Ni una buena noticia

30 f, 15

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    LA  BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

 

                                                             Málaga 31 de agosto de 2015

“NI UNA BUENA NOTICIA”

Hay semanas en las que casi no me atrevo a transmitir una buena noticia. El dolor a veces me puede. Pero como quiero seguir siendo fiel al compromiso que contraje conmigo mismo al iniciar mi andadura como columnista, me apresto a hurgar en lo profundo del incomprensible mundo que nos rodea y a poner en luz algo que nos aparte de la desesperación ante tanto despropósito como contemplamos.

Llega el momento en que te “acostumbras” a sufrir unos telediarios llenos de pateras, ahogados, maltratadores, corrupción y fútbol, mucho fútbol. Pero hay imágenes que te dejan sin respiración. Me refiero a esas que recogen el éxodo de refugiados de guerra que huyen de sus países invadidos por las dictaduras religiosas. Me han hecho retrotraer a la segunda guerra mundial o a la guerra del Vietnam.

Pero a todo hay quién gane. El colmo de la explotación del hombre por el hombre lo he podido contemplar en ese camión frigorífico, preparado para el transporte de pollos, lleno a rebosar de criaturas que han muerto antes o después, que más da, de ser abandonados en medio de una autopista de la aséptica Austria.

Siempre recordaré como nos echamos a la calle miles de malagueños para manifestarnos contra aquella guerra de Irak que se gestó en el encuentro de los “tres tenores” en las Islas Azores. Aquél día nos pronunciamos Muy justificadamente por cierto. Pero, ¿hasta cuando vamos a contemplar impasibles como millares de seres humanos mueren en el empeño de vivir en paz y comer por lo menos una vez al día? ¿Cuándo viviremos esa manifestación de apoyo a los emigrantes? Parece ser que esta situación no va a acabar nunca. No interesa un mundo en paz. Las guerras reactivan la economía.

Se me está acabando el espacio y de pronto se enciende la luz. ¡Una buena noticia! Hoy, 31 de Agosto recoge el calendario la festividad de San Ramón Nonato, el patrón de las embarazadas y la onomástica de uno de los mejores amigos que he podido “cosechar” a lo largo de mi ya dilatada vida: Ramón Buxarrrais Ventura, obispo emérito de Málaga que, a sus casi 86 años sigue cuidando de “sus viejos” (judíos, musulmanes o cristianos), de “sus niños” y de la gente de Melilla. Encima, en la distancia, orientando y alentando mis ideas. Aunque no le gustan los toros. Nadie es perfecto. Felicidades.

             

                                    ramon buxarrais

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: