despedida más sincero y hermoso que se puede presentar en tan difíciles circunstancias. Con voz fuerte, aunque trémula, transformando su pena en serenidad, nos cambió un acto que, casi siempre, se queda en lo protocolario, por un encuentro con Dios, con el hermano fallecido y con su familia.

Tenemos que aprender de Ramón. El mundo necesita de espacios en los que la dificultad se transforme en esperanza, la soledad en un abrazo múltiple y el último instante de la presencia personal, en el primero de la participación en la Comunión de los Santos.

Los que estamos en primera fila, amén de estar preparados, debemos transmitir a cuantos nos rodean nuestro deseo de que en los momentos de tránsito -que tenemos que pasar, es ley de vida- nos traten con fe, esperanza y caridad. Se lo agradeceremos.

Por cierto, yo no tengo ninguna prisa, me queda mucho que hacer. Os deseo a todos una larga y fructífera vida e ideas claras para vivirla y abandonarla.

la mala noticia

8 f, 13

LA MALA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES
m.montescleries@telefonica.net
Málaga, 8 de mayo de 2013
“una mala noticia”

Por primera vez, y sin que sirva de precedente, voy a daros una mala noticia. Estoy tan indignado que me entran ganas de formar un taco y encadenarme a la primera parada de metro que encuentre. Cada vez que nuestros políticos hacen algo, meten la pata y acaban cabreando a tirios y troyanos. La última me sorprendió en mi tertulia televisiva de los lunes: un amable espectador me indicó que el decreto para alimentar a los niños pobres andaluces dejaba fuera de concurso a los hijos de los “sin-papeles”. Claro, después la administración nos los manda al “Biberódromo” y que nos la apañemos. Así las colas y las listas de espera suben como la espuma.

¿Se puede ser más pobre que un “sin-papeles”? Si yo fuera director de colegio, o les daba a todos, o no daba a ninguno. Periodistas sensibles como Berta González de la Vega, han llamado la atención a sus lectores sobre este tema.

Además de la horrorosa situación en que nos hemos metido entre todos, cuando hablamos sin pudor de “niños pobres” y los contamos por cientos de miles; cuando empezamos a parecernos a los niños de mi infancia, a los que nos daban un jarrillo de leche en polvo y un poco de queso americanos; cuando hemos llegado al nuevo Auxilio Social, -nos falta el emblemita para la solapa-, tan solo nos falta que nos den cartillas de racionamiento, mientras los eurodiputados españoles se niegan a viajar en clase turista.

Estoy hasta los eggs de tanto caradura y tanta indiferencia. Ya está bien. Otrosi: los niños de las guarderías tienen que comprar fichas por valor de cien euros o no trabajar en la escuela. Tengan o no tengan. Encima a la hora de comer, unos sí y otros no. ¡Venga ya!
Resulta que el problema de España es que se vaya Mouriño o Valdés. Que se vayan los próceres a esparragar.

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES
m.montescleries@telefonica.net Málaga, 6 de Mayo de 2013

0’5 POR CIENTO
¡Qué alegría! ¡Qué alboroto!, ¡otro perrito piloto! No quepo en mí de satisfacción. El euríbor ha caído por primera vez en las garras del 0’5 %. Me llena de orgullo y satisfacción. Esto significa que podemos ir a cualquier entidad bancaria, enseñamos el carné y nos prestan dinero al 0’5 % de interés. Probadlo y veréis. Yo ni me atrevo. Cuando me acerco a los bancos se disparan las alarmas y me entra la risa.

Los que han recibido la noticia con más alborozo son los ¿ciudadanos? del cuerno de África. Sin ir más lejos hemos conocido esta semana que cerca de 260.000 somalíes murieron de hambre entre octubre de 2010 y abril de 2012 -la mitad de ellos niños-, según señala un informe de la FAO -agencia de la ONU especializada en temas de alimentación y agricultura-, publicado el jueves. Sin comentarios. Aquí estamos liados con la prima de riesgo, los ladrones, chorizos y demás VIPs. Allí el problema estriba en donde enterrar las victimas de la insolidaridad mundial.

Mi buena noticia de hoy me la transmite un ser extraño al que le importan tres leches el dinero, el poder o el prestigio. Ha tomado una opción inteligente y liberadora. Se trata de Christopher Hartley Sartorius que fue párroco en Nueva York, tanto en el Bronx como en La Catedral de San Patricio. Su inquietud le hizo pasar por las misiones de la Madre Teresa de Calcuta en la India.
Este cura anglo-hispano, criado y formado en España, es hijo de Pilar Sartorius, de una familia de la nobleza española, y de un acaudalado empresario de la alimentación del Reino Unido. Ha renunciado al mundo de las finanzas y de la alta sociedad y ha tomado opción: primero por la vida en la zafra de la república dominicana (donde fue expulsado por presiones de la industria azucarera dominicana con la frase: “Usted deje de joder aquí, porque aquí siempre ha sido muy tranquila la vida hasta que usted vino a revolotearlo todo”) y, después, por los pobres de Etiopía en pleno cuerno de África, donde lleva siete años. Es fundador de la rama masculina de los “Misioneros de la Caridad” (la orden de Teresa de Calcuta).

Les recomiendo que investiguen en la vida y la obra de este misionero que en vez del 0’5 % da el ciento por uno. Hay un montón de entradas en Internet sobre este personaje y su obra.
(Les acompaño fotografía de Periodista Digital).

La comunidad

1 f, 13

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries
m.montescleries@telefonica.net 2-5-13

LA COMUNIDAD

Los Hechos de los Apóstoles nos presentan una comunidad de de los primeros tiempos del Cristianismo. Sus componentes reciben la Palabra de primera mano y sin ningún tipo de deformación o manipulación. Es el propio Pedro el que se la trasmite y vigila el que se viva de forma adecuada, tal como la propuso el propio Jesús.

El relato del narrador (probablemente de San Lucas) nos dice textualmente: “todos ellos perseveraban en la enseñanza de los apóstoles (formación) y en la unión fraterna (trato-amistad-cariño), en la fracción del pan (Eucaristía) y en las oraciones”.

Pertenezco a una comunidad cristiana que intenta radicalizarse (volver a las raíces). Personalmente, llevo viviendo este empeño desde hace 43 años –ya es tiempo-, pero aun nos falta bastante. En lo que respecta a la formación, estamos “al loro”; procuramos conocer y analizar la Palabra, los documentos eclesiales, los signos de los tiempos y de la actualidad mundana. En “la unión fraternal” estamos sobrados. Pertenezco a la comunidad más besucona del mundo, hasta el punto de que, a veces, hay que ponerse a la defensiva, dado lo efusivo de sus componentes. Pero detrás de las expresiones físicas hay un autentico amor fraternal y casi familiar. Ciertamente en este aspecto hemos llegado a niveles excelentes.

“La fracción del pan” es el máximo exponente del nivel de una comunidad. En eso somos sobresalientes. Cada Eucaristía se celebra
(subrayo este apartado) sin prisa y con autenticidad. Es la única Eucaristía entre las que asisto, en la que hay que cortar el rito de la paz porque dura más que un rosario de los antiguos. Lo malo es que no la podemos celebrar a diario y (dolorosamente) observamos que cuando asistimos a otras misas, echamos de menos (sin negar la pureza y autenticidad de las mismas) el espíritu comunitario y cercano de los asistentes.

La oración es excelente. Los avances de la comunicación nos permiten estar intercomunicados y realizar la misma meditación a diario, que nos facilita nuestro presbítero, así como a estar al tanto de la oración comunitaria a horas concretas y una buena media hora semanal.

Pero tenemos una dificultad, ay, no nos podía faltar la cruz. Nos cuesta más trabajo hacernos presente en la sociedad hostil que nos rodea. Como “Clodomiro”, sabemos la música, pero hemos olvidado la letra. Las primeras comunidades fueron perseguidas por su “locura”. Nosotros no tenemos que ser “echados a los leones”. Tampoco es necesario. Basta con que defendamos la verdad, los pobres y los inocentes allá donde nos encontremos.

Dos ejemplos de coherencia evangélica. 1º: el Papa Francisco acaba de conmemorar el 1º de Mayo manifestando la defensa de los parados y de los trabajadores en general que son los que, de verdad, están sufriendo la situación actual: “La dignidad no es la que da el poder, el dinero, la cultura, no. La dignidad nos la da el trabajo y un trabajo digno”, porque hay tantos “sistemas sociales, políticos y económicos que han hecho que ese trabajo signifique aprovecharse de la persona”. En ese marco, el sumo pontífice reclamó: “Pido a todos que en la medida de sus responsabilidades se esfuercen por crear puesto de trabajo y creen esperanzas en los trabajadores”. 2º: El Obispado de Málaga, en una decisión que me llena de alegría, ha llegado a un acuerdo excelente para el mantenimiento del Cottolengo”.

Hay que radicalizarse. Volver a las raíces. Leamos despacio el libro de los Hechos 2-42- hasta el final. Entonces conseguiremos los resultados del último fragmento: “alababan a Dios y se ganaban el favor de todo el pueblo. Por su parte, el Señor agregaba cada día los que se iban salvando al grupo de los creyentes”.

En esa estamos. Por cierto, soy totalmente feliz con mi comunidad. Vamos caminando en esa dirección.