Las monjas mediáticas

13 f, 14

 “El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

m.montescleries@telefonica.net

Las monjas mediáticas

                                  Málaga 13 de marzo de 2014

 

              Últimamente estamos observando la aparición en tertulias y entrevistas en los distintos medios de difusión, de monjas que plantean discursos a los que se les presta gran atención dado lo desconocido e insólito de sus respuestas para el común de los mortales. Parece ser que ahora se está descubriendo el Evangelio de Jesús, bastante desconocido para la mayoría de quienes las entrevistan o dialogan con ellos. Teresa Forcades y Lucia Caram, ambas dos, catalanas de nacimiento o de adopción, son un excelente ejemplo de ello.

 

Su discurso, al igual que el de Revilla, es coherente, un tanto demagógico y con puntos “calientes” perfectamente buscados. Yo no lo voy a juzgar, principalmente, porque no estoy capacitado para ello. Pero hablan con desparpajos y cercanía de lo divino y lo de humano rompiendo con el estereotipo de la “monjita pedigüeña y peganiños”.

Están entre los pobres, leen el periódico todos los días… y actúan en consecuencia. Anuncian, denuncian y se mojan.

 

Uno, en su modestia, es un periodista que cree en los medios como un excelente procedimiento para proclamar la Buena Noticia. Estoy seguro que en la medida en que los cristianos nos incorporemos a la aldea global, el mensaje llegará a más gente. Lo importante es que lo transmitamos de una manera equilibrada y no caigamos en el error de dar pie a que se tergiversen nuestras declaraciones o se manipule el Evangelio. Tenemos experiencias muy cercanas y flagrantes de ello.

La última entrevista de la monja argentino-catalana Lucia Caram con Risto Megide, ha sido una lección de periodismo avispado y ejemplo de la habilidad del presentador, para, de una forma solapada, arrimar el agua a su molino. La verdad es que ha captado la atención del espectador, pero, me parece que ha dejado más patente las hojas que el cogollo. Habilidad de Risto. Preguntas personales comprometidas sobre el triple voto de los religiosos, pero que no daban otra opción que a contestaciones obvias. Lucía estuvo brillante especialmente en su apreciación sobre la obediencia cristiana. En los otros compromisos se salió por la tangente.

 

Finalmente, mi reflexión sobre estas intervenciones me sigue animando a comunicar el mensaje de Jesús y, también de la Iglesia que me transmite su Evangelio y me ayuda a vivirlo. Al final el ejemplo de los cristianos es lo que sirve para que todos nos demos cuenta de que Jesucristo nos salva, pero que también nos pide que, en la medida de nuestras posibilidades, hagamos un mundo mejor. Cuidando de que presentemos la figura de Jesús, no la nuestra. El común de los mortales se queda mirando el dedo, no la luna que se señala. ¿Cómo hacerlo? Cada uno como pueda y sepa.

 

    sor lucia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: