Mi amigo Judío

30 f, 14

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

                                               Málaga 31 de marzo de 2014

 

MI AMIGO JUDÍO

 

Hace muchos años que gozo de la amistad de un español que pertenece a la comunidad judía. A nuestra generación nos enseñaron, muy equivocadamente, a mirar con recelo a los integrantes de esta fe; posiblemente, la única que está por encima de las nacionalidades y las banderas, esta es una circunstancia que les caracteriza, dado que al ser perseguida ancestralmente en algunos países europeos, se constituyen en un grupo cerrado y compacto. Desde siempre, se les ha calificado como “ladinos” de una forma despectiva, cuando el “ladino” es el lenguaje sefardí, amén de ser astuto y taimado. A los niños, como si aun estuviéramos en la corte de Los Reyes Católicos, se nos enseño a considerarlos como “tipos peligrosos”; las frases: “escupes como los judíos”, son los que mataron a Cristo,… judío errante, etc.

 

Tuve la suerte de conocer a Salomón, que así se llama mi amigo, hace muchos años, en el mundo del comercio. Como tantos otros, llevaba viviendo en Ceuta generación tras generación. Posiblemente desde que los echaron de Andalucía en la edad “moderna”, los gobiernos que les debían tanto dinero, que lo fácil era quitárselos de en medio. “A burro muerto, cebada al rabo”. Volvió a Málaga en los cincuenta y aquí permanece.

 

      Salomón ha conseguido adquirir un status de bonhomía y formalidad en el comercio, así como formar una familia perfectamente integrada en la sociedad malagueña sin renunciar a sus creencias, su “sabat”, su “kipá”, su sinagoga y sus oraciones. Pero desde siempre ha sido tolerante, dialogante y cercano. Ha colaborado con Caritas y el Teléfono de la Esperanza y se ha cuidado muy mucho de los miembros de su Congregación a los que ha asistido como ministro en sus ritos de despedida.

 

Me encontré con Salomón, cargado de años y de dolencias, en un lugar histórico, ni buscado a propósito. Apoyado en una muleta recorría la calle Alcazabilla, entre el Teatro Romano, La Alcazaba y la casa hermandad de dos cofradías malagueñas. Las tres religiones monoteístas, nacidas del mismo Dios, presenciaron el abrazo sincero que selló nuestro reencuentro al cabo de varios años sin vernos.

 

Hablamos de Dios como siempre. Hemos compartido el “Sabat”, alguna Eucaristía, la lectura de la Tora-Biblia, la oración del Padrenuestro y muchos otros actos que hemos disfrutado juntos.

 

El Papa Francisco nos ha dado el ejemplo de cómo abordar el  dialogo cristiano-judío, con sus encuentros en Argentina con los dirigentes hebreos a lo largo de su vida. Salomón y yo, hace muchos años que hemos conseguido compartir el pan, la sal, la oración y la buena leche. Salomón y su esposa Kali son en sí, una buena noticia. Shalom, amigo.

 

judios

 “El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

m.montescleries@telefonica.net

La alternativa cristiana

                                  Málaga 27 de marzo de 2014

 

El reciente fallecimiento del Presidente Adolfo Suárez y el posterior revuelo mediático, en el que, a mi entender, se han pasado un poco en la explotación de la noticia y en las falsas alabanzas, me han hecho recordar una etapa, muy difícil en mi opinión, que vivimos los jóvenes cristianos de los setenta, que intentábamos, asimilar primero y proclamar después, el “aggiornamiento” y la radicalización (vuelta a las raíces) que emanaba de las conclusiones del concilio Vaticano II. Esto unido a la situación política, en la que se vivía la necesidad de la democratización de España, nos hizo soñar y luchar por la alternativa cristiana.

 

En aquellos días, el Movimiento de Cursillos, al que pertenecía y pertenezco, se planteó la necesidad de adaptar la evangelización que se hacía a través de los Cursillos que se celebraban mensualmente. En la Escuela de Dirigentes se adaptaron los rollos y se incluyeron en ellos los decretos y recomendaciones conciliares. La segunda parte, la del testimonio que va más allá de las palabras, si que creó cierta confusión. Primero, la presencia en las reivindicaciones sociales (encierro de Intelhorce, etc.), después, la unificación de las escuelas de hombres y mujeres en una sola y finalmente, los cursillos de cursillos, con la petición expresa de un compromiso cristiano, social y político. Se iniciaron los Cursillos mixtos, para jóvenes, para emigrantes, etc. Todo esto junto, provocó problemas y diásporas que tambalearon los cimientos de nuestras escuelas.

 

Lo que si teníamos claro, y eso lo proclamábamos a voz en grito, era que la alternativa cristiana no consistía, ni consiste, en “quítate tú para que me ponga yo”, sino en cambiar las estructuras y las formas de vivir. En la “metanoia”, o cambio de mentalidad y de compromiso.Un equipo de Santander vino a ayudarnos en este empeño.Una vez asimilado el cambio (cada uno a su nivel y velocidad), nos plantearon la necesidad de que nuestras conclusiones las lleváramos a otras diócesis. Y un grupo de locos malagueños de ambos sexos, nos lanzamos a otras ciudades andaluzas a hacer con otros, lo que habían realizado con nosotros aquellos montañeses. Almería, Jerez, Huelva y Valencia fue nuestro periplo. Nos recibían con curiosidad, atención y cariño. A medida que íbamos desgranando nuestro compromiso renovado, surgía la división de opiniones, la bronca e incluso la denuncia. No llegó la sangre al río.

 

Quizás les suena lo que decíamos entonces: “hay que salir de las sacristías”, “tenemos que optar especialmente por los pobres, los pecadores y los marginados”, “tenemos que abrir nuestras ventanas para que entre el Espíritu”, “tenemos que huir de nuestras verdades ancestrales para buscar la Verdad”, “los seglares, hombres y mujeres, tenemos que ser actores, no espectadores, de la presencia de la Iglesia”. ¿Les suena? Lo sigue pidiendo el Papa Francisco. Y es que la “alternativa cristiana” solo tiene un camino. Zapatos viejos y olor a borrego. Compromiso cristiano. En aquellos años setenta, unos acabaron de diputados, otros de concejales, otros de alcaldes, otros de dirigentes sindicales y otros, expedientados como políticos “cristianos peligrosos”. Pero, especialmente en Málaga, la Iglesia se nutrió de jóvenes comprometidos y alegres que, posteriormente, con el tiempo, quizás nos hemos aburguesado y adocenado, pero que seguimos rezando por que nos llegue “la alternativa cristiana”: Un mundo solidario lleno de amor y de comprensión. El Papa Francisco es una excelente alternativa. El Evangelio de Jesús está ahí. Señalándonos el camino.

 

alternativa

Cine, cine, cine

23 f, 14

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

                                               Málaga 24 de marzo de 2014

 

CINE, CINE Y CINE

 

Pertenezco a una generación que se crió en los cines de programa doble. Los niños de los cincuenta vivíamos pendientes de los “matinees”, los cines parroquiales y los benditos cines de barrio; “chaveas” pelones que nos bebíamos las películas del “gordo y el menuillo”, Joselito y Libertad Lamarque. Cada tarde nos aprestábamos a ver películas de “convois” (cow-boys), de curas, de guerra, de cante o de romanos.

 

Nuestra formación cinematográfica la iniciamos con las mañanas del Cervantes, donde desde el gallinero contemplábamos arrobados un programa que consistía en: Nodo, Complementos, trailers, una de Charlot y una del Oeste por jornadas, con el “Llanero Solitario”, el caballo “Plata” y compañía. Posteriormente, los que asistíamos a clase solo por las mañanas en la Escuela de Comercio, dedicábamos la jornada vespertina a un peregrinar por los cines de barrio: Avenida, Capitol, Duque, Excelsior, Moderno y Plus Ultra (a este no nos dejaban ir los padres por el “ambiente” que reinaba) pero que también  visitábamos a escondidas cuando no había otro mejor. Días de cine y Orange “Crush” calentorro. De batatas “asás”, almencinas, “palodú” y “cañadú”. De palomitas y “adoquines” de menta a real.

 

El único festival que conocíamos, era el que nos dábamos, muy de vez en cuando, a base de Perchelera y tapas de pulpos en el Pasaje o de cervecita y ligera de solomillo en la “Buena sombra”. Después, apareció el festival de Benidorm, pero eso es otra cosa.

 

El cine nos llegó en una etapa de nuestra vida sin televisión ni teléfonos móviles;  sin wathsApp, pero con mucha guasa. De fila de los mancos y el ¡portero, aquí hay monos! como grito de guerra. De esperar a que las películas pasaran del Goya, Echegaray, Albéniz, Málaga Cinema o Astoria, a los de segunda división como el recién fallecido Andalucía. Sin olvidar los cines de verano y “al anochecer simultáneo” como el Cinema España de Huelin, los galanes, el Cayri, o el más moderno Royal.   

 

       Bienvenido sea el festival de Málaga. Mientras haya creatividad y deseo de comunicarse mediante imágenes, seguirá habiendo cine. Lo del soporte es otra cosa. La estridencia del sonido y la conversión de las sagradas salas de cine en terminales de aeropuerto o en comederos-bebederos de comida basura encebollada y bebidas carbónicas, me han apartado del rito. Pero seguiré temblando de emoción cuando se apaguen las luces del resto de las redes sociales y se abra la garganta del León de la Metro o suene la cabecera de Cifesa, Cesáreo González. El séptimo arte, el cine, siempre tendrá un sitio en mi corazón. Fue una buena noticia para los Hermanos Lumière y sigue siéndolo para nosotros.

llanero solitario

 “El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

m.montescleries@telefonica.net

Padre, con perdón

                                  Málaga 19-20 de marzo de 2014

 

                  Uno, en su modestia, se siente padre, papá, papa, papaíto, como queramos llamarle. Pero uno, en su visión nublada por la provecta edad, cree observar que estamos perdiendo más puntos que el Alcoyano en sus malas rachas. Parece ser que los padres, varones, pintamos poco. Desde el “nosotras parimos, nosotras decidimos”, hasta la supresión del día de San José como festivo, parece ser que se nos ha convertido en un bulto sospechoso y casi innecesario.

 

Nuestro patrono, San José, pasó también un poco por la situación de permanecer en segundo plano. Pero estuvo allí, calladito. Menos en las Bodas de Caná, donde supongo que recogió la petición de la “peña” y pasó el mensaje a la Virgen María, que puso al “niño” a trabajar, con el objetivo de salvar la situación y concluir con una celebración feliz.

 

El padre ha pasado, en muchas ocasiones, a convertirse en un cajero automático, un administrador pésimo y una especie de vigilante de los modos y a las modas. Eso en el mejor de los casos. Después, al jubilarse, en un especialista en bolsa… de los mandados, un receptor-transportista de nietos y, en muchos casos, una financiera que pone las pensiones al servicio de los que lo necesitan, que son muchos.

 

Rescatemos el valor del padre, que ha superado la etapa del “colegueo”, no lo dejemos todo para el “que bueno que era”. Personalmente, no estoy quejoso, pero me siento solidario con mis “colegas incomprendidos”. El “pater familiae” se convierte en ese señor mayor que no termina de encontrar su sitio en el hogar.

 

No queremos corbatas ni colonias; o tal vez sí, que nos vienen muy bien. Queremos ser el papaíto de siempre. Ni más, ni menos. Con nuestros defectos y nuestras virtudes. Yo he plantado un árbol, he escrito un libro y sobre todo, he tenido hijos, lo mejor que me ha podido pasar. Y de lo que me siento muy orgulloso. Que porras. Hoy me siento especialmente feliz.

 

padre

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

                                               Málaga 17 de marzo de 2014

 

… Y CON EL MAZO DANDO

 

Allá por el año 2008 publicaba una columna bajo el título de “A Dios rogando…” en la que recogía la buena noticia que me proporcionaba el banco de cordones umbilicales de Málaga. No viene al caso recordarla… pero hoy completo el refrán con esta reflexión.

 

Se trata de recoger la labor que están realizando personas de la capital maña, mediante el apoyo a la iniciativa de la Iglesia zaragozana  de crear una plataforma bajo el epígrafe: “Plan de emergencia de exclusión social”. Su trabajo concreto: paliar el problema generado por los desahucios de viviendas familiares por motivos económicos. Su compromiso se plasma en la aportación de viviendas para poder ser dedicadas a un alquiler social, proporcionar dinero destinado a facilitar dichos alquileres y la formación de un grupo de voluntarios que acompañen a personas y familias acogidas a estas iniciativas. Pueden leer la noticia en:

http://www.archizaragoza.org/fotogalerias/iv-gesto-diocesano-contra-la-crisis

Me parece que esta iniciativa si que afronta el problema por derecho. Las pancartas, las manifestaciones y los discursos megafónicos están muy bien. Pero creo que esto es estar… con el mazo dando.

 

Por otra parte están las entidades bancarias. En su ámbito hay de todo. Desde usura descarada a trabajo social. Desde capitalismo puro y duro a una actividad solidaria –dentro de lo que cabe-. En este último apartado se encontraban las viejas Cajas de Ahorros, herederas de los Montes de Piedad de antaño, que, al no tener socios, revertían sus beneficios en sus propios fines. Su labor era puramente social y cercana a los mas desheredados. Hoy, desgraciadamente, han dejado de mantener su identidad y se han convertido en Bancos, pero la mayoría mantienen parte de sus objetivos primarios, lo que les llevan a mantener sus Obras Sociales y a estar más cerca de las necesidades primarias.

 

He investigado un poco sobre los desahucios en Málaga y he descubierto una buena noticia. Una entidad catalana -entre otras- ha tramitado más de 500 daciones en pago en los dos últimos años. Lo que  significa: casa expropiada, deuda saldada; no entregada a cuenta del pago. En muchos casos han dejado en alquiler las viviendas a los propios desahuciados y les ha apoyado con el 50 % de su importe desde su Fundación. Me imagino que otras entidades han hecho lo mismo, así lo espero. Sin embargo hay bancos que han aplicado la ley de forma más dura. Hay gente “pa tó”. Parece ser que estamos reaccionando con un poco de corazón. En Zaragoza y en Málaga.

 

desahucios

 “El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

m.montescleries@telefonica.net

Las monjas mediáticas

                                  Málaga 13 de marzo de 2014

 

              Últimamente estamos observando la aparición en tertulias y entrevistas en los distintos medios de difusión, de monjas que plantean discursos a los que se les presta gran atención dado lo desconocido e insólito de sus respuestas para el común de los mortales. Parece ser que ahora se está descubriendo el Evangelio de Jesús, bastante desconocido para la mayoría de quienes las entrevistan o dialogan con ellos. Teresa Forcades y Lucia Caram, ambas dos, catalanas de nacimiento o de adopción, son un excelente ejemplo de ello.

 

Su discurso, al igual que el de Revilla, es coherente, un tanto demagógico y con puntos “calientes” perfectamente buscados. Yo no lo voy a juzgar, principalmente, porque no estoy capacitado para ello. Pero hablan con desparpajos y cercanía de lo divino y lo de humano rompiendo con el estereotipo de la “monjita pedigüeña y peganiños”.

Están entre los pobres, leen el periódico todos los días… y actúan en consecuencia. Anuncian, denuncian y se mojan.

 

Uno, en su modestia, es un periodista que cree en los medios como un excelente procedimiento para proclamar la Buena Noticia. Estoy seguro que en la medida en que los cristianos nos incorporemos a la aldea global, el mensaje llegará a más gente. Lo importante es que lo transmitamos de una manera equilibrada y no caigamos en el error de dar pie a que se tergiversen nuestras declaraciones o se manipule el Evangelio. Tenemos experiencias muy cercanas y flagrantes de ello.

La última entrevista de la monja argentino-catalana Lucia Caram con Risto Megide, ha sido una lección de periodismo avispado y ejemplo de la habilidad del presentador, para, de una forma solapada, arrimar el agua a su molino. La verdad es que ha captado la atención del espectador, pero, me parece que ha dejado más patente las hojas que el cogollo. Habilidad de Risto. Preguntas personales comprometidas sobre el triple voto de los religiosos, pero que no daban otra opción que a contestaciones obvias. Lucía estuvo brillante especialmente en su apreciación sobre la obediencia cristiana. En los otros compromisos se salió por la tangente.

 

Finalmente, mi reflexión sobre estas intervenciones me sigue animando a comunicar el mensaje de Jesús y, también de la Iglesia que me transmite su Evangelio y me ayuda a vivirlo. Al final el ejemplo de los cristianos es lo que sirve para que todos nos demos cuenta de que Jesucristo nos salva, pero que también nos pide que, en la medida de nuestras posibilidades, hagamos un mundo mejor. Cuidando de que presentemos la figura de Jesús, no la nuestra. El común de los mortales se queda mirando el dedo, no la luna que se señala. ¿Cómo hacerlo? Cada uno como pueda y sepa.

 

    sor lucia

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

                                               Málaga 10 de marzo de 2014

 

HOMBRE MUERDE A PERRO

 

Estoy harto de escuchar la narración de la historia de aquel archinombrado periódico que se distinguía por transmitir solo buenas noticias. Por lo visto duró menos que una pompa. Se suele argumentar tanto en conferencias, en tertulias, las facultades de periodismo y a nivel de calle, que la noticia no está en que un perro muerda a un hombre, sino en que un hombre muerda a un perro. En dos palabras, lo que vende es lo insólito y, sobre todo, la mala noticia. Todos sabemos que “El Caso”, es el periódico de más difusión de la posguerra.

Las teorías de la comunicación hablan de la propaganda. Esta consiste en crear noticias en vez de recoger lo que realmente sucede. Definitivamente, lo que no se publica… no ha pasado. A nivel de calle si no lo ha dicho la tele, no ha sucedido. Lo “comercial” es publicar lo que vende. Creo, modestamente, que hay que publicar todo lo que pasa y sin manipular. Un ejemplo: es evidente que las estamos pasando más que canutas. Pero se observan indicios –ojalá- de que nuestros nietos verán un poco de luz. Depende del medio que se trate, niegan la mayor y lo evidente. Ahora todo es malo. Como se vislumbra el cambio político, los medios están comprando chaquetas en las rebajas, de distinto color de las que vistieron hace dos años, y van “barnizando” las noticias.

 

Los futuros periodistas tienen que espabilarse. Como las cosas vengan un poco mejor ¿de que van a escribir? Hay quien piensa como yo en lo procedente de difundir también las buenas noticias. Destaca en este aspecto la UCJC, Universidad Camilo José Cela, sita en los alrededores de Madrid, una de las nuevas universidades privadas que van apareciendo. En su facultad de Periodismo se edita y difunde  el periódico “Buenas Noticias”. No sacan muchos números. Pero están muy bien paridos. Acabo de leer el de febrero de este año –está en las redes-. En el futuro llegarán a las distintas redacciones y tendrán que escribir de lo que les pida la empresa. Pero, por ahora, han hecho, por tercer año consecutivo, un periódico con cara y ojos, (treinta y cuatro páginas de buenas noticias), en el que no han tenido que recoger la mordedura de un chucho por parte de un individuo.

Después de más de quinientas “buenas noticias” comentadas por un servidor, me siento con fuerza moral para apoyarles y congratularme de su iniciativa.  Enhorabuena.

buenas noticias

 

Velocidades

6 f, 14

 “El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

m.montescleries@telefonica.net

Velocidades

                                  Málaga 6 de marzo de 2014

 

        Días pasados leía una columna en un periódico digital con el que colaboro desde hace años, en la que se recogía una reflexión sobre las distintas interpretaciones que se hacen del Evangelio desde los escritos, los púlpitos y las declaraciones puntuales a escala personal. El columnista se basaba en la pastoral para los separados, divorciados, casados civilmente, etc.

 

Pienso que cuando nos metemos en estos jardines, especialmente cuando no estamos capacitados para ello, lo que hacemos es confundir a las personas de buena voluntad y damos cancha a los que pretenden encontrar los tres pies al gato a semejanza de los que enseñaron la moneda a Jesús. A mí, personalmente, me gusta, en primer lugar, apelar a lo profundo de mi conciencia, que normalmente es mucho más dura que cuanto me puedan indicar los demás, y, en segundo lugar, acudir al “especialista”. Hay muchos en nuestra Iglesia. Pero, de manera muy destacada en los tiempos que corren, tengo una gran confianza en el Papa Francisco. El pasado jueves 27 proclamaba en su Misa en Santa Marta: Acompañar a quien ha fallado en el matrimonio” El Papa, comentando esa mañana el Evangelio del día, se detuvo en la belleza del matrimonio y advirtió que es necesario acompañar, no condenar, a todos los que experimentan el fracaso del propio amor. Lo pueden ver en el enlace:

 

:http://www.youtube.com/watch?v=AltJiH0k5Kw&feature=em-share_video_user

 

     Evangelio puro; no duro. Jesús tan solo entiende de la velocidad que te imprime el amor. Cada uno la suya. Al final nos redimirá Jesús que pondrá lo que nos falte. Creo que debemos escrutar menos el Evangelio y vivirlo más.

 

Ahora tenemos un maratón de cuarenta días. Lo recorreremos cada uno a su ritmo. Lo importante es morir al hombre viejo e intentar resucitar con Él. En este empeño no hay velocímetros.

 


 carrera tortugas

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

                                               Málaga 3 de marzo de 2014

 

LA TELE… ¡AY, LA TELE!

 

Esta semana me he sentido totalmente confundido durante mi presencia ante la caja de los truenos. La visión de sus programas me ha producido una sucesión de sensaciones tan distintas, que han alterado mi visión de las cosas y, como siempre, me han dejado con los pies fríos y la cabeza caliente.

El “lío” se inició con el programa del “follonero” sobre el 23 F, que consiguió engañarme y casi hacer picar. Que porras: piqué como un panoli.

Posteriormente se han presentado distintos programas que han jugado a captar la audiencia a costa de lo que fuera. Los jueves por la noche se pelean, por motivo del “share”, tres espacios que pugnan por llevarse el gato al agua. Cuéntame, Su cara me suena y La voz, kids. La Primera de TVE con su Cuéntame, lleva años recordándonos las vivencias y sentimientos que nos han acompañado a los españolitos de a pie, (pescaitos fritos), a lo largo de nuestra vida. Más que de lo que ha sido, lo que nos gustaría que hubiera sido. El pasado jueves, Antonio Alcántara derrumbó la poca confianza que nos quedaba en el amor eterno a aquellos que estamos en ese empeño. La moderna y avanzada España estuvo a punto de resquebrajarse y no me extrañaría que el rumbo que ha tomado el programa lleve a “quien corresponda” a tirar de las orejas a los guionistas. Se supone que ha sido un recurso para vencer a los imitadores de Antena 3 y a los niños cantores de Telecinco.

     Finalmente, el viernes, pude observar aterrado como, por mor de la audiencia, en un programa en prime-time, se agravaba el estado de uno de sus protagonistas, entre sollozos de algún participante, se le consideraba presunto suicida y se le daba el alta. Todo ello en menos de media hora. En ese programa van pasando uno a uno por el psiquiátrico, hasta que consigan que se les quede alguno entre las manos o nos metan a todos nosotros en el frenopático.

Mi buena noticia de hoy, me la transmite un corto de animación que me ha puesto los vellos de punta, me ha proporcionado una sonrisa y un rayo de esperanza en aquellos que transmiten ideas positivas. Lo pueden ver en  . Una auténtica expresión de sensibilidad vivida. Ruego se abstengan de verlo aquellos a los que no le gusta las cosas que escribo. Va de eso.

 

televisivos