El zapatófono

25 f, 15

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    LA  BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

                                                                     Málaga 26 de octubre de 2015

EL ZAPATÓFONO

 

Se cumple en estos días la fecha elegida por los guionistas de “Regreso al futuro 2” como la indicada para hacer ese viaje en el tiempo que propuso esta película. Se pasa un buen rato investigando en lo que acertaron y en lo que erraron. Pero eso ya se han preocupado de hacerlo los analistas cinematográficos especializados en ello. Avanzaron la presencia, en este día 21 de octubre de 2015, de coches voladores, anuncios holográficos, moda galáctica, hidratante de alimentos, ropa con auto secado, lentes telefónicos, reactor de energía casero, el aeropatín, zapatillas inteligentes y jardines retráctiles.

A mí lo que me llama la atención es la capacidad de imaginación que pusieron en marcha Spielberg y  Zemeckis para anticiparse a lo que el tiempo, en parte, les ha dado la razón. Muchas de sus predicciones se han cumplido y otras están a punto de hacerlo. Sobre todo lo que más ha avanzado es el mundo de la comunicación. Lo de las lentes telefónicas está superado con pulseras que llevan en sí cuanto uno puede desear en este campo.

Y ahí estriba mi buena noticia de hoy. Recuerdo con horror aquellos pesados maletines que contenían los primeros teléfonos móviles que costaban lo mismo que un coche pequeño en nuestros tiempos. Cuando se pusieron un poco más asequibles pude adquirir en los viejos “Almacenes Mérida” mi primera línea portátil cuyo número aun conservo. La terminal que me dieron era una “Motorola” de AIRTEL, que pesaba más que un perrillo de tamaño mediano. Iba provista de un cargador tipo plaza de toros de pueblo y unas baterías con las dimensiones de las de una moto GP. Como es natural la cobertura era un poema. Había que buscar rincones y zonas de las ciudades donde poder hablar ¡desde la calle o desde el coche! con alguien con la que solo se podía hacer antes pidiendo una conferencia al 03.

El telefonino de los italianos, el móvil de los españoles, el celular de los hispanoamericanos, es un gran invento que nos ha hecho la vida más fácil y más complicada. Lo peor de todo es que ya no podemos vivir sin él. ¿Cómo íbamos a poder hablar con cuantos nos rodean sin el “guassap”? Aunque los tengamos al lado, no importa. Miren a su alrededor. Todos andan con el teléfono en la mano o con el pitorro pinchado en la oreja hablando solos.

Echo de menos aquel tiempo en que los que quería aparentar, ser ejecutivos sin serlo, o ligar a troche y moche, usaban un teléfono de juguete que imitaba al verdadero. Hoy por hoy, hasta los niños de pecho lo utilizan. Tengo nietos que no saben leer y escribir pero graban mensajes de voz y los reciben. ¡Ay Dios mío! ¿Qué nos quedara que ver?

motorola de aiertel

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: