Lo trascendente

27 f, 14

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

                                               Málaga 28 de abril de 2014

 

LO TRASCENDENTE

Hace años iniciábamos una serie de conferencias sobre lo divino y lo humano. En la primera de ellas intentábamos hacer pensar en el ideal de los interlocutores. Para ello les hacíamos recapacitar en primer lugar, la importancia que tiene ser persona, y, después, actuar en consecuencia. Planteábamos la necesidad de ser conscientes de ello, resaltando sus valores al utilizar los conceptos clásicos de división de los reinos de la naturaleza en: mineral, vegetal y animal. Simplificando, el mineral ni siente, ni padece ni se comunica, el vegetal crece y se multiplica, pero no se relaciona y el animal, crece, se multiplica, sufre, disfruta y se relaciona.

 

Al ser humano le situábamos en aquella reflexión, como dentro de un estadio superior, dada su capacidad de pensar y razonar. Lo malo es que, a veces, pierde su esencia cuando se mineraliza, vegeta y animaliza a consecuencia de renunciar al uso de sus facultades humanas.

 

Pienso que una de sus necesidades, desde el principio de los tiempos, es la sociabilidad, que nace del clan, de la familia o del grupo humano. En los momentos importantes de la vida le gusta estar rodeado de sus congéneres más cercanos. Esto ha dado pie a la realización de ritos acordes con las creencias de las distintas culturas y tradiciones recogidas en las religiones de todas las partes del mundo.

Por eso en la mayor parte de ellas se realizan actos especiales, en los que se congrega a los cercanos, con motivo del nacimiento, el paso a la pubertad, la formación de una familia o el fallecimiento de sus miembros. Lo que en cristiano es el bautismo, la confirmación, la primera comunión, el matrimonio y el funeral. Y en el resto de las religiones de todo el mundo, exactamente lo mismo.

 

El laicismo militante y emergente ha intentado acabar con estas manifestaciones al considerarlas religiosas y ha intentado erradicarlas de las costumbres sociales. Al final, el sentido común los ha hecho claudicar. Y así se están “reinventando” las ceremonias laicas de la presentación a la sociedad del neófito, de la celebración del final de los estudios primarios, de la firma de esponsales, o algo similar, ante la sociedad  y finalmente, de los funerales laicos.

 

Mi buena noticia de hoy me la proporcionan los avispados jóvenes empresarios que han creado la primera empresa para celebrar funerales civiles en Málaga. Serena, que así se llama la iniciativa, ofrece ceremonias laicas personalizadas en las que se despide al difunto con lecturas, poemas y música. Está indicado para aquellas familias que no son creyentes, pero que tienen deseos de ofrecerle algo más que el velatorio al difunto.

 

Me parece una iniciativa extraordinaria y necesaria, sin perjuicio de que sea un negocio. «Nuestro objetivo es preparar estos homenajes y que los familiares no tengan que preocuparse de ningún detalle», manifiesta una de las creadoras de esta idea, licenciada en Arte Dramático, que pone voz a la ceremonia.

 

Al final, es un sacramento sin Dios. Un lugar de encuentro con los amigos en un momento difícil. Creo que los seres humanos, queramos o no queramos, nos parecemos mucho. Buscamos darle un sentido trascendente a nuestras vidas.

 

Anuncios

 “El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

m.montescleries@telefonica.net

 No tengáis miedo

                              Málaga 24 de abril de 2014

 

“En esto Jesús les salió al encuentro y les dijo ¡Salve! Y ellas acercándose se asieron a sus pies y le adoraron. Entonces les dijo Jesús: No tengáis miedo. Id, avisad a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán”. (Mt 28, 9-10).

 

Este fragmento de Evangelio que hemos contemplado en estos días, recoge la frase que tantas veces se nos recordado por activa y por pasiva, una vez tras otra, nuestro añorado amigo Fernando Jiménez Villarejo. No tengáis miedo. A pesar de sus recomendaciones, el que esto escribe, día tras día y circunstancia tras circunstancia, cae en el error de sentirse solo ante las adversidades.

 

Lo bueno que tiene el miedo es que te hace recurrir a lo más profundo de tus sentimientos y agarrarte a lo único que te queda: tus personas queridas y tu escasa fe. La Pasión te llega en cualquier momento, sea la fecha que sea, y la Resurrección al hombre nuevo te alcanza cuando, de verdad, te dejas acompañar por el que murió por nosotros y, encima,  metes en el lío a su Madre.

 

Una vez más, el pedid y recibiréis, el buscar y hallaréis, el llamad y se os abrirá, se convierten en verdades incuestionables que  te hacen descubrir lo pequeño que eres y lo grande que te hace el agarrarte a aquello que te enseñaron tus padres en la fe: Cristo y tú, mayoría aplastante.

 

San Francisco nos decía: Señor, Hazme instrumento de tu PazDonde haya tinieblas, que lleve yo la luz.  En su sencilla oración nos marcaba el camino hacia la felicidad. Ese camino al que no le ves el fin, pero que, en pequeñas etapas, vas recorriendo.

Una vez más tengo que proclamar: Dios se lo pague a Dios. Esto funciona.

 

resurreción.

 

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

                                               Málaga 21 de abril de 2014

 

“LAS SANDALIAS DEL PESCADOR”

Entre las muchas notas de interés que se suceden a lo largo de la Semana Santa, en esta pasada, me ha impactado la revisión de la película “Las sandalias del Pescador” protagonizada por Anthony Quinn en ¡1968!, basada en la novela del mismo título de Morris West, un australiano que, en mi opinión, considero como un auténtico profeta.

 

El ucraniano Kiril Dakota, protagonista de la trama, es un obispo encarcelado durante años que es puesto en libertad. Elevado al cardenalato, sorprendentemente es elegido Papa. En la escena cumbre del film, decide vender todos los bienes de la Iglesia, empezando por la tiara pontificia, para con su importe aliviar la pobreza de un mundo abocado a un conflicto mundial. Invita al resto de los dirigentes mundiales a hacer lo mismo y el director de la película decide poner fin. Nos quedamos sin conocer la reacción del resto de los paises.

 

Aquella película fue premonitoria. Quince años después, nos llegó del este un Papa –Juan Pablo II– que hizo temblar los cimientos del telón de acero y acabó viendo como se desmoronaba la Unión Soviética. Ahora, parece que volvemos a las andadas. El pasado año nos ha llegado un profeta de la lejana América en forma de Papa Francisco. Viento del este, viento del oeste, que más da. Lo importante es el mensaje, los mensajeros pasan. En el caso del Papa Kiril, lo más importante de su pensamiento lo manifiesta en su discurso de aceptación de su papado. Se limita a transmitir las ideas principales de la primera carta de Pablo a los Corintios. “Ya puedo tener toda la fe del mundo, que si no tengo Caridad de nada me sirve”. El Papa Francisco nos habla, desde sus zapatos viejos de salir de los templos y oler a oveja. En esas estamos.

 

Pienso que todo el mundo entiende ese mensaje. Por lo menos para mí, es claro y meridiano. Cuando se va por ese camino las cosas mejoran. De momento esta Semana Santa ha brillado el sol y la gente ha sido moderadamente feliz. Ojalá el resto del tiempo fuera igual.

 

 

sandalias 2

Esperando

16 f, 14

 “El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

m.montescleries@telefonica.net

 ESPERANDO

                              Málaga 17 de abril de 2014

 

Cada vez paso menos por calle Larios. El cambio de actividad laboral, la dificultad de aparcamiento y la provecta vejez, me han ido alejando paulatinamente del relajante ejercicio de circular arriba y abajo por el salón malacitano.

 

Sin embargo aprovecho cuantas ocasiones tengo para recorrerla despacio, mirando y viendo cuanto en ella sucede. Para mí. es el termómetro de la temperatura malagueña y el reflejo de los pensamientos y realidades ciudadanos. Días atrás me encontré los bancos que hay en ella instalados provistos de una chapuza en forma de respaldo de silla de tiras de madera, acoplado a los asientos de mármol. Con gran utilidad. Éxito de crítica y público. Llenos hasta la bandera. Todos esperando.

 

La pasada semana, y esta, han sido semanas de pasión para unos, de esperanza para otros, de trifulcas para casi todos y de manifestación de las incoherencias de cuantos quieren justificar lo injustificable; aquellos que quieren ser políticamente correctos y apuntarse a cuanto sucede -siempre que les pueda beneficiar-, aquellos que con sus actos y actitudes encienden una vela a Dios y otra al partido, justificando las Navidades y la Semana Santa, considerándolas como “solsticio de invierno” y “fiestas de la primavera” o de “extraordinario manifestación de fe”. Según convenga. No se recatan de asistir a cabalgatas de Reyes o a procesiones semanasanteras, alegando intenciones “culturales o populares” y, o, que son más cristianos que nadie. La foto es la foto.

 

Mientras, los creyentes, haciéndole caso omiso a nuestro Papa Francisco, nos tiramos los trastos pública y privadamente. Cruces de cartas, declaraciones y descalificaciones –en las que interviene hasta el apuntador, sin tener porqué, ni idea de qué o el para qué- dan una imagen de las dos Málagas cada vez más enfrentadas.

Convendría que se calmaran los ánimos, se rezara, se masticara el Evangelio, se perdonara y se pidiera perdón. Con nuestras actitudes estamos consiguiendo escandalizar y terminar de “liar” a la gente sencilla que sigue pensando que “lo suyo” tiene poco que ver con pregones y traslados, velas rizadas y ensayos musicales, estudios cromosómicos y situaciones familiares. Los malagueños de a pie están esperando que salgan sus procesiones y puedan manifestar ante las imágenes de sus titulares su “fe del carbonerillo”, la que les permite seguir vagando por este valle de lagrimas con la intención de encontrarse al final del recorrido con ese Dios amoroso que les espera con los brazos abiertos y que, entre todos, les estamos ocultando o disfrazando de todo lo contrario de aquello que Le hizo hacerse hombre. La salvación del mundo. Tenemos que recapacitar.

 

La gente de buena voluntad está esperando. Tenemos todo el año para evangelizarnos y evangelizarles de verdad, sin segundas intenciones, como lo haría Jesús.

 

esperando

La entrada

13 f, 14

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

                                               Málaga 14 de abril de 2014

 

“LA ENTRADA”

Parece ser, y los historiadores de la época así lo recogen, hace unos 2000 años hubo una “movida” en Jerusalén cuyas repercusiones han alcanzado hasta nuestros días. La gente estaba tan necesitada de un motivo para echarse a la calle y dejar de pensar en las dificultades que sufrían; en el poder civil, militar y religioso que les sojuzgaba y les impedía ser libres así como la incapacidad de entenderse entre los vecinos, e incluso entre los familiares, que recibieron con palmas y olivos a Jesús de Nazaret, un “tipo raro” que venía a anunciarles la liberación. Aquello acabó como el rosario de la aurora. En cuanto descubrieron que el “profeta” iba en serio. Que no se trataba del “quítate tú para que me ponga yo”. Que tenían que repartir lo suyo, no lo de los demás. Que eran iguales todos ante Dios, sin acepción de conocimientos de “parneses” o de “gorrillos”. Que al ser hijos del mismo Padre, todos somos hermanos. Cuando vieron que iba en serio, lo “corrieron a gorrazos” y se lo quitaron de en medio por lo civil, lo militar y lo religioso.

 

Ayer volvió a entrar la imagen de Jesús en nuestrosjerusalenes particulares. Trompetas, tambores, aplausos, flores y agasajos. Ropas nuevas y tronos. Escapularios, bastones y medallas. La buena noticia de hoy es que, al paso de estas imágenes, habrá gente que se suba al sicómoro y se sienta cautivada por el testimonio de Aquél que dio su vida por nosotros; que, con palmas, y olivos, o claveles y saetas, disfrutaran de la entrada. Pero además, acompañaran al Jesús vivo, que sufre y padece en las fronteras, en los campamentos africanos, en los barrios periféricos, en la droga y la prostitución, en la soledad, la incomprensión y el hambre, y en tantas situaciones donde se puede ver representado en la figura de los hombres de buena voluntad en los que resucita.

 

Si no conseguimos que esta semana sea Santa, intentemos que, por lo menos, sea más cercana, más llevadera y más solidaria que las demás. Viendo el encuentro de los enfermos, sus familiares, los sanitarios, los cofrades El Cautivo y la Virgen de la Trinidad ante el Hospital Civil, he vuelto a llorar de alegría pensando que es posible. Su Pasión Muerte y Resurrección no fueron en vano. Lo importante es que dure todo el año.

cautivo

 

Veintidós

9 f, 14

 “El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

m.montescleries@telefonica.net

 VEINTIDÓS

                              Málaga 10 de abril de 2014

 

Este número se puso de moda tras el paso del “Dúo Sacapuntas”

por el programa “1,2,3, responda otra vez” en la vieja Televisión Española. Aquellos programas blancos, para todos los públicos, captaban la atención familiar y, siempre, respondían a las expectativas de una audiencia millonaria. Los dos malagueños que componían el “dúo” triunfaron con unos sketchs en los que aparecían ataviados con unos raídos vestidos de torear y la frase que culminaba su intervención: en la plaza había veintidós, veintidós, veintidós…

 

Ayer se ha producido en mi familia directa una circunstancia que me ha hecho recordar aquél programa que se inició en el año 1972. Curiosamente el año en que nació mi primer hijo Entonces nos juntamos tres personas bajo el mismo techo. El pasado lunes se incorporó a la saga el miembro número veintidós de la misma: Simón Montes Chaves, un mocetón de casi tres kilos y medio que nació muy bien, gracias a Dios y a su tía Carmen Montes, la matrona de la familia, que ya ha ayudado a nacer a unos pocos.

 

Ustedes dirán –y a mí, que me importa esta historia-, pues no lo sé, pero me parece bueno que la gente sepa que, en los tiempos que corren, sigamos creyendo en la vida y disfrutando de ello. Ocho hijos y catorce nietos en lo mejor que nos ha podido pasar. La plaza está abarrotá. Veintidós partos ya. Veintidós, veintidós, veintidós.

 

nacimiento simón 8-4-14

 

simón 8-4-14-2

 

 “

“Er jefe”

6 f, 14

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

                                               Málaga 7 de abril de 2014

 

“ER JEFE”

En Málaga llevamos un montón de tiempo en el que hablamos, casi siempre mal, de “los de la limpieza”. Se trata de los integrantes del colectivo laboral que gestiona la limpieza y recogida de basuras de la ciudad de Málaga. LIMASA, Servicio de limpieza integral de Málaga, es la empresa mixta que se ocupa de mantener nuestra ciudad como los chorros del oro. Sus socios son: el Ayuntamiento malacitano con un 49% y un grupo de empresas privadas que son propietarias del resto de las acciones.

Durante los últimos años, huelgas, amenazas, piquetes, servicios mínimos y demás circunstancias desfavorables, han presentado una imagen de LIMASA ante la opinión pública, de una empresa conflictiva con un personal muy reivindicativo, que, por otra parte, goza de unos convenios bastante favorables y un trabajo muy apetecido por un colectivo de parados que ve con envidia a los obreros perfectamente uniformados de “la basura”.

 

El pasado jueves nos presentaron en La Sexta un programa bajo el título: “El jefe infiltrado”. Un docudrama con un formato copia literal del que se viene emitiendo hace meses en el canal Xplora desarrollado en USA. El programa de La Sexta consiguió una audiencia sensacional de 3.000.000 de espectadores, un 18’6% del share. Una cifra impensable para la sexta en prime-time.

 

El programa siguió el esquema americano, con las diferencias notables entre las empresas gringas y las españolas -por muy grandes que estas sean-. En mi opinión, los obreros engancharon mucho más con el guión que el “jefe”. Éste, a mi parecer, un tanto envarado y débil ante el duro trabajo, estuvo más perdido ante las cámaras. Los trabajadores lo bordaron. Especialmente la chica que trabaja en la planta de reciclado.

 

La buena noticia de hoy me la proporcionan este grupo de obreros malagueños. Individuos bastante representativos de los hombres y mujeres de mediana edad malagueños. Aquellos que son el motor de la economía de esta ciudad, desde el comercio, la construcción, la hostelería o los servicios. Gente llana y noble, de lenguaje autóctono y cervecita, de cachondeo constante y positivo. “Hia, discurpa, pero tengo que trabahar”. Una frase que oíamos de un empleado de la limpieza, mientras bregaba con unos jóvenes impresentables en plena feria de Málaga.

 

La “metábasis subita” del programa; el cambio definitivo y concluyente, se produjo durante las entrevistas en las que se desvela la personalidad oculta del jefe. Hombres y mujeres como castillos, se derrumban ante el reconocimiento de sus virtudes laborales y personales. Lloran ante el regalo inesperado del “baranda”. Un par de viajes, pese al miedo a los aviones de la “parienta”, un vehículo utilitario, un ascenso o un contrato para desarrollar la afición de la fotógrafa, transforman las posturas de malagueños bragados –con pintas de legionarios recién licenciados- que acaban llorando de emoción.

 

Extraordinaria la presentación de la otra cara de unos obreros  que, hasta ahora, tan solo habían manifestado ante la opinión pública la peor de sus actitudes. Me alegro mucho. El casting laboral perfecto. La realización muy buena.

Me gustaría ver hoy, por un boquetillo, la reacción de los compañeros, entre escobas, basuras, camiones de limpieza y máquinas de reciclar. Espero que no pidan agravios comparativos. Esto es la tele y hay que considerar que han participado den un sorteo y le ha tocado a unos pocos. De momento, el Ayuntamiento se ha desmarcado del tema.  Enhorabuena a los premiados. Santa Rita, Santa Rita…

 

 

limasa

 “El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

m.montescleries@telefonica.net

 Cuatro de la tarde

                              Málaga 2-3 de ABRIL de 2014

             Eran las 8 de la tarde del 11 de octubre de 1978. ¡Han pasado casi 36 años! Aquél día un grupo de locos encabezados por Paco Rubio (hoy coadjutor de Santo Domingo) y un servidor de Vds., nos lanzábamos a la aventura de reunirnos con cuarenta y un chavales y chavalas para celebrar el primer cursillo de Cristiandad para jóvenes. Nos acompañaban en dicho periplo: Antonio Santamaría, Carlos Sanmillán, Pepe Jiménez y Carmina Herráiz (ambos ya con el Padre), Chelo Sánchez, Paco Gallero (q.e.p.d), Ramón Lanzas, Lupe Fernández (q.e.p.d.), Isabel García Bardón y Juan Antonio Montiel.

 

Aquella experiencia fue extraordinaria y de un resultado fabuloso que, aun hoy, sigue rindiendo su servicio a la Iglesia de Málaga. Durante los siguientes diez años, universitarios, aprendices, parejillas incipientes, colegiales, deportistas y toda una troupe de los jóvenes de la época, se encontraron con un Evangelio, cercano y asumible; masticado, vivido y difundido por los responsables de aquellos encuentros. A partir del tercer cursillo, los propios jóvenes transmitían la experiencia y los “viejunos” nos íbamos retirando. D.Ramón Buxarrais, como siempre, nos animaba. Vinieron los cursillos de matrimonios, de la tercera edad, de los emigrantes en sus países y al final los que se celebran ahora: jóvenes y mayores, hombres y mujeres, totum revolutum.

Los dirigentes de Cursillos de Cristiandad de Málaga han tenido un buen acuerdo. Radicalizarse; volver a las raíces, lo que de vez en cuando, casi siempre, nos viene muy bien. Se han puesto de acuerdo con la Delegación de Juventud de la Diócesis y van a poner en marcha el día 3 de abril a las cuatro de la tarde, en la Casa Diocesana (Seminario), un encuentro para la primera evangelización y la nueva evangelización de los jóvenes de Málaga.

 

Les auguro el mismo éxito, o más, que el que tuvimos en aquella etapa. La palabra de Dios ayer, hoy, mañana y siempre llegará a los jóvenes que esperan la liberación de un mundo que no les gusta y que quieren cambiar. Seguro que van a poder. Les auguro un resultado brillante y efectivo a “Los encuentros a las cuatro de la tarde”.  Que Dios os bendiga.

(Aquél cursillo y el anuncio de este 3-4-14. Casa Diocesana.16 horas.)

Cursillo 249

Cuatro-de-la-tarde-262x300