¿Qué haríamos sin facebook?

29 f, 17

El segmento de plata

Por Manuel Montes Cleries         

        m.montescleries@telefonica.net

                                                                   Málaga 29 de junio de 2017

¿QUÉ HARÍAMOS SIN FACEBOOK?

 

El martes se dispararon todas las alarmas. Unos piratas informáticos dominaban las redes. Recordé la frase escuchada al vuelo: “Eres más largo que un día sin “WhatsApp”.

       

        Vino a mi memoria aquel día de finales de los setenta en que me mudé a mi domicilio actual en las afueras de Málaga. Solicité un teléfono, tan necesario en mi profesión, y me emplazaron para que lo reclamara pasado un año. Por si había suerte. Y la tuve.

En la esquina de mi calle había una cabina. A ella me agarraba por las mañanas para realizar las consultas a mis fabricantes y clientes. Las llamadas entrantes las recibía en el teléfono de mi madre, a más de dos kilómetros y ¡no moría en el empeño! Claro que hay que tener en cuenta que había que pedir una conferencia para hablar con Cártama. Que queréis que os diga.

 

El progreso en las comunicaciones ha llegado de una forma desorbitada. Y nos está costando trabajo el digerirlo. No concebimos salir de casa sin el “móvil”. Estamos comiendo, o caminando, o conversando, sin parar de echar miradas furtivas al telefonito de marras.

 

En los restaurantes “progres” han tenido que crear un emplazamiento especial en la mesa para ubicar el cacharrito que colocamos en el mejor sitio, aunque no quepa el pan. Nos pasamos el almuerzo hablando con alguien de fuera sin que se moleste ninguno de los comensales. Ellos están haciendo lo mismo.

 

He llegado a la conclusión que nos tenemos que someter a una cura de teléfono, como en su día tuvimos que hacer con la tele. No se puede consentir que se acceda a los contenidos del maldito cacharro, mirándolo con detenimiento de diez a quince veces cada hora. Doscientas diarias, porque algo dormimos.

 

Hagamos la prueba de no hacerle caso al “bicho” durante seis o siete horas. Nos llegará el “mono”. Pero seamos fuertes. Les dejo, me parece que ha sonado el correo, el WhatsApp o el Facebook. Hace diez minutos que no le echo un vistazo.  Malditos “hackers”; nos quieren amargar la vida.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: