Un niño en la playa

6 f, 15

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    LA  BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

 

                                                             Málaga 7 de septiembre de 2015

“UN NIÑO EN LA PLAYA”

Cuando uno cree que ya ha superado el límite de su capacidad de asombro, la cruda realidad nos presenta situaciones inimaginables. En este caso ha sido la terrible escena tomada en una playa turca en cuya orilla se puede ver lo que parece ser un muñeco abandonado. La triste realidad es que recoge la imagen de un niño de tres años ahogado víctima de la guerra, la mala leche y la desidia del mundo civilizado al que vergonzosamente pertenezco.

 

Vivo en la playa. A unos cincuenta metros de la orilla. Desde mi balcón puedo ver como alguno de mis nietos juega con la arena, intenta surfear o huye de las medusas. Tengo dos de aproximadamente tres años: Alejandra y José Manuel. Viven como reyes. Rodeados por el cuidado y el cariño de todos nosotros. Los he comparado con la imagen de la playa otomana y un escalofrío ha recorrido todo mi cuerpo. Aylam y su hermano han terminado su corto viaje. Buscaban el paraíso en Canadá. Pero se lo negaron. Acabaron en la orilla de una playa de moda. Sin querer.

 

Lo tengo claro. Ni mi mujer ni yo estamos en edad para criar otro niño, pero si es necesario que nos lo manden. Ya está bien de gritar y de no hacer. Ya ha salido una propuesta desde Alhaurín de la Torre y otra de Málaga Acoge de atender a refugiados en nuestra ciudad. Que cuenten con nosotros.

 

Entre tanta tristeza una buena noticia. La Asociación Benéfica el Biberódromo, que tengo el honor de presidir, ha recibido una subvención extraordinaria, en todos los aspectos, para atender a los 200 niños de 0 a 24 meses que pertenecen a familias en riesgo de exclusión y a los que ayudamos. Un refuerzo extraordinario que nos permite mirar al futuro con esperanza. También nos da pié para ofrecer nuestros medios y servicios, si fueran necesarios, a las instituciones de acogida de emigrantes o de refugiados que se puedan crear.

 

Ya es hora de que remediemos esta masacre. Se nos tiene caer la cara de vergüenza a los seres humanos del primer mundo económico, que, como personas solidarias, somos de categoría regional.

aylan y su hermano

 

 

                                                              Aylan y su hermano

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: