Fiesta sorpresa

30 f, 15

El segmento de plata

por Manuel Montes Cleries m.montescleries@telefonica.net

Málaga 30 de julio de 2015

FIESTA SORPRESA

Entre las celebraciones habituales a las que hemos asistido los pertenecientes al segmento de plata no se encuentran las fiestas sorpresas. En nuestros tiempos, normalmente, todo el mundo sabía lo que se iba a celebrar, el sitio para el evento y los asistentes al mismo. La filmografía americana nos ha ido transmitiendo, como en tantas otras cosas, la costumbre de celebrar en ocasiones extraordinarias tales como cumpleaños, santos, aniversarios o jubilación, una fiesta cuyas características todos conocen menos el “ojomeneado”. Se trata de la fiesta sorpresa.

 

He tenido la suerte de resistir en este mundo durante los últimos setenta años. El pasado día 25 me la pegaron con queso como corresponde a un pardillo como yo. Me invitaron a una fiesta en casa de uno de mis hijos que vive fuera de Málaga, pero que pasa sus vacaciones aquí en una casita en la playa y, a regañadientes, me dirigí a ella con el estoicismo de asistir a una fiesta infantil.

 

Al pasar por la puerta de la casa, una multitud enfervorizada me recibió con pancartas, abrazos y ovaciones. Me quedé aturdido unos segundos mientras mi disco duro procesaba la situación. Miraba a un lado y otro y me encontraba con amigos recientes y antiguos, muy antiguos; familiares cercanos y de media distancia; amigos llegados de todas partes. De vez en cuando se abría la cancela y entraba alguien muy querido con sonrisa de lado a lado. Llamadas de aquellos que no tenían posibilidad de venir, etc. La consecuencia… la propia de un hombre duro como yo. Acabé llorando como una magdalena. El momento dramático se trunco en cómico cuando uno de los niños asistentes rompió una toma de agua y el geiser consiguiente baño a todos y arruinó el peinado de las damas.

 

El mejor regalo que pude recibir fue un libro lleno de fotos en las que se recogía momentos de mi vida en los últimos setenta años en los que me encontraba en momentos puntuales junto a alguno de los asistentes. Cada uno de ellos con una dedicatoria. Acabamos con parlamentos enternecedores y aun no me he podido recuperar del todo de esta celebración.

 

Era de la opinión de que los pertenecientes al segmento de plata nos encontramos curados de espanto y pocas cosas nos pueden sorprender. Mentira. La capacidad de asombro nos permitirá sentirnos vivos y útiles mientras permanezcamos en este mundo. Doy fe.

 

“Jóvenes” pertenecientes al segmento. Organizad festorros como este cada vez que podáis. Vale la pena. Me han dado otros setenta años de vida entre todos. Hurra por los inventores de mi fiesta sorpresa. Estos de la foto son los más cercanos. Bebidas incluidas.

 

25-7-45 fiesta sorpresa

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: