Se puede

21 f, 15

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    LA  BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

 

                                                             Málaga 22 de junio de 2015

SE PUEDE

 

Hoy me vais a perdonar, pero voy a escribir una buena noticia con un tufillo de tristeza y melancolía casi incompatible con el espíritu de mis escritos anteriores.

 

Y es que la situación política, económica y religiosa por la que estamos pasando llega a trascender a nuestra vida privada y nuestra actitud positiva a la que llega a anular. Cuando ves que varios de los flamantes políticos recién elegidos tienen que renunciar a sus cargos porque su vida no tiene un pasado limpio ni “limpiable”; cuando la economía va mejorando en según donde, pero algunos países europeos están pasando de tercermundistas a algo peor; cuando el mundo arde en guerras, la mayoría sustentadas por una religión mal entendida; cuando todo esto trasciende a lo cotidiano, por lo menos en mi caso, te entran  ganas de tirar por la calle de en medio y aislarte de cuanto te rodea. Lo malo es que en los antípodas sucede algo parecido.

 

En estos momentos tienes que recurrir al viejo repertorio y recordar aquella frase que, demasiado a menudo, tenía que repetir a una amiga acuciada por los problemas de los que proclamaba no poder salir. Se puede. Era la frase con que la martilleaba. Dice el refranero popular que “no hay mal que cien años dure” y que el gracejo popular ha completado con el “ni cuerpo que lo resista”. Pero sobre todo apelo a la frase de Cándida, aquella fámula de Guillermo Fesset que acabó contando su vida en una película, ella decía que “Dios ahoga, pero no aprieta”.

 

            Esta tormenta de ideas bulle en mi mente mientras me he puesto a intentar transmitirles buenas sensaciones a mis lectores. La buena noticia de hoy es que todos tenemos recursos para salir de las dificultades. Que lo bueno que tienen las equivocaciones es que te demuestran que estás vivo. Ningún cliente de Los Asperones se equivoca. Tan solo hay que mirar un poco más a tu alrededor y menos a tu ombligo. Sobre todo si algún día escuchas la frase “te quiero y te acepto como eres”.  Yo la he escuchado en algunas ocasiones. No las necesarias.

 

 

se puede

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: