El Seguro

31 f, 15

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    LA  BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

 

                                                             Málaga 1 de junio de 2015

EL SEGURO

 

Esto de estar en manos de la seguridad social le hace a uno más fuerte y le acrecienta la virtud de la paciencia. Siempre que no padezca uno cosas muy graves. Entonces los protocolos se suavizan, las listas de espera se clarean y, normalmente, el problema se solventa con rapidez y eficacia.

 

Tengo la mala suerte –o la buena, todo es cuestión de opiniones- de padecer muchas dolamas de las que no matan a nadie pero que te dejan jodido por el momento y, a aquellos que somos aprensivos e hipocondríacos, con la mosca detrás de la oreja.

 

Hace años que vengo observando que los tendones de mis manos se van endureciendo por momentos, hasta el punto que se van cerrando poco a poco los dedos que sustentan y manejan. La dolencia está perfectamente diagnosticada como el Síndrome de Dupuytren desde hace dos años. La solución es quirúrgica o con un tratamiento específico de infiltraciones en los tendones dañados. Un mes tras otro pregunto por “lo mío”; estoy en lista de espera. Al parecer es un problema de fondos económicos. Pero va para veinticuatro meses. Menos mal que no soy pianista.

 

Por otra parte, mi garganta está maltrecha de tanto hablar y hablar mal. Gastada por el uso, el exceso de frío y calor repentino y, sobre todo, porque tiene la misma edad que yo. Tras el paso por la médico de cabecera, visité a la especialista en otorrinolaringología. Me dijo que tenía una afección leve en la garganta, que fuera al logopeda y que ya me llamarían. El logopeda me ha enseñado a respirar mejor a vocalizar, etc., pero las tragaderas cada vez me duelen más. Quiero empezar otra vez el proceso y me dan cita en el médico de cabecera dentro de diez días. Después esperar la cita con el especialista, etc. Otros veinte días. Ánimo, paciencia y barajar.

 

La buena noticia es que desde hace muchos años tengo una póliza con el Ocaso. Si la palmo inesperadamente no me tienen que guardar en la nevera. Estos son rápidos. Así que estoy contento. Hablando lo imprescindible y bebiendo todo caliente. Todo sea porque tengo que leer esta buena noticia en la radio. Espero  recuperarme para el lunes. Si no, por señas. Y lo de los Asperones está controlado. Eso sí está seguro.

 

seguridad social

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: