Cuaresma

23 f, 17

El segmento de plata

Por Manuel Montes Cleries         

        m.montescleries@telefonica.net

                                                                   Málaga 23 de febrero de 2017

Cuaresma

  

   Vivimos en un país que se ha declarado oficialmente laico, pero la realidad es que nos movemos siguiendo prácticamente el calendario litúrgico.

 

He buscado en Internet la definición de “estado laico” para no pillarme los dedos. “Estado laico o secular se denomina al Estado, y por extensión a una nación o país, independiente de cualquier organización o confesión religiosa o de toda religión y en el cual las autoridades políticas no se adhieren públicamente a ninguna religión determinada, ni las creencias religiosas influyen sobre la política”. La verdad es que el estado español cumple con todas estas premisas. Sobre el papel. Los ciudadanos son arena de otro costal.

 

La realización de las actividades laborales y lúdicas está totalmente relacionada con los ancestrales tiempos judeo-cristianos. Seguimos descansando el domingo (el día del Señor). A lo largo del año comenzamos con los Reyes, pasamos por el carnaval (despedida a lo bestia del tiempo ordinario para iniciar la cuaresma), Semana Santa, romerías, festividades veraniegas de la Virgen o los patronos del lugar, día de Todos los Santos (con su contraoferta, halloween), puente de la Inmaculada y, finalmente, las Navidades. Estado laico por real decreto. En el fondo somos cristianos de costumbres o de sentimiento.

 

Estimo que los defensores de una nueva “religión” sin Dios, se estarán estrujando las mentes para ver como pueden cargarse una costumbre popular que les lleva a participar masivamente de esta forma de vida muy cercana a ese Jesús de Nazaret al que, casi sin excepción, todos respetan. Lo que me molesta es que haya personas que sublimen los carnavales sin tener en cuenta la cuaresma para nada; la consideran un transito insufrible entre sus disfraces (para sacar sus sentimientos profundos y a menudo inconfesables tras la careta), sus “dioses” y sus carcajadas, hacia un tiempo de desfiles procesionales. A veces tan solo significa un cambio de imagen.

 

Sigo pensando que los cristianos no nos explicamos demasiado bien. Consideramos la cuaresma como un tiempo de tenebrismo. Para aclarar ideas les remito a un comentario de Aciprensa, en el que puedo leer:la Cuaresma es el tiempo del perdón y de la reconciliación fraterna. Cada día, durante toda la vida, hemos de arrojar de nuestros corazones el odio, el rencor, la envidia, los celos que se oponen a nuestro amor a Dios y a los hermanos. En Cuaresma, aprendemos a conocer y apreciar la Cruz de Jesús. Con esto aprendemos también a tomar nuestra cruz con alegría para alcanzar la gloria de la resurrección”.

 

Dice en otro fragmento: “En la Cuaresma, Cristo nos invita a cambiar de vida. La Iglesia nos invita a vivir la Cuaresma como un camino hacia Jesucristo, escuchando la Palabra de Dios, orando, compartiendo con el prójimo y haciendo obras buenas. Nos invita a vivir una serie de actitudes cristianas que nos ayudan a parecernos más a Jesucristo”.

 

    Estimo que nuestra actitud personal debe basarse en la reflexión y el sentido común. Creo que la cuaresma es un espacio fundamental para pararnos y pensar. La muerte de este hombre viejo que llevamos dentro de nosotros, para buscar el camino de la resurrección al hombre nuevo.

 

cuaresma

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: