Fiat 500

26 f, 15

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    LA  BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

 

                                                             Málaga 26 de septiembre de 2015

FIAT 500

No quiero escribir este artículo después de saber el resultado de las elecciones en Cataluña. Seguro que van a dar que hablar a todos y mucho. A mí ha llegado un momento en que las alternativas políticas me aburren tanto que estoy a punto de exilarme a los cerros de Benagalbón y romper con el mundo que me rodea. Por eso adelanto mi reflexión semanal. Tampoco pasa nada.

 

Hoy redacto mi buena noticia impactado por la visión de un modesto Fiat 500 -como una nueva borriquita de Jerusalén- en medio de una fila de limusinas de diez metros de largo cada una. En un Fiat 500, ha circulado por las largas avenidas norteamericanas de Washington el Papa Francisco, mientras el séquito descendía de esas largas limusinas blindadas.

 

Todo un gesto. Pero un gesto que revela la personalidad del Papa de los viejos y cómodos zapatos negros. De unos andares erráticos que mueven un cuerpo desgarbado y gastado por los años. Una cabeza que contiene una mente privilegiada de la que se desprende el amor de Dios que nace del fondo de su corazón.

 

Aun estoy impactado por el discurso pronunciado por el Papa Francisco ante el Congreso y el Senado de los Estados Unidos. Su intervención provocó aplausos sinceros, vítores y muecas de satisfacción forzadas, por parte de los representantes de una sociedad que tiene muy claro lo que tiene que hacer (ahí caben los aplausos de complicidad) y hace justo lo contrario a fin de mantener un puesto. Un privilegio que según el Papa no es para asentarse y disfrutarlo, sino como plataforma para cambiar y mejorar  nuestro alrededor.

 

No ha dejado títere con cabeza. Hemos pillado rasca todos. Empezando por los religiosos pederastas y peseteros, pasando por los políticos, los dirigentes económicos y militares, y terminando con los vendedores de armas a países lejanos mientras se tapan la nariz. Ha hablado del aborto, de la pena de muerte, de la familia, de la emigración, del pasado, del presente y del futuro, la neo-esclavitud, la persecución religiosa, la tolerancia. Ha puesto cuatro ejemplos de norteamericanos volcados en la libertad, el progreso y la democracia y se ha marchado como llegó. En un Fiat 500. Me ha recordado mucho a Martin Luther King delante de ese paisaje washingtoniano ocupado por la multitud. Ojala nos dure mucho este hijo de emigrantes y heredero del espíritu del Evangelio. Lo necesitamos. Él es, para mí, una Buena Noticia.

 

francisco I

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: