COMO EL ROSARIO DE LA AURORA

25 f, 15

El segmento de plata

por Manuel Montes Cleries. m.montescleries@telefonica.net

Málaga 26 de febrero de 2015

 

“Como el rosario de la aurora”

Aunque nací en Jaén, mi vida ha transcurrido en Málaga, ciudad a la que llegué con siete años. Mis padres se casaron en las ruinas de la Iglesia de Santo Domingo en el año 1940. Tuve la oportunidad de llevar el ramo de nuestra boda a la Virgen de la Esperanza, de cuya cofradía soy hermano desde hace más de cincuenta años. He vivido mi infancia y adolescencia en el Pasillo de Santo Domingo y en calle Mármoles (Trinidad-Perchel). He portado el trono del Cautivo en el traslado de los años sesenta, cuando costaba trabajo encontrar quién lo hiciera. He sido nazareno de vela, insignia,  responsable de sección y miembro de la Junta Directiva de la Esperanza. Pero sobre todo he sido portador del trono de María Santísima de la Esperanza durante veinticinco años. Allí comprendí la importancia de las procesiones malagueñas al descubrir las caras arrobadas de los espectadores, desgranando una oración muy personal al paso de la Virgen. Ricos y pobres, creyentes, no creyentes y mediopensionistas se sienten cercanos a Jesús de Nazaret y a su Madre por lo menos en esos días. Todo este rollo es para demostrar que no soy sospechoso de ser un anti-cofradías, pero tampoco soy un forofo.

Me siento orgulloso de haber podido, por la gracia de Dios, pasar de la religiosidad a la creencia y, en la medida de mis cortas luces, a la fe. He luchado por la integridad y la coherencia de las cofradías desde dentro y desde fuera. He podido constatar la dedicación de muchas de ellas a la caridad y la formación además del culto. Y le pido a Dios que me libre de juzgar los fines y criterios de los cofrades.

Pero, desde la caridad y la claridad no tengo más remedio que sentirme abochornado por el cariz tumultuario y belicoso que están transmitiendo algunos hermanos cofrades. Circunstancia que nos hace recordar el dicho: “esto va a acabar como el rosario de la aurora”. Si entran en Internet y buscan, esta antigua frase les presentará unas circunstancias similares a las que estamos viviendo actualmente.

Estimo que no es para tomárselo a chirigota. Bastante trabajo nos cuesta ir desmontando los falsos criterios de cuantos tan solo ven lo negativo de la Iglesia Católica (la casta y meretriz de San Agustín) sin reparar en las maravillas y la liberación que nace del Evangelio de Jesucristo. El escaparate de la religiosidad malagueña se ve empañado por la pobreza de espíritu y el culto al yo, de quienes deberíamos dar ejemplo de nuestro cristianismo manifiesto y manifestado.

Dios me libre de tirar la primera piedra, porque no estoy libre de pecado, pero llamo al sentido común y a que prestemos atención a lo que nos dicta el Espíritu Santo y el sentido común. Que no es otra cosa que servir y potenciar la Semana Santa desde su aspecto más cristiano. Convertirnos y creer en el Evangelio. Y mostrar el auténtico rostro de Jesús.

 

 

“El rosario de la Aurora” Cuadro del pintor sevillano José García Ramosrosario de la aurora

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: