DEATH CAFÉ

29 f, 19

 

LA BUENA NOTICIA de Manuel Montes Cleries         m.montescleries@telefonica.net      Málaga  30 de diciembre de 2019  

 

DEATH CAFÉ

Se nos acaba el año. El 2019 no ha sido demasiado bueno. Nos cabe la esperanza en un feliz 2020.

A lo largo de los últimos 365 días se han ido sucediendo los problemas de todo tipo a escala política, económica, mundial y nacional. Eso no ha impedido que algunos disfrutones de la vida -entre los que, humildemente me encuentro- nos sintamos relativamente  satisfechos de como ha discurrido. El secreto estriba en comparar los buenos momentos con aquellos que no lo son tanto. Las vivencias felices… ganan por goleada.

Por otra parte me sigue preocupando la exhibición pública de un ateísmo militante. Es muy difícil que un personaje público, o uno de esos “influidores” que proliferan por las redes, no se confiese carente de fe y que alardee de su renuncia a su pertenencia a la Iglesia, adquirida desde el momento de su Bautismo.

Bueno, lo del ateísmo es un decir. Se apuntan a la “doctrina” de moda, a aquella que se importa desde países remotos (sobre todo si son orientales o exóticos). Todo ello sin renunciar a aparecer en primer plano en Semana Santa, en Navidades o en Halloween, que más da.

Lo último que ha aparecido en la prensa es la creación de un nuevo espacio en el que hablar de la muerte. Dilucidar sobre el “más allá” como si no tuviera importancia el “más acá”. Se trata de “el Death café”. Otra especie de religión.

    Este espacio nació en 2011 de las manos de un psicólogo inglés llamado Jon Underwood como una serie de encuentros ciudadanos para hablar de la muerte en torno a un café y unos dulces. En dichos encuentros solo se habla de un tema tabú para muchos: la muerte. No se toca el duelo ni las experiencias hospitalarias, sino que se aborda de lleno el paso a la otra vida. No se habla de la Esperanza.

He podido descubrir en Internet la proliferación de reuniones de este tipo en muchas ciudades españolas. Incluso se recoge un tutorial para la creación de nuevos grupos. Se basan en dos premisas imprescindibles: heterogeneidad de sus componentes y la presencia de una apetitosa merienda.

Cada uno gana o pierde su tiempo como le da la gana. Estimo que es un poco lúgubre el reunirse en torno a un café y unos dulces para hablar de un futuro desconocido para todos. En dichas reuniones se siguen presentando túneles y luces blancas en el umbral de la muerte. Yo sigo aferrándome a la fe cristiana que me habla de la OTRA VIDA. Así con mayúsculas.

Mi buena noticia de hoy me la transmite la caterva de nietos que pululan por mi casa en estos días navideños. Siguen empeñados en poner dos “Niños Jesús” en el Belén –novedad incorporada desde el nacimiento de mis dos nietas gemelas hace tres años-. Han terminado de romper las bases de casi todas las figuritas, pero se tiran un buen rato adaptándolas a su propio gusto. Este año el puente que cruza el río de papel de plata, ha sido instalado encima de la cueva que acoge al misterio. No hay forma de ponerlo en su sitio correcto. Su apariencia es cada vez más similar al desembarco de Normandía.

Esos niños llenan mi vida de esperanza en el presente y en el porvenir. Ellos son la buena noticia de hoy. El futuro y el paso a la otra vida lo dejo en las manos de Dios. Allá, en la otra vida, tendré tiempo de reuniones; con o sin merienda.

 

 

 

 

 

El segmento de plata

Por Manuel Montes Cleries          m.montescleries@telefonica.net 

                                                                     Málaga 26 de diciembre de 2019

 

LA MISA DEL “POLLITO”

Aun recuerdo alguna de aquellas misas del “Gallo” de mi infancia.

 

Especialmente hoy viene a mi memoria una Nochebuena de los cincuenta en la que mi familia buscaba acomodo y lo encontró en una casa del rincón de la Victoria. Por circunstancias que no vienen al caso no teníamos un domicilio definitivo. Aquella época anduvimos de “Poncio a Pilatos”, hasta que meses después encontramos una casita mata en la calle Ecuador.

 

Esa Nochebuena (creo que era la de 1953) decidimos ir a la Misa del Gallo del Rincón de la Victoria. El párroco atendía a diversos pueblos y no contaba con el vehículo adecuado. Apareció por el templo después de las dos de la madrugada cuando los feligreses ya habían agotado los villancicos, el aguardiente y la paciencia. Solo recuerdo que me quedé dormido. A aquel “gallo” le habían salido espolones y se había hecho un viejo.

 

Esta Nochebuena pasada se ha celebrado en un centro malagueño, en el que cuidan a mayores, lo que uno de los celebrantes (han participado varios) ha denominado como la “Misa del Pollito”; por lo temprano de la hora, (seis de la tarde). En el Convento de mis monjas-vecinas –la comunidad cisterciense- hace años que se celebra a las ocho de la tarde cuando ya “el pollito” está galleando. Y tan ricamente.

 

No es cuestión de horas. El Espíritu es intemporal y se hace presente en el momento en que lo invocamos.  Lo hizo  aquella noche en el Rincón de la Victoria, o aquella tarde en el “Buen Samaritano” o la tarde del 24 en el convento del Atabal. Lo importante estriba en que lo invoquemos y celebremos la Eucaristía en comunidad. Después llega la cena familiar, los discursos y los villancicos.

 

Gracias a Dios, y pese a sus detractores “modelnos”, se sigue viviendo en amor y buena compañía la Navidad. Felices aquellos a los que ama el Señor. A todos; no a muchos. Paz y amor para todos.

 

MOMENTOS

22 f, 19

 

LA BUENA NOTICIA de Manuel Montes Cleries         m.montescleries@telefonica.net      Málaga  23 de diciembre de 2019  

 

MOMENTOS

La vida está llena de momentos. Ni lo bueno ni lo malo… dura demasiado.

 

Tengo un lector amigo que me dice que soy un avezado observador de cuanto ocurre a mí alrededor. Constantemente voy escribiendo en mi mente las historias que me sugiere cuanto contemplo. A veces, lo plasmo en mis escritos.

De vez en cuando miro hacia adentro. Especialmente en estos tiempos de Navidad en que todo te hace sentirte más sensible. Quizás sucede que, al tener menos necesidad de hundirte en la vorágine de la información y las prisas, tu “alma se serena”.

Entonces descubres la cantidad de momentos felices que podemos vivir, quizás inadvertidos ante la importancia que damos a los más mínimos problemas. Ayer, sin ir más lejos, descubrí que no tengo corriente eléctrica en una parte de mi casa. Estuve a punto de perder la paz y, lo que es más grave, el sueño. Un momento de desconcierto. En ese momento entró uno de mis nietos en mi cuarto y, guiñándome un ojo, se dirigió a un rincón donde siempre tengo bombones o caramelos. La luz se hizo en mi mente. Un momento feliz.

Creo que la Navidad, últimamente tan denostada, hace resplandecer los momentos felices que disfrutamos continuamente. Descubres que los compañeros de trabajo son personas con sentimientos y no eslabones de la producción. Te reúnes a comer y beber con ellos, te olvidas de lo negativo y te lo pasas, por una vez, estupendamente con ellos. Personalmente he compartido una comida con una docena de aquellos “jóvenes” que pusimos en marcha Intelhorce y que hoy juntamos, entre los doce, ¡¡novecientos ochenta años!!

La gente circula por las calles de otra manera, te sonríen sin saber el porqué. Te envían sus mejores deseos a través de las diversas redes de comunicación. Tienes tu momento de esperanza en la lotería de Navidad. Luego disfrutas, también, viendo como les toca a los demás.

Vuelves a vivir la Nochebuena con los tuyos, cenáis “gloria bendita” como siempre; llegan los Reyes para todos, con tu corbata y tus calcetines, etc., etc. Luego vuelves a tus clases, tu trabajo o tu voluntariado y  pasas la cuesta de enero disfrutando del regusto de lo bien que lo has pasado.

Todo esto pensaba en mi duermevela. Recordaba a mis padres, tan presentes en mi mente en estos días. Lo feliz que has sido en tu etapa de formación, tu trabajo y tu vuelta a la Universidad en tu senectud. La cantidad de personas con las que has convivido cuando eras un “transportista de maletas”, un evangelizador o, últimamente, un “periodista jubilado”. Has podido convivir con un Obispo jubilado y pobre; ver aflorar a mis ojos lagrimas ante la belleza de un niño cantando flamenco, unos ancianos cogidos de la mano o unos padres contemplando su hijo recién nacido; he podido conocer lo mejor del voluntariado malagueño y coger en brazos a una muñeca africana rescatada de la muerte por un cura medio loco y sus adláteres.

Cuarenta y nueve años de casado, ocho hijos y diecinueve nietos dan de sí muchos momentos maravillosos. Siempre tienes motivo para ser feliz. Eso es la Navidad. La luz que ilumina nuestra vida con la presencia del Niño que nace en nuestros corazones y la estrella que guía nuestras vidas hacia un mundo mejor.

Mi buena noticia de hoy es que estamos en Navidad. La luz eléctrica de mi casa esta flaqueando. Pero el rayo estelar que brilla sobre el pobre Belén de mi casa, ilumina este y otros muchos momentos felices. FELIZ NAVIDAD PARA TODOS.

 

 

El segmento de plata

Por Manuel Montes Cleries          m.montescleries@telefonica.net 

                                                                     Málaga 18 de diciembre de 2019

 

PEPE, EL DE LOS BELENES

Pepe es un claro ejemplo de aquellos que saben sacar un excelente partido a su etapa de perteneciente al “segmento de plata”.

 

     A Pepe le conocí hace un montón de años. Entonces era un miembro destacado del gremio de hosteleros de Fuengirola. Se presentó junto a su esposa en un Cursillo de Cristiandad. En aquella etapa venían al “Cursillo” un montón de matrimonios de mediana edad que estaban interesando por la actitud y el ejemplo dimanante de una serie de cristianos de la época, que habían cambiado su relación con la Iglesia desde una actitud contemplativa a una presencia activa.

 

Isabelina y Pepe desde el primer momento destacaron por su voluntad férrea y su participación evangelizadora. Inmediatamente se incorporaron a un grupo que persiste en la actualidad. He vivido en su compañía trabajos evangelizadores de todo tipo, más o menos acertados, pero siempre llenos de un espíritu positivo y auténticamente cristiano.

 

Estos últimos años, ya jubilado y consciente de sus incapacidades físicas, Pepe ha sabido aprovechar sus habilidades manuales para hacerse presente en el mundo maravilloso de la construcción de Belenes. Otra hermosa manera de evangelizar. Durante todos los días del año se dedica a confeccionar nuevas figuras, a diseñar nuevos espacios y a crear pequeños pueblos en miniatura donde acoger la llegada del Niño Jesús.

 

Tiene un espacio en youtube, donde imparte tutoriales a los que quieren seguir su afición belenística. Ha montado, junto a otros, anteriormente el Belén de la Catedral Malacitana, el Nacimiento de la Parroquia del Buen Pastor y ahora, durante los últimos años, el del Distrito Municipal Bailén-Miraflores de Los Ángeles.

 

Les recomiendo visiten este último. Tiene un trabajo ímprobo, una serie de espacios

sdr

vitales llenos de figuras representativas de todas las actividades laborales y artesanas. Ha llegado a los mínimos detalles, siempre barriendo para la presencia de Málaga, su mar, su campo y sus pueblos salidos de sus manos, pero sin perder de vista la Galilea que visitamos juntos y a la que tenemos que volver. Las artesanas de su grupo le han confeccionado minúsculos hatillos de ropa que vuelan en sus tendederos. Sillas de anea de tres centímetros y, sobre todo, figuras, muchas figuras, de estilo italiano, catalán y malagueño. No quiero insistir. Estimo que es imprescindible verlo en directo o en youtube. Se los recomiendo.

https://www.youtube.com/channel/UCuDsv_KmKPOiZtOpNwW5oYQ

 

Gracias amigo Pepe. Pepe Urbano. Un cristiano macizo y roqueño. De aquellos que hablábamos en nuestros rollos. Enhorabuena por estar y por ser.

 

                               

                     

 

   

 

 

 

LA BUENA NOTICIA de Manuel Montes Cleries         m.montescleries@telefonica.net      Málaga 16 de diciembre de 2019  

 

LA FUNDACIÓN MÁLAGA C.F.

   He sido seguidor del Málaga desde mi más tierna infancia.

Estos últimos años le sigo igualmente, pero más de lejos. Hace tiempo que he perdido la pasión por el equipo del que me enamoré en mi etapa como socio, allá por los tiempos en que Sebastián Humberto Viberti nos condujo a la primera división ganando aquel partido en San Mamés contra el Bilbao Atletic. En aquella  ocasión lo presencié y disfruté, en unión de varios amigos, después de cascarnos 40 horas de viaje (ida y vuelta) en un tren-botijo ad hoc.

No están los tiempos actuales para tirar cohetes. Los directivos futboleros no suelen brillar por sus virtudes, salvo muy escasas y honrosas excepciones. Los del CD. Málaga y el ahora denominado Málaga CF, especialmente. Vamos de mal en peor en su gestión y estamos a punto de sufrir otro revolcón como el de hace algunos años.

Todo esto no es óbice para que reconozcamos la excelente gestión de la Fundación Málaga CF. Tengo contacto con ellos desde hace varios años. Tuvieron la delicadeza de requerir la presencia de algún miembro de la AB El Biberódromo, que inmerecidamente presido, para invitar a nuestros voluntarios, socios y simpatizantes a un partido de fútbol. lo que vienen haciendo cada temporada.

Como quiera que nuestros beneficiarios tienen un máximo de 24 meses de edad y no van a entender el partido, las 100 entradas que nos regalan las canjeamos por juguetes o peluches para nuestros niños. Para dicho cambio contamos con colegiales de Los Olivos. Es decir, que con este “trato”, hacemos felices a los bebés, los alumnos del colegio y a los futbolistas del Málaga que tienen 100 enfervorecidos hinchas más.

Los regentes de dicha Fundación recibieron el pasado jueves a un montón de asociaciones a las que entregaron un total de casi 4.000 entradas de mano de Basti –el carismático ex-jugador del Málaga-, que aprovechó la ocasión para comentar la joya preciada de la fundación: su equipo de fútbol formado por chicos y chicas “diferentes”. Un equipo entrañable que estuvo presente a través de algunos de sus jugadores.

Mi buena noticia de hoy me la proporciona esta fundación llena de valores. Los recogen claramente en su página wed: La Fundación MCF es el instrumento a través del cual la entidad blanquiazul hace efectiva su presencia en la sociedad malagueña y desarrolla sus fines de carácter humano y cultural, fundamentalmente. Este organismo sirve como plataforma a la promoción de los valores deportivos, sociales e históricos gracias al desarrollo de actividades formativas, docentes y culturales que dan soporte a jóvenes deportistas.

Estimo que, hoy por hoy, esta es la mejor cara del Málaga CF. Me he vuelto a reconciliar con el equipo. ¡Ánimo… y a primera otra vez!

 

El segmento de plata

Por Manuel Montes Cleries          m.montescleries@telefonica.net 

                                                                     Málaga 11 de diciembre de 2019

 

EL BUENO DE SAN JOSÉ

San José aparece poco en el Nuevo Testamento. Un diseño novedoso del portal de Belén le ha puesto en primer plano.

 

    El bendito José ha sido humilde hasta en su presencia en los textos evangélicos. Tano solo se le reseña en diversos versículos del evangelio de San Mateo y en uno de San Lucas. (Si no me equivoco, que últimamente estoy muy torpe).

 

Sin embargo tenemos que reconocer la suma importancia de su presencia en la vida de Jesús. Me imagino que tuvo que “bregar” con Él, como hacemos todos los padres y abuelos con nuestros hijos y nietos. Después le enseñó un oficio que finalmente dejó “empantanado” por una motivación suficiente y necesaria.

 

Le hemos visto presente en las diversas expresiones artísticas, sobre todo en la pintura y la escultura y muy especialmente en el arte de crear esos pequeños mundos en forma de imágenes que representan el nacimiento de Jesús en los denominados “Belenes” o “Nacimientos”.

 

Tengo un amigo “belenista”, del que escribiré en otro momento, que ha plasmado la presencia de San José en la posada, el portal, la carpintería (por cierto, en mi visita a Tierra Santa pude visitar varios lugares que identificaban como la misma… y no creo que tuviera sucursales) o la huida a Egipto, Este año lo ha sometido al “aggiornamiento”.

 

Al visitar su Belén, (por cierto, maravilloso, lo pueden visitar en la oficina del distrito Miraflores, en calle Martínez Maldonado), han venido a mi mente las fotos que he podido contemplar de varias recreaciones del portal en el que el bueno de San José adopta un papel más activo. Con esta imagen se  reivindica la participación paternal en el cuidado, cambio de pañales y mecidas a fin de dormirlo. Presenta un San José implicado a fondo en la crianza  del niño Jesús. Un nuevo aspecto de la visión del momento, dos mil años y pico después. Se ve a María echada en un catre reposando mientras José mantiene en brazos con gran ternura al Niño de Dios.

 

Preciosa imagen precursora de la actual presencia del padre en todas las tareas de crianza de los bebés. Lo que nos diferencia de aquel Santo Varón, es la presencia actual de toallitas, pañales desechables y cremas variadas que facilitan dicha labor.

 

Cada vez me cae mejor San José.

                        

 

LA BUENA NOTICIA de Manuel Montes Cleries         m.montescleries@telefonica.net      Málaga 9 de diciembre de 2019  

 

EL GÉNERO Y EL LENGUAJE

   Vamos a terminar liándonos todos con la irrupción de las “maneras políticas” en el lenguaje.

Este pensamiento ha venido a mi mente ante la duda que se le suscitó hace unos días a un narrador deportivo. Tenía que describir el puesto ocupado por una jugadora de futbol. Se lió entre decir “la extremo derecha” o “la extrema derecha”. Que no es lo mismo. Se cuido mucho de no señalar a la jugadora que ocupaba la otra banda ante la duda entre “la extremo izquierda” o “la extrema izquierda”. Estuvo a punto de meterse en un lío político.

No voy a entrar ahora en disquisiciones teóricas ni en explicaciones científicas. Me parece que todo nace de un excesivo culto a todo lo que suene a femenino, en contraposición a la forma de ser y de hablar de unas generaciones machistas desde el principio de los tiempos. Pero los “progresistas” se han pasado de “frenada” y han caído en crasos errores que les han costado más de una vergüenza propia y ajena.

Lo quieren arreglar con la @ (arroba) para justificar la dualidad, pero me parece muy difícil de aplicarla al lenguaje hablado, la terminación en “e” es muy valenciana, pero poco práctica. La X sigue siendo una incógnita. Se buscan femeninos inverosímiles para quedar bien con los presentes, oyentes o lectores. (No se puede decir “oyentas” ni “presentas”. Suena fatal).

Mi buena noticia de hoy estriba en que podemos tomar la moda y los modos con buen humor. Espero que esto pase pronto o que comencemos a hablar en esperanto; que ahorra mucho. Yo lo tengo solucionado con mis nietos. Cuando se portan “regu” solo digo; “se está rifando una capuana”. Sin distinción de edad o de sexo. Lo entienden rápidamente. Si empiezo a distinguir, se me escapan por la banda “derecha o izquierda”. Seguiré hablando de mis alumnos en general o de mis amigos sin distinción de sexo, raza o religión. Sin dejar de respetar a mis próceres. (Aquí no hay problema de género).

Lo siento, pero soy “políticamente incorrecto”. No sirvo para político.

BROTES VERDES

4 f, 19

 

El segmento de plata

Por Manuel Montes Cleries          m.montescleries@telefonica.net 

                                                                     Málaga 4 de diciembre de 2019

 

BROTES VERDES

Los cristianos estamos viviendo el adviento. La espera.

 

El adviento es la espera. La preparación a la llegada del Salvador. Para ello, durante las cuatro semanas previas a la Navidad, nos vamos mentalizando a la vivencia, una vez más, del aniversario del Nacimiento de Jesús.

 

Cuando algo o alguien nace o renace, todo cambia. O debe de cambiar. Por eso estimo que los mayores que formamos el segmento de plata debemos desprendernos de ese punto de dejadez, de hastío, de hartazgo, hacia un mundo que no marcha y a un cristianismo un tanto desangelado.

 

No podemos achacar esos problemas a los demás. Somos protagonistas del mundo en que vivimos y asumirlo de una forma optimista aunque los achaques y los años propendan a lo contrario. Todo es cuestión de buscar los brotes verdes.

 

El mundo las está pasando canutas. Pero no mucho más, sino por el contrario, mucho menos que lo pasaron nuestros padres o nuestros abuelos. Nuestros hijos y nietos viven en un mundo más cómodo, mejor alimentado y con unas posibilidades de formación, sanidad u ocio mucho mejores que las que hemos gozado nosotros.

 

En el aspecto religioso quizás somos menos, pero estimo que nuestra fe es más auténtica. La religiosidad sigue permanente y se le está dando un sentido más profundo. A regañadientes se sigue celebrando la Navidad, pero viviéndola como siempre de una forma familiar y solidaria.

 

Los brotes hay que cuidarlos, regarlos, asomarlos al sol y quitarle las malas hierbas. Esa es nuestra labor, ese es el Espíritu que nos anima y al que tenemos que hacerlo presente en nuestras vidas.

 

El mundo es hermoso. Lo afeamos los humanos que no sabemos aprovecharlo. Tenemos que volver a las raíces. A la mejora del metro cuadrado que nos rodea. Nuestro ejemplo está en aquello que estamos esperando que venga. Ese Niño que anide en nuestro corazón y lo haga más receptivo a los demás. Se aproximan brotes verdes. Estad atentos.

 

             

RAPEROS

1 f, 19

 

LA BUENA NOTICIA de Manuel Montes Cleries         m.montescleries@telefonica.net      Málaga 2 de diciembre de 2019  

 

RAPEROS

   Hoy he dejado de tener prejuicios sobre una forma de entender la música que anteriormente detestaba.

    Presumo de ser un enamorado de las actividades musicales de todo tipo. Desde muy joven he procurado acercarme a todo tipo de instrumentos desde la ignorancia y el escaso academicismo. Esto me ha permitido aprender a tocar, muy mal, algunos instrumentos. Con referencia al canto, una vez hice una prueba para entrar en un coro y me calificaron como “de muy buen oído y pésima voz”.

Estas circunstancias no me han impedido estar atento a cuantas actividades musicales han estado a mi alcance, Me gusta mucho, y disfruto de ella, la música clásica. Me encantan las baladas, el godspell, el country, la música de órgano y los conciertos de bandas. Es decir me gusta todo. Perdón casi todo.

No he podido hasta ahora aguantar a los raperos y a la música rap. Me ha parecido un timo protagonizado por unos tipos estrafalarios y maleducados que intentan hacer pareados llenos de palabrotas y expresiones de “spanglish”. Un remake malparido de los troveros levantinos.

Sin embargo, y esta es mi buena noticia de hoy, no tengo más remedio de quitarme el sombrero ante la vida de uno de ellos conocido como Rapero Haze.  Su verdadero nombre es Sergio López Sanz. Un sevillano cuarentón nacido en el barrio de Los Pajaritos –uno de esos barrios marginales donde la vida se hace aun más difícil- en el que los jóvenes que culminan sus estudios no pasan del 2%.

Su juventud fue la propia de los chicos del barrio. Abandonó los estudios y pasó por la “universidad de la calle” donde tuvo que defenderse de la violencia, la droga y la marginación. El rap le permitió subsistir hasta que a los 32 años decidió volver a las aulas y comenzó la carrera de filología hispánica. Esta decisión le llevó a ser marginado por la gente de la calle y recibido con cierto resquemor por el mundo universitario.

El resultado final de esta experiencia es la culminación de sus estudios con un expediente brillantísimo culminado con el premio extraordinario al mejor master de Estudios Americanos de la Universidad de Sevilla.

    El futuro profesor de Instituto declaraba en su recepción: “”Sólo el 2% de los vecinos de mi barrio logra terminar un grado universitario. Somos pocos, lo sé, pero somos grandes, enormes, y, aun así, afirmo que la universidad es mi sitio, el mío y el de todos los ciudadanos que, pues existen mecanismos que lo posibilitan, tengan la determinación de estudiar, vengan del barrio que vengan, del pueblo que vengan, de la ciudad o del país que vengan, porque la universidad ni distingue ideologías ni creencias ni clases sociales ni acentos ni nunca habrá de hacerlo por ser, como es, el templo de la sabiduría y del conocimiento”.

Nuestro antiguo Rapero Haze se ha convertido en el admirable Profesor López Sanz sin renegar a sus raíces y dando un ejemplo a todos. Una buena noticia. Prometo tener más aprecio por los raps y los raperos.