Corpus Cristi

26 f, 11

LA BUENA NOTICIA DEMANUEL MONTESCLERIES

                   Málaga 27 de junio de 2011

 

                       m.montescleries@telefonica.net

 

UN JUEVES NO TAN CORRIENTE

 

     El 26 de mayo de 2008 firmaba un artículo en el que criticaba la desaparición de los “tres jueves en el año que relucen más que el sol”. Hoy, me sigue “jeringando” la celebración del día del Corpus en Sevilla, Granada y otras capitales españolas en jueves y que en Málaga lo hayamos cambiando por no se que fiesta pasándolo al domingo siguiente. Este pasado jueves ha sido un jueves más para los malagueños aunque al atardecer se haya comenzado a celebrar la noche de San Juan.  

     Como mi compromiso actual con la sociedad y conmigo mismo es el de transmitir buenas noticias (cuando inicio mi columna con una mala noticia siempre pongo el contrapunto de la buena), recojo a continuación la experiencia de que, para mí, este jueves pasado no ha sido un jueves corriente. Ha sido un Jueves con mayúscula, el tema de mi buena noticia de hoy.

 

     Esta se basa en mi celebración personal del “Corpus Cristi” el pasado Jueves. Mi teoría de que todo el mundo es bueno (aunque a veces se equivoca y lo deja de ser), quedó confirmada por la constatación de que cuando a una persona se la trata de forma adecuada es susceptible de redimirse por completo, por muy equivocada que haya sido la vida.

 

   A mi entorno ha llegado, hace aproximadamente un año, un hombre de mediana edad con una juventud y una historia difíciles. Ha pasado por el mundo de la droga, la prisión, Proyecto Hombre y la rehabilitación definitiva. Ha rehecho su vida, ha contraído matrimonio y ha formado una familia. Actualmente dedica su tiempo libre al servicio de los demás en una ONG. Su economía está totalmente maltrecha, pero su esposa y él llevan con dignidad las penurias económicas a la espera de que vengan tiempos mejores.

 

     El día del Corpus me llamó para decirme que le han dado, de forma anónima, un sobre para los beneficiarios de la asociación en la que él y yo colaboramos. Abro el sobre y me encuentro 500 euros acompañados de una nota en la que se me dice que no quiere que se diga el nombre de la donante. La sociedad en general habría pensado  que ese sobre tenía muchas posibilidades de no haber llegado nunca a mis manos. Todas las circunstancias así lo señalaban. Pero la “buena leche”, una vez más ha vencido al “lado oscuro”. Nuestros beneficiarios, nuestro hombre bueno y yo mismo, hemos celebrado el día del Corpus un Jueves que reluce más que el sol.

LA BUENA NOTICIA DEMANUEL MONTESCLERIES

                   Málaga 20 de junio de 2011

 

                       m.montescleries@telefonica.net

 

CREO QUE NO ES ESO

 

    A riesgo de que algún lector me llame la atención, no me puedo escapar de la tentación de comentar los últimos acontecimientos políticos. Una vez más se habla de todo, se remueve todo y no se resuelve nada. Esta semana ha estado preñada de manifestaciones, de declaraciones, de amenazas de exhumaciones, de riñas y trifulcas varias y de otras lindezas.

 

    ¿Qué se ha conseguido con ello? Muy poco. Los políticos han tomado posesión de sus cargos (ahora les toca apechugar con cumplir lo prometido, que esa es otra y más difícil), los vascos se han salido con la suya, los antisistemas han conseguido infiltrarse y manipular el sentido del movimiento de los indignados, se ha empezado a  remover una losa de dos toneladas del Valle de los Caídos, han conseguido pelear –más- a los seguidores del Madrid y del Barça, se ha trapicheado con las alcaldías, los nuevos munícipes se han mesado los cabellos ante el panorama dejado por las corporaciones salientes, los que han perdido sus prebendas se amotinan con sus partidos de los que huyen como si estuvieran apestados, etc.

 

     Mientras, el mundo sigue, cada vez más parados, más hipotecas que llevan al desahucio, más colas en los comedores sociales, menos servicios sanitarios, más picaresca (compra-venta de títulos académicos) y, sobre todo, más incertidumbre y desesperación. Los políticos se quejan de Europa y de los que no piensen como ellos. Tenemos que apechugar con lo que hay y si no podemos o sabemos,que lo hagan otros. Los banqueros se frotan las manos porque los tiempos difíciles son los mejores para ellos. Los que no tienen argumentos le echan la culpa a Dios o a los creyentes. Creo que no es eso.

 

   Pero, como “Felipito tacatun”, yo sigo. A pesar de todo, vale la pena vivir el camino de la utopía. Decía Robert Kennedy: “Cada vez que un hombre defiende un ideal, actúa para mejorar la suerte de otros, o lucha contra una injusticia, transmite una onda diminuta de esperanza”.

       En esta frase baso mi Buena noticia de hoy. Lo que relato a continuación es muy sencillo. Un hecho de los que pasan a diario. Pero es tan importante como lo son los milagros cotidianos. Una señora mayor, bastante mayor –no digo la edad porque se trata de mi suegra y me puede matar-, tropieza a la salida de una farmacia y se cae de bruces. Golpe fuerte en la frente, rotura de gafas, contusiones en todo el cuerpo y tobillo dislocado. Se descompone por completo en todos los sentidos. Un matrimonio sale de una tienda, la recogen, la llevan al ambulatorio, la lavan, la limpian, hacen que le hagan la primera cura, cogen su coche, la llevan a su casa, la arreglan y la dejan en su cama. Todo esto lo hacen unos desconocidos que no se van de su lado hasta que la dejan en buenas manos. No se si serán cristianos, pero ellos han hecho lo que Jesús de Nazaret nos cuenta en sus Evangelios. Y lo que hace la gente de buena voluntad. Ellos son bienaventurados.

 

     Si lleváramos esta actitud a todos los campos de la vida (utopía), nos iría a todos mejor. Los políticos servirían, no se servirían; los ciudadanos exigiríamos, no impondríamos; la televisión formaría, no deformaría; los bienes se repartirían, no se acapararían; y este puñetero mundo se convertiría en algo habitable. Creo que es eso.

 

 

Unidos

15 f, 11

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

Málaga 13 de junio de 2011

 

LO QUE NOS UNE

 

     Los españoles tenemos un pasado “pasable”, un presente “acongojante” y un futuro que da miedo. Los españolitos de a pie, desde que se puso en marcha la democracia, hemos estado depositando nuestras esperanzas en los políticos que han ido pasando por las instituciones locales, provinciales, regionales y nacionales. Ayuntamientos, diputaciones, gobiernos regionales, diputados, senadores yla CasaReal, en mayor o menor medida, han intentado llevar a buen puerto la nave hispánica con un creciente desgobierno hasta llegar al momento actual en el que unos pocos han tenido que echarse a la calle para manifestar su indignación y otros muchos, la mayoría, no lo hacemos acampando en las plazas porque entendemos que las urnas son el camino adecuado para intentar solucionar esta situación. Los partidos políticos, desoyendo el clamor popular, siguen pegándose tortas en nuestras caras, insultándose, despreciándose y buscando la parte negativa del otro para intentar hundirle.

 

    ¿Qué pasaría si los diversos partidos políticos se pusieran de acuerdo para regenerar el país, erradicar la corrupción y aunar esfuerzos? Posiblemente descubrirían que podríamos vivir mucho mejor con menos burocracia, ventanilla única, menos jefes y mas “indios” y mucha ración de buena voluntad. Utopía.

 

      Pero yo la utopía la refrendo con los hechos. Como he referido en otras ocasiones, participo de la gestión de la Asociación Benéfica “El biberódromo”: un proyecto que nace en el barrio más deprimido de Málaga para atender la alimentación de los niños de0 a 24 meses y la promoción humana, cultural y laboral de sus madres. Empezó con 100 potitos, unas latas de leche infantil, cuatro niños y muy buenas intenciones. Hoy tiene tres sedes, atiende a 120 niños y a sus madres en lo referente a la cultura de ellas y la alimentación, el aseo y la sanidad de los bebes.

 

    La buena noticia de hoy, es que a punto de cumplir los tres años de vida, seguimos viviendo de la solidaridad de las gentes. En nuestro caso nunca sabemos si vamos a contar con los 5.000 € mensuales que nos cuesta el proyecto. La buena noticia es que el Ayuntamiento, Bancosol, La Caixa, Unicaja, los treinta socios y la buena gente, hemos descubierto LO QUE NOS UNE: el deseo de mejorar las condiciones de vida de esos niños que no cuentan con los mínimos imprescindibles. La “casualidad” me hace encontrarme el pasado miércoles con una colaboradora del “Biberódromo”. Me da un sobre y me dice: -toma, dos mil cuatrocientos cuarenta euros-. A mi gesto de muda interrogación contesta –me lo han dado “la gente”-. Aunque sea a pequeña escala estos ciudadanos nos dan un ejemplo de cómo “juntos, podemos”. Tan solo hemos tenido que poner en marcha “lo que nos une”. A ver si nuestras fuerzas vivas hacen lo mismo. Yo he podido comprar pañales y leche para un mes.

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

                       Málaga6 de junio de 2011

                         m.montescleries@telefonica.net

 

“JARDÍN BOTÁNICO”

 

     El 28 de Abril de 1961 fue un día extraordinario para los mozalbetes que estudiábamos Profesorado Mercantil enla flamante Escuelade Comercio de Martiricos. Aquella radiante mañana de primavera malagueña celebrábamos diversas circunstancias que para nosotros tenían el siguiente orden: primero, no teníamos clase; segundo, Franco inauguraba nuestra flamante Escuela, a la que nos incorporábamos después de cinco años de Peritaje en la vieja sede de calle Beatas; tercero y principal, esgrimíamos una pancarta en la que se podía leer: “Franco queremos una Facultad de Económicas para Málaga”. Aun conservo la rancia foto que nos hicimos los 13 alumnos de mi promoción rodeando la pancarta en el parque malagueño. No presumo de haberle incitado a hacerlo, pero pocos años después tuve la oportunidad de continuar mis estudios en la primera promoción de dicha facultad establecida provisionalmente en la Alameda.

 

      Medio siglo más tarde, -me parece que me paso de recalcitrante-, sigo ratonando por la Universidad de Málaga intentando ampliar mis conocimientos y aprovechar mi estado de júbilo (jubilación). A diario procuro asistir a algún acto, despacho con mis directores de tesis o, simplemente, me doy un paseo por el campus.

 

    Una primaveral mañana de esta semana descubrí un espacio del mismo que es desconocido para muchos malagueños. Se trata del jardín botánico ubicado en el Boulevard Louis Pasteur. ¡Una auténtica preciosidad! Unos jardines cuidados esmeradamente en los que se cultivan veinte y seis colecciones temáticas que recogen todo tipo de plantas perfectamente identificadas, catalogadas y definidas. Desde la rosaleda hasta los cactus, desde al palmeral a los árboles frutales, desde las trepadoras a las plantas acuáticas. Unos cuadros de parterres cruzados por unos paseos con sombras y luces, fuentes y regatos. Todo me recuerda a los jardines de las “Mil y una noches”.  

 

     No sé si  acuden colegios y colectivos a visitarlo. El día que yo fui solo estaban los cuidadores mimando sus plantas. Pero estimo, que como tantas otras cosas, no se aprovechen sus instalaciones adecuadamente. Creo, que como tantas cosas, no sea demasiado conocido.

 

     La buena noticia de esta semana me la proporcionan los responsables de la Universidad Malacitana.Supongoque los profesores de la cercana facultad de Ciencias tienen mucho que ver con la creación de este maravilloso jardín. Ellos han entendido con claridad el sentido de la vida. Decía Confucio: “¿Me preguntas por qué compro arroz y flores? Compro arroz para vivir y flores para tener algo por lo que vivir”. La Universidad de Málaga ha entendido que en sus aulas expiden el arroz de la vida y en su Jardín Botánico la motivación para vivirla. Recorriendo sus arriates y volviendo la vista atrás, me he sentido un poco abuelo de esta Universidad con la que soñábamos y que se ha convertido en una hermosa realidad.