EL CUMPLIMIENTO

10 f, 15

El segmento de plata

Por Manuel Montes Cleries m.montescleries@telefonica.net

Málaga 10 de diciembre de 2015

EL CUMPLIMIENTO

Se acostumbra a vivir de acuerdo con unas normas de convivencia basadas en la buena educación y las buenas costumbres. Perdón, se vivía. Las nuevas generaciones pasan por encima de las tradiciones y las normativas no escritas… y de las escritas que les parecen. A lo mejor lo hacen bien. Son más libres… pero menos cercanos.

 

Se sigue yendo a los entierros o a los funerales a “cumplir”. Se siguen felicitando los unos a los otros en ciertas fechas, aunque a veces con “la boca chica”. Se viven las Eucaristías de forma rutinaria. De forma obligatoria. Al final se trata del “cumplo y miento”.

 

     Los católicos –influenciados excesivamente por el rigor del catecismo Ripalda- nos movemos en el campo del miedo al pecado reglamentario, tipo mandamientos de la Iglesia, que nos obliga a hacer cosas y mantener actitudes que tendríamos que necesitar y aprovechar. Se “cumplen” los mandamientos, pero no se disfruta de las Bienaventuranzas.

 

Por eso estimo que ya es hora de que nos salgamos del cumplo y miento y entremos en el campo de gozar de los Sacramentos valorando cuanto llevan dentro, que no es, ni más ni menos, que encuentros con el Señor. Tenemos que salir del campo de mínimos para no equivocarse e ir al infierno y pasar a disfrutar del encuentro con la comunidad en cada día de nuestra vida.

 

¿Por qué os meto este rollo? Por que cada vez que me reúno con personas que buscan a Dios, choco con la ignorancia sobre la vida cristiana, basada en unos conceptos cogidos con alfileres en la infancia y no madurados ni mejorados por la vida, la reflexión y el conocimiento. Es decir, que seguimos con el traje de la Primera Comunión puesto en la mente. Supongo que tendremos que echarle tallas a nuestro conocimiento de la Iglesia en la medida que hemos echado tallas a nuestros ropajes.

 

Para eso están las catequesis de adultos o “los repasos de chapa y pintura” de los grupos y movimientos de la Iglesia. Paladearemos mucho mejor los Sacramentos sin tener que recurrir a los “mínimos” del cumploymiento. Pasar de la obligación a la necesidad.

obligaciones

 

                   

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: