CUMPLIR

28 f, 12

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

Málaga, 30 de abril de 2012

CUMPLIR

 

    Cada vez que tengo oportunidad de hacerlo me detengo a explicar, a quién me quiera prestar oídos, la notable diferencia existente entre el significado de “cumplir” y  “cumplimiento”. La RAE no recoge dichos matices, por lo que me atrevo a señalar las peculiaridades que, en mi opinión, les identifican. En su cuarta acepción la Academia recoge cumplir como: Dicho de una persona: Hacer aquello que debe o a lo que está obligado”; en la octava dice: “Satisfacer la obligación de cortesía que se tiene para con alguien”.

 

    Hasta aquí cumplir. El cumplimiento es otra cosa: “Cumplo y miento”, entendemos algunos. Se asiste a diversas celebraciones religiosas y civiles con el ánimo de ser vistos y conseguir superar el trámite. Para mí, eso es  cumplimiento.

 

    En la Málagaprofunda, en esos pueblos del interior llenos de tradiciones y contradicciones, de hombres y mujeres curtidos por años de campo y de jornales, de PER y de malos recuerdos, de difuntos en las cunetas y de enfrentamientos seculares, donde no se cree en casi nada, pero que aun se respetan las tradiciones se sigue manteniendo la costumbre de  “cumplir”.

 

    He asistido a un entierro en uno de esos lugares. Una ceremonia llena de simbolismo y de respeto, de lágrimas y de sentimientos. Varias horas de saludos y de abrazos. Un pueblo entero pasando por delante de un ataúd rodeado por una familia en señal de respeto y de cercanía. Nada que ver con esas ceremonias impersonales que terminan con la entrega de una urna conteniendo los restos del difunto.

 

    He vuelto a otros tiempos. Aquellos en que los nietos y los hijos del difunto transportaban a hombros el cadáver seguidos de los familiares y amigos. A vivir el sacramento del encuentro entre todo un pueblo, que ha abandonado el trabajo y se ha engalanado para la ocasión, alrededor del dolor y la soledad.

 

   Buena noticia la que nos presentan aquellos que conservan y transmiten las tradiciones populares. Los pueblos unidos en las penas y las alegrías. Las familias hechas una piña ante el dolor. Pienso que en esos momentos se pasa del cumplimiento al sentimiento.     

Anuncios

PRIMERA FILA

28 f, 12

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

Primera fila.- 29-4-12

    No me refiero a ese lugar preferente que normalmente se reserva a las autoridades en cualquier acto protocolario. En este caso hablamos de “estar en primera fila” como la sensación de un estado de animo. Los de mi generación estamos en primera fila. Estuvimos en los entierros de nuestros abuelos y el de los de nuestros amigos. Después asistimos al de nuestros padres y nuestros tíos. Hoy estamos asistiendo al de nuestros amigos, compañeros de colegio o de profesión y, desgraciadamente, al de algunos jóvenes de la generación que nos sigue.

   Esta semana he asistido a dos actos muy diferentes separados por 48 horas. El entierro de un conocido, en cierta forma pariente, y al nacimiento de una niña en la familia más cercana. El comentario era lógico. Unos vienen y otros se van. Al final el socorrido “carpe diem”. Vivamos intensamente el presente.

   Estamos en primera fila. Pero lo hacemos desde que nacimos. Lo que pasa es que ahora lo tenemos más presente. ¿Obramos en consecuencia? Tenemos que vivir. Especialmente los mayores. Ser útiles y sentirnos útiles a los demás. Hoy puede ser un gran día. Mañana Dios dirá.

LA BUENA NOTICIADE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

Málaga,  23 de abril de 2012

DOS BUENAS NOTICIAS, DOS

 

    En una semanita como esta -en la que la situación política, económica y laboral ha tocado fondo (o eso esperamos)- me llegan dos noticias que me han hecho feliz y que, siguiendo con mi costumbre, transmito a aquellas personas que necesiten un poco de optimismo.

 

    La primera se produce a consecuencia de un desafortunado accidente: el jugador del Livorno que milita en la división B italiana Pier Mario Borosini  murió a consecuencia de un infarto que se produjo en el transcurso del encuentro que jugaba en Pescara. Hasta ahí la parte luctuosa de la noticia. Lo que me produce una inmensa esperanza es la reacción de sus compañeros de profesión, en especial la de Di Natale –seleccionado italiano y jugador del Udinese-. Este jugador ha asumido la custodia de la hermana del fallecido, Carla María, quien es discapacitada y quedó desamparada tras la muerte de su hermano. Anteriormente Carla María Di Natale había perdido a sus padres en un accidente de coche y a otro hermano, también discapacitado, que se suicidó no hace mucho,, a lo que se ha unido la muerte de Pier Mario, el único pariente cercano que le quedaba.

 

   Por otra parte me ha emocionado la buena noticia que puedo leer en el Diario La Razón del pasado día 20 de abril: La Xunta de Galicia valorará la vida en formación («nasciturus») como un miembro más de la unidad familiar a efecto de las ayudas previstas en materia de vivienda”… “La medida supondrá la modificación del decreto 402/2009, con la incorporación de una disposición adicional que dispondrá que, «en el caso de las mujeres gestantes, el hijo o hijos concebidos y no nacidos contarán como miembros de la unidad familiar a efectos de aplicar el coeficiente multiplicativo corrector» previsto en el artículo 10 del decreto reformado”… “Esta medida estará recogida en una guía de recursos para mujeres embarazadas que se conocerá a finales del presente año y que incluirá información sobre los centros, prestaciones y ayudas a las que puede acceder la mujer desde la acreditación del embarazo y las medidas a disposición de gestantes y madres en materia de empleo, formación, residencia o rentas mínimas de inserción”.

 

      Poco me queda que añadir. Dos noticias a favor de que siga la vida con la ayuda de todos. Ante la desgracia, la sociedad se humaniza. Un futbolista nos transmite un ejemplo de solidaridad y no de la prepotencia al uso. Unos políticos se preocupan más de la realidad de los hechos que de lo políticamente correcto. Escribo esto mientras espero el inminente nacimiento de mi nieta número 12 y valoro especialmente ambas noticias. Me siento muy feliz y lo comparto con quien me quiera leer y lo quiera comprender.

Tienen hambre

22 f, 12

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

Tienen hambre.- 22-4-12

         Hace más de dos milenios Jesús preguntó a Felipe como podrían dar de comer a la multitud que les seguía. El apóstol respondió como un ministro de economía: -no tenemos dinero para solucionar el problema-. Jesús pidió a un joven que andaba por allí que le diera los panes que tenía. Comenzó a repartirlos. Pudieron comer todos y aun sobró.

 

      Días atrás leía este evangelio poco antes de coger una furgoneta del Banco de Alimentos e irme a buscar quién me la llenara de artículos que pudieran aliviar el hambre de los necesitados. En un almacén de tubérculos, cercano a Mercamálaga, un buen hombre me regaló dos palés de patatas y cebollas y me indicó que volviéramos al día siguiente para recoger otros dos. Al despedirme me dijo:-supongo que esto me lo tendrán en cuenta en el más allá-. –Y, además, te hará feliz en el más acá- contesté.

 

    El milagro de la multiplicación de los alimentos se produce cada día en la explosión de amor y de solidaridad entre los que piden y los que dan para los necesitados. Mientras media humanidad pasa hambre, la otra mitad estamos a régimen para no engordar. Se producen alimentos para todos. Lo que hay que hacer… es buscar el equilibrio. La situación de España no es buena, ha vuelto a incrementarse la pobreza, pero gracias a Dios y a las manos de los hombres –que representan las Suyas- cada día se puede aliviar en buena medida. Entonces se reproduce el milagro.

La moraga

15 f, 12

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

La “Moraga”.- 15-4-12

         La “moraga” es una forma de reunirse totalmente malagueña. Se trata de encontrarse una serie de amigos para conversar con la excusa de asar unos sencillos pescados a pie de playa. Las brasas dan calor, intimidad y el punto justo para convertir unas modestas sardinas en un exquisito bocado. Convierten la conversación intrascendente en una profunda reflexión.

 

     El primer documento escrito que recoge la “moraga” es el evangelio de S. Juan. Jesús se vuelve a reunir con sus discípulos alrededor de unas brasas  para compartir la pesca que acababan de hacer. Una vez más partió el pan y lo compartió con sus apóstoles que aun estaban desconcertados. El encuentro con Jesús Resucitado les pone en marcha.

 

   Hemos vivido la octava dela Resurrección.Lasgrandes concentraciones de gente así como la presencia de cámaras y de famosos se han diluido. El banquete alrededor del dolor se ha convertido en una modesta “moraga” para compartir la gloria dela Resurrección.

 

     Ahora los seguidores de Jesús tenemos que remangarnos las túnicas y mojarnos. Es la única forma de transmitir su mensaje.

UN BRAZO AMIGO

15 f, 12

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

Málaga,  15 de abril de 2012

UN BRAZO AMIGO

     No sé si mis amables lectores han tenido alguna experiencia como enfermos de un hospital. Cuando se entra por sus puertas va uno vendido. Si eres mayor, de fuera de la ciudad y acudes por primera vez, la desorientación es aun mayor. A los hospitales se acude unas veces a las consultas externas, otras a la realización de pruebas diagnósticas y, las menos, a quedar internado. En el Hospital Clínico de Málaga coinciden gran cantidad de especialidades que se convierten en un laberinto para los pacientes visitantes. Los podemos ver deambulando por los pasillos en busca de una bata salvadora o de un cartel inteligible. Al final acaban preguntando al de mantenimiento de los ascensores.

    La buena noticia de hoy, nos la sugieren, una vez más, los voluntarios. Se ha formado un equipo de ellos a los que se puede acudir desde el momento en que se traspasa las puertas del Clínico. Una serie de personas, especialmente jóvenes, que se ponen a la disposición del enfermo que los necesita y le acompañan a lo largo de todo su periplo hospitalario facilitando su gestión. Otros voluntarios actúan como interpretes de la extensa colonia extranjera que se encuentra en nuestra provincia.

   Una vez más los voluntarios anónimos. Para ellos no hay reducción de presupuestos ni plazas en propiedad. Trabajan “gratis et amore” y ofrecen un brazo amigo al que lo necesita. Tú también puedes.

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

Perdónalos porque no saben de lo que hablan.- 8-4-12

      Hay periodistas que al mismo tiempo que se van haciendo mayores se van adocenando y perdiendo frescura en sus intervenciones. Sus parrafadas se basan en lugares comunes e intervenciones buscando lo políticamente correcto.

 

      Esta reflexión me surge después de escuchar una parte del programa Hoy no es un día cualquiera que dirige Pepa Fernández los sábados y domingos por la mañana en Radio Nacional de España. En la edición del día 7 de abril, ya a última hora, emitieron la sección en la que un acertado Juan Carlos Ortega –un tipo que me encanta por su lenguaje sencillo y poético- escenifica un cuentecillo que siempre nos deja una profunda moraleja. Es este caso –y no sin razón- criticaba algunas homilías que hacen dormirse a los feligreses. Lo hizo con gracia y buena fe y provocó una sonrisa en cuantos le oímos.

 

   Inmediatamente José María Iñigo, uno de los “popes” de la comunicación con casi 60 años de experiencia periodística, sentenció la fórmula para arreglar las homilías. “Hay que olvidarse de tantas cartas a los corintios que ya nos sabemos de memoria y hablar de cartas más recientes. Tienen que contar cosas nuevas”. Poco conoce la Palabra de Dios este ilustre periodista. Pepa Fernández inicio un conato de protesta, pero pasaron inmediatamente a otra cosa. La Palabra de Dios es siempre viva, oportuna e intemporal. Otra cosa es que se explique bien o mal, con ganas o rutinariamente. Y sobre todo que se ponga en práctica. Especialmente el Capítulo XIII de la 1ª carta a los Corintios.

 

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

Málaga,  8 de abril de 2012

EL TITO PEPE

     El título que encabeza este artículo no tiene nada que ver con el vino de Jerez. Se trata de comentar las vivencias de un español, emigrante a Francia en los años sesenta, en su vuelta a Málaga con motivo de esta Semana Santa.

     El tito Pepe es uno de esos miles de malagueños que tuvieron que coger la maleta de cartón y las ilusiones frustradas y trasladarse a Lyón en busca de la fortuna y el porvenir. Su vida en España había sufrido un recorrido de espinas y rosas. Canturreaba bien y daba el tipo de niño-adolescente prodigio que nace del pueblo y explotan los empresarios. Su vida iba de los concurso a las ventas y de las saetas a las juergas del “cañizo”. Todo ello adornado por copas y proposiciones de todo tipo. Mientras, los dineros prometidos no llegaban por ningún lado.

    Su hermano mayor, que ya trabajaba en la Renault lionesa, tuvo un rasgo de inteligencia y lo sacó de ese mundo. Cambio la seda por el percal. La copla por la llave inglesa. El traje de lentejuelas por el mono de trabajo. Su vida cambió radicalmente. Se casó, se  adaptó como pudo a la vida francesa, creó una familia llena de hijas, yernos y nietos; a base de tener varios trabajos de forma simultánea y de ahorrar hasta el último franco se hizo de una pequeña casita en propiedad. Una auténtica vida de pasión y lejanía de sus orígenes.

   El tito Pepe, a punto de cumplir 80 años, ha vuelto a Málaga con su esposa. Ha paseado por los viejos barrios de su juventud, ha recordado sin rencor las vejaciones y humillaciones de un huérfano pobre de la posguerra, a disfrutar de esta Málaga nueva y desconocida para él. A ver la estatua de su admirado Miguel de los Reyes. A presenciar, uno tras otro, el desfile de las cofradías que se han podido echar a la calle en este año, a recorrerla Alcazabilla yla Coracha de su infancia.

    La buena noticia de hoy me la proporciona este hombre de escasa altura y tremendo corazón. Ha resucitado a la paz en su espíritu. Se ha acercado al Jesús representado en las imágenes y presente en la Eucaristía. Se ha reconciliado con esa Málaga madrastra que tanto le hizo sufrir. Ahora vuelve al sur de Francia con los ojos y los sentimientos llenos de vida para otro montón de años. Pepe no ha sido un visitante VIP. Pero se marcha un visitante feliz. El Jesús de los que sufren ha resucitado con él y en él. Que la Virgen del Rocío le bendiga.

 

 

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries

Semana Santa de los mayores.- 1-4-12

      Estaba participando en un programa de televisión como cada lunes. Me llamó una espectadora habitual, Josefa, una señora mayor que vive sola en un barrio periférico y que se encuentra impedida.

 

    -Este año no he podido verla Esperanza-,me dijo entre sollozos, -con la lluvia no ha salido la procesión-. La solución fue fácil: un coche en la puerta de Josefa un carrito de invalido, una llamada a la cofradía y el templo dela Esperanzaabierto para una mujer feliz. Este es un caso extraordinario, normalmente la televisión mete las procesiones en nuestras casas. Josefa, confía en los medios para que solucionen su problema. Una vez más la buena voluntad allana las dificultades.

 

   Esta anécdota me hace agradecer, una vez más, las posibilidades que presta la televisión a los mayores de vivir más intensamente una vida mediatizada por la enfermedad o por las dificultades físicas. Los pertenecientes al “segmento de plata” pueden vivir ahorala SemanaSantacon toda intensidad. Dos o tres canales de televisión retransmiten en directo todos los actos y procesiones que se celebran en estos días, (en este momento estoy presenciando las procesiones del Domingo de Ramos); el Sermón de las Siete Palabras, el Via-Crucis romano, los Oficios de Semana Santa,la Misade Pascua, etc. Todo ello está al alcance de los mayores que no pueden o no quieren meterse en las bullas semana santeras. Es más, personalmente, vivo con más intensidad, cercanía y devoción las procesiones a través de las pantallas que en la calle.

 

   Y si no, hay tenemos la radio. Todas las emisoras malagueñas despliegan todos los medios a su alcance para transmitir con todo detalle cada uno de los detalles que se producen a lo largo de esta semana.

 

    Dios quiera que aprovechemos esta oportunidad de conocer mejorla Pasióny Muerte de Jesús para resucitar con Él a una vida más cristiana.

Gobernar

1 f, 12

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

Málaga,  26 de marzo de 2012

GOBERNAR

        Mis sentidos se alertaron días pasados viendo el programa de Canal Sur “75 minutos”. Estaban pasando –creo que era una repetición- la parafernalia consecuente con la recogida de castañas por parte de una familia de la Andalucía profunda. Después de desayunar como Dios manda, la madre de familia, una mujer de mi edad, preparaba el hatillo para el almuerzo que introducía en un capacho de tela reforzada con pleita. En ese momento dijo la palabra mágica: la he tenido que gobernar porque se había gastado por el uso. La palabra gobernar me hizo rememorar frases y situaciones ya lejanas en mi vida. En mi relación con el comercio textil he escuchado pedir en multitud de ocasiones “un retazo de pana para gobernar unos calzones de trabajo” o “un cacho de retor pa gobernar unas sabanas”.

     La RealAcademiade la Lenguarecoge en su 5ª acepción el verbo gobernar: vulg. Componer, arreglar. Precisamente lo que no hacen los políticos a los que hemos confiado dicha tarea y que nos ha tocado sufrir. Se tiran toda la legislatura mareando la perdiz desde dentro y desde fuera, los procesos electorales prometiendo lo imposible y negándole el pan y la sal a los que no piensan como ellos. Gobernar, lo que se dice gobernar, componer o arreglar: nada de nada.

     Mi buena noticia de hoy me la han proporcionado esas familias andaluzas que han entendido la situación. Han vuelto a gobernar los pantalones de dril. A apañar las sabanas viejas, a buscar espárragos, tagarninas y castañas. A criar gallinas sueltas y cambiar tomates y pimientos por pan recién hecho. Se han espabilado. Los políticos siguen en la luna de Valencia, sin saber lo que significa gobernar -en su 5ª acepción-, e intentando encontrar la cuadratura del círculo. Si trabajaran por la comida, la cama y un poquito de los beneficios… ya se pelearían menos por el acta y el sillón. Pensarían menos en el parecer y más en el ser. En una palabra, serían verdaderos padres y madres de la patria. Compondrían y arreglarían el caos por el que estamos pasando. Que tenemos rotos y “descosios”.