Mirar al interior

28 f, 13

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

m.montescleries@telefonica.net

Mirar al interior

                                                       Málaga 29 de agosto de 2013   

A lo largo de nuestra vida nos vamos encontrando con personas que se encuentran fuera de los circuitos en los que nos movemos aquellos que nos autodefinimos como “normales”. Muchos años viviendo entre el mundo de la soledad y la marginación, me hacen “buscar las vueltas” de aquellas personas que me chocan por su actitud huidiza y de un enfrentamiento permanente con el mundo.

 

Hace tiempo que vengo observando a un hombre con estas características, con el que me encuentro en uno de mis lugares de ocio veraniegos. Mal encarado y mal vestido; con falta de muchas piezas dentales y un buen afeitado; con un lenguaje inadecuado y faltón. A su alrededor, hay muchos familiares que lo tratan con distanciamiento, mientras él, presume de su soledad e inadaptación a la vida familiar. Ha dilapidado su parte de la herencia y vive del trabajo que realiza cuando le apetece (es un buen profesional de lo suyo), comiendo y viviendo de cualquier manera y en cualquier sitio. Me parece adivinar que una parálisis infantil que ha marcado su vida (y hasta su nombre; le llaman por un apodo, cruel como todos, que define su dolencia) le ha dejado unas ostensibles secuelas, que, posiblemente, sean el detonante de gran parte de sus actitudes.

 

He aceptado el reto de acercarme a ese hombre. Me recibe con respeto y cierto distanciamiento. Pero no me rechaza ni me habla a voces como a casi todo el mundo. Hace unos días al ver la belleza de las flores del jardín del lugar donde nos encontramos, indagué y descubrí que era él quien las cuidaba. Me dirigí rápidamente hacia él y le felicité de corazón. Una sonrisilla cómplice se abrió en su desdentada boca y me comentó que esta era su gran aportación a un mundo con el que no se llevaba bien.

 

Volví a recordar la historia de “Los blancos dientes del perro” (una obra de teatro del escritor catalán Eduardo Criado que les recomiendo). Efectivamente, si nos preocupamos, conseguimos encontrar la parte buena de todos. Que la tienen. Lo importante es ver el interior. Quizás necesitan que les demos la oportunidad de demostrarla. Les acompaño la foto de una rosa que ha criado mi buen amigo. La he hecho hoy mismo. La recojo en su honor.

 

 

rosa torre benagalbón agosto 13

Una respuesta to “Mirar al interior”

  1. Qué lección de vida nos das Manolo. Está claro que no hay persona sin dignidad. Cada uno tiene la suya, aunque muchas veces no veamos las de esos ‘seres marginales’.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: