Los elegidos

3 f, 17

El segmento de plata

Por Manuel Montes Cleries         

        m.montescleries@telefonica.net

                                                                   Málaga 3 de agosto de 2017

Los elegidos

       No se agota mi capacidad de sorpresa ante la autocomplacencia y el desparpajo con el que se despachan muchos de los que van como “enterados” a la tele.

 

Últimamente estoy siguiendo un programa de nueva creación que se emite en Telecinco bajo el título de Mad in Spain. No engañan a nadie. La palabra “mad” traducida al castellano significa loco-a, tonto-a, o algo por el estilo.

 

Abordan temas serios –aparentemente- que se convierten en un circo por la intervención de los participantes de la mesa o, de forma “espontánea”, por “expertos” intercalados entre el público. Ni que decir tiene que la mesa la componen lo mejor de los restos de “Sálvame” y algún ex – famoso en busca de recuperar el sitio en la pomada.

 

El último programa emitido abordó entre otros la propensión al robo que tenemos los españoles. Especialmente la clase política. Pero cuando preguntaron por los pequeños hurtos, los “sinpa”, etc., levantó el brazo casi todo el mundo. “el que es infiel en lo poco, no lo es en lo mucho… porque no puede” (cita de un servidor).

 

Pero el colmo del desatino llegó cuando una emperifollada señora, que se auto titulaba “pija”, “bien vestida” y “de clase privilegiada”, dijo sin pestañear que “Dios no nos hace a todos iguales”. De ahí en adelante el follón. El presentador dijo una cita equivocada, la llamó “especie de fascista”, un par de tertulianos que deben su fama a ser hijos de… y alguna que otra adicción montaron en cólera, se rasgaron las filasterias y se mesaron los cabellos. La señora se consideraba entre los elegidos.

 

Con lo fácil que nos lo pone el Evangelio y las palabras de Jesús. Tratar al prójimo como a ti mismo. Todos somos hijos de Dios, hermanos de Cristo y templos vivos del Espíritu Santo. Todos somos  iguales a los ojos de Dios. Pero habrán podido observar que casi nadie se confiesa como creyente ante los demás. Mucho menos en la televisión. Eso sí. Ateo se autodenominan muchos a la menor oportunidad. Sonaron al fondo palabras de solidaridad, justicia, reparto equitativo que fueron acalladas por el “glamour” la libertad de bañar a un perro con agua mineral o de gastar porque “lo gano”. Podrían profundizar en “como la gano”.

 

En fin; otra lección para nuestra querida España que la estamos educando en la zafiedad y en la pérdida de valores. No quiero entrar en algunas intervenciones en este programa y en la mayoría de las de esta cadena. Es lo que gusta al público. “Panem et circenses”. Hemos evolucionado. A peor. Mientras, los capítulos del cinco al siete de San Mateo… muertos de risa.

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: