TODOS LOS SANTOS

6 f, 14

El segmento de plata

por Manuel Montes Cleries. m.montescleries@telefonica.net

                                Málaga 6 de noviembre de 2014     

 TODOS LOS SANTOS

 

Desde tiempo inmemorial la humanidad ha querido resaltar diversas fechas para conmemorar los hechos trascendentales acaecidos a lo largo de la historia. Muchas veces han aprovechado la conjunción de planetas, los cambios de estación climática o el día en que se supone que sucedieron los hechos. Así se nos ha ido llenando el calendario de días de…, de semanas…, de puentes y vacaciones varias, etc. Los cambios culturales o religiosos han ido adaptando esas fechas a sus deseos o conveniencias y hablamos de Semana Santa vs. fiestas de primavera, Navidad vs. vacaciones invernales y, por último, festividad de Todos los Santos vs. Halloween.

 

Esta última, amén de llenarme de indignación, dada su procedencia y desarrollo actual, consigue enervarme. Se ha convertido en una fiesta chabacana, nacida para los niños y arramblada por los mayores y que, sobre todo, desvirtúa la tradición cristiana de culto a los Santos y recuerdo de los difuntos.

 

Olvidando las interferencias, me quiero ceñir al concepto de Santos que, como tantos otros no tenemos demasiado claro. A mí, personalmente, me sorprendió la primera vez que un orador, procedente de otra ciudad española, se dirigió a un nutrido grupo de católicos malagueños con el siguiente calificativo “santos de Málaga”. No hizo otra cosa que utilizar el que recogen los Hechos de los Apóstoles como preámbulo de algunos discursos recogidos en los mismos. La palabra Santos no se refiere tan solo a los que se encuentran con el Padre, sino a aquellos que viven en comunión con la Iglesia.

 

La wikipedia recoge, sorprendentemente, una definición bastante atinada de la palabra Santo: Se rinde culto a los santos y se vinculan con la relación que hay entre los cristianos como Cuerpo de Cristo, de modo que vivos en cuerpo y alma o solamente en el alma son considerados igualmente miembros de la iglesia. Al decir ‘todos los santos’ se incluye a los santos que viven aún corporalmente como los que no, mientras que el Día de los Fieles Difuntos se recuerda especialmente a aquellos que ya han muerto corporalmente, pero que tienen la esperanza de la resurrección.” Es decir, que hay Santos aquí y allí.

 

En la homilía que disfruté el pasado sábado, el celebrante aclaró mucho el tema. Los Santos que vemos en los altares ejercen su mediación con el ejemplo de su vida. Que se trata de los que reconoce la Iglesia como tales por sus hechos ya pasados y que, también, hay muchos por la calle siguiendo el camino de Jesús.

 

    Me puse a pensar en nombres, en caras, en ejemplos  y mi santoral se llenó de apellidos, gestos, apodos y milagros de cada día. Los que yo conozco son más de 144.000. Es que San Juan no tenía ordenador.

Así que me acordé de San Antonio Checa, Santa María Tapia (fallecidos) y Santa María de los Ángeles Vicuña, San Ramón Buxarrais y la hermana Santa Paciencia Melgar entre otros.

 

 

santos

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: