LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES
m.montescleries@telefonica.net
Málaga, 24 de diciembre de 2012

NADIA; LA ÚLTIMA BUENA NOTICIA DEL AÑO

Nadia Nerea es una niña mallorquina que sufre una de esas enfermedades raras que, por su escasa incidencia, aun han sido poco investigadas. Nadia está aquejada de tricotiodistrofia; un padecimiento del que solo se conocen veintisiete casos en el mundo, de ellos, 2 en España. Es un proceso de envejecimiento rápido que hace padecer a una niña de siete años los achaques de una persona muy enferma con setenta.

Los padres de Nadia la están sometiendo a tratamiento en los Estados Unidos; para ello han tenido que invertir todo cuanto tienen; hasta la propia cama. Hoy duermen los tres juntos en una colchoneta directamente sobre el suelo. Su lucha pretende alargar la vida de su hija en varios años, de forma que siga dando tiempo para investigar esa maldita enfermedad. Esos estudios médicos se hacen en USA a sus expensas: 70.000 euros al año.

La buena noticia de hoy se basa en que gracias a la solidaridad de cantantes, gente famosa y “pescaitos fritos” de todo el mundo, tienen resuelto el problema por un año. 20.000 españoles solidarios han conseguido reunir los fondos suficientes para este año lo que permite alargar la vida de Nadia en cinco años.

Afortunadamente para ellos, no dirijo la primera cadena de TVE. Si yo lo hiciera, el primer spot que abriría el año 2013 en sus pantallas recogería la cara de felicidad de Nadia y de los 20.000 “pescaitos fritos” que han conseguido alargar su vida.

Nadia es un nombre de origen persa, árabe y eslavo. Significa esperanza. Decía Samuel Smiles (la traducción de su nombre al español es Samuel “Sonrisas”): La esperanza es como el sol que arroja todas las sombras detrás de nosotros.

Entremos en el año 2013 con esperanza, como Nadia, arrojemos a nuestras espaldas el desastroso 2012; sus sombras las dejaremos atrás. El sol vuelve a amanecer para todos nosotros. Feliz 2013.

Anuncios

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES
m.montescleries@telefonica.net
Málaga, 24 de diciembre de 2012

DESAHUCIO EN EL PORTAL DE BELÉN

Un cura gallego ha tenido la feliz iniciativa de presentar un belén en su parroquia cuyo portal ha sido sorprendido por un desahucio. A mí me parece muy acertada esta metáfora que recoge la intemporalidad del nacimiento de Jesús en el corazón de los hombres de buena voluntad (y los otros, también); especialmente el Niño va a nacer este año en los ya desahuciados y aquellos que tienen la espada de Damocles bancaria y judicial sobre sus cabezas.
Decía Einstein: “La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos”. Yo estoy de acuerdo con el sabio… a medias; la crisis trae progresos, porque más fastidiados que estamos no podemos estar y más para abajo no se puede llegar, así que solo nos queda tirar para arriba y progresar, también es cierto que saca lo mejor de las personas, -los que repartimos las aportaciones para los más desfavorecidos no damos abasto para recoger alimentos, juguetes y ropas que ayudaran a superar las circunstancias actuales a los que lo necesitan-. Pero la crisis es muy jodida. Hay que hurgar mucho para encontrar la bendición “einsteniana”.
La buena noticia de hoy, es que esta noche nace el niño, en el portal que pongamos cada uno en su corazón. Es la buena noticia por excelencia. Si la sabemos administrar nos puede durar todo el año. Quiero resaltar que el Ángel dijo: “gloria a Dios en el cielo y en la tierra PAZ a los hombres QUE AMA EL SEÑOR”. No se refiere a los que aman al Señor; se refiere claramente a todos los hombres a los que ama el Señor. Tan solo hay que dejarse.
Decía Lope de Vega: “Yo vengo de ver, Antón,
un niño en pobrezas tales,
que le di para pañales
las telas del corazón”.
No es necesario el trasplante cardíaco. Con que dejemos manar la buena leche que tenemos escondida, la vida será más feliz para el prójimo. Por lo menos para el próximo. Feliz Navidad para todos.

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES
m.montescleries@telefonica.net
Málaga, 24 de diciembre de 2012

DESAHUCIO EN EL PORTAL DE BELÉN

Un cura gallego ha tenido la feliz iniciativa de presentar un belén en su parroquia cuyo portal ha sido sorprendido por un desahucio. A mí me parece muy acertada esta metáfora que recoge la intemporalidad del nacimiento de Jesús en el corazón de los hombres de buena voluntad (y los otros, también); especialmente el Niño va a nacer este año en los ya desahuciados y aquellos que tienen la espada de Damocles bancaria y judicial sobre sus cabezas.
Decía Einstein: “La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos”. Yo estoy de acuerdo con el sabio… a medias; la crisis trae progresos, porque más fastidiados que estamos no podemos estar y más para abajo no se puede llegar, así que solo nos queda tirar para arriba y progresar, también es cierto que saca lo mejor de las personas, -los que repartimos las aportaciones para los más desfavorecidos no damos abasto para recoger alimentos, juguetes y ropas que ayudaran a superar las circunstancias actuales a los que lo necesitan-. Pero la crisis es muy jodida. Hay que hurgar mucho para encontrar la bendición “einsteniana”.
La buena noticia de hoy, es que esta noche nace el niño, en el portal que pongamos cada uno en su corazón. Es la buena noticia por excelencia. Si la sabemos administrar nos puede durar todo el año. Quiero resaltar que el Ángel dijo: “gloria a Dios en el cielo y en la tierra PAZ a los hombres QUE AMA EL SEÑOR”. No se refiere a los que aman al Señor; se refiere claramente a todos los hombres a los que ama el Señor. Tan solo hay que dejarse.
Decía Lope de Vega: “Yo vengo de ver, Antón,
un niño en pobrezas tales,
que le di para pañales
las telas del corazón”.
No es necesario el trasplante cardíaco. Con que dejemos manar la buena leche que tenemos escondida, la vida será más feliz para el prójimo. Por lo menos para el próximo. Feliz Navidad para todos.

Mi colegio

21 f, 12

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries
Mi colegio 20-12-2012

Hace casi sesenta años, recién venido de Jaén, mis padres me llevaron a un colegio de “mayores”. Durante mi primera etapa de escolarización, hasta que hice la primera comunión, había estado en un colegio de monjas junto a mi hermana. Al llegar a Málaga a ella la llevaron a las teresianas y a mí me llevaron a otro colegio, con mis primos: San Agustín. Allí estuve en la 3ª y en la 4ª con compañeros y profesores que he seguido recordando desde entonces. La depresión económica de aquellos años – siempre ha habido depresión y recortes- me llevó a la escuela pública hasta el final de mis estudios. En aquél San Agustín conocí al Padre Llordén y al Padre Víctor.

Al cabo de los años decidí irme a vivir junto al Colegio de los Olivos, a fin de que mi prole pudieran llegar con facilidad al colegio de los agustinos y allí han estudiado mis ocho hijos y ahora lo hacen mis nietos. He pertenecido a la APA desde siempre y he dado cuanto he podido por el colegio. Mi entrega ha sido recompensada de sobra con una educación muy buena de los míos y una gran amistad con cuantos frailes han llegado a la comunidad. He sido profesor sustituto en ocasiones y en varios años he acompañado a los alumnos de COU a su viaje a Taizé.

En esta larga etapa he convivido con muchos agustinos, profesores, alumnos y amigos. Muchos de ellos han sido y son como familia mía. Tengo que resaltar al Padre Galdeano, director del colegio muchos años, director del Colegio Mayor Elías Ahuja y, sobre todo, un gran cura navarro-malagueño que dejó –con su muerte prematura- un gran hueco en cuantos le conocimos. También recuerdo especialmente a Miguel Ángel Alonso, Miguel Hernández, Fermín, Los dos Agustines, el Padre Mayo, Modesto, con el que pusimos en marcha los Cursillos de Cristiandad para jóvenes en Málaga, etc., etc.

Ahora la comunidad y cuantos tenemos algo que ver con el Colegio estamos tristes. Una circunstancia oscura y desgraciada ha ensombrecido el rostro de cuantos formamos la familia Agustiniana. Gajes del oficio. Los seguidores de Cristo tenemos que dar la cara y responder a su servicio. A veces, surgen problemas personales que caen sobre todos por la maldita ley de la generalización.

Seguiré queriendo y respetando a los hijos de San Agustín. Seguiré queriendo a mi colegio y al de mis hijos y nietos. Un pobre desgraciado no va a destruir casi sesenta años de amistad y respeto.

Cien niños

16 f, 12

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES
m.montescleries@telefonica.net
Málaga, 17 de diciembre de 2012

UN CENTENAR DE NIÑOS

Me he levantado hoy con dos noticias tristes; mejor dicho, aterradoras. Un perturbado ha masacrado a los alumnos de un colegio en los Estados Unidos. Poco después me entero de la muerte de una señora de forma trágica agobiada por las deudas.

Hay días que le aterra a uno asomarse a la prensa o a los telediarios. Pero, desgraciadamente, tenemos que convivir con esa parte de la sociedad que no ve luz en la vida, obnubilada, posiblemente, por la falta de apoyo de sus semejantes.

Ayer, en mi familia, fuimos muy felices. No por descubrir algo nuevo. Llevo más de 40 años asistiendo en cada Navidad a una fiesta en el colegio, primero de mis niños y ahora de mis nietos. Son diversas variaciones de un mismo tema. Los niños son felices en un escenario, se siguen equivocando en cada escena, ante la desesperación de sus maestras, mientras los padres y abuelos observan que el único que lo está haciendo bien es “el suyo”.

Decía Jean de la Bruyere, un escritor y dramaturgo del siglo XVII, “Los niños no tienen ni pasado ni futuro y gozan del presente, cosa que a nosotros no nos sucede mucho”.

Aquellos cien niños, disfrazados de reyes, de animales, de ancianos, de bailarines o de cualquier cosa, se sentían felices mientras se les caía la estrella, la corona o la falda, mientras giraban a su aire, cada uno por un lado y, especialmente, cuando el auditorio se partía el pecho ovacionando y aplaudiendo.

La buena noticia de hoy es que aun nos queda la Navidad, un tiempo en el que todos nos sentimos niños y procuramos querernos un poquito más. Decía un pensador: ¿el niño que fuimos se sentiría orgulloso de lo que somos ahora? Tengo la suerte de ser libre de muchas ataduras mientras mi edad avanza a pasos agigantados. Espero ver muchas fiestas de Navidad en las que no funcionen las cortinas y la música entre a destiempo. Daría media vida por subirme al escenario.

Desnortados

12 f, 12

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries
Desnortados 13-12-2012

La RAE nos dice que desnortados significa “andar sin norte”. En Málaga solemos decir “ennortaos” –que parece que puede referirse a los que tienen el norte claro-, cuando no andamos bien.

Lo cierto es que los mayores, debido a que en un montón de ocasiones no sabemos asumir que lo somos, andamos “ennortaos” o desnortados por la vida. Yo, personalmente, cuando “encarta” entro en crisis, se me dispara la hipocondría y me vengo abajo.

El antídoto contra este inicio de depresión es en primer lugar, asumirla, en segundo lugar poner los remedios –que consisten en quererse a uno mismo como es, con sus defectos y sus virtudes-, y sobre todo, desarrollar nuestras capacidades como miembros del “segmento de plata”, que son muchas.

Decía Georges Guynemer -un piloto francés que murió en la primera guerra mundial- que “mientras no se ha dado todo no se ha dado nada”. Así que hay que tirar de años y de achaques y salir adelante.

A mí esta vez me han puesto en forma mis nietos. Los dos de la cosecha de este año, que conviven mucho conmigo, y Miguelito: un personaje de tres años que nos llevo a mi esposa y a mí a contar un cuento a los compañeros de su clase. Un auténtico disfrutón. Un montón de niños embelesados, que nos besaron y abrazaron, nos cantaron y bailaron y nos hicieron sentirnos útiles y felices.

Me dice Miguelito que vayamos otra vez. Ningún otro abuel@ ha querido –o ha podido- ir a contarles cuentos. Se lo están perdiendo. Os lo estáis perdiendo. A nosotros nos ha dado diez años de vida.

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES
m.montescleries@telefonica.net
Málaga, 10 de diciembre de 2012

¡NOS HA TOCADO LA LOTERÍA!

Les voy a narrar seguidamente como se ha producido el milagro. Se cuenta de un hombre pobre que iba todos los días a rezar al Cautivo. Dado que no le tocaba, un día insistió tanto que el Cristo le tuvo que decir: “como te va a tocar si no compras el décimo”.

Las asociaciones benéficas, especialmente en los tiempos que corren, jugamos a la lotería de otra forma; nos dedicamos a difundir nuestras necesidades ante todos los que nos quieran escuchar, por si alguien nos puede y nos quiere ayudar. Es nuestra forma de tentar la suerte.

Este año nos ha tocado el gordo. De una forma milagrosa que no tiene explicación dentro de la lógica egoísta en que nos movemos. Desde LA CAIXA un malagueño que conoce perfectamente las necesidades de su ciudad y siempre está dispuesto a echarnos una mano, me llama ofreciendo una sustanciosa cantidad para entregar a las asociaciones más necesitadas.

La buena noticia de hoy la protagonizan esos cientos de familias malagueñas que se van a ver beneficiadas de unas entregas de alimentos navideños, de pagos de recibos de luz y de casa, de cochecitos para niños, de mantas y de otras muchas cosas. Casi 20.000 euros. Un premio gordo de la lotería que va a ser muy bien repartido entre cuatro asociaciones. Enhorabuena a los premiados. Y enhorabuena al personal de la Caixa y a todos cuantos participan en su gestión. Se nota el seny. Seguiremos metiendo a la lotería de la solidaridad. Toca al que recibe el premio y al que lo da. Que Dios les bendiga.

“El segmento de plata” por Manuel Montes Cleries
Los reyes magos eran de Cádiz 4-12-2012

No, si al final va a quedar todo en casa. ¡En la vida se ha dado más difusión a un libro del Papa que a este sobre la infancia de Jesús!
Ya me gustaría que la gente lo leyera completo y siguiera sus enseñanzas –que son muchas- y, si no, que fueran a las raíces de todo: la historia y las enseñanzas de Jesucristo transmitidas desde hace más de 2000 años por medio de los Evangelios.

Ahora resulta que los Reyes Magos eran gaditanos e hinchas del Betis. ¡Lo que van a explotar esta noticia las agrupaciones de carnaval! “Se no e vero, e ben trovato”. Merecerían ser gaditanos por agradables por sencillos y por acertar en los regalitos. Se han ganado el respeto y el amor de todos los niños del mundo –con permiso de las imitaciones- y de muchos mayores, entre los que me cuento.

Los malagueños somos dignos herederos de aquellos Magos; la “guena gente” de Málaga se “ha portado” el pasado fin de semana. Miles de personas han sido felices compartiendo de lo que les falta, no de lo que les sobra, con los más necesitados, a través de la gran recogida de los Bancos de Alimentos. He visto más caras de satisfacción en los malagueños entregando bolsas que si el Málaga hubiera ganado la Copa de Europa.

Bienvenido sea el libro del Papa. Al final lo vamos a tener que leer todos. Una vez más los “listos” cogen el rábano por las hojas y consiguen el efecto contrario. ¡Vivan los Reyes Magos andaluces!

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES
m.montescleries@telefonica.net Málaga, 26 de noviembre de 2012

COMO SIEMPRE LOS “PESCAITOS FRITOS” DAN LA TALLA
En televisión nos recomiendan que no comamos pescados que no den la talla. Hacen muy bien; estamos acabando con los chanquetes, los boquerones y los jurelitos. Pero los “pescaitos” de los que quiero hablar hoy, pese a ser pequeños, dan de sobra la talla.

Me refiero a la “gente corriente”. Esos que no pontifican en las tertulias, que no son VIP’s ni viajan gratis total: no son consejeros de instituciones catalanas, cobrando 6.000 euros mensuales -como cierto mangante exjerifalte-, ni presumen de solidarios desde el cargo y la prepotencia.

Mi buena noticia de hoy me la han proporcionado ese montón de personas con corazón que han cedido su segunda vivienda a desahuciados, o han puesto en alquiler a precios módicos viviendas mucho más caras a fin de que puedan acceder a ellos algunas familias que se encuentran en la calle. Creo que si alguna institución garantizara la devolución de la vivienda en un plazo prudencial y en las mismas condiciones que se reciben, muchas más personas cederían sus inmuebles vacíos.

Tenemos que seguir por ahí. Un “pescaito” no representa mucho, pero un “manojito” puede hacer (y de hecho hace) milagros. Nos tenemos que unir. Los “pescaitos unidos… jamás serán vencidos”.