Algunos se espabilan

8 f, 14

 LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

                                               Málaga 9 de junio de 2014

 

ALGUNOS SE ESPABILAN

 

Me gusta comer. Comer; donde sea. Preferiblemente en mi casa; me molesta mucho el ruido ambiente, la gente hablando por teléfono como si estuviera en su despacho, las demoras entre plato y plato, etc. Todo estos inconvenientes, unido al escaso incremento de la pensión, me proporcionan una excusa para renunciar a los restaurantes donde, por contrapartida, se disfruta del amor y la compañía de los comensales, así como de viandas que se salen de lo común de los menús caseros.

 

De todo esto se han dado cuenta también los restauradores. Han observado que los establecimientos de comida rápida se han quedado con la mayoría de la clientela (españoles y extranjeros, malagueños y foráneos) que dado el desconocimiento de nuestros platos, por aquellos que vienen de fuera; o ante el miedo a la estocada en el hoyo de las agujas que te deja temblando la tarjeta de crédito de todos.

 

Los nativos, casi siempre, despreciábamos la obligatoria tablilla de precios que, reglamentariamente, cuelga en la puerta de los restaurantes. Hoy la miramos y remiramos, así como también nos pasamos información de los precios de este o aquél establecimiento que trata a tu estomago con cariño y, supra tutto, por un precio razonable.

 

La buena noticia de hoy se basa en la información de uno de los mozos que compartimos mantel y conversación los primeros viernes de cada mes. Con cierto misterio nos ha pasado el chivatazo de que uno de los restaurantes de más prestigio de Málaga, reconocido y alabado por las grandes plumas gastronómicas, ofrece un menú al mediodía de lunes a viernes a un precio razonable. Dicho y hecho, nueve zangolotinos jubilados sometimos a la prueba del algodón al susodicho mesón (como lo definiría el Quijote) que obtuvo un éxito arrollador. Catorce euros por barba más seis de vino, café y propina, nos han permitido disfrutar de una cocina esplendida, un excelente servicio y unas tremendas ganas de que llegue otra vez el primer viernes de mes.

 

Se han espabilado. Se han dejado de tonterías y culto a la elite. Se han adaptado a los tiempos que vivimos. Estoy seguro de que así es como se sale de las crisis. Con esfuerzo e imaginación. No les voy a dar más pistas por no hacer propaganda excesiva y nos suban los precios, pero se trata de un antiguo café que estaba en la costa oriental con nombre de capital europea y ha cambiado el Sena por el Mediterráneo. Blanco y en botella.

 

 

 

comida de amigos

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: