¿Qué hemos hecho mal?

6 f, 15

El segmento de plata

por Manuel Montes Cleries m.montescleries@telefonica.net

Málaga 6 de agosto de 2015

¿Qué hemos hecho mal?

Cada semana me hago la misma pregunta al asistir a la celebración de la Eucaristía dominical. ¿Qué hemos hecho o qué estamos haciendo los diversos estamentos de la Iglesia para quedarnos cada vez más solos? Las estadísticas que presenta la jerarquía hablan de número de comuniones, de porcentaje de asistentes a misa o de otros muchos conceptos positivos. Pero los templos están casi vacíos, salvo en las primeras comuniones y en los entierros. Los padres acuden con los niños a misa varias semanas antes de la primera comunión y como mucho asisten a la segunda. Después… hasta la confirmación o el matrimonio, si hay suerte.

 

Cada fin de semana miro a mí alrededor, especialmente a mi lado, y descubro que, como mucho, me acompaña algún nieto. De los demás, algunos van siempre, otros casi siempre, aquellos casi nunca y esos otros nunca. Es decir: fracaso absoluto por parte de mi generación, como transmisora de valores, y de los celebrantes, casi todos del segmento de plata, que no se han planteado el aggiornamiento en las formas y la creatividad que anime a aquellos que vienen de vez en cuando y se encuentran con el adocenamiento de siempre.

 

Sin embargo, muchos jóvenes, durante las vacaciones, acuden cada año en busca de la espiritualidad a aquellos lugares donde se la transmiten de forma más jubilosa. Encuentros como los de Taizé, año tras año se llenan de jóvenes llegados de todo el mundo en busca de ese encuentro con lo trascendente que nosotros, desgraciadamente, no sabemos transmitirles.

 

Como he dicho en otras ocasiones, es necesario que las comunidades cristianas hagamos un esfuerzo por acercar a todo el mundo, especialmente a los jóvenes y a los niños, a unas celebraciones en las que no se sientan espectadores aburridos, sino actores de la vivencia de la Eucaristía. Recuerdo con nostalgia aquellas celebraciones dominicales en calle Nueva, en El Buen Pastor o en San Ramón. Allí nadie miraba la hora.

 

 

taize

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: