El milagro de la vida

3 f, 16

 

El segmento de plata

Por Manuel Montes Cleries m.montescleries@telefonica.net

Málaga 3 de marzo de 2016

El milagro de la vida

.

Pueden pasar muchos años, muchas experiencias, muchos encuentros, muchas alegrías y muchas penas, pero no hay nada comparable al momento en que escuchas el sonido del corazón de un nuevo ser. Y más si es de tu sangre. No me falta experiencia vital de esta situación. La he vivido una vez tras otra en mis propios hijos y en mis nietos. Veintidós hasta ahora. Todo un veterano.

 

Pero las lágrimas acuden a tus ojos y tu corazón se llena de agradecimiento a Dios cuando descubres que una vez más –perdón dos veces más- unas nuevas vidas se meten de rondón en la tuya. Patricia y Ana, las dos mozas de veintitantas semanas, nietas mías, la 15 y la 16, que he conocido hoy en su peso, medidas, vísceras, rasgos y hasta en su vesícula biliar, son dos nuevos seres completos, vivos y capaces de pelearse entre ellas.

 

Le he insistido al médico. ¿Son únicas e irrepetibles? ¿Son personas en todos los conceptos? El galeno ha corroborado lo que sentía mi corazón. Dos seres bajitos de veintitantos centímetros y 300 gramos de peso. Llenas de vida y de esperanza. Rodeadas de amor y de cuidados.

 

Otro momento feliz de la vida. De mi vida que aun me ofrece grandes momentos de emoción. Días que graban en tu memoria el sentimiento de conocer y de sentir a dos más de los tuyos. De presenciar el milagro de la vida.

ana y patricia 2

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: