OFÚ

31 f, 16

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

Málaga 1 de agosto de 2016

 

m.montescleries@telefonica.net

 

OFÚ

 

He cometido la humorada de cronometrar el tiempo que las diversas cadenas  dedican a dar malas noticias  en cada uno de sus informativos.

 

Se ponen los pelos de punta. Esta circunstancia es la que me empujo a hacerme periodista. Periodista pobre. Periodista de buenas noticias. Intentar poner un halo de alegría en nuestras vidas. Lo que yo recojo apenas interesa. Cada semana tengo que tirar de la esperanza, para conseguir algo que pueda animar a unos españolitos que no encontramos en los medios nada que nos ilusione o nos prometa un futuro mejor.

 

Por eso me refiero hoy a ese programa que está ocupando el prime time de Canal Sur coincidiendo con los telediarios del resto de las cadenas generalistas. Se trata de OFÚ; un “noticiario” de humor que se esconde detrás de un espacio con apariencias y nombre serio: “Oficina del Usuario”. Se toma a guasa todo lo que pasa en el mundo desde un humor sencillo, casi infantil, con chistes “marrones” o ligeramente “verdes”, con un lenguaje andaluz, de la calle, lleno de dobles sentidos y unos presentadores geniales.

 

Nada que ver con humor sofisticado y basado en la inteligencia. Spots cachondísimos e interpretados por una serie de andaluces de esos que nos podemos encontrar en cualquier cola, en cualquier espectáculo, en un entierro o en medio de una junta de vecinos. Una especie de carnaval de Cádiz intemporal.

 

Por eso les recomiendo ese espectáculo capitaneado por el Yuyu y Luís Lara, que llevan el peso del programa, secundados por un grupo de locos o medio locos que no hacen más que aumentar el ambiente distendido y lleno de gags a cual mejor. No conozco personalmente a ninguno de los anteriormente citados, pero se ve la mano de los Summers detrás de esta producción que se emite los lunes, martes y miércoles a las 21 horas. Se la recomiendo. Me lo agradecerán.

 

muñeca flamenca

 

 

 

Anuncios

 

EL SEGMENTO DE PLATA

Por Manuel Montes  m.montescleries@telefonica.net

 

Málaga 28 de julio de 2016

ANOREXIA ESPIRITUAL

Todos hemos oído hablar de la anorexia. Una enfermedad que se padece mucho en los últimos tiempos y que viene casi siempre asociada al deseo de seguir unos cánones de belleza.

El otro día, alguien bien documentado, me hizo reflexionar sobre lo que él denominó “anorexia espiritual”. Una enfermedad que se está convirtiendo en pandemia. Los seres humanos se preocupan mucho de sus figuras, diversiones, posibilidades económicas, etc. Más del tener que del ser. Más de lo exterior que de lo interior. Pero el Espíritu…

Lo preocupante es que yo también he caído en lo mismo. Y no será porque mi amigo Andrés no me lo dice. He perdido bastante la costumbre de pararme y pensar, de ocuparme de lo que me dice el Espíritu –al cual apenas escucho- y dedicarme al hacer sin tener en cuenta el ser.

La sociedad vive las consecuencias de las actitudes de sus integrantes; los miembros de la misma no le damos el espacio necesario a la reflexión y nos movemos a fuerza de impulsos. Al final, uno vive como piensa; a salto de mata. Así se pierden los valores y se tiende a la irracionalidad.

Es difícil pensar en que tiene futuro una sociedad que descubre un fardo de droga en una playa y lo rapiña a tirones. Uno a uno creo que no lo harían. A un pobre cura francés le degüellan mientras graban la “hazaña. ¡En que mundo vivimos!

Mi esperanza estriba en que de vez en cuando descubro mi propia anorexia espiritual e intento remediarla. Esta sí está en mis manos desterrarla. Lo importante de un camino no es llegar sino recorrerlo. Por eso es importante escuchar a los demás. Son los únicos que pueden diagnosticar tu proceso. Nos cuesta mucho trabajo mirarnos en un espejo. Solo por hoy… voy a intentarlo… y pararme… y pensar.

duda

 

 

 

Fontanería fina

24 f, 16

 

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

Málaga 25 de julio de 2016

 

m.montescleries@telefonica.net

 

FONTANERÍA FINA

 

Tengo un pariente cercano que es cirujano cardiovascular. Con mucha gracia el compara su profesión con la “fontanería fina”. Ciertamente ellos reparan las “cañerías” que trasportan el “agua” de la vida.

 

Mis sufridos lectores conocen mi hipocondría radical. Pero curiosamente me encanta la medicina. Siempre cuando se trata de los otros. Por eso me gusta mucho que me expliquen los tratamientos de la cirugía moderna, que permiten desatascar arterias que otrora habrían acabado con los pacientes en los Asperones. Muelles, válvulas, arteriografías, cateterismos y otras técnicas consiguen poner en perfecto estado de revista a personas antaño candidatas a ser “palmolives” de forma inmediata. Para colmo ahora nos van a hacer las prótesis en fotocopiadoras 3 D. Huesos de plástico a la carta. Quitar y poner.

 

Escribo esta “buena noticia” porque lo es para mí la vuelta su hogar de uno de mis compañeros del sublime arte del dominó: “el pinturas”; un maestro en el arte de ahorcar (se autodenomina el Messi del dominó) el seis doble y de gritar sapos y culebras al mínimo error del compañero. Le ha visto las orejas al lobo y se ha chupado varios días en la UCI. Después le han cogido los “fontaneros de la vida”… y ahí está, dispuesto a dar otra clase del arte “dominero” del que se ha designado maestro de maestros.

 

Bendita cirugía que nos da años de vida y calidad de la misma. Benditos “fontaneros” que te dejan como nuevo cuando se estropean las “cañerías”. Dios se lo pague a Dios que nos tiene vivos. Ahora le toca a mi amigo Valentín. A él le tienen enchufado como un árbol de Navidad. Pero han frenado su mal. Ole por los médicos.

centro mayoresd

Hogar para mayores Torre de Benagalbón

LA PIÑATA

20 f, 16

EL SEGMENTO DE PLATA

Por Manuel Montes  m.montescleries@telefonica.net

 

Málaga 21 de julio de 2016

LA PIÑATA

He vuelto a recordar esta imagen; un grupo de niños rodeando a uno de ellos que con los ojos tapados intentaban dar con un palo a un cacharro, de barro o de cartón, lleno de caramelos y regalillos colgado de un árbol. Todos esperaban su turno para intentarlo.

 

Hoy me siento como uno de esos rellenos de la piñata que esperan el golpe que la despanzurre. Somos como un grupo de seres anónimos que pasan por la vida sin meterse con nadie. Pero que estamos continuamente en el punto de mira. Nos cogen reunidos para celebrar o contemplar algo. Cuando mejor estamos… aparece un tipo con un palo que nos desparrama por los suelos. Palos de ciego. Palos que no sabemos de donde vienen y quien los esgrime. Palos que se justifican por el color de la piel, las creencias, el partido político o la madre que los parió. Palos sin destino fijo, pero que desloman a nuestra sociedad.

 

Nueva York, Madrid, París, Bruselas, Niza, Marruecos o La India. Tiros, bombazos, atropellos, raptos, violaciones, etc. Todo ello alrededor de momentos en que la multitud está celebrando algo.

 

En España hay, además, otro pim-pam-pum; otra piñata. Se trata de machacar al político que detenta el poder en cada momento. El grupo de “niños” que rodea al “elegido” como victima, se apresta a romperle los huesos a base de descalificaciones e insultos. Yo tenía entendido que la democracia consistía en delegar el poder en aquellos que han ganado las elecciones y el rol de la oposición consistía en exigirles que pongan en valor el programa con el que han convencido a la mayoría de los votantes. Parece ser que no. Todo consiste en buscarles las vueltas y no dejarles de gobernar. Encima la mar está revuelta.

 

Por suerte ya ha pasado el rebalaje la Reina de los Mares. Ya ha visitado todas las playas de nuestra Andalucía. A Ella recurro para pedirle que las aguas vuelvan a su cauce. Que las únicas piñatas que veamos estén llenas de papelillos, de risas y de caramelos; no de sangre, muerte y mala leche. Como vienen ahora.

aplauso de sordos

 

 

 

 

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

Málaga 18 de julio de 2016

 

m.montescleries@telefonica.net

 

LA SANIDAD; ETERNO PROBLEMA

 

Cantaba en su día “La Lole”: “de lo que pasa en er mundo, de vera que no entiendo na. Er cardo siempre gritando y la flor siempre callá”.

Después de esta entradilla puedo hablar de cualquier cosa, hecho o actitud que nos rodea. Por ejemplo: el terrorismo; no cabe en mi mente que un ser humano piense o realice la masacre de Niza, en plenas celebraciones de la fiesta nacional francesa en la Costa Azul. No hace muchos años pude ver los fuegos artificiales desde aquellas playas un 15 de Julio. Pero de este tema me niego a hablar más. No entiendo a esta generación.

 

Desde lo más cotidiano, me tropiezo con una noticia publicada en la prensa local, referente a una enfermera superada por la responsabilidad y la acumulación de trabajo. Esta circunstancia la he podido vivir en primera persona. Hospitales viejos, colas descomunales, administrativos escasos. Un autentico caos que se diluye cuando se traspasa las puertas de las consultas o quirófanos donde todo es amabilidad, cariño y dedicación.

 

Los sanitarios se esmeran en atenderte con prontitud… pero a renglón seguido, pierdes más de dos horas en una cola para que te ponga un sellito uno de los dos administrativas que se dedican a ello frente a una multitud de cientos de pacientes. Los papeles se amontonan, la gente se desespera y cualquier día se amotinará. Comprendo que no hay presupuestos, pero me pregunto: ¿Cuántos administrativos hay cobrando el desempleo que se pueden contratar para cubrir las bajas vacacionales o de todo tipo? Pienso que no se incrementa el presupuesto y el contratado recibe su salario ganado con el trabajo, no con el desempleo. Mientras los políticos se vetan y no se votan por unas barbas o una coleta más o menos. “Pa romperse el traje”.

 

Mi buena noticia de hoy. La tengo en mi mente desde hace días. La imagen de un chiquillo portugués abrazando a un forofo francés tras la derrota de la France en el campeonato de Europa de Naciones.

Una imagen que reconforta y me hace creer que lo de Niza o lo de la mala leche en general, es una cosa pasajera. Dios mediante. Lo de Turquía es harina de otro costal.

 

 

Tinto de verano

13 f, 16

mendigo y frio

EL SEGMENTO DE PLATA

Por Manuel Montes  m.montescleries@telefonica.net

 

Málaga 14 de julio de 2016

TINTO DE VERANO

   Parece fácil, pero es muy difícil hacerse con la atención de un auditorio, para después transmitirle un mensaje esperanzador. Todo ello en poco más de cinco minutos. Hace años me dijeron que esa cualidad se denominaba el carisma del kerigma.

Después de largar esta especie de palabrota, la traduzco para los no iniciados: Kerigma; proclamación jubilosa del Evangelio desde y con el ejemplo. El caso que lleva a mi comentario de este “segmento de plata”, se produjo el pasado sábado durante la celebración de la Eucaristía en el “colegio de la Marina”; en mi paraíso particular torrebenagalbense.

A lo largo de este mes está oficiando la misa un cura joven. Se presentó diciéndonos que era de Jalisco en el estado de Guadalajara (Méjico). Esta semana y desde detrás de una sonrisa cercana, con un lenguaje sencillo, inició su homilía hablándonos de su descubrimiento de una bebida refrescante: el tinto de verano. Es difícil que un originario del país del tequila y de bebidas fuertes valore el sabor del humilde tinto de verano. Pero a nuestro “Padrecito” le ha encantado.

Esta experiencia enológica le ha servido para comparar la actitud de muchos de nosotros con la sencilla y refrescante mezcla de tinto y limonada. En una palabra; aguamos el vino. Los cristianos rebajamos el sabor del evangelio con todo tipo de justificaciones. Nos quedamos en el taponazo, pero no damos paso a la conversión plena. En la homilía, que acompañó a la parábola del Buen Samaritano, el celebrante nos habló de nuestras posturas de no mojarnos y de ver pasar al que sufre desde el pasotismo o la indiferencia.

Decía el Papa Juan Pablo II que “el que no hace lo que tiene que hacer, aunque haga mucho, no hace nada. El que hace lo que tiene que hacer, aunque haga poco, lo hace todo”.

Ciertamente el vino del amor no puede estar aguado por el condicional y el peral. Haría… pero; me gustaría… pero. A lo mejor no tenemos que hacer muchas cosas, pero lo que hagamos lo tenemos que hacer bien.

Tenemos que dar las gracias a esos países del otro lado del Atlántico que nos están devolviendo el evangelio en forma de cristianos comprometidos y sin dobleces. Cristianos menos maleados por la rutina que los europeos, que todo lo echamos en velas y en boato, pasando al lado de los menos favorecidos mirándoles desde la prepotencia y la lejanía.

México lindo y querido. Menudo tipo nos habéis mandado. La labor de los franciscanos en Centroamérica no ha quedado en agua de borrajas. Nos ha enviado vino recio, puro, sencillo y muy fácil de entender. Un sencillo padrecito cuate que nos ha enseñado que no podemos rebajar el evangelio. Aunque a veces es duro.

 

 

 

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

Málaga 11 de julio de 2016

 

m.montescleries@telefonica.net

 

DIGERIR EL ÉXITO

 

Aquellos que consiguen el éxito, la popularidad y el dinero abundante, tienen dos opciones para el resto de su vida: digerir el éxito o ser aplastado por el mismo.

 

Todos conocemos  a esos “triunfadores” que han sido superados por el éxito y se han convertido en juguetes rotos victimas de una fama que lo mismo que te ensalza, te hunde. Deportistas, artistas, políticos, ladrones de guante blanco y otros VIP,s acaban en la miseria moral, física y económica. Ven como sus “amigos” –durante su apogeo- se convierten en detractores cuando vienen los tiempos de vacas flacas.

 

Hoy por hoy podemos observar la prepotencia de algún futbolista, tenista o torero, algunos de ellos desertores del arado, que miran por encima del hombre al común de los mortales, son “guapos, ricos y superdotados”. A cada uno de ellos les llega el declive que, en la mayoría de las ocasiones, no llegan a digerir.

 

Sin embargo hay excepciones. De ellas surge mi buena noticia de hoy. Se trata de dos noticias que he podido leer en la prensa en esta semana. Por una parte, el cantante Alejandro Sanz, junto al hombre de negro, responsable de las hazañas del programa “el hormiguero” de Antena 3, ha vuelto a participar en los eventos de conmemoración del primer año de la apertura de un jardín en la terraza de un hospital oncológico infantil de Madrid. También ha diseñado uno de los pañuelos del “baby pelón” que se vende para obtener fondos.

 

Por otra parte el torero José Tomás ha entregado los 18.000 € correspondientes al premio de Cultura que le ha sido otorgado al Banco de Alimentos de Madrid. Un torero que para obtener dicho premio ha tenido que luchar muchos años con los toros, las cogidas y el éxito. Ha triunfado en todos sus empeños.

 

Dos ejemplo de cómo digerir el éxito sin que nos tenga que llamar la atención la Hacienda Pública o las clínicas de rehabilitación. He dicho.

bancosol-organiza-una-cena-benefica

 

EL SEGMENTO DE PLATA

Por Manuel Montes  m.montescleries@telefonica.net

 

Málaga 7 de julio de 2016

COGIDITOS DE LA MANO

    Nunca se llegan a valorar tanto las cosas como cuando no se dispone de las mismas. Hoy escribo estas letras con una sola mano.

Esta circunstancia producida a causa de que, por fin, me han intervenido de mi maltrecha mano izquierda, me ha hecho reflexionar por una imagen que se quedó grabada en mi mente una de estas mañanas en que recorría las playas de mi paraíso particular. No una… hasta tres parejas de personas de cierta edad –es decir, puretas como yo-, caminaban cogidos de la mano como si no hubiera mundo a su alrededor.

Cuando los de mi generación éramos pequeños veíamos por nuestras calles muchas parejas cogidos del brazo. En las películas de la posguerra se veían grupos de chicas caminando por las calles de Paris, Roma, Nueva York o Madrid, cogidas del bracete. Esta imagen se ha perdido casi por completo. La gente camina deprisa y los brazos entrelazados estorban. Es más, parece una antigualla el cogerse del brazo.

Lo de la mano es distinto. La mano transmite sentimientos, pulsaciones, deseos o frustraciones. La mano se puede leer tan solo con tocarla. La mano rechaza o acoge, premia o castiga, acaricia o rechaza.

Estoy deseando que me quiten las vendas de mi mano izquierda. Quiero comprobar si con la movilidad he mejorado mi capacidad de demostrar mi amor a la que ha compartido conmigo los últimos cuarenta y nueve años.

manos

 

 

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

Málaga 4 de julio de 2016

 

m.montescleries@telefonica.net

 

BURROS CONTRASTADOS

(Presuntamente)

 

Allá por la primavera de 1977 me embarqué en la aventura política de la transición. Como siempre en plan kamikaze y sin otra pretensión que la de participar.

 

Una vez más me involucré a tope y cuando se acabaron estas primeras elecciones, me retiré a mis cuarteles de invierno a fin de disfrutar de los resultados. Aquellos políticos me convencieron. Buscaban la democracia, las libertades, la participación ciudadana, etc. Es decir el bien para toda la España de aquél tiempo que aun sufría consecuencias de la guerra incivil. Eran gente que sabían, o intuían, lo que hacían.

 

Después, he seguido con atención los avatares de la andadura política de los diversos partidos y la personalidad de aquellos que sirven a nuestro país o se sirven de él. La degeneración de los valores ha crecido en progresión constante. Ahora contamos con un personal más mediocre, criado a los pechos de los partidos y acostumbrado a la paga y el coche oficial. Sus argumentos se basan en lo que les dice el ideólogo o el iluminado de turno, que no duda en cambiar de ideas y de chaqueta cuando lo cree necesario. Yo, personalmente, deje una tertulia en la que se hablaba de política cuando descubrí que uno de sus integrantes esgrimía sin pudor el argumentario que sus ideólogos le endilgaban a diario para que lo defendiera ante los micrófonos.

 

En esta última campaña he podido escuchar las mismas palabras, calcadas, nacidas sin duda del “argumentario”, a dos dirigentes, uno nacional y otro provincial, a la misma hora y en distintos actos. Y al público aplaudir ambas “genialidades” como propias del mitinero.

 

Una vez más nos están demostrando su falta de capacidad y de inteligencia pensando en sí mismos, en su partido o en fastidiar al contrario. Sin darse cuenta que se trata de un adversario, no un enemigo. Sin contemplar que la solución estriba en mirar ambos en la misma dirección que es buscar el bien de los españoles y de España.

 

La buena noticia me la transmiten algunos políticos “viejunos” que hacen uso de su experiencia y de sus canas para aconsejar que no seamos burros contrastados. Que experimentemos en cabeza ajena (léase Inglaterra, Venezuela o Grecia) y que nos pongamos de acuerdo para entrar en este pasillo de uno en uno y no a empujones. Que no nos pase lo del escorpión y la rana. Que los políticos no se den las tortas en nuestra cara. Todo ello… presuntamente, claro.

pensador