Cofrades y cofradías

13 f, 14

El segmento de plata

por Manuel Montes Cleries. m.montescleries@telefonica.net

                                Málaga 13 de noviembre de 2014     

 COFRADES Y COFRADIAS

 

Tengo cierto conocimiento sobre el tema. Soy cofrade de toda la vida. Hace años que recibí la medalla conmemorativa de los cincuenta años como hermano. He sido nazareno, insignia, mayordomo ambulante y hombre de trono muchos años. He sido consultor en algún momento, pero jamás he salido con un bastón, con la cara descubierta ni he dado ningún pregón. Solo una vez hablé en un triduo de los “moraos” de Alhaurín el Grande y por poco me pegan.

 

Dada esta trayectoria, me atrevo a opinar sobre estos temas con cierto pudor y la sensación de inestabilidad por gozar de una amplia dosis de ignorancia. Así que lo dejo en manos de los expertos. Dice la RAE que cofradía es: “congregación o hermandad que forman algunos devotos, con autorización competente, para ejercitarse en obras de piedad”. La wikipedia añade: “Una cofradía o hermandad es una asociación de fieles católicos, pública o privada, establecida conforme a los cánones del Título V del Código de Derecho Canónico Las cofradías reúnen a los creyentes en torno a una advocación de Cristo, de la Virgen o de un santo, un momento de la Pasión o una reliquia, con fines piadosos, religiosos o asistenciales.

 

La cosa está bastante clara. Y yo no me atreveré a añadirle a estos conceptos ni una coma. Los malagueños estamos lo suficientemente formados y tenemos una gran experiencia en cofradías, avalada por cientos de años de vivencia. Pero hay veces que se nos olvida. Como en tantas otras cosas de la Iglesia, creo que tenemos que radicalizarnos, volver a las raíces. Ver para que nacimos como cofradía y obrar en consecuencia. Lo de los cargos, los bastones y las fotografías hay que dejarlos para otros ámbitos. A veces de los pregones  cofradieros se pasa a los pregones corraloneros.  Insisto en el mensaje de Jesús: compartir igualdad y solidaridad, en una palabra, amar. A veces este precepto divino lo hemos deformado y convertido en poder y prestigio; figurar.

 

Las cofradías han evolucionado en todos los campos. Y muy positivamente. Se ha acentuado en el concepto de la atención a los necesitados, la oración y la formación. Se han democratizado las cofradías que ya no son de algunas familias o grupos. Se han incorporado de forma extraordinaria las mujeres. Pero aun, de vez en cuando, escandalizamos a los que no nos conocen con actitudes intransigentes y con posturas poco evangélicas. Creo que se solucionaría mucho el tema con la corrección fraterna y la humildad. Empezando por mí. Pido disculpas si molesto a alguien. No es mi intención.

nazareno

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: