EL VOLUMEN NO IMPORTA

17 f, 14

 

 

La buena noticia

de Manuel Montes Cleries

m.montescleries@telefonica.net Málaga 18 de agosto de 2014

EL VOLUMEN NO IMPORTA

Pertenezco al sufrido colectivo de aquellos que siempre hemos estado pasados de peso. De pequeño nos decían que éramos unos niños muy hermosos. Pero a partir de nuestra incorporación a las tareas escolares se trocó la “hermosura en el “gordo” directamente. La búsqueda de ropa confeccionada empieza a sufrir dificultades con la adquisición del traje de comunión. De allí en adelante, todo se convierte en un rosario de humillaciones, de miradas furtivas, de camisetas en la playa, de búsqueda de ropa a la desesperada y todo aderezado por las distintas dietas. Milagrosas unas, inexplicables otras, sacadas de libros americanos y europeos, recetas de herboristas de médicos chinos, tradicionales, dietistas afamados, etc.

Al final, los pies fríos y la cabeza caliente. La mayoría de las veces en vez de perder kilos, lo que se pierde es el tiempo y el dinero. El sabio doctor Grande Covián afirmaba que “lo único que no engorda es lo que se deja en el plato”. Es cierto lo único que adelgaza es el no comer. Y creo que no vale la pena. Lo curioso es que medio mundo está a régimen, mientras que la otra mitad pasa hambre por falta de alimentos.

La historia ha pasado de considerar la “hermosura” (que era signo de salud en la posguerra) a las “caninas ambulantes” que nos han querido vender como signo de belleza aquellos que no saben apreciarla. Finalmente, los americanos, !ay! siempre los americanos, se han liberado de prejuicios, nos han exportado las bebidas carbónicas y la comida basura, y todos tan contentos. Encima los diseñadores, fabricantes y distribuidores de ropa han descubierto el filón y se han lanzado al paraíso de las tallas grandes. La primera vez que observé esta situación (hace ya veinte años), fue cuando descubrí una tienda en Bruselas que se denominaba GULLIVER. La mitad la dedicaban a tallas minúsculas y la otra mitad a tallas xxxxxxxxxx; del 60 para arriba.

Pero el colmo de lo insólito lo descubrí en una gran superficie cercana a Nueva York donde no pude comprarme nada porque !todo me estaba grande! La buena noticia de hoy me la proporciona la rebelión de los de peso pesado.

Las playas se han llenado de mujeres y hombres con una gran superficie corpórea que exhiben sin ningún tipo de complejo. Bikinis minúsculos, tangas imposibles, bañadores apretados en los hombres, etc., cubren unos generosos cuerpos más realzados que nunca -dada la moda de tatuarse- por dibujos, frases y, si se lo proponen, con la impresión completa del Quijote.

Me parece muy bien, que cada uno haga con su cuerpo lo que quiera. Lo importante es que seamos felices. Y que nos dejen vivir con nuestro peso. Dentro de cien años, todos calvos.

oliver y hardy

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: