Parece que les molesta

20 f, 14

La buena noticia

de Manuel Montes Cleries

m.montescleries@telefonica.net Málaga 21 de julio de 2014

Parece que les molesta

En los tiempos en que vivimos la humanidad ha adquirido una serie de derechos, totalmente legítimos, que les ha permitido ser más libres y aceptar tan solo aquello que les apetece o está de acuerdo con su ideología y pensamientos. Esta situación trae consigo, como contrapartida, una serie de obligaciones que parece que les gusta menos aceptar.

Hemos pasado de una etapa en que la religión católica en España era como un signo de identidad, una “marca de fábrica” que nos obligaba a manifestar unas creencias respaldadas por unos signos externos, que se encontraban bien lejos de nuestra realidad personal.

Gracias a Dios (frase recuerdo de un pasado, pero que yo asumo personalmente), la cosa ha cambiado, de forma que cada uno asume sus creencias, o la ausencia de las mismas, de acuerdo con sus deseos. Lo que no es de recibo es que, por un esnobismo mal entendido, se desprecie a los que son fieles a su poca o mucha fe y lo manifiesten de forma ostensible.

El otro día, en mi partida de dominó matutina, alguno proclamaba su satisfacción al observar como los marineros portaban la imagen de la Virgen del Carmen mientras entonaban la Salve Marinera. Inmediatamente, el reventador intolerante de turno, nos espetó, de forma desabrida, su desprecio ante quienes creemos en algo que “en un naufragio, salva a unos y condena a otros”.

No valía la pena seguir esta conversación. Mi buena noticia ya me la habían transmitido esos hombres de la mar (por lo menos de espíritu; cada vez hay menos pescadores y embarcados). Cantaban su Salve mientras se hacían presentes en las calles, las playas y el mar del Rincón de la Victoria, transportando un sencillo trono que embarcan y pasean por todo el pueblo seguidos por los devotos (rinconeros y foráneos) que un año más acuden a la cita con la Madre de Dios.

Hay a quién parece que les molesta que la gente sencilla tenga creencias sencillas. Quizás porque sus pensamientos son tan elevados que les impiden acceder a la fe que, según el Evangelio, está diseñada para los limpios, los sencillos y los humildes de corazón. Lo siento por los que no entienden esto. De veras que se pierden algo maravilloso. Yo estoy encantado. Y respeto totalmente su increencia.

 

virgen del carmen

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: