MOHAMED

25 f, 15

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    LA  BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

 

                                                             Málaga 26 de enero de 2015

MOHAMED

 

He conocido a Mohamed. Es un chico magrebí de veinticinco años pegado a una silla de ruedas. En el lenguaje popular hay dos tipos de mahometanos en función de su situación económica y sus países de origen; los “moros”, sin posibilidades económicas y los “árabes”, con yate y petróleo en el golfo Pérsico.

Mohamed pertenece al primer grupo. Sufrió un accidente laboral en Marruecos hace años y vino a Málaga a tratar su parálisis de los miembros inferiores en el HOSPITAL PASCUAL. Su tratamiento, que ya discurre por el tercer año, va para largo. Allí, en el hospital, conoció a unos “ángeles de la guarda” que le ofrecieron la oportunidad de acogerse a la hospitalidad del “Cottolengo”, la casa del Sagrado Corazón sita en las playas de San Andrés.

La religión de Mohamed es el Islam. Las personas que le cuidan son católicas. Y él, dentro de sus dificultades, es feliz. Me confesó que no quiere irse de Málaga. Que aquí ha encontrado su futuro y su felicidad. “No entiendo porque nos tenemos que llevar mal cristianos y musulmanes. Tenemos el mismo Dios”.

Creo que este es el sentimiento de la inmensa mayoría de los seres humanos. Pero mientras tanto, una serie de personas con ideas torticeras, nos echan a pelear los unos con los otros. Primero, crean las situaciones de tensión y después, las alimentan con mensajes como el que recibí el pasado fin de semana. “Amenaza de bombas en las grandes superficies”. “No salgáis el fin de semana”.

La buena noticia de hoy me la ha proporcionado Mohamed, con su sencillez escondida tras una sonrisa de oreja a oreja. Con la presencia de una monja que se ha convertido en su madre. Con el abrazo que nos dimos al despedirnos. No existen vallas entre los hombres de buena voluntad. Salam Aleikum, Mohamed. Que Dios nos bendiga. A ti y a mí. A vosotros y a nosotros.

 

 

mohamed

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: