El uno por ciento

27 f, 16

EL SEGMENTO DE PLATA

Por Manuel Montes  m.montescleries@telefonica.net

 

Málaga 20 de octubre de 2016

EL UNO POR CIENTO

 

Tenemos  muy presente el precepto evangélico que nos habla de recibir el ciento por uno. Pero hay veces que tenemos que conformarnos con el uno por ciento.

 

Cada día estoy más convencido de la capacidad humana para afrontar con valentía y decisión los malos tiempos –que, por cierto, lo han sido todos desde siempre-. El paso de los años  debería habernos dado más confianza en la bondad de las personas, pero necesitamos meter la “mano en el costado” para fiarnos de los demás. Seguimos pensando que esto no tiene arreglo.

 

Esta torpe reflexión viene a mi mente tras la entrevista que he mantenido en mi programa de radio esta semana. He podido conocer más a fondo la labor del proyecto “Suman 2 más”. Una idea de la Fundación Marcelino Champagnat en el ámbito de la provincia marista andaluza, que ha fructificado en una hermosa realidad. Un centenar de jóvenes de ambos sexos por una parte, incluidos en el colectivo de afectados por discapacidad intelectual, y por otra, los pertenecientes a familias en riesgo de exclusión social, sujetos de una segunda oportunidad. Ambos grupos han realizado y están realizando cursos de formación aplicados a sus propias características vitales.

 

Durante el pasado año, medio centenar de aspirantes a plazas de ordenanzas de la administración, con discapacidad intelectual, se prepararon, en las propias aulas del colegio marista, para presentarse a las oposiciones de ordenanzas de la administración. Un grupo de ellos, que estaban lo suficientemente preparado para ese empeño, se batieron el cobre con otros quince mil aspirantes en Madrid. Uno de ellos está a punto de conseguir esa ansiada plaza.

 

Mientras otra nueva tanda de estudiantes ilusionados ya ha comenzado su preparación. Especialmente aquellos del colectivo en riesgo de exclusión. Asisten a unos talleres de formación, en unas extraordinarias instalaciones inauguradas recientemente, en los campos de la serigrafía y estampación, artes gráficas y educación secundaria para adultos (el campo de trabajo se extiende de los 18 a los 35 años).

 

Un esfuerzo loable en un país en el que estamos muy acostumbrados a aquello de “melón y tajada en mano”. Una labor de formación a largo plazo y resultados inciertos. Pero lo importante es sembrar. Alguien recogerá.

 

Lo cierto y verdadero es que, de momento, ya se ha recogido el uno por ciento. Que maravilla. Ah, y desde el empeño de personas miembros de esa Iglesia de Jesús tan denostada. Vale la pena. Un joven malagueño ha visto fructificar el esfuerzo entre muchos que se han quedado por el camino.

 

marcelino-cham

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: