El otro palo de la pancarta

28 f, 15

El segmento de plata

por Manuel Montes Cleries m.montescleries@telefonica.net

Málaga 28 de abril de 2015

EL OTRO PALO DE LA PANCARTA

 

A lo largo de mi ya dilatada vida he tenido que compartir momentos muy difíciles sufridos por la sociedad mundial en general y la española, andaluza y malagueña en particular. Recuerdo con cariño y añoranza una acampada en la Plaza de la Marina, donde estuvimos toda mi familia a lo largo de bastantes días solicitando la concesión del 0’7 de los presupuestos a la atención de los países, regiones y familias más necesitadas. Alguno de los organizadores del encuentro desaparecieron de aquellos alrededores apenas se marchó la prensa y se acabaron las fotografías.

 

En otra ocasión, un buen amigo muy comprometido con las reivindicaciones sociales nos incitaba a un grupo de cristianos a salir a la calle manifestando nuestra repulsa a la situación política, económica y social. Su argumento era el de siempre: “tenemos que hacer”, pero la realidad era que pensaba: “tenéis que hacer vosotros, que yo ya estoy justificado”. Muy quemado con su insistencia en las, por otra parte justificadas, reivindicaciones, le indique que yo estaba dispuesto, pero las pancartas tienen dos palos; que él portara el otro. Se calló, no hizo nada y hasta hoy.

 

Algo similar me planteo ante los acertados comentarios de la Conferencia Episcopal Española y plasmados en la nota publicada en estos días con una serie de propuestas “ante la ardua tarea que nos queda que afrontar” ante los problemas de las economías familiares, la persistente situación de pobreza de muchos españoles, el paro, la corrupción política y “la falta de energía para su erradicación”. Apelan a la recuperación de la dimensión ética y a la mejora en “el mal funcionamiento del sistema”.

 

La nota, con la que estoy totalmente de acuerdo, no tiene desperdicio. Tan solo hecho en falta un gesto. Eso que nos recuerda tantas veces el Papa Francisco. Pienso que la Iglesia en general y yo en particular tenemos que esgrimir la pancarta de la solidaridad cogiendo uno de los palos con mucha más fuerza y que la sociedad política y civil porte el otro con el mismo empeño.

 

Que conste que no quiero con estas letras ignorar lo que se está haciendo desde la Iglesia Católica a través de Caritas y de cuantas instituciones estamos al servicio de los demás siguiendo el ejemplo de Jesús de Nazaret, pero pienso que debemos hacer mucho más. Llegar a ese escándalo que nos haga ser calificados, jerarquía y cristianos de a pie, como esos locos de Jesús que siguen lo que nos recomienda el Evangelio de San Mateo en sus capítulo 5, 6 y 7 o la primera carta de San Pablo a los Corintios en su capítulo 13, que son algo más que palabras bonitas para leer en las bodas.

 

Dicen los italianos: “primo indemnizare e dopo parlare de amore”.  pancarta

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: