Seiscientos

4 f, 17

El segmento de plata

Por Manuel Montes Cleries         

        m.montescleries@telefonica.net

                                                                   Málaga 4 de mayo de 2017

SEISCIENTOS

 

      Un número redondo. Pero con un profundo significado para mí y para mi entorno. Es el último eslabón de una cadena iniciada en 1959 y que ha significado un hito incomparable en la Iglesia de Málaga.

 

     Cuando el pasado lunes nuestro Obispo daba el “podéis ir en paz” en la clausura del cursillo 600 de la Diócesis de Málaga, los que llevamos muchos años en este servicio pudimos vivir la sensación de “misión cumplida”.

 

Allá por mayo de 1970, un joven inexperto, soltero y despistado cruzo el túnel de Villa San Pedro para incorporarse al cursillo nº 161. Ese pipiolo, que soy yo, ha vivido e primera persona la historia de estos 47 años y 440 cursillos en los que ha participado en más de un ciento de ellos desde dentro y el resto desde el servicio exterior.

 

Creo que esta dedicación me autoriza a calificar como extraordinariamente útil este servicio de primera evangelización  que el movimiento de cursillos de cristiandad ha prestado a la Iglesia de Málaga. Podemos presumir  que por nuestros encuentros han pasado la gran mayoría de los que viven la Iglesia desde dentro, han nutrido las parroquias, los movimientos y las organizaciones no gubernamentales al servicio de los más necesitados.

 

El cursillo es un instrumento, entre otros muchos, de la Iglesia. Especialmente preparado para la primera y la nueva evangelización y un baluarte en la defensa de la familia y la aportación positiva en todos los campos; el vocacional, el laboral, el comunitario e incluso el lúdico.

 

He tenido la suerte de vivir el cursillo 600 desde dentro. Tan complicado y maravilloso como todos los anteriores. Los que he podido vivir en Málaga, Huelva, Jaén, Almería, Valencia, Suiza o Bélgica. 47 años dan mucho juego. Me voy a jubilar de este servicio. Como decía San Pablo (y salvando las distancias) ya he recorrido el camino. Ahora hay que dar paso a otros que tienen más fuerza y nuevos métodos. Pero garantizo mi presencia en cada Clausura, cada Vía-Crucis, cada Ultreya o cada acto en el que pueda aportar algo y recibir mucho.

 

Enhorabuena a los treinta participantes del cursillo 600. Hoy ha empezado la mejor parte de vuestras vidas.

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: