Con su pan se lo coma

15 f, 15

El segmento de plata

Por Manuel Montes Cleries m.montescleries@telefonica.net

Málaga 15 de octubre de 2015

CON SU PAN SE LO COMAN

 

Se ha puesto de moda decir barbaridades para captar la atención de los periódicos y las redes de comunicación. Mientras más gordas mejor. El especialista más destacado de este ranking es Guillermo Toledo. Un actor de comedias mediocre que presume de antiespañol antieclesial e iconoclasta mental. Siempre me hace recordar la aseveración evangélica que proclama: “De lo que abunda en el corazón habla la boca”. Por eso este pasado domingo publicó en su página de Facebook un epistolario en el que se ciscaba en lo divino y en lo humano. Especialmente se recreaba en insultar a nuestra Madre. Mi primera reacción fue recordar a la suya anteponiéndole un adjetivo demasiado calificativo. Pero la pobre no tiene culpa. Bastante tiene con lo que tiene.

 

La segunda preferencia de los políticos emergentes es denostar todo lo que signifique España o lo español. Hablan de ellos tapándose la boca (como se ha puesto de moda entre los futbolistas) mientras reniegan de todo lo que signifique orgullo patrio y sobre todo su vinculación con la Iglesia Católica. Así que se reeditan los conceptos de la Leyenda negra ampliándolos con toda suerte de elucubraciones. Al parecer lo del descubrimiento de America fue una trastada que les gastamos a aquellos pueblos “pacíficos e instruidos”.

 

Las palabras de un par de alcaldes “actualizados” me han recordado una anécdota que protagonicé en Roma el año 2.000. Estaba acompañando a un grupo de mejicanos que habían ido a la canonización de unos compatriotas. Al comentarles el artesonado del techo e indicarles que estaba recubierto con oro regalado por Carlos V, uno de los altos cargos que dirigían la peregrinación comenzó a denostar del descubrimiento e indicar que aquello se había gestado con la sangre y la piel de sus antecesores. No me pude contener y le dije que si no hubiera sido por aquellos frailes que dejaron su vida en la evangelización de su país, posiblemente el no estaría en Roma vistiendo sus ornamentos. Finalmente encontramos el punto de encuentro en un dialogo enriquecedor por ambas partes.

 

En la vida, en las controversias, siempre recuerdo al pasaje del Quijote de los pellejos de vino que sabían a metal y a cuero. Les dejo como deberes la búsqueda del episodio. Aclara mucho. Mientras tanto el señor Willy Toledo y sus excreciones… con su pan se las coma.

 

 

santa maria la mayor

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: