El segmento de plata

por Manuel Montes Cleries m.montescleries@telefonica.net

Málaga 28 de abril de 2015

EL OTRO PALO DE LA PANCARTA

 

A lo largo de mi ya dilatada vida he tenido que compartir momentos muy difíciles sufridos por la sociedad mundial en general y la española, andaluza y malagueña en particular. Recuerdo con cariño y añoranza una acampada en la Plaza de la Marina, donde estuvimos toda mi familia a lo largo de bastantes días solicitando la concesión del 0’7 de los presupuestos a la atención de los países, regiones y familias más necesitadas. Alguno de los organizadores del encuentro desaparecieron de aquellos alrededores apenas se marchó la prensa y se acabaron las fotografías.

 

En otra ocasión, un buen amigo muy comprometido con las reivindicaciones sociales nos incitaba a un grupo de cristianos a salir a la calle manifestando nuestra repulsa a la situación política, económica y social. Su argumento era el de siempre: “tenemos que hacer”, pero la realidad era que pensaba: “tenéis que hacer vosotros, que yo ya estoy justificado”. Muy quemado con su insistencia en las, por otra parte justificadas, reivindicaciones, le indique que yo estaba dispuesto, pero las pancartas tienen dos palos; que él portara el otro. Se calló, no hizo nada y hasta hoy.

 

Algo similar me planteo ante los acertados comentarios de la Conferencia Episcopal Española y plasmados en la nota publicada en estos días con una serie de propuestas “ante la ardua tarea que nos queda que afrontar” ante los problemas de las economías familiares, la persistente situación de pobreza de muchos españoles, el paro, la corrupción política y “la falta de energía para su erradicación”. Apelan a la recuperación de la dimensión ética y a la mejora en “el mal funcionamiento del sistema”.

 

La nota, con la que estoy totalmente de acuerdo, no tiene desperdicio. Tan solo hecho en falta un gesto. Eso que nos recuerda tantas veces el Papa Francisco. Pienso que la Iglesia en general y yo en particular tenemos que esgrimir la pancarta de la solidaridad cogiendo uno de los palos con mucha más fuerza y que la sociedad política y civil porte el otro con el mismo empeño.

 

Que conste que no quiero con estas letras ignorar lo que se está haciendo desde la Iglesia Católica a través de Caritas y de cuantas instituciones estamos al servicio de los demás siguiendo el ejemplo de Jesús de Nazaret, pero pienso que debemos hacer mucho más. Llegar a ese escándalo que nos haga ser calificados, jerarquía y cristianos de a pie, como esos locos de Jesús que siguen lo que nos recomienda el Evangelio de San Mateo en sus capítulo 5, 6 y 7 o la primera carta de San Pablo a los Corintios en su capítulo 13, que son algo más que palabras bonitas para leer en las bodas.

 

Dicen los italianos: “primo indemnizare e dopo parlare de amore”.  pancarta

Anuncios

26 f, 15

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    LA  BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

 

                                                             Málaga 27 de abril de 2015

LEER

 

Para mí es algo casi enfermizo. Me muero de envidia cuando contemplo la celebración del día del libro en otras grandes ciudades españolas, mientras en Málaga seguimos evitando leer hasta los prospectos de las medicinas. Me da auténtica pena escuchar las dificultades que sufren los estudiantes, desde primaria a la universidad, para leer en voz alta y al mismo tiempo comprender lo que están leyendo. Es esperanzador, aunque evidente signo de una deficiencia, la creación de talleres de lectura para mayores y el esfuerzo de los docentes para poner la lectura al alcance de los niños.

Me he criado en la Málaga de las cien tabernas y una librería, aunque entre estas últimas, las que se nos ofrecían entonces, estaban extraordinariamente atendidas por sus propietarios y al tanto de cuantas innovaciones literarias surgían. Los anaqueles de las mismas, encabezada por la Librería Ibérica y seguida por la Librería Denis, Cervantes, Imperio y tantas otras, eran un paraíso inalcanzable en nuestra etapa de adolescentes –por aquello de la economía juvenil- pero motivo de tentación para los primeros ingresos que alcanzamos en nuestra etapa laboral.

Mi ansía personal por la lectura la pude saciar cuando descubrí la biblioteca de la Diputación, entonces situada en calle Beatas, justo al lado de la Escuela de Comercio, centro de mis estudios de los once a los quince años. Allí me “enrollé” con Salgari, Julio Verne y Alejandro Dumas. Leí por primera vez El Quijote y me atreví con Los episodios nacionales. La publicación norteamericana “Selecciones del Reader Digest” que mutilaba las obras, pero permitía el fácil acceso a ellas, que descubrí en los anaqueles de un tío mío, completaron las muchas horas en que, sin radio ni televisión, a Dios gracias, dedique a “beberme” cuantos ratos libres tenía al cabo del día, que eran muchos. Posteriormente descubrí la desaparecida biblioteca de la Casa de la Cultura, la biblioteca de la Caja de Ahorros de Ronda y hasta un pequeño fondo juvenil que se encontraba en la glorieta que permanece a la entrada del parque malagueño desde la acera de la Marina y a su lado izquierdo.

Desde entonces he leído mucho. Y sigo leyendo. Me apasiona la literatura española del XIX y el XX (ahora estoy disfrutando del lenguaje cursi y decimonónico de las novelas galantes de Benito Pérez Galdós), los cuentos de Blasco Ibáñez y, escritores contemporáneos, especialmente todo cuanto escriben Pérez Reverte o Juan Madrid. Me reúno con un grupo de escritores aficionados y noveles (con v), que hacemos nuestros pinitos con narraciones, ensayos, libros de viaje y hasta novelas. Nos las pasamos los unos y los otros, nos las autofinanciamos y nos sentimos llenos de literatura.

Que gran descubrimiento. Esos libros que llenan nuestras vidas de imágenes, que nos permiten viajar en la distancia y en el tiempo. La lectura, que en la actualidad, está mediatizada y casi erradicada por los mensajes cortos, los abusos de la televisión, especialmente de los programas petardos (32 % de espectadores españoles dedicando el viernes por la noche a compartir el sufrimiento de Belén Esteban por las infidelidades de su novio actual) y la falta de costumbre. Estas circunstancias están consiguiendo apartar los libros de las vidas de los niños y los jóvenes de nuestra época. En mi casa aun pillo de vez en cuando a niños y mayores agarrados a un libro, absortos de cuanto sucede alrededor y aprendiendo a vivir y convivir de una forma adecuada y sin faltas de ortografía.

El libro que tengo abierto a mi lado es una “buena noticia” para mí. “Doña Perfecta”, de Pérez Galdós. Un folletín que denuncia una sociedad española caciquil, corrupta e inculta y que demuestra, que en todas las épocas han “cocido habas”. Igualito que ahora. Aunque en la actualidad se disimula más. Por aquello de lo políticamente correcto. ¡Viva los libros!

 

 

 

 

día del libro

Impotencia

23 f, 15

El segmento de plata

por Manuel Montes Cleries m.montescleries@telefonica.net

Málaga 23 de abril de 2015

IMPOTENCIA

Esta es la sensación que nos producen las imágenes de los continuos naufragios que se producen en este Mare Nostrum que es cada vez menos nuestro.  El rescate de esos cadáveres de niños, mujeres y hombres procedentes del cuerno de África no es más que la punta del iceberg del eterno conflicto producido en una zona otrora paradisíaca y hoy convertida en un lugar inhóspito y sumamente peligroso.

 

Una entrevista que pude oír en Onda Cero, realizada a un periodista del diario El Mundo -Alberto Rojas-, consiguió hacer vibrar las fibras más sensibles de mi cuerpo. Un país invadido por los europeos para ser “civilizado”, ha sido “utilizado” por los “salvadores” como jardín trasero africano. Al mismo tiempo los colonizadores, amén de buscar las fuentes del Nilo, les han ido transmitiendo sus religiones y creencias, primero los ingleses con el protestantismo, después los italianos con el catolicismo y, últimamente, han sido invadidos por el Islam, apoyado fuertemente por los radicales yihadistas y los señores de la guerra.

 

La narración del periodista comentando la situación de Somalia y su capital Mogadiscio, me hizo comprender el esfuerzo heroico que han de realizar aquellos que quieren huir de la hambruna y el horror de la situación, jugándose la vida entre el peligroso viaje hacia las costas libias y la travesía del mediterráneo, luchando por alcanzar la meta en el paraíso europeo de la isla de Lampedusa, situada a medio camino entre África y Europa.

 

Lo de los países del noreste de África es una auténtica vergüenza mundial. Las flotas pesqueras de todo el mundo están arrasando los fértiles caladeros de sus costas, amparados por la marina de guerra de diversos países. Del este y del oeste, de Europa y de Asia le llegan suministros de armas para mantener una guerra durante más de un cuarto de siglo. Quieren quitar el hambre eliminando los hambrientos. Un país cuya esperanza de vida no llega a los cincuenta años. La última sequía, que ya dura más de un cuarto de siglo, les ha llevado a la situación actual. Somalia es un país que vive de una agricultura precaria y una ganadería que no se puede mantener en medio de constantes conflictos nacidos de una guerra abierta. Las ayudas de los “países civilizados” consisten en observadores y buenos consejos.

 

La hipocresía de nuestros investigadores históricos y sociales nos lleva a prestar atención a los juicios sumarios a personas en su última etapa vital o fallecidos hace años a fin de recuperar una dignidad perdida y poner las cosas en su sitio. Mientras, miramos hacia otro lado y nos quejamos de la invasión de los africanos sin afrontar la realidad de unos hermanos que sufren la desesperación de la muerte y el hambre y prefieren morir en el empeño, a seguir alimentando a una familia de cinco niños con dos bolsitas de azúcar de diez gramos durante todo un día, como nos comentaba Alberto Rojas en su artículo. Nuestros gobiernos están dedicados en cuerpo y alma a descubrir lo que han robado los que le han precedido y a descubrir como seguir medrando sin levantar sospechas.

 

Los cristianos parece que vamos reaccionando con funerales y convocatorias de manifestación. Pero no nos podemos quedar en adormecer nuestras conciencias con gestos. Tenemos que tomar decisiones. Yo sigo pensando en mi metro cuadrado. Poner un emigrante en mi vida. Y chillar. Chillar fuertemente mi desesperación ante la impotencia.

 

lampedusa 2

Día del abuelo

19 f, 15

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    LA  BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

 

                                                             Málaga 20 de abril de 2015

DÍA DEL ABUELO

 

A los que peinamos canas -cada vez menos- nos vienen muy bien los actos en que te sientes feliz de haberte conocido y de dedicar una gran parte de tu vida a criar hijos y, en esta etapa, a malcriar nietos.

El nieto es una de los familiares más agradecidos y de los que más se disfruta en la familia. El truco consiste en que lo tienes a lo largo del día, lo llevas, lo traes, juegas con él, lo alimentas y finalmente, oh milagro, a una hora prudencial se lo llevan los padres y tú duermes del tirón. Otrosí, si te sucede como a mí, que no sabes afrontar las enfermedades ajenas, cuando se ponen malillos los cuidan sus padres, que están en la edad y con la fuerza suficiente para sobrellevarlos.

Decididamente los nietos son una delicia, yo los tengo de todas clases: adolescentes, pre-adolescentes, niños, en guarderías y todavía sin escolarizar. Catorce en total. Te tragas sus obras de teatro, sus cuenta-cuentos, sus actuaciones deportivas, su afición a los bichos (ahora estamos con los gusanos de seda) y sus deberes, que ya a veces nos cuesta trabajo desentrañar.

La enseñanza ha cambiado mucho desde las “migas” y las escuelas unitarias de nuestro tiempo. Se practica de una forma más festiva y más coherente. Hoy ha sido el día de los abuelos, en este caso en el colegio de mi nieto Pablito. Nos han bailado, llevado a su clase, enseñado sus trabajos y regalado una foto en la que se encuentra con nosotros. Nos han sorprendido con un video en el que se expresan en inglés mejor que muchos bachilleres de mi época y, finalmente, abrazado como si se hubiera acabado el mundo. El momento ha llegado al éxtasis cuando la abuela le ha largado por lo “bajinis” cinco euros.

A mis nietos los he visto rezar, cantar, bailar jugar y convivir. Me han animado a que les preparemos un mundo mejor que el nuestro. Se lo merecen. Más de cuatrocientos abuelos nos hemos sentido felices esa mañana y olvidado de los eres, el parlamento, las elecciones, la crisis y la madre que parió a tanto imbécil que circula por el mundo quitándonos la alegría de vivir. Disfrutemos de los nietos. Es el regalo más hermoso que podemos recibir.

 

 

Foto. Pablito Montes Motapablito mayo 2015

El segmento de plata

por Manuel Montes Cleries m.montescleries@telefonica.net

Málaga 16 de abril de 2015

SALIR DEL ARMARIO

 

He podido observar que la Wikipedia ha recogido una ampliación del significado de esta frase que, en su origen, solo se refería al mundo de la homosexualidad. Posteriormente, el “espabilaburros” ha recogido una ampliación de su uso en el siguiente sentido: “la declaración de algo que se mantenía oculto y que puede provocar sorpresa, vergüenza, odio o sanción. Lo que se revela puede ser un comportamiento considerado ilícito o inconveniente o bien la pertenencia a un colectivo (frecuentemente una minoría) susceptible de ser estigmatizado o discriminado, sea por la sociedad en general o en un ámbito más restringido como puede ser el laboral. Algunos ejemplos: revelarse como ateo (en una sociedad mayoritariamente creyente).

 

       Lamentándolo mucho, hoy tengo que enmendarle la plana a la Wikipedia. Los términos se han trocado y ahora lo que es complicado y estigmatizado es declararse abiertamente creyente. Te tratan de capillitas, meapilas o ayatollah como mínimo. Nos cuesta trabajo “salir del armario” de lo política y culturalmente correcto y declarar abiertamente nuestro cristianismo militante.

 

O quizás es que nos encontramos muy a gusto en nuestros templos y nos da miedo salir a la intemperie. Oler a oveja. Pero tenemos que hacerlo. Hoy he entrevistado en mi programa de radio a miembros de la asociación MENTALIZA2, un grupo de cristianos militantes que se han propuesto atender e integrar, desde y en sus parroquias a sus vecinos que padecen enfermedades mentales. Son pobres y pocos. Se pueden reunir en una cabina de teléfonos. No tienen sede ni medios. Pero tienen lo principal. El deseo de servir a sus prójimos enfermos poniéndoles la cara de Jesús. Entren en su página del Facebook. Necesitan personas de buena voluntad. Hay que salir del armario y dar la cara. Con la palabra y la vida. Antes le llamábamos a esta actitud dar el salto al vacío de la fe.

 

                            

  salir del armario

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    LA  BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

 

                                                             Málaga 13 de abril de 2015

VIOLENCIA MEDIÁTICA

 

Días atrás pude observar con estupor como se puede rizar el rizo de la incitación a la violencia; como se practica el sibilino intento de enmascaramiento de los deseos más torticeros, basándose en la descalificación de aquellos que no son “los nuestros”. No, no estoy hablando de una tertulia política de la SEXTA o de TRECE TV. Me refiero a un programa ¿deportivo? que pretende analizar la actualidad futbolística, pero tan solo circunscrita al Real Madrid y el Barcelona. Escudándose en que eso es futbol, una serie de energúmenos, ex miembros del mundillo futbolístico y periodistas de los diarios deportivos más afamados de Madrid y Barcelona, defienden los colores de sus equipos argumentando que “la tarjeta sacada a Cristiano Ronaldo es para sacar los tanques a la calle”; “lo sucedido hoy es lo más grave que ha pasado en los últimos tiempos”, etc. Y se quedan tan panchos. Mientras el resto de los mortales vemos como a nuestro Málaga Club de Futbol, justo el día anterior, le había sucedido lo mismo con un penalty escamoteado y convertido en tarjeta para el delantero malagueño. Personalmente, como la mayoría de los espectadores con cierta lucidez, pensamos que se había equivocado el árbitro y a otra cosa. Con la diferencia de que el Málaga volvió derrotado y el Madrid ganó su partido. En dicho programa también se analizaron los mocos de Neymar y el gesto de “mangutas” de Ronaldo. Para borrarse de la tele.

Sin embargo, un poco de aire fresco ha entrado en las parrillas televisivas. Después del éxito de la película “Ocho apellidos vascos” y como una secuela de la misma, se ha presentado una serie en Antena 3, “Allí abajo”, que promete. Trata con humor los estereotipos que tenemos en España los unos de los otros y resuelve el encuentro con gracia. Los actores, salvo uno que se cree que hablar con acento andaluz consiste en meter una zeta de vez en cuando, bordan sus papeles y presentan una Andalucía muy creíble, pero muy eficaz en su trabajo, lo que no nos exime de tomarlo con alegría. La buena noticia de hoy se basa en el éxito logrado por la serie en su presentación; por el tratamiento de las diferencias como debe ser: sin exageración.

No se la pierdan. Vale la pena.

El segmento de plata

por Manuel Montes Cleries m.montescleries@telefonica.net

Málaga 9 de abril de 2015

… Y AL CESAR…

 

Al llegar el mes de abril de cada año, todos los españolitos en edad de merecer, nos aprestamos a cumplir con nuestras obligaciones como contribuyentes. En estos días, desde diversos estamentos, se nos recomienda marcar con una cruz uno de los casilleros que se encuentran al final nuestra declaración. Esto revierte en la entrega del 0’7 de lo tributado a La Iglesia Católica o a otras instituciones solidarias. Si además hemos estado aportando cuotas a lo largo del año a Caritas, Bancos de Alimentos u otras instituciones similares, nos podemos descontar de los ingresos el 25% de nuestra colaboración económica a dichas entidades.

 

El motivo de esta reflexión no es iluminar nuestros conocimientos fiscales, ni mejorar nuestra declaración. Mi reflexión se detiene en el compromiso de contribuir al mantenimiento de nuestra Iglesia que tenemos los fieles católicos. En la medida que seamos conscientes de esto, podremos desvincularnos del Estado y de aquellas personas que, al no ser creyentes ni tener ninguna relación con nuestra Iglesia, no tienen que participar de su financiación.

 

En una palabra: mi teoría, que vengo manteniendo desde siempre, es que los creyentes nos tendremos que involucrar más en los gastos de nuestra comunidad cristiana y el mantenimiento de sus servicios y sus servidores. Aunque seamos más pobres. Pero seremos más evangélicos. Si todos cuantos participamos en actos litúrgicos y celebraciones sacramentales (en España somos un alto porcentaje), aportáramos una pequeña cuota mensual, podríamos mantener nuestros templos y ayudar a los más necesitados.

 

Cuando contemplo las actividades de las primeras comunidades cristianas, me imagino lo que podrían ser las nuestras si, como aquellas, practicáramos las cuatro perseverancias de las que se nos habla en los Hechos de los Apóstoles. Esto es una utopía. Lo mismo que el mensaje de Jesús. Pero es factible.

 

Si volvemos a la realidad actual, nos conformaremos con que muchos de nosotros seamos conscientes que la Iglesia será lo que seamos y queramos nosotros. Aportemos a Caritas cuanto podamos y pongamos la cruz en la declaración. Con ello haremos de Cirineos de las muchas cruces que hay por nuestro mundo. A Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar.

 

declaración renta

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    LA  BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

m.montescleries@telefonica.net

 

                                                             Málaga 6 de abril de 2015

MUÑECAJOS REBORN

 

Me niego en rotundo considerar esos muñecos como “bebés reborn”, nombre con el que son denominados en las redes sociales. Una operación de marketing mediante la que se pretende explotar las tonterías de personas que no han descubierto nada mejor que hacer. Desconocía este producto, nacido del consumismo más degradante. Creado para aquellos que quieren dar dedicación y cariño e ignoran que hay bebés de verdad que se tienen que apañar cada día con su mismo biberón aguado y sus pañales vuelta y vuelta. Huroneando por las teles me encontré el otro día una reposición del programa que emitió Cuatro sobre este tema. No salía de mi asombro al ver y oír como personas con cierta ¿talla intelectual? hablaban de vínculos, sufrimiento y amor a esos engendros de silicona y pintura.

Mientras, cientos de familias españolas dedican sus vacaciones, sus ahorros y todos sus esfuerzos a recoger en su familia niños de todas las partes del mundo, que mueren de hambre y de abandono, o son dejados en adopción por madres que piensan que ellas mandan en su cuerpo pero que el niño también es persona y deciden darlos en adopción en vez de cortar su nacimiento de raíz.

    Mi buena noticia de hoy me la proporcionan esas familias que viajan una vez y otra a China, a Bielorrusia, a Corea o a Filipinas. Se ponen en contacto con instituciones que tramitan con grandes dificultades esas adopciones y, finalmente, convierten a niños tristes y abandonados en niños felices y con familia. Como han conseguido recientemente dos buenas amigas: Jóse y Ruth. La segunda ya lo tiene en casa. La primera, viaja y viaja, pero ya lo tiene asignado y lo podrá llevar a su hogar en breve.

Hoy es Domingo de Resurrección. Resucitar es para el común de los mortales, morir al ser viejo, egoísta y amargado para nacer el ser humano que desarrolla su capacidad de amar a los demás. Aterrizando; dejarnos de muñecajos reborn y ocuparnos más de los niños vivos que nos necesitan.

Se que a lo mejor no es lo correcto, pero quiero terminar con la copia literal de un correo que recibí en la madrugada del Viernes Santo mientras toda suerte de autoridades desfilaban ante el Sepulcro. Sin comentarios.

3 de abril de 2015 23:52

Hola me llamo rocio acabo de tener gemelos y no tengo nada para ellos, ni pañales, ni toallitas, ni leche, solo tengo 3 pañales para los dos por favor necesito ayuda lo antes posible os lo agradezco muchísimo pero ayúdenme porfavor estoy sola con ellos y soy víctima de violencia de género….ayúdenme porfavor! Ya no me queda nada….3 pañales y leche para 2 bibis ayudarme porfavor

 

Termino con dos fotografías reales.

 

 

 

CON MUÑECOS LA PRIMERA Y SIN FAMILIA LA SEGUNDA

 

 

   muñecos bornniños que sufren

El segmento de plata

por Manuel Montes Cleries m.montescleries@telefonica.net

Málaga 2 de abril de 2015

 

ERES NUESTRA ESPERANZA

Cuando yo era pequeño viví durante varios años en el Pasillo de Santo Domingo. La relación con las cofradías que salían de dicha parroquia eran constantes; la misa dominical, la catequesis… hasta la convivencia con el entonces seminarista Juan González Arrabal, que vivía en la misma casa, no hacían más que propiciar el pertenecer a una de ella de forma natural, en el caso de los míos éramos, y somos, de la Esperanza.

 

Recuerdo con añoranza aquellos años de penuria en que el arreglo de la zona con motivo del Jueves Santo consistía en poner un cartelón con bombillas verdes que pregonaban la frase “eres nuestra esperanza”. Esa certeza me la corroboró un buen amigo y a la vez “forofo” de La Esperanza que, en un rasgo de confidencialidad, me afirmo que en los momentos más difíciles y más lejanos de Dios, había recurrido a la que cariñosa e irrespetuosamente el llama “Mi María”. Por allí sigue, arrimado a ella.

 

Ese nazareno de hojalata que, como si de un giraldillo se tratara, corona la capilla, o basílica, como quieran llamarla, de la Esperanza, representa a cada uno de nosotros que, venga de donde venga el viento, nos podremos enfocados hacia su perfil amoroso que nos indica el camino de nuestra redención. María ERES NUESTRA ESPERANZA.

 

 

 

 

esperanza 15