LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

Málaga 30 de noviembre de 2009

m.montescleries@telefonica.net

LA ALIANZA DE CIVILIZACIONES

       Los padres de la patria se mueven ahora en el campo de las grandes definiciones; lo malo es que la mayoría de las veces están faltas de contenido. Posiblemente es más fácil diseñar ideas que realizarlas. Seguramente es que no saben como. Pero las “sentencias” quedan para la posteridad.

 

        Hasta ahora no había entendido que significaba eso de la “alianza de civilizaciones”, porque veía que su desarrollo consistía en reunirse un montón de señores de diversas etnias, vestidos con toda suerte de disfraces y ropones, en unos grandes auditorios de lugares exóticos, escuchando la traducción de largos discursos vacíos de sustancia y llenos de lugares comunes, lo cual unido a la abundante ingesta de todo tipo de comercio y bebercio, propio de los congresos, les daba la oportunidad de quedarse dormidos como hemos podido comprobar en diversas fotos indiscretas que corren por Internet.

 

    La buena noticia de esta semana me la proporcionaron el pasado sábado día veintiuno los habitantes de Getafe. Mi condición de abuelo de guardia, me llevó a pasar ese fin de semana en ese famoso pueblo “dormitorio” de Madrid. Como ya he manifestado en otras ocasiones Getafe es el auténtico paradigma de la mezcla de razas, culturas y pueblos en general. Tras una etapa de la posguerra, en la que acogió a media Extremadura, los últimos 20 años le han convertido en “Eldorado” para los hispanoamericanos, asiáticos, europeos del este y africanos del norte, del centro y del cuerno de África. Mis nietos están en colegios donde conviven con niños de más de 40 nacionalidades distintas y en la parroquia hay más fieles foráneos que nativos.

 

     Pero que bien lo llevan. El sábado anteriormente mencionado se celebraba la festividad de la Virgen del Quinche, patrona de Ecuador. Quinche en lengua maya significa “monte del sol”; los ecuatorianos sacan en procesión a su  pequeña imagen en la segunda quincena de noviembre. Y en Getafe, también. Los doscientos endomingados componentes de la colonia ecuatoriana, rodearon las andas sobre la  que portaban la Imagen Mariana. Unos vestidos de rojo y otros de ropajes dorados. Los unos portando caretas de personajes desconocidos, y los otros, se convertidos en caballos y toros de cartón. Todos los demás llevan ropas blancas y capas negras o ponchos rojos. La comitiva, dirigida por un prócer con megáfono, ataviado con un traje de alpaca tres tallas más grande de lo que le vendría bien -posiblemente compartido con algún novio de más envergadura- iba encabezada por una banda estrepitosa que tocaba algo muy de ellos. Tras el trono una agrupación musical con instrumentos autóctonos marcaba el compás de unas andas llevadas al estilo malagueño.

 

      Lo sorprendente es que el resto de los pobladores de Getafe sonreían al paso de la comitiva en un gesto de complicidad. Posiblemente, a lo largo de otros muchos sábados, cada uno de ellos sacarán en procesión sus titulares, incluida la Virgen de los Ángeles (la “Angelita”) patrona de la Diócesis de Getafe. Y los demás respetaran sus creencias cristianas, el Ramadán o la fiesta del Dragón. Y mis nietos tendrán un amigo que se llame Alí, Chen-li o Ivanova. Y comprarán el pan a un tártaro o un kosovar, que más da son personas. Nadie se siente extraño ni forastero.

 

    Todo esto nace de una filosofía recogida en una pintada que leí en una plaza la primera vez que fui a Getafe; “si tienes un coche italiano, un frigorífico alemán  y un televisor japonés, ¿porqué no has de quererme a mí por no ser español? Como siempre, tenemos que aprender de los sencillos. Los nacionalistas y localistas prepotentes no tienen nada que hacer en el mundo solidario. Cada vez me siento más ciudadano del universo. Esa es la auténtica “Alianza de Civilizaciones”.

 

 

 

Anuncios

POR PRIMERA Y, ESPERO, ÚLTIMA VEZ UNA NOTICIA NO TAN BUENA DE MANOLO MONTES

Málaga 26-11-09

 

Estoy hasta los “güevos”.-

 

        Estoy “jarto” de leer artículos que ponen en solfa la ortodoxia de las celebraciones católicas que no están de acuerdo con el “espíritu del movimiento” actual. Tirios y troyanos están pendientes de cuantas misas y sufragios se realizan con la morbosa y discutible intención de ver si estas están de acuerdo con lo “políticamente correcto”.

 

       Una vez tras otra, analizan cuantas declaraciones, actos e intenciones nacen de algo o alguien que les huela a católico, para condenarlo per se… o por lo que pueda ser. Están más al corriente de lo que se hace o dice que aquellos, que sin ningún tipo de jactancia, nos consideramos católicos.

 

      Se condenan los funerales conmemorativos de la muerte de personas significadas del régimen anterior, de las que son promotores y testigos aquellos que añoran esos tiempos. Los críticos más acérrimos son esos individuos que eran más felices  cuando tenían contra quién luchar y largar su mala leche.

 

     No hay artículo escrito por los nuevos salvadores de la ortodoxia que no se aproveche para culpar a la Iglesia Católica de todos los males de la sociedad. No hay tertulia, radiofónica o televisiva, que se recate en considerar a los cristianos como bichos raros que chupan la sangre al resto de los “auténticos” seres humanos.

 

     Desconocen, por ignorancia o por que no les interesa, que en las Eucaristías se piden por todos y por todo. Por los que creen y por los que no. Por los que te quieren y especialmente por los que te odian. Desconocen por ignorancia o porque no les interesa, que en los encuentros entre los cristianos no nos preocupamos de lo que escriben, hacen o dicen los teóricos del modernismo o de lo “políticamente correcto”. No nos preocupamos de lo que roban o dejan de robar los políticos y sindicalistas de todo signo o que escriben o dejan de escribir los “popes” de la comunicación. Pero me ponen de “mala leche” cuando nos citan con razón o sin ella. Si tanto nos desprecian y nos consideran obsoletos y “demodé”, que no nos tengan en cuenta.

 

     Ya sabemos que, a veces, muchas veces, nos equivocamos en las declaraciones. Ya nos lo decimos entre nosotros. La culpa la tienen algunos que son más ortodoxos que Jesucristo, proclaman tan solo la parte que les interesa –el Evangelio hay que tomarlo completo o no tomarlo- y se quedan tan panchos. Aprovechando la circunstancia, surgen los comentarios de aquellos que no tienen con quién meterse –o no les conviene- y le sacan la punta a lo que les interesa.

 

     Acabo de escuchar por la radio a un sindicalista que nos dice que “cuando va a desaparecer la Iglesia de Cajasur”. Me obliga a decir que si la Iglesia no hubiera metido mano, no existiría ni Cajasur, ni la Caja de Ronda, ni tantas otras que se han creado y gestionado desde la Iglesia Católica.

 

     Termino diciendo: jamás he ido a un funeral por Franco ni por la Pasionaria. Jamás he cantado el cara al sol ni la internacional. No se me el himno de Andalucía ni el de Cataluña ni el del Málaga. Decididamente, soy un bicho raro. Pero me tienen hasta los “güevos” de las interpretaciones de los “expertos” de cuanto hacemos o decimos los cristianos. He dicho. Ah… una pregunta ¿y los “reventaores” que estáis haciendo?

 

 

 

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

Málaga 23 de noviembre de 2009

m.montescleries@telefonica.net

 

LOS QUE SE APARTAN DE LA COMUNIDAD

 

     Parto de la base de que mi fe se basa en el Dios-Amor y no en el Dios-palo. Y es que Jesucristo vino a traernos con su Vida y su Palabra una claridad de criterios al respecto.

 

     Los últimos días nos han llegado declaraciones del Secretario de la Conferencia Episcopal Español referentes al aborto. En ellas ha surgido la palabra excomunión. A mi modesto y seguramente equivocado entender, no era el tiempo ni el lugar. Los cristianos debemos conocer las normas, sea tiempo de elecciones y-o votaciones, o no. Pienso que han tenido años para recordárnolas. El evangelio te habla de la represión privada y de otros muchos pasos que podemos utilizar persona a persona y sin escandalizar a nadie.

 

     El canon 1398 está ahí. “Quien procure el aborto, si este se produce, latae sententiae, (sin necesidad de sentencia) incurrirá en excomunión (privación activa y pasiva de los sacramentos y sufragios comunes de los fieles)”. La definición de la RAE sobre comunidad católica dice: “Conjunto de personas vinculadas por características o intereses comunes”. La wikipedia añade: “Grupo o conjunto de seres humanos que comparten elementos en común, mediante la diferenciación de otros grupos o comunidades, generalmente por signos o acciones, que es compartida y elaborada entre sus integrantes y socializada”.

 

     Está claro que los que practican o propician el aborto se salen de la norma, por lo tanto ellos solos se apartan de la comunidad; y los que pecan contra cualquier otro de los mandamientos, también. Para volver a la común-unión tenemos el Sacramento de la Reconciliación. Lo demás lo tenemos que tratar uno a uno con quién sabe de esto: el Sacerdote-puente entre Dios y los hombres, que, con seguridad nos orientará, además, nos presentará el Amor de Dios que nos prometió Jesús. Y nuestra conciencia, que cuando la usamos de verdad –dejando hablar al Espíritu- es más dura que cualquier otro medio.

 

        Los decretos generales tienen poco que ver con el estilo de Vida de Jesús. Yo, personalmente,  sigo -al estilo de la Guardia Civil- odiando el delito y amando el delincuente. Quizás es que me entiendo mejor con los pecadores que con los justos. Porque si me miro a mí mismo… no hay por donde cogerme. Quiero entenderme con los que son como yo.

 

 

  

 

 

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

Málaga 16 de noviembre de 2009

m.montescleries@telefonica.net

 

LOS EXTREMEÑOS PARECE QUE  SE TOCAN POCO

             En el primer tercio del siglo XX surgió con fuerza un escritor “cachondo mental” que llenó la escena española de comedias desternillantes del tipo de La venganza de D. Mendo, Anacleto se divorcia y otras muchas. Entre ellas destaca Los extremeños se tocan;  una zarzuela sin música que después llevó al cine Alfonso Paso. Se trata de D. Pedro Muñoz Seca. Un escritor prolífico que murió de un “resfriado” en la pandemia de Paracuellos del Jarama del 28 de Noviembre de 1936.

 

          Desde aquellos años parece ser que los extremeños no se tocan lo suficientemente y el Gobierno de aquella Autonomía ha decidido hacerles el reciclaje oportuno para que no pierdan la costumbre. En Extremadura lo que sobra es tiempo y lo que falta es trabajo. Pero siempre les quedará a los descendientes de los conquistadores la oportunidad de enrolarse en el nuevo descubrimiento de América o en los neo-tercios de Flandes a fin de pacificar los países orientales en conflicto. Eso si, pero expertos en onanismo.  La justificación de la “ampliación de estudios”: evitar embarazos no deseados. Manda “Webs”. Como es natural, al Gobierno de Andalucía se lo come la envidia. ¡Como no se nos habrá ocurrido a nosotros lo de los “tocamientos” de amor propio! Si allí hacen un curso, aquí una licenciatura. ¡Faltaría más! Se crea una cátedra y en paz.

 

 

       Mientras, y esa es mi BUENA NOTICIA de hoy, una mujer jubilada, cansada de criar hijos y nietos, de buen ver todavía, se encamina cada miércoles por la tarde al barrio más marginal de Málaga, a preparar a las madres de los niños que van a tomar la Primera Comunión este año. Su catequesis es muy sencilla; comparte café y conversación con las mujeres y manifiesta a Dios con su palabra y su ejemplo. Ella enseña a amar a los demás. Lo más curioso, hay algunas que quieren repetir, aunque ya no tengan niños que catequizar. Con que poquito se ayuda a ser personas a los que lo necesitan y que esfuerzo de tiempo y de dinero dedicado por los gobernantes  a crear alternativas a las soluciones reales y efectivas. Ole por Antoñita.

 

 

La Cruz molesta

8 f, 09

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

Málaga 9 de Noviembre de 2009

m.montescleries@telefonica.net

 

¡FUERA CRUCIFIJOS!…!AR!

 

      Somos unos europeos de primera. Apenas insinúan en los entes comunitarios alguna directiva que se pueda seguir sin esfuerzo, sin trabajar y, sobre todo, fastidiando al prójimo, nos aprestamos a ponerla en marcha. Lo de mejorar las condiciones de vida, la creación de puestos de trabajo o la lucha contra la corrupción, quedan siempre para luego.

      A las Navidades las queremos llamar vacaciones de invierno. La Semana Santa; vacaciones de primavera. Y lo último: la erradicación de las aulas del “peligroso” recuerdo de la pasión y muerte de Jesús “el Nazareno”. Y es que vamos provocando. Desde ahora, en las aulas pondremos al “che”, al “ayatolla” y a “maradona”. Dioses más políticamente correctos.

      Definitivamente. La foto que tenemos los niños de mediados del siglo XX, sentados en una mesa, muy peinados, con un  libro, un Sagrado Corazón y una “bola del mundo”, se convertirá próximamente en un mozalbete ante un ordenador, un mapa de nuestra autonomía y una foto de Zapatero o-y  de la Vicepresidenta. Por lo de la paridad. (Y la parida).

      Mi BUENA NOTICIA DE HOY, me la da, como casi siempre, el Evangelio. “ Mi Dios es un Dios de vivos. No un Dios de muertos”. Pablo dice a los corintios: “Vana sería nuestra fe, si Cristo no hubiera resucitado”.

      A Cristo lo tenemos que poner en su sitio. Los “listos”, sin querer, nos han ayudado a apear a Jesús de la Cruz y a hacerlo resucitar en el corazón de los hombres de buena voluntad. De nada sirven las imágenes si no son el reflejo de una forma de vivir. Hasta ahora, es más fácil pavonearse ante un trono, vestido para el caso, mostrando lágrimas de cocodrilo y apelando a “lo popular”, para servirnos del Crucificado, que servirle a Él. Vamos a ser, todos, consecuentes. Estoy seguro que los maestros de buena voluntad transmitirán a Jesús lo mismo, pero sin imágenes en la pared, Los “europeos”, empezando por ERC, se lo pierden. Mientras, en cada barco seguirá luciendo una luz ante la Virgen del Carmen y cada malagueño llevará su imagen del Cautivo junto a su corazón. Sin necesidad de ser proclamado alcalde.

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

Málaga 2 de noviembre de 2009

m.montescleries@telefonica.net

 

FELICES LOS QUE TRANSMITEN ESPERANZA

          Cierta noche, hace más de treinta y tres años, crucé el dintel de una casa enigmática en el barrio de la Victoria. Me habían hablado de la posibilidad de colaborar con una “locura” que se ponía en marcha en aquellos días. Había nacido el Teléfono de la Esperanza en Málaga de manos de un grupo de amigos míos. Paco Arcas, uno de los iniciadores, me enseñó un aparato telefónico que con gestos airados puso en mis manos. Ahí comenzó mi aventura. Tuve que aprender sobre la marcha las técnicas de escucha activa y de comprensión empática. En una palabra a escuchar con sentido común.

 

       Han pasado muchos años y aquél caserón decimonónico se ha convertido en un espacio moderno y acogedor. Pero el espíritu y la forma de atención telefónica a las personas con dificultades siguen siendo los mismos. El Teléfono de la Esperanza de Málaga sigue en vigilia permanente las veinticuatro horas de los trescientos sesenta y cinco días de cada año.

 

       Mi buena noticia de hoy, nace de los actos de inauguración de las nuevas instalaciones. En dicha celebración, el actual Presidente del Teléfono de la Esperanza en España, Jesús Madrid, hablaba del bien que había hecho el servicio a los demás de los Voluntarios del Teléfono. Puedo dar fe. Durante los casi 34 años que lleva abierto el teléfono he realizado mis turnos de guardia, siempre de noche, primero una vez a la semana y ahora una vez al mes. Como decía Jesús Madrid el primer beneficiado he sido yo. El escuchar los problemas de los demás me ha servido para afrontar con dignidad los míos y a valorar lo  maravillosa que es la vida.

      Estamos celebrando la fiesta de Todos los Santos. Los Santos son los bienaventurados. Los bienaventurados son los felices. Yo he sido, y soy, muy feliz con mi trabajo en el Teléfono de la Esperanza. Por eso me siento Bienaventurado. Felicitarme pues, porque soy, de alguna manera Santo. Estoy en el inicio de la búsqueda del camino de la felicidad. En el inicio del camino de la búsqueda de ser Santo. Te invito a participar de esa gran aventura. Hazte voluntario. El bienestar propio nace de ayudar a estar bien a los demás.