Esperanza

25 f, 14

LA  BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

                                                                   Málaga 26 de agosto de 2014

 

 

ESPERANZA

        

         Cuando hace años, muchos años, estudiábamos -y aprendíamos de carretilla- el catecismo Ripalda, repetíamos con una musiquilla inigualable: “Las virtudes teologales son tres: fe, esperanza y caridad”. En los tiempos difíciles, tal como los que vivimos ahora, apelamos -creyentes y no creyentes- a las tres; pero ante la enfermedad, recurrimos especialmente a la esperanza.

 

Recuerdo que en los años en que el virus del sida se extendía por el mundo como un reguero de polvora, se pusieron en marcha la investigación, los laboratorios y los políticos -apremiados por los medios de comunicación-   de los países avanzados a fin de poner remedio a un mal que nos le había importado demasiado hasta que no lo habían sentido en sus propias carnes. Hoy, el sida, como tantas otras enfermedades, antiguas y modernas, tiene un tratamiento eficaz, tanto preventivo como paliativo.

 

Con el maldito ébola está sucediendo lo mismo. Gracias a Dios hemos podido constastar la curación de dos misioneros norteamericanos, victimas de la enfermedad, sometidos a un tratamiento experimental que, en su caso, no en el del misionero español, ha dado resultados satisfactorios.

 

Esta es la buena noticia de hoy que lo sería mucho más si se pusiera en marcha la producción masiva -y económica- de los remedios utilizados en los hospitales americanos para curar a sus dos subditos. Y, posteriormente, se pusiera a la disposición de esos pobres africanos que entierran a sus víctimas sin tener quien les ayude ni les trate. Que no pase como cuando el sida, que las peleas de los laboratorios alargaron innecesariamente la preparación de los tratamientos. O con el ELA, que queremos curar a golpes de cubetazos de agua helada.

 

Los “paises civilizados” seguimos mirándolos con indiferencia y cuidándanos de que no se vengan para acá los aquejados del ébola. Allá ellos con sus problemas. !Ay!, en que mundo vivimos. Seguiremos apelando a la esperanza. El ser humano es capaz de casi todo. Hasta de serlo.

 

 

 

 

 

esperanza

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: