summer time

30 f, 13

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

Málaga, 30 de junio de 2013

Summertime (tiempo de verano)

Les recomiendo qua para leer esta buena noticia se acompañen del sonido de esta maravillosa canción grabada por Louis Armstrong y Ella  Fitzgerald cuyo video pueden ver y oír en:

http://www.dailymotion.com/video/x1zq6l_louis-armstrong-ella-fitzgerald-sum_music#.Uc3AVDtM88A.

Esta maravillosa canción evoca mi mejor época del año: la que transcurre a la orilla del Mare Nostrum. Definitivamente el sonido de las olas es la mejor medicina contra el stress; la inocencia de un niño buscando la forma de meter el mediterráneo en un cubito y la contemplación de un barco en la lejanía me retrotraen a aquellos veraneos de los años cincuenta del pasado siglo, en los que los días se medían con el sonido del tren de humo al salir del túnel del Cantal. Aquellos tiempos no eran ni mejores ni peores. Lo que es cierto es que nos conformábamos con menos. El comprar un helado de a peseta –sacado de la propia heladora, a lomos de una bicicleta- era una auténtica fiesta. Jugábamos con una caña larga, que sostenía una más corta con dos corchos en sus extremos –un auténtico carricoche-, y terminábamos la tarde cortando alguna “cañadú” de las huertas cercanas. Los padres que volvían del trabajo en Málaga se bajaban del tren en marcha –parece que el maquinista aminoraba la velocidad a propósito- y acabábamos la velada sentados en la acera, junto a la carretera, para ver pasar el último Alsina y observar como las salamanquesas se deshacían de los mosquitos.

     

    La buena noticia de hoy, es que pese al progreso, la cibernética, la velocidad de la vida y los descubrimientos de los últimos sesenta años que han cambiado en su totalidad las costumbres y la vida de ocio, mis nietos siguen jugando con una palita y un cubo a la orilla del mar y los mayores continuamos evocando los recuerdos que nos traen en cada ola la memoria de aquellos que se fueron, los amores que se frustraron, aquellos que se consolidaron y la esperanza de que algún día alguien vuelva a escuchar Summertime asociado a las maravillosas imágenes que hoy han aflorado a mi memoria.

 

 

 

 

 

 

 

playa 4

Anuncios

Nos descalifican

26 f, 13

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

m.montescleries@telefonica.net

 

Nos descalifican

Málaga 27 de junio de 2013   

 

          Estoy harto de observar como se nos descalifica -cuando no se nos insulta directamente- por mor de que intentamos vivir el cristianismo de una forma comprometida y participativa. Se ha puesto de moda un catolicismo light de cumplimiento –cumplo y miento-, de asistencia a los grandes eventos, a ser posible con nuestras mejores galas y un bastón, a una sacramentalización de boato y conveniencia y otras formas externas que no aterrizan en el seguimiento de Cristo.

 

Ante cualquier pregunta sobre la fe, el interrogado manifiesta ser creyente pero no practicante, cuando no alega que “cree en todo menos en la Iglesia y en los curas”. Nunca sabre a ciencia cierta que es “todo”. Para rematar se confiesa no ser “meapilas”, ni siquiera “capillitas”, que es un escalón intermedio. Parece ser que aquellos que intentamos vivir el Evangelio y andar por el mundo imitando

–malamente, eso sí- el estilo de vida de Jesús, somos uno “bichos raros” a los que se nos debe incluir en el apartado de sectarios cuando no directamente en el de los orates.

 

Encima los “de dentro” hemos creado una serie de “apartadillos”, opciones de vida cristiana que, sin querer, crean divisiones entre nosotros a la hora de vivir nuestra vocación de cristianos. Hace muchos años que vengo reflexionando sobre la necesidad de que no seamos ni progresistas ni conservadores, ni de Roma ni de la Conferencia Episcopal, ni de Pedro ni de Pablo. Pienso que debemos radicalizarnos –es decir: volver a las raíces- y aterrizar en las pequeñas comunidades que intenten seguir y vivir las perseverancias de los primeros cristianos; compartir los bienes, la oración, la Palabra y la Eucaristía.

 

Espero que algún día se haga efectivo el designio de Jesús para sus discípulos, que se traduzca en una evangelización por los hechos y las palabras. De todas formas algo se va consiguiendo. Si la Iglesia de Cristo pervive durante XXI siglos es porque, al final, la gente ve algo distinto en nosotros, el mensaje es auténtico e irrebatible para los hombres de buena voluntad y en algunos, se ve la presencia de Dios que hace exclamar a la gente, a veces con admiración, otras con envidia -cuando no desprecio-: mirad como se aman.

 

    De meapilas nada. Y menos de capillitas. Que no nos descalifiquen ni nos insulten. Aspirantes a cristianos a secas.

 

insultos

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

Málaga, 23 de junio de 2013

Demagogos mediáticos

(Predicar o dar trigo)

 

Me estoy acordando de aquella canción de Carlos Mejías Godoy, el nicaragüense que hizo famoso a Clodomiro el Ñajo http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=j6ZC_2RpPsY. En esa canción el tal Clodomiro explicaba que se acordaba de la música… pero había olvidado la letra.

 

Han surgido entre nosotros una serie de neo-tele predicadores que día tras día y noche tras noche se acercan a nuestras casas a través de las pantallas. Todos ellos tienen las soluciones políticas, económicas o humanas para solucionar la cantidad de problemas en que se encuentra inmersa la humanidad en general y los españoles  en particular. Personajes que nos la han dado con queso en su etapa emergente, con poder político y económico, a los que se les ha visto el plumero o les “han pillado con el carrito del helado” -lo que les ha hecho pasar al ostracismo, cuando no a la trena-, se suben a los púlpitos mediáticos para lanzarnos discursos y soflamas incendiarias  en las que se autoproclaman “salvadores de la patria”… si les dejaran. Y cuando les dejamos la cagaron directamente. (Perdón).

 

Hoy me voy a detener un poco, pero muy poco en dos tipos; diferentes pero parecidos, y yo me entiendo. Mario Conde y Miguel Ángel Revilla. Dejo atrás a Felipe González y José María Aznar, a los que hay que echarle de comer aparte.

Mario Conde, que después de hundir un banco y sus empleados, así como los clientes que se fiaron de él y cayeron en sus garras, renace de sus propias cenizas y aparece escribiendo libros milagrosos, pontificando ante las cámaras y defendiendo las puertas de su “finquita”.

 

    Miguel Ángel Revilla le ha cogido gusto a los programas de debate en televisión, aunque procura ir solo, dado que en la dialéctica se le derriten sus argumentos populistas como un azucarillo en café hirviente. El ex -presidente de Cantabria no duda en arrearle a tirios y troyanos, no sin razón, administrándole consejos pedestres y soluciones simplistas, olvidando que tuvo la oportunidad de ponerlos en práctica en su etapa de presidente de su autonomía, que por cierto pudo conseguir dado su acuerdo con las fuerzas que ahora denosta. Ciertamente es bueno que reparta anchoas por doquier, que vaya en taxi a todos lados y que calce abarcas. Pero solucionar los problemas de un país no se consigue con las palabras sino con los hechos. No es cuestión de cantar tan mal como lo hace él, ni hacerse cómplice de todos los presentadores de prime-time. Gobernar es algo más serio. Una cosa es predicar y otra dar trigo.

 

     La buena noticia de hoy me la proporcionan los votantes españoles. Cada día se dan cuenta de que una cosa es la popularidad, y otra el populismo, que ser demócrata  es algo más que “ser de los nuestros” y que tenemos que votar a los currantes (listas abiertas) y olvidarnos de los “alistados”. Ejemplo de ello lo tenemos en la defenestración de los tinglados marbellíes, de los “Ruices Mateos”, el propio Revilla, Álvarez Cascos y otros. Todos estos “salvadores de la patria” como Clodomiro se saben la música pero se les ha olvidado  la letra. Y por eso no les votamos.

Fijense como nos señalan con el dedo. ¡Con lo feo que está eso!

 

 

 

 

revilla dos

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

m.montescleries@telefonica.net

 

Los viejos “rockeros”

Málaga 20 de junio de 2013   

 

          He tenido la oportunidad de sentarme en un precioso jardín ubicado en el Palacio Episcopal malacitano. El lugar es un remanso de paz que se agradece en medio del bullicio y el calor de un mediodía del seudo verano en el que nos hallamos inmersos.

 

Pese a los años que llevo rondando por los alrededores de calle Fresca jamás había aposentado mis reales en dicho lugar, en unos muebles que parecen arrancados de aquella deliciosa serie de la tele -en blanco y negro- denominada –con perdón- “El Séneca”, con guión de un “maldito” para los modernos: D. José María Pemán.

 

        El motivo de mi visita a aquellos lares era el encuentro con un viejo amigo –amigo y viejo- que aun conserva el porte señorial, que traía de serie, y su calidad de noble de la rancia y monumental Antequera. Ignacio Mantilla, que de tal sacerdote estoy intentando escribir, es un amigo-cura, en ese orden, desde hace muchos; demasiados años. Hemos toreado al alimón morlacos muy difíciles con una simbiosis nacida de los carismas y preparación de cada uno. Hemos visitado médicos para que se cuidaran de nuestras dolamas menisco-rotulares, nos hemos puesto la rodilla de hierro casi simultáneamente y, sobre todo, disfrutamos de largas conversaciones en las que nos reconciliamos el uno al otro, aunque el negociado de la confesión sacramental lo lleva él, y acabamos abrazados y agradecidos el uno al otro.

 

En esa residencia sacerdotal de calle Salinas, se encuentra un grupo de amigos sacerdotes: Diego Gil Biedma e Ignacio Mantilla entre otros, que  han vivido y convivido con muchos de nosotros, aquellos que hemos dedicado parte de nuestra vida a evangelizar en la medida de nuestras posibilidades. Curas de “escopeta y perro”, tales como Ángel Rodríguez, Paco Martín, Pepe Burgos, Antonio Gómez, Sergio Ferrero, Alfonso Arjona, Manuel Gámez, Fernando Jiménez Villarejo, etc. Curas a los que denomino “viejos rockeros  que han sabido servir y servirse de los seglares en la nueva evangelización.

 

Sin olvidar al “cabo”. El que más me ha animado y me sigue animando desde la distancia. Mosén Buxarrais. Que se aventuró y confió en este humilde servidor como transmisor del Evangelio y al que proveyó, junto a otros, de una credencial para transmitir el Evangelio allende las fronteras.

 

Ciertamente los curas de hoy son tan buenos como aquellos. O mejores. Pero yo hablo de los que han compartido con nosotros su ilusión, su esperanza y su fe. De aquellos con los que hemos envejecido. De los que perviven a la sombra de la torre de la Catedral de la que son un apéndice vivo.

ignacio

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

Málaga, 17 de junio de 2013

El sacramento de la paella

La experiencia es el único conocimiento que se adquiere con tan solo tener los ojos abiertos y cumplir años. Esta habilidad -que yo llamaría virtud cuando se aplica adecuadamente- nos permite valorar las cosas sencillas. Todos hemos experimentado el placer de comernos un par de huevos fritos con patatas a lo pobre, tras haber observado, y quizás sufrido, la proliferación de pseudos expertos en cocina, que hablan de la manduca como si se tratara de un experimento aspirante al Nóbel de química. Nos hablan de alimentos “deconstruidos”, (pueden ver en Internet la receta de los  Huevos deconstruidos al pimentón con jamón serrano”  http://www.directoalpaladar.com/recetario/huevo-deconstruido-al-pimenton-con-jamon-serrano,)  Cuando nos asomamos a la receta, al final, es lo mismo pero más cargado de bombo.

 

Algo así pasa con las cosas de la vida. Los periodistas televisivos se esfuerzan en presentar contenidos que te ponen de mala leche pero que solucionan muy poco. Ahora mismo tenemos el tema Messi que va a dar mucho que hablar, se va a eternizar en el tiempo y. al final, quedará en agua de borrajas. Sin embargo, hay programas televisivos que, bien llevados por sus cabezas pensantes, y perfectamente encauzados por sus presentadores, se convierten en un servicio público que permite convertirse a los espectadores sencillos, en protagonistas de milagros diarios que hacen felices a cuantos participan en ellos.

Mi buena noticia de hoy me la transmite Toñi Moreno, la presentadora de “Tiene arreglo” (Canal Sur), un programa que ha captado la atención de los espectadores matutinos. Cada día se solucionan pequeños grandes problemas padecidos por los “pescaitos fritos” y que solucionan los propios “pescaitos fritos, hechos manojitos”. El éxito del programa, se basa en la sencillez de la presentadora y los contenidos presentados. Ella, con sus cuarenta años y muchos tiros pegados, nos confiesa su secreto: “Mi programa triunfa porque es verdad, confiaron en mí y pusieron un patito feo a presentar las mañanas, sin taconazos”. He tenido la oportunidad de convivir con ella y observar su trabajo desde dentro. Una mañana metió sus cámaras en el “Biberódromo” y al día siguiente recibíamos potitos de toda Andalucía. He aprendido mucho de Toñi Moreno.

 

Así que me he puesto a la tarea; el movimiento se demuestra andando. He descubierto el sacramento (lugar de encuentro) que se produce en las paellas. Mientras más gente haya… mejor. La receta: en vez de kilos, cubos y, sobre todo, mucha buena voluntad y mucho corazón. “Barriga llena a Dios alaba”. Hoy, domingo, 10’30 horas, termino este artículo de cualquier manera. Me voy a la Residencia “Juan Petesa” a cocinar una paella para cien. Cien pescaitos fritos sencillos, van a compartir el pan, la sal y la conversación alrededor del altar del amor. Solo por hoy vamos a olvidar los desahucios y las preferentes. Que les vayan dando a unos y a otras. Amén.comida monjas atabal 2 003

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

m.montescleries@telefonica.net

 

“Como el perro del hortelano”

                13 de junio de 2013

 

El eximio Lope de Vega escribió esta comedia en 1618. En la misma, y como base de la trama se planteaba el parecido de algunos seres humanos con “el perro del hortelano, que ni come, ni deja comer”.

 

Algo así está pasando con el Ayuntamiento de Barcelona que prohíbe a los Jóvenes de San José dar comida a los pobres en la calle. La asociación Jóvenes de San José denunció en el programa «El Gato al agua» (Intereconomía TV), que dicho ayuntamiento considera ilegal su labor de ayuda a los pobres que viven en las calles. Su presidente, Marcos Vera Pérez, explicó que se les ha prohibido repartir comida a pie de calle entre los más necesitados, con la «caridad que nace del Evangelio». InfoCatólica publica una carta en la que detalla lo sucedido:

“El Consistorio «nos citó hace tres semanas y nos comunicó que nuestra labor es ilegal y da mala imagen a la ciudad, por lo que debíamos buscar alternativas”, contó Vera. “Nos dijeron que ellos tienen capacidad para atender a todos los que duermen en la calle y nos pidieron que nos uniésemos a los servicios sociales municipales porque, en caso contrario, tomarán medidas” Sin embargo, el presidente concretó que el Ayuntamiento «se limita a abrir comedores para atenderlos allí», y hay personas, algunas con «problemas psicológicos», que no quieren acudir a esos lugares. Hasta aquí la noticia que obtenido de la página Web: http://www.taringa.net/posts/noticias/16808961/Prohiben-dar-de-comer-a-los-pobres-en-Barcelona.html. Sin comentarios.

 

Por otra parte, nos sorprende agradablemente la noticia publicada recientemente, que recoge la iniciativa café pagado. La iniciativa nace en Nápoles y es recogida por la periodista Paloma Gómez Borrego. Allí hay la costumbre en algunos establecimientos de dejar pagado un café para quien lo necesite. En España se ha recogido esta idea con el nombre de café pendiente; una iniciativa para invitar a personas menos pudientes a tomar un café caliente en bares y restaurantes. Es algo tan sencillo como entrar en un bar y, además de lo consumido, dejar pagado algún café pendiente para quien no pueda hacerlo.

 

Dos maneras de enfocar la vida. Hay quién está más pendiente de parecer que de ser y “ni come ni deja comer”. Otros toman lo suyo y pagan lo del desconocido. Ole por los segundos.

 

pobres calle

El golf y….

9 f, 13

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

Málaga, 10 de junio de 2013

El golf y los golfistas

Ojo. Empecemos por distinguir claramente entre golfistas y golfos. Como todo el mundo sabe, la palabra golfista define al jugador de golf, mientras por otra parte el vocablo golfo -derivado del inglés- califica a ciertas actitudes (especialmente de algunos individuos), o describe accidentes geográficos.

 

      Mi buena noticia de hoy me la transmiten los golfistas. Un tipo de personas que hacen de ese deporte una forma de vida. De sus normas de conducta detraemos las siguientes:

  • No echar los palos con ira cuando algo no salga bien y  reparar cualquier daño que se haga al campo así como rastrillar la arena del búnker después de un golpe. (Tratar con paciencia a las cosas).
  • No estar mal preparado cuando llegue el turno de jugar, retardando a los grupos que siguen. (Cuidarse de uno mismo, para dar lo mejor de sí).
  • No moverse, hablar o permanecer demasiado cerca mientras un jugador prepara o ejecuta un golpe. (Preocuparse por los demás, no incordiando ni “empreñando”).

Yo añado: no engañar al contrario, ni a sí mismo, moviendo la bola. (Es decir, siendo honrado consigo mismo y con los demás).

Todas estas premisas identifican y propician la capacidad de análisis de los golfistas; esta es similar a la de los jugadores de ajedrez. Pueden estar minutos pensando las condiciones meteorológicas, las de los palos o las propias, antes de dar un golpe. (Con el palo a la bola, no piensen mal). Esto les da tiempo a meditar en lo divino y lo humano y a escaparse de la velocidad que nos exige la vida, así como del stress que se genera a nuestro alrededor.

Este ejercicio de reflexión trae consigo el que sean unas personas razonables y solidarias. Escuchan atentamente cuanto se les dice y obran en consecuencia de lo que les dicta su conciencia. Además, después de jugar se ponen hasta arriba de comer, de conversar y de disfrutar de una copita con moderación. Es decir, saben convivir.

Conozco a un grupo de jugadores que asomaron un día por “El Biberódromo”; la asociación benéfica con la que colaboro. Decían que querían ayudar. Y lo han hecho con talento y eficacia. Cada año juegan un torneo organizado por el Grupo Vértice. Penalizan el error en el juego, con euros para el Biberódromo. Se ha establecido la moneda “potito”. Esto no solo endulza los errores, sino que los justifica, aunque a veces pierden a conciencia. (Menudo capote les he echado).

Este fin de semana viviré una vez más su comida, su cachondeo y su solidaridad. Todos ellos han marcado varios albatros en las tarjetas de su corazón. La vida se vive en 18 hoyos… y hay que aprovecharlos. Que Dios les bendiga.

grupoVertice_c

familia

5 f, 13

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

m.montescleries@telefonica.net

 

“Familia”

                6 de junio de 2013

 

Estamos sufriendo una persecución mediática contra la familia. La sociedad está perdiendo los valores que se adquieren preferentemente en la institución familiar, lo que trae consigo el que se demonicen los mismos. Se tergiversan los roles familiares y se presume del paso de la familia nuclear (que ya tiene tela que  cortar) a la familia posmoderna y monoparental cuyos principios se basan en el uso y abuso de unos sobre otros. Hace unos años definía a la familia moderna como “grupo de personas que se sientan alrededor del mismo televisor”. Ahora ni eso. Ya tiene cada uno un aparato en su cuarto. Hoy puede formar una familia: una mujer, un gato y el “guasap”.

 

Tenemos que soportar, sin pestañear, y con el asentimiento pleno por parte de los nuevos popes de la comunicación, la presentación de valores y actitudes que se descalifican en su misma propuesta. Les pongo un ejemplo de ello: en un programa en prime-time de la televisión de más audiencia de nuestro país, cuyos programas exportamos a Hispanoamérica y al resto del mundo de habla hispana, se planteó el pasado viernes las dificultades que sufre una familia VIP, cuyos miembros han presumido de “famosos” desde que tengo memoria, cuyas “hazañas” han pasado por la droga, los malos tratos, las relaciones especiales, pagadas o no, los intentos de suicidio, la ludopatía, el alcoholismo y la agresividad. Casi nada.

 

El programita de marras basaba su “predicación” en sacar a la luz y magnificar la ludopatía de la “mater familiae” y la relación de su hija con otra chica VIP. Dado los conocimientos de los “torquemadas” de turno en el tema del juego y que son especialistas en drogas, experimentalmente, la mayoría de ellos, abordaron con pelos y señales las “maldades” de los casinos, que habían llevado a la ruina a la familia de marras y el nefasto ambiente de las discotecas donde se consumen “productos”. La “madre coraje” se defendió diciendo que hacía lo que quería y que ganaba el 95 % de las veces que jugaba. “La culpa de todo la tiene mi marido. Jugábamos a la par. Nuestro viaje de bodas fue de casino en casino, etc.”. “La niña se está desintoxicando de un estado avanzado de toxicomanía”. La madre achaca al padre que “la mandaba a comprar cocaina a los camellos”. Finalmente, lo que me reventó, fue la frase que me dio el norte del problema. “Nosotros le hemos dado de todo: las mejores ropas, los colegios más caros, las mejores “tatas”, los mejores colegios, coches en cuanto han tenido la edad y sobre todo, les hemos tapado todos sus problemas económicos”. Ahí está el problema, les han dado cosas, no ejemplo; les han aguantado todo, para que sean “felices”. Nunca les ha faltado dinero. Claro que no. Pero no le han dado una referencia paterno-maternal. No le han proporcionado una familia que crece, sufre y se divierte unida. Amor a cambio de nada. El error de este tipo de educación se basa en que se intenta, y de hecho, se consigue, comprar a los hijos. Y al final, se acaban los juguetes y el dinero y aparecen los “juguetes rotos”. Tenemos que defender la familia, que es la única institución que puede salvar este mundo que navega a la deriva.

 

Cuando se descubre la familia cristiana, el jamón-jamón, aparece la luz y la felicidad. Esto es incuestionable. La gente lo sabe. Pero estas actitudes no venden, pero curan.

 

Banda

2 f, 13

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net   Málaga, 3 de junio de 2013

Banda

Así, sin más, el vocablo banda puede significar miles de cosas. Paso a detallar algunos conceptos y mis espabilados lectores aplicaran la definición que los describa de mejor manera.

 

Según la RAE, banda puede ser:

  • Cinta ancha o tafetán de colores determinados que se lleva atravesada desde un hombro al costado opuesto. Antiguamente fue distintivo de los oficiales militares, y hoy lo es de grandes cruces, españolas y extranjeras.
  • Zona limitada por cada uno de los dos lados más largos de un campo deportivo, y otra línea exterior, que suele ser la del comienzo de las localidades donde se sitúa el público.
  • Llanta (cerco metálico de las ruedas).
  • Sonora. Franja de la película cinematográfica, donde está registrado el sonido.
  • Grupo de gente armada. (A veces de credenciales).
  • Parcialidad o número de gente que favorece y sigue el partido de alguien.
  • Bandada, manada.
  • Conjunto de tambores y cornetas, o de músicos que pertenecen a institutos armados de a pie, o de trompetas que sirven en cuerpos montados del Ejército. A veces la banda comprende toda clase de instrumentos de viento.
  • Conjunto de instrumentistas, con o sin cantantes, que interpreta alguna forma de música popular.

Una vez realizados los deberes en gramática, dejo a sus mentes calenturientas que apliquen alguna de las definiciones que califican a diversas personas, tales como el grueso de los parlamentarios andaluces que, todos a una, como en Fuenteovejuna, han acordado subirse las dietas, dado que los menús de los bares son muy caros y han subido ya a siete euros. Han tardado treinta segundos en llegar a un consenso. Lo mismo sucede con el alcalde de Cortes de la Frontera, se reúne consigo  mismo, y se triplica el sueldo. ¡Toma ya!

Mientras consumía mi dosis de cabreo y les enmendaba la plana a los de RAE, -porque banda es también un conjunto de bandidos o de bandoleros, con trabuco o sin el-, escuchaba por la radio que la Comunidad Valenciana estaba pagando un entrenador personal al Presidente Fabra. 20.000 euros del ala para mejorar las dotes de liderazgo de alguien al que habrán elegido pensando que las traía de casa.

De estas definiciones se quiere escapar la ministra Mato, que asegura que pagó de su bolsillo su parte de un viaje familiar a Euro Disney. Desconoce quién corrió con los gastos de su hijo. Bendita inocencia. Me apunto a que alguien (aunque yo no lo sepa) pague un viaje a Euro Disney a mis trece nietos. Yo pagaré mi billete o me iré andando. Que adelgaza.

Mi buena noticia de hoy me la dan los Parlamentarios Andaluces, el alcalde de Cortes, el Presidente Fabra y Dª Ana Mato. Todos ellos, los parlamentarios que en cuanto se han dado cuenta que les hemos descubierto el pastel, han decidido renunciar a sus prebendas y llevarse el pañillo al trabajo; el alcalde de la Serranía, que ha pasado a conformarse con su sueldecito; el President valenciano, que se ha comprado una bicicleta estática para la mente; y la Señora Mato que ha optado por llevar su niño al parque de atracciones que le queda más cerca.

Mientras tanto, Vds., mis queridos niños, decidme que definición señala mejor las características de nuestros próceres. Premiaremos con una carcajada a los acertantes. (foto orientativa).

 

 

bandidos